EL PEN­SA­MIEN­TO Y LA AC­CIÓN DEL PO­PU­LIS­MO EN EL GUA­YA­QUIL DE LOS 50

Memorias Porteñas - - Mp - Por JO­SÉ LUIS OR­TIZ

EEl más bri­llan­te articulist­a de “Mo­men­to”, Rafael Coe­llo Se­rrano, al cum­plir­se ocho años de la fir­ma del Pro­to­co­lo de Río de Ja­nei­ro, ha­bla de él co­mo el ins­tru­men­to que se en­car­gó de re­co­no­cer la ma­yor mu­ti­la­ción que su­frió el te­rri­to­rio ecua­to­riano du­ran­te to­da su his­to­ria. Se­gún Coe­llo, la Con­ven­ción de los Es­ta­dos Ame­ri­ca­nos ce­le­bra­da en la ca­pi­tal bra­si­le­ña pa­ra pro­tes­tar con­tra la agre­sión ja­po­ne­sa a la ba­se nor­te­ame­ri­ca­na de Pearl Har­bor, fue pa­ra el Ecua­dor co­mo “…una reunión de bru­jas de aque­la­rre, en cu­ya pai­la in­fer­nal de in­tere­ses crea­dos pa­ra la su­per­vi­ven­cia in­ter­na­cio­nal del más fuer­te, se sa­cri­fi­ca­ron los le­gí­ti­mos de­re­chos del más dé­bil…”. In­ter­pre­tó es­te even­to co­mo el triun­fo de una si­tua­ción de he­cho y de con­su­ma­ción, con un pro­ce­di­mien­to de for­za­da le­ga­li­dad, de un atropello que fa­vo­re­ció la co­di­cia del enemi­go tra­di­cio­nal del sur. Muy du­ro con­tra los in­ter­vi­nien­tes por par­te del Ecua­dor, Coe­llo Se­rrano los res­pon­sa­bi­li­zó de ha­ber con­sa­gra­do con sus fir­mas ese ac­to de ‘le­sa pa­tria’ y los acu­só de ha­ber ac­tua­do aga­chan­do la ca­be­za y de­jan­do a un la­do el mí­ni­mo sen­ti­mien­to de or­gu­llo na­cio­nal. “…Una pro­pues­ta opor­tu­na -se­ña­la- ha­bría te­ni­do la vir­tud de aglu­ti­nar has­ta el sa­cri­fi­cio el sen­ti­mien­to de na­cio­na­li­dad, elec­tri­zan­do el co­ra­zón de to­dos los ecua­to­ria­nos y acre­cen­tan­do su fe y su es­fuer­zo…”.

De­trás de las pa­la­bras de es­te ideó­lo­go del po­pu­lis­mo se en­cuen­tra un pro­fun­do ses­go de re­cha­zo en con­tra de la “oli­gar­quía”, signo in­du­da­ble de la re­tó­ri­ca que ca­rac­te­ri­zó a es­te sec­tor po­lí­ti­co. Ca­li­fi­có al can­ci­ller y a los ase­so­res de per­te­ne­cer a de­ter­mi­na­dos círcu­los so­cia­les huér­fa­nos de un sen­ti­mien­to pa­trió­ti­co y na­cio­nal, y de ser­vir a de­ten­ta­do­res de fuer­tes in­tere­ses ma­te­ria­les, asen­ta­dos en una “…in­mi­se­ri­cor­de y perpetua ex­plo­ta­ción del pue­blo…”. Re­cu­rrir a la pa­la­bra pue­blo co­mo cen­tro del dis­cur­so po­pu­lis­ta y co­mo for­ma de ho­mo­lo­gar las glo­rias po­pu­la­res al ejem­plo de los pa­dres fun­da­do­res de la na­ción, fue una prác­ti­ca cons­tan­te de iden­ti­dad pa­ra es­tos pen­sa­do­res: “…Pe­ro el pue­blo pal­pi­ta – con­clu­ye Coe­llo Se­rrano- siem­pre al an­sia de re­den­ción. Que pien­sen sus enemi­gos de fue­ra y den­tro, que en ca­da ver­da­de­ro ecua­to­riano alien­ta in­des­truc­ti­ble el es­pí­ri­tu in­do­ma­ble de un Ca­li­cu­chi­ma, de un Ru­mi­ñahui, de un Quis­quís, mez­cla­do en pro­por­cio­nes ru­gien­tes con el al­ma aven­tu­re­ra es­pa­ño­la. Pien­sen y tiem­blen, que la ho­ra

ANÁ­LI­SIS SO­BRE EL PRO­TO­CO­LO DE RÍO DE JA­NEI­RO EN LA RE­VIS­TA “MO­MEN­TO”: ME­MO­RIAS Y ACU­SA­CIO­NES AN­TE LA PÉR­DI­DA DE NUES­TRA HE­RE­DAD, EN LA OPI­NIÓN DE RAFAEL COE­LLO SE­RRANO.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Ecuador

© PressReader. All rights reserved.