Hos­pi­ta­li­dad gua­ya­qui­le­ña

Memorias Porteñas - - Mp - Por JUAN CAS­TRO Y VE­LÁZ­QUEZ

La con­di­ción de puer­to de Gua­ya­quil hi­zo que sus ha­bi­tan­tes es­tu­vie­ran fa­mi­lia­ri­za­dos con la ve­ni­da de ex­tran­je­ros que arri­ba­ban a bor­do de las más dis­tin­tas na­ves.

No hay has­ta el mo­men­to una obra que re­co­ja las anéc­do­tas de la pro­ver­bial hos­pi­ta­li­dad gua­ya­qui­le­ña, que en gran par­te se pue­de leer en las cró­ni­cas de los via­je­ros que pa­sa­ron por nues­tro puer­to, rea­li­zan­do las más di­ver­sas ac­ti­vi­da­des.

Asi­mis­mo, a Gua­ya­quil lle­ga­ron, es­pe­cial­men­te des­de el si­glo XIX, no­ta­bles co­mo los li­ber­ta­do­res Si­món Bo­lí­var (17831830) y Jo­sé de San Mar­tín (1778-1850), los in­te­gran­tes de las le­gio­nes Al­bión y Ri­fles, y otros bri­tá­ni­cos que lu­cha­ron por la In­de­pen­den­cia; tam­bién je­fes de Es­ta­do, hom­bres pú­bli­cos, escritores y ar­tis­tas, quie­nes re­ci­bie­ron las mues­tras más afec­tuo­sas de cor­dia­li­dad en es­ta pu­jan­te y ca­lu­ro­sa ciu­dad fren­te al man­so Gua­yas, que pin­ta­ran los cé­le­bres ar­tis­tas es­ta­dou­ni­den­ses Fre­de­rick Ed­win Church (18261900) y Louis Remy Mignot (1831-1870), y el fran­cés Er­nest Charton de Tre­vi­lle (1818-1877), quie­nes nos han le­ga­do ad­mi­ra­bles “ve­du­tas” (vis­tas) y pai­sa­jes ur­ba­nos de es­te puer­to tro­pi­cal.

En­tre las mu­chas cró­ni­cas de via­je les ofrez­co, que­ri­dos lec­to­res de “Me­mo­rias por­te­ñas”, aque­lla pu­bli­ca­da por el no­ble po­la­co Ale­xan­dre Ho­lins­ki en su li­bro “L’Equa­teur: Scé­nes de la Vie Sud-Ame­ri­cai­ne” (1861 y 1876), que con gran­de gra­cia na­rra: “Es­ta ciu­dad es de una afa­bi­li­dad ex­tre­ma. Bas­ta pa­ra un ex­tran­je­ro te­ner uno o dos ami­gos en la ciu­dad; las da­mas más en­co­pe­ta­das le en­via­rán in­me­dia­ta­men­te sin es­pe­rar pre­sen­ta­ción, sus tar­je­tas de vi­si­ta. Y cuan­do ya ha ido a una de esas in­vi­ta­cio­nes, en se­gui­da es in­tro­du­ci­do de fa­mi­lia en fa­mi­lia. En to­das par­tes la due­ña de la ca­sa le aco­ge con es­tas pa­la­bras: «la ca­sa es­tá a la dis­po­si­ción de us­ted». Es de­cir, pue­de us­ted mi­rar es­ta ca­sa co­mo la su­ya. In­me­dia­ta­men­te se sien­te uno a gus­to y es tra­ta­do con esa gra­cio­sa fa­mi­lia­ri­dad que los es­pa­ño­les lla­man “con­fian­za”. Al ca­bo de ocho días, ya no se le di­rá se­ñor; se pro­nun­cia­rá su nom­bre a se­cas, y el via­je­ro po­drá lla­mar a las se­ño­ras y se­ño­ri­tas con el di­mi­nu­ti­vo de su nom­bre de pi­la: Mer­ce­di­tas, Do­lo­ri­ta, Pan­chi­ta, etc.”.

Des­de fi­nes del si­glo XIX son fa­mo­sas las vi­si­tas de per­so­na­je ilus­tres co­mo el tra­di­cio­na­lis­ta pe­ruano Ri­car­do Pal­ma (1833-1919). Ya en el si­glo XX pa­sa­ron por Gua­ya­quil, don­de re­ci­bie­ron ma­ni­fes­ta­cio­nes de gran apre­cio, el fa­mo­so es­cri­tor nor­te­ame­ri­cano John Dos Pas­sos (18961970) y los pre­mios No­bel de Li­te­ra­tu­ra Ga­brie­la Mis­tral (1889-1957), a quien do- ña Ma­ría Pie­dad Castillo de Le­vi (18881962) aco­gió ex­qui­si­ta­men­te; Pa­blo Ne­ru­da (1904-1973) y Ma­rio Var­gas Llo­sa (n. 1936).

En­tre los cien­tí­fi­cos y mé­di­cos ano­ta­mos al bac­te­rió­lo­go ja­po­nés Hi­de­yo No­gu­chi (1876-1928) y el doc­tor Wi­lliam Craw­ford Gor­gas KCMG (1854-1920), no­ta­bles en la erra­di­ca­ción de la fie­bre ama­ri­lla; así co­mo el ci­ru­jano aus­tra­liano, doc­tor Ch­ris­tiaan Bar­nard (1922-2001), pri­me­ro en rea­li­zar un tras­plan­te al co­ra­zón; el doc­tor Ha­rald zur Hau­sen (n. 1936), ga­lar­do­na­do con el Pre­mio No­bel de Me­di­ci­na en 2008 y Adol­fo Pé­rez Es­qui­vel (n. 1931), quien re­ci­bie­ra el Pre­mio No­bel de la Paz de 1980.

En un li­bro de pró­xi­ma apa­ri­ción, edi­ta­do por el Club de la Unión de Gua­ya­quil, cons­ta un ex­ten­so ar­tícu­lo so­bre las aten­cio­nes brin­da­das a la ofi­cia­li­dad de 35 na­ves ex­tran­je­ras vi­si­tan­tes, al­gu­nas con im­por­tan­tes per­so­na­li­da­des mun­dia­les, co­mo el fu­tu­ro pre­si­den­te Bal­ta­sar Brum Ro­drí­guez (1882-1933) de la Re­pú­bli­ca Orien­tal del Uru­guay, a bor­do del cru­ce­ro “Mon- te­vi­deo”; el vi­ceal­mi­ran­te sir Cy­ril Moul­den Fu­ller (1874-1942), co­man­dan­do el “Des­pacht”; el XII con­de de Vi­lla­me­dia­na (1882-1964), a bor­do del bu­que es­cue­la “Juan Se­bas­tián El­cano”; co­mo tam­bién los co­man­dan­tes de las 12 na­ves que in­te­gra­ron la re­ga­ta in­ter­na­cio­nal Ve­las Su­da­mé­ri­ca en el 2010, y el fa­mo­so ex­plo­ra­dor no­rue­go Thor He­yer­dahl (1914-2002), pre­vio su fa­mo­sa ex­pe­di­ción en la bal­sa Kon­Ti­ki (1947).

Es de­ber pon­de­rar la hos­pi­ta­li­dad con que Gua­ya­quil siem­pre ha re­ci­bi­do a to­dos los her­ma­nos de las más di­ver­sas re­gio­nes y re­cón­di­tos rin­co­nes de nues­tra pa­tria, sin dis­tin­ción de cla­ses so­cia­les, cre­dos, ideo­lo­gías y cos­tum­bres, que han he­cho de es­ta ciu­dad una “Ca­sa Gran­de”.

Fi­nal­men­te, el pue­blo en­te­ro de Gua­ya­quil mos­tró una hos­pi­ta­li­dad ex­tra­or­di­na­ria con la re­cien­te vi­si­ta de S. S. el pa­pa Fran­cis­co, de­po­nien­do to­da as­pe­re­za de ca­rác­ter po­lí­ti­co. Las po­cas ho­ras que el pon­tí­fi­ce per­ma­ne­ció en nues­tra ciu­dad, re­ci­bió las más cá­li­das ma­ni­fes­ta­cio­nes de ca­ri­ño y de­vo­ción.

DIS­TIN­GUI­DAS PER­SO­NA­LI­DA­DES MUN­DIA­LES DE LA CIEN­CIA, LA PO­LÍ­TI­CA Y LA LI­TE­RA­TU­RA, EN­TRE ELLOS VA­RIOS PRE­MIOS NO­BEL, VI­SI­TA­RON EL PUER­TO; TAM­BIÉN ARRI­BA­RON IM­POR­TAN­TES NA­VES DE GUE­RRA.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Ecuador

© PressReader. All rights reserved.