LA SAN­TA HER­MAN­DAD Y LA SAN­TA VER­DAD

(2da par­te)

Memorias Porteñas - - Mp - Por MO­DES­TO CHÁ­VEZ FRAN­CO

Pon­ga­mos aquí una no­ta con­tra otra no­ta: es el ca­so que ni el nom­bre ni la fir­ma de don Die­go No­boa y Arte­ta fi­gu­ran pa­ra na­da en nin­gún car­go mu­ni­ci­pal en to­do el año de 1820, cu­yas ac­tas to­das he­mos re­co­rri­do pro­li­ja­men­te, des­de la inau­gu­ral de enero en que se hi­cie­ron to­das las elec­cio­nes, has­ta la del 22 de di­ciem­bre, que fue la úl­ti­ma de ese año. Ni en enero fue ele­gi­do el se­ñor No­boa ni en el de­cur­so del año cons­ta que hu­bie­ra in­gre­sa­do a re­em­pla­zar a al­guno en car­go mu­ni­ci­pal, ni si­quie­ra en una so­la se­sión, cu­yo lla­ma­mien­to o elec­ción, ade­más, hu­bie­ra te­ni­do que ser cau­sa­do, so­lem­ne, acor­da­do en se­sión, etc., co­mo era y ha si­do siem­pre de ley.

La equi­vo­ca­ción del es­cri­bano en re­pe­tir el nom­bre de don Jo­sé Villamil es error muy po­si­ble y fre­cuen­te; pe­ro el he­cho de ha­ber si­do ta­cha­do ese nom­bre y sus­ti­tui­do con el de don Die­go No­boa, ni si­quie­ra ta­chán­do­lo con tin­ta, sino con lápiz azul, in­di­ca que esa no ha si­do sal­ve­dad de un es­cri­bano, pro­li­jo por cos­tum­bre y por obli­ga­ción de ley, pa­ra ha­cer esas sal­ve­da­des en ins­tru­men­tos pú­bli­cos y so­lem­nes. Que tam­po­co hay en esa ac­ta ni en las pos­te­rio­res, acla­ra­ción nin­gu­na del Ca­bil­do a ese res­pec­to ni sal­ve­dad del es­cri­bano don Juan Gaspar de Ca­sa­no­va, que se co­no­ce era es­tric­to y pe­ri­tí­si­mo en un car­go que desem­pe­ña­ba tan­tos años. La ta­cha, pues, pa­re­ce ser al­gu­na tra­ve­su­ra muy pos­te­rior a aque­llos tiem­pos. Y tan pos­te­rior, que se­ría pro­ce­den­te in­ves­ti­gar si ya en 1820 se fa­bri­ca­ban o se im­por­ta­ban es­tos co­no­ci­dos lá­pi­ces azu­les y ro­jos que hoy nos son tan fa­mi­lia­res, cuan­do to­da­vía se usa­ban pa­ra es­cri­bir los ca­ño­nes de plu­mas de aves.

No he­mos po­di­do vol­ver a ver el ac­ta ori­gi­nal al ha­cer es­ta no­ta, por es­tar ese to­mo de­po­si­ta­do en una bó­ve­da de ban­co, por con­te­ner tam­bién el Ac­ta de la In­de­pen­den­cia. Ha­ce al­gu­nos años que la vi­mos y cons­ta­ta­mos lo del lápiz azul y la ta­cha, pe­ro no re­cor­da­mos si en la mis­ma for­ma se ha­bría pues­to en la sus­crip­ción final del ac­ta el nom­bre del se­ñor No­boa. Mas, in­clu­so cuan­do en ver­dad la hu­bie­ra fir­ma­do él, los ar­gu­men­tos ex­pues­tos que­dan en pie y en to­da su fuer­za. So­lo que­da­ría ha­cer el co­te­jo de esa fir­ma con la úni­ca que pu­so en el año 1813, pa­ra ejer­cer un des­tino mu­ni­ci­pal. Y aun su­po­nien­do que hu­bie­ra si­do miem­bro del Ca­bil­do y con­ti­nuan­do has­ta oc­tu­bre, es evi­den­te, sí, que él no sus­cri­bió el Ac­ta de In­de­pen­den­cia, co­mo se ha­ce apa­re­cer en el cua­dro que cri­ti­ca­mos.

El Ca­bil­do, el mis­mo día 29 de sep­tiem­bre de 1820 eli­gió es­cri­bano a don Jo­sé Ra­món de Arrie­ta. Y co­mo se tra­ta­ba de una se­sión y un ac­ta pro­to­co­la­ria sim­ple­men­te de la po­se­sión de car­gos, es pro­ba­ble que el es­cri­bano ce­san­te, don Gaspar de Ca­sa­no­va, la ha­ya lle­va­do ya es­cri­ta. De mo­do que, al po­ner­se a la fir­ma, to­do el Cuer­po re­cha­zó di­cha ac­ta he­cha de an­ti­ci­po, sin su con­sul­ta, y el ase­sor Dr. Jo­sé Ma­ría Mal­do­na­do pi­dió se de­cla­ra­ra nu­lo y an­ti­cons­ti­tu­cio­nal lo ac­tua­do, pues que no ha­bía de­re­cho pa­ra que hi­cie­se las ve­ces de se­cre­ta­rio el es­cri­bano an­ti­guo de Ca­bil­do; y que pa­ra re­me­diar­lo de­bía ele­gir­se in­te­ri­na­men­te del mis­mo Cuer­po un se­cre­ta­rio, y se eli­gió a don Jo­sé Ra­món Me­nén­dez, quien así au­to­ri­zó esa ac­ta. Ya se ve, pues, lo es­tric­to que era el Ca­bil­do has­ta en es­tos in­ci­den­tes, y mu­cho más pa­ra in­te­grar su per­so­nal y lla­mar o ele­gir un ca­bil­dan­te. De mo­do que la en­men­da­tu­ra con lápiz azul es­tá, ade­más, en un ac­ta nula y que tam­po­co tie­ne la fir­ma de Ca­sa­no­va, pues­to que no se ofi­cia­li­zó.

En la bio­gra­fía de don Die­go No­boa di­ce D. Ca­mi­lo Des­tru­ge: que a su re­gre­so de Qui­to, egre­sa­do del co­le­gio San Luis, fue ele­gi­do re­gi­dor del Ayun­ta­mien­to. Pe­ro es­to no cons­ta, ya lo he­mos vis­to, en nin­gu­na ac­ta an­te­rior, a pe­sar de es­tar cro­no­ló­gi­ca­men­te com­ple­ta esa se­rie, des­de 1800, años en que in­du­da­ble­men­te to­da­vía es­ta­ba en la es­cue­la el ni­ño de 11 años.

Es en el año 1813, te­nien­do 24 años de edad, que sí fue ele­gi­do pa­ra al­cal­de de la San­ta Her­man­dad, co­sa muy di­ver­sa de ser ca­bil­dan­te, pues era ese un des­tino de elec­ción mu­ni­ci­pal, uno co­mo cuer­po de po­li­cía ru­ral. Allí sí fir­mó en el ac­ta el Sr. No­boa, pe­ro no co­mo miem­bro del Ca­bil­do, sino co­mo pres­tan­do su pro­me­sa en ese mis­mo ac­to, pa­ra el desem­pe­ño de ese pues­to. Allí tal vez na­ció la equi­vo­ca­ción del bió­gra­fo. Y a esa fe­cha, 1813 y a su edad, 24 años, sí pu­do es­tar re­cién egre­sa­do del co­le­gio San Luis, de Qui­to.

Di­ce tam­bién su bio­gra­fía que la Jun­ta de Go­bierno In­de­pen­dien­te (Ol­me­do, Ro­ca y Ji­me­na) cuer­po dis­tin­to ya del Ca­bil­do mu­ni­ci­pal, lo nom­bró co­mi­sio­na­do a Ma­na­bí pa­ra or­ga­ni­zar el ré­gi­men pro­cla­ma­do en Gua­ya­quil, etc. To­do eso y sus ser­vi­cios pos­te­rio­res son bas­tan­te pa­ra ame­ri­tar al Sr. No­boa co­mo pa­tri­cio de la Gran Cau­sa, pe­ro no pa­ra que equi­vo­ca­da­men­te se con­ser­ve, y aun ha­ya quien re­mi­ta a la his­to­ria la pre­sen­cia del Sr. No­boa y Arte­ta, co­mo de los pró­ce­res del 9 de Oc­tu­bre que fir­ma­ron el Ac­ta de la In­de­pen­den­cia, en ese mo­men­to de la pro­cla­ma­ción que qui­so re­me­mo­rar el cua­dro. Pu­do, sí, ha­ber­la fir­ma­do pos­te­rior­men­te, co­mo lo fir­mó la ciu­da­da­nía, in­dis­tin­ta­men­te, co­mo ad­he­sión, pues fue pues­ta pa­ra el pú­bli­co vo­to en los días si­guien­tes.

EN EL AC­TA MU­NI­CI­PAL EN EL SI­GLO XIX SE SUS­TI­TU­YÓ GRO­TES­CA­MEN­TE EL NOM­BRE DEL GE­NE­RAL VILLAMIL POR EL DE DIE­GO NO­BOA.

Jo­sé Villamil.

Die­go No­boa Arte­ta.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Ecuador

© PressReader. All rights reserved.