EL PRÍN­CI­PE IGOR RUBINSKY ayu­nó en Gua­ya­quil

Memorias Porteñas - - Mp - Por GA­BRIEL PA­RE­DES

En ca­da ce­le­bra­ción de las fies­tas pa­trias arri­ba­ban en tro­pel a es­ta ciu­dad las com­pa­ñías de tea­tro, can­to lí­ri­co, co­me­dias, zar­zue­la y los iti­ne­ran­tes cir­cos. Pa­ra es­ta oca­sión se anun­cia­ba la pre­sen­ta­ción del fa­mo­sí­si­mo fa­quir in­dio, prín­ci­pe Igor Ahas­mahad Rubinsky. Es­te in­só­li­to per­so­na­je ve­nía ha­cien­do un re­co­rri­do por las ciu­da­des prin­ci­pa­les de Amé­ri­ca, tra­tan­do de rom­per su pro­pio ré­cord mun­dial de ayuno, que se­gún él era de 51 días. Ape­nas ha­bía­mos des­em­bar­ca­do de la lan­cha “Chu­ru­te”, en el mue­lle fis­cal, fui­mos atraí­dos por la pro­pa­gan­da de es­te nun­ca vis­to es­pec­tácu­lo por no­so­tros, los Na­va­rre­te So­lís, quie­nes te­nía­mos la cos­tum­bre de ba­jar a es­te puer­to pa­ra la ce­le­bra­ción de las fies­tas ju­lia­nas.

Acu­di­mos con in­men­sa cu­rio­si­dad a la gran car­pa le­van­ta­da en un te­rreno bal­dío, en pleno cen­tro de la ciu­dad. Unos par­lan­tes chi­llo­nes co­lo­ca­dos en la par­te de­lan­te­ra nos da­ban la bien­ve­ni­da: “¡Ven­gan, pa­sen se­ño­res y co­noz­can al fa­quir en ayuno, al prín­ci­pe Igor, au­tén­ti­co re­nun­cian­te hin­dú, des­cen­dien­te de la di­nas­tía Ahas­mahad, de la re­mo­ta re­gión de Ra­jast­han!”. Des­pués de ha­cer una lar­ga co­la, pa­ga­mos los tres su­cres que cos­ta­ba ca­da bo­le­to pa­ra ver el es­pec­tácu­lo. Au­ras­te­nia -mi mu­jer-, mis tres hi­jos y yo nos aden­tra­mos al in­te­rior de la car­pa que se­me­ja­ba a un tem­plo orien­tal, he­cho en ma­de­ra y pin­ta­do de ro­jo ber­me­llón, com­bi­na­do con azu­li­na, más do­ra­das co­lum­na­tas y al­fom­bra ten­di­da en el pi­so. En el cen­tro del es­ce­na­rio se ha­lla­ba una gran ca­ja de cris­tal, la cual cu­rio­seá­ba­mos sin pes­ta­ñear. Al to­que de tam­bo­res y trom­pe­tas apa­re­ció su al­te­za. Por­ta­ba un tur­ban­te azul bri­llan­te; en­ci­ma de la ca­mi­sa blan­ca te­nía pues­to un sa­qui­to co­lor ro­jo, mien­tras lu­cía pan­ta­lo­nes bom­ba­chos ama­ri­llos. Des­li­zán­do­se des­pa­cio y en si­len­cio por to­do el es­ce­na­rio, sin de­jar de mi­rar pe­ne­tran­te­men­te al pú­bli­co ex­cla­mó: “¡El ré­cord mun­dial o la muer­te!”, y pa­só in­me­dia­ta­men­te a su cár­cel de vi­drio. Sie­te can­da­dos trin­ca­ban la cel­da, mien­tras él se ‘arre­cos­ta­ba’ do­lo­ro­sa­men­te en ca­ma de pun­tia­gu­dos cla­vos. La ca­ma, a su vez, es­ta­ba res­guar­da­da por do­ce ser­pien­tes ve­ne­no­sas; vi­mos có­mo las cu­le­bras pa­sea­ban li­bre­men­te so­bre el cuer­po del pe­ni­ten­te va­le­ro­so. To­do es­to ba­jo la mi­ra­da aten­ta de su ayu­dan­te Jo­sé Sta­no­witz. El fa­quir a ra­tos se re­tor­cía de ham­bre; sin­tién­do­se dé­bil, mu­chas ve­ces qui­so aban­do­nar aquel do­lo­ro­so apo­sen­to, pe­ro su acó­li­to ani­ma­ba al pú­bli­co pa­ra que le pi­die­ra que no lo hi­cie­ra. Cal­ma­dos los áni­mos, el ayu­nan­te con­ti­nua­ba con su pe­ni­ten­cia. Así tras­cu­rrie­ron co­mo 21 días de aquel ac­to. Lue­go el fa­mo­so fa­quir al­zó su car­pa y con­ti­nuó su pe­ri­plo ha­cia los ve­ci­nos Pe­rú y Brasil. Pa­sa­do un buen tiem­po lle­ga­ron no­ti­cias des­de Río de Ja­nei­ro: “El gen­tío fu­rio­sa­men­te pro­tes­ta­ba fren­te al tem­plo hin­dú, mien­tras las cá­ma­ras fo­to­grá­fi­cas de los re­por­te­ros es­ta­lla­ban en la ca­ra del cé­le­bre fa­quir Igor Rubinsky; a un cos­ta­do el al­cal­de de Río de Ja­nei­ro, jun­to al em­ba­ja­dor de Co­lom­bia ob­ser­va­ban el arres­to. En días an­te­rio­res arri­bó a es­ta ciu­dad el fa­mo­so ar­tis­ta, pro­mo­cio­nan­do un nú­me­ro inusual. Por es­pa­cio de 22 días es­tu­vo pre­sen­tan­do su es­pec­tácu­lo, pe­ro al lle­gar al 23, el ayu­dan­te Sta­no­witz co­rrió a los dia­rios de es­ta ciu­dad, re­ve­lan­do el es­can­da­lo­so cuen­to de que el ‘prín­ci­pe ayu­nan­te’ era un far­san­te. -Rubinsky, no es nin­gún fa­quir, no per­te­ne­ce a nin­gu­na reale­za de la In­dia. Es­te em­bus­te­ro co­me re­gu­lar­men­te y lo ha­ce en abun­dan­cia, yo mis­mo le sir­vo una va­rie­dad de ape­ri­ti­vos an­tes de en­trar a la jau­la y es más, cuan­do se le des­pier­ta el ape­ti­to, le ha­go lle­gar unos bocadillos a tra­vés de una aber­tu­ra se­cre­ta lo­ca­li­za­da en la ba­se de la ca­ja”. Jo­sé ex­pli­có a las au­to­ri­da­des que el tan men­ta­do prín­ci­pe es un as­tu­to cam­pe­sino co­lom­biano de nom­bre “Ru­bén Gu­tié­rrez”, de 38 años, due­ño de un cir­co de ma­la muer­te, cu­yo ne­go­cio que­bró; en­ton­ces con­ci­bió la idea del ayuno fal­so pa­ra pa­gar sus deu­das. Lo­gran­do te­ner el éxi­to es­pe­ra­do, de­ci­dió em­bar­car­se en un re­co­rri­do por to­do el con­ti­nen­te, con es­te bur­do fin­gi­mien­to de abs­ten­ción, pri­ván­do­se de ali­men­to. “La so­cie­dad que te­nía­mos se ter­mi­nó ano­che, cuan­do Gu­tié­rrez, se ne­gó a pa­gar­me el 10 % que me co­rres­pon­día, se­gún el acuer­do que co­mo ami­gos ha­bía­mos pac­ta­do, adeu­dán­do­me una fuer­te su­ma de di­ne­ro. An­te mi re­cla­mo, co­lé­ri­ca­men­te, él me des­pi­dió, adu­cien­do que des­cui­da­ba mis la­bo­res por enamo­rar a las jo­ven­ci­tas que acu­den al au­di­to­rio, sien­do hoy mi úl­ti­mo día de tra­ba­jo, por lo tan­to los es­pe­ro es­ta no­che pa­ra que vean la reali­dad”.

Co­mo de cos­tum­bre, Jo­sé anun­ció al pú­bli­co que de­bía re­ti­rar­se pa­ra que el prín­ci­pe cum­plie­ra con sus ne­ce­si­da­des fi­sio­ló­gi­cas. Pa­sa­do un tiem­po pru­den­cial y a una se­ñal del com­plo­ta­do, los re­por­te­ros en­tra­ron. El fa­quir en ayuno es­ta­ba dán­do­se un festín, con tre­men­do bis­tec, re­bo­sa­do de pa­pas fri­tas y acom­pa­ña­do de fino li­cor. La mu­che­dum­bre co­men­zó a pro­tes­tar an­te el tem­plo hin­dú y em­pe­zó a gri­tar: ¡agá­rren­lo, tuér­zan­le el pes­cue­zo!, des­ba­ra­tan­do la ur­na y li­be­ran­do a las ser­pien­tes que dor­mían. En­ton­ces el pú­bli­co asus­ta­do sa­lió en pre­ci­pi­ta­da ca­rre­ra. In­ter­vino la po­li­cía que pu­so or­den, mien­tras el es­ta­fa­dor fue lle­va­do a la cár­cel jun­to con la ur­na des­trui­da, píl­do­ras de vi­ta­mi­nas, res­tos de co­mi­da, bo­te­llas de ver­mut, ro­pa acol­cho­na­da es­pe­cial­men­te pa­ra la ca­ma de cla­vos. El fa­quir far­san­te se que­ja­ba pi­dién­do­le al em­ba­ja­dor que lo sa­ca­ra de allí, por­que la ma­la y es­ca­sa co­mi­da que le da­ban lo ha­cía mo­rir de ham­bre.

EL FAL­SO FA­KIR FUE

DES­CU­BIER­TO CO­MIEN­DO DU­RAN­TE

SUS LAR­GOS Y PRO­MO­CIO­NA­DOS

AYU­NOS

Newspapers in Spanish

Newspapers from Ecuador

© PressReader. All rights reserved.