EL FÚT­BOL CO­MO FAC­TOR DE LA IDEN­TI­DAD UR­BA­NA DE GUA­YA­QUIL

Memorias Porteñas - - Mp - Por JO­SÉ LUIS OR­TIZ

El fút­bol es un ele­men­to fun­da­men­tal de la iden­ti­dad ur­ba­na y ade­más, un fac­tor de hon­da in­ci­den­cia per­so­nal. Los con­glo­me­ra­dos po­bla­cio­na­les que se con­vier­ten en gran­des cen­tros ur­ba­nos -ciu­da­des y me­tró­po­lis-, tie­nen den­tro de su his­to­ria un enor­me cau­dal de re­fe­ren­cias a es­te de­por­te, y la so­cio­lo­gía lo re­co­ge co­mo mar­ca dis­tin­ti­va de las par­ti­cu­la­ri­da­des ba­rria­les que se acen­túan a par­tir de ex­pe­rien­cias re­la­cio­na­das con él. En Amé­ri­ca La­ti­na, por ejem­plo, son des­ta­ca­bles los ca­sos de Bue­nos Ai­res, Río de Ja­nei­ro, Sao Pau­lo, Li­ma, Mon­te­vi­deo, Bo­go­tá, Ca­li, Gua­ya­quil, en­tre mu­chos otros. In­ves­ti­ga­do­res, es­tu­dio­sos de los acon­te­ci­mien­tos so­cia­les y li­te­ra­tos han pro­du­ci­do un vas­to ma­te­rial en el que se re­crean si­tua­cio­nes, se dan a co­no­cer nom­bres, se di­fun­den anéc­do­tas y se pu­bli­can obras.

Es­te he­cho so­cial, par­te in­se­pa­ra­ble del pro­ce­so de de­sa­rro­llo ci­ta­dino, ha te­ni­do un po­de­ro­so im­pac­to en la vi­da per­so­nal de ge­ne­ra­cio­nes. Tan­to en el re­la­to vi­ven­cial, co­mo en el re­cuen­to del pa­sa­do de ca­da uno y en el de­cur­so de la co­ti­dia­ni­dad, aso­man los nom­bres del si­tio don­de se for­mó el equi­po, el de­ta­lle de los pro­ta­go­nis­tas, la apa­ri­ción y el de­sen­vol­vi­mien­to de los clu­bes, el im­pac­to de los ju­ga­do­res que avan­za­ron has­ta ocu­par lu­ga­res es­te­la­res. Y van co­bran­do cuer­po las “ra­zo­nes” de las “hin­cha­das” pa­ra pro­cla­mar a la ca­mi­se­ta de sus sue­ños co­mo la me­jor, la inigua­la­ble, la más gran­de. En el pro­ce­so de con­so­li­da­ción de es­te fe­nó­meno han co­pa­do las pá­gi­nas de los me­dios pe­rio­dís­ti­cos el Ra­cing, el Bo­ca Ju­niors, el Ri­ver Pla­te, el Fla­men­go, el Bo­ta­fo­go, el Co­rint­hias, el Pal­mei­ras, el Alian­za Li­ma, el Na­cio­nal, el Pe­ña­rol, el Mi­llo­na­rios, el Amé­ri­ca, el Pa­tria, el Nor­tea­mé­ri­ca, el Eve­rest y los ído­los del As­ti­lle­ro: el Bar­ce­lo­na y el Eme­lec.

El dra­ma del fút­bol cons­ti­tu­ye un ele­men­to de iden­ti­dad ur­ba­na que no se ago­ta en el ám­bi­to de una lo­ca­li­dad so­la­men­te, sino que in­ci­de en pro­ce­sos con­cre­tos re­la­cio­na­dos con la ne­ce­si­dad de con­so­li­dar la sin­gu­la­ri­dad de un ba­rrio, co­mo eje de una di­ná­mi­ca de le­gi­ti­ma­ción en la ciu­dad que cre­ce y am­plía su sig­ni­fi­ca­do, den­tro de la tra­ma his­tó­ri­ca en que se cons­tru­ye la na­ción. De ahí que el pa­pel de es­te de­por­te, co­mo ele­men­to co­ti­diano de cohe­sión so­cial, pa­sa a ocu­par un lu­gar pre­do­mi­nan­te en el ima­gi­na­rio co­lec­ti­vo y en los orí­ge­nes de los an­ces­tros ge­ne­ra­cio­na­les de to­da la co­lec­ti­vi­dad. La par­ti­ci­pa­ción de los ha­bi­tan­tes de la ciu­dad en el he­cho ca­lle­je­ro del fút­bol es se­ñal de ca­rác­ter lú­di­co-es­pa­cial de un ejer­ci­cio vi­tal de ciu­da­da­nía, de una so­cia­li­za­ción com­par­ti­da. El ám­bi­to ur­bano en el que se le­van­ta y desa­rro­lla es­ta prác­ti­ca, im­pli­ca una nue­va for­ma de so­cia­li­za­ción que ad­quie­re la ca­lle, más allá de su fun­ción de me­dio de co­mu­ni­ca­ción y con­tac­to. Así, es­te es­pa­cio pú­bli­co (la ca­lle, la pla­za, etc.) asu­me el rol de si­tio de en­cuen­tro y am­plia­ción de un ejer­ci­cio no­ve­do­so de reite­ra­da re­la­ción co­lec­ti­va y de fuen­te de ge­ne­ra­ción sim­bó­li­ca de un or­gu­llo gru­pal.

La di­ná- mi­ca que de­ri­va de ello tie­ne efec­tos con­cre­tos en la vi­da del in­di­vi­duo. El es­cri­tor me­xi­cano Juan Vi­llo­ro se re­fie­re a es­to y ex­pre­sa: “…co­mo di­jo Ja­vier Ma­rías, el fút­bol es la re­cu­pe­ra­ción se­ma­nal de la in­fan­cia, la opor­tu­ni­dad de re­gre­sar al mun­do don­de los hé­roes y las ilu­sio­nes son po­si­bles y don­de na­da es tan se­rio co­mo el jue­go (quien ha­ya vis­to a un ni­ño ju­gar sa­be a lo que me re­fie­ro). El fút­bol tie­ne mu­chos com­po­nen­tes cul­tu­ra­les en la me­di­da en que la cul­tu­ra es una for­ma de re­pre­sen­tar el mun­do. Ahí cris­ta­li­za un re­la­to con el que mi­llo­nes de per­so­nas se iden­ti­fi­can…”.

Hay, co­mo es ob­vio, mi­les de ex­pe­rien­cias per­so­na­les re­la­cio­na­das con el he­cho de la adop­ción del fút­bol co­mo ele­men­to in­se­pa­ra­ble de la in­di­vi­dua­li­dad. El ser que na­ce en una ciu­dad, o el que lle­ga a ella y es adop­ta­do co­mo su hi­jo, afron­ta, des­de que tie­ne uso de ra­zón o se sien­te sub­su­mi­do por ella, el in­elu­di­ble re­to de ser re­co­no­ci­do co­mo ele­men­to in­se­pa­ra­ble de la vi­da co­ti­dia­na. Pa­ra el pri­me­ro, al de­cir del gran fut­bo- lis­ta y en­sa­yis­ta ar­gen­tino Jor­ge Val­dano, “…el fút­bol agran­da el re­cin­to men­tal del ni­ño…”; pa­ra el se­gun­do, cons­ti­tu­ye un es­fuer­zo de ma­yor en­ver­ga­du­ra: de­be echar mano de él, ne­ce­sa­ria­men­te, pa­ra no ver­se afec­ta­do por el re­cha­zo dis­cri­mi­na­to­rio del que pue­de sen­tir­se in­va­di­do.

Soy de los que lle­ga­ron a Gua­ya­quil a me­dia­dos del si­glo pa­sa­do. Pri­me­ro, co­mo vi­si­tan­te asi­duo en mis va­ca­cio­nes y lue­go co­mo de­fi­ni­ti­vo hi­jo por adop­ción. En mis vi­si­tas pe­rió­di­cas, mi re­fe­ren­te por­te­ño fue un ba­rrio de su mi­cro­cen­tro, en el que ha­bía de to­do: ci­nes, ra­dios, par­ques y lo más im­por­tan­te, mun­dos pro­pios en ca­da es­qui­na. Ca­da una era de un gru­po. En ellas se reunían los jó­ve­nes al em­pe­zar la tar­de y da­ba co­mien­zo el dis­fru­te de ca­da he­cho per­so­nal, de ca­da no­ti­cia de la ciu­dad y de la im­por­tan­cia de las can­cio­nes o no­ve­da­des di­fun­di­das a tra­vés de ra­dio “El Mun­do”, “Ata­la­ya” y ra­dio “Cón­dor”. El con­tac­to con el país y el ex­te­rior eran los pro­gra­mas ra­dia­les y los te­mas de dis­cu­sión co­bra­ban im­por­tan­cia cuan­do los lo­cu­to­res y ani­ma­do­res arri­ba­ban a la es­qui­na. Una de las ellas, de ese pe­que­ño cen­tro de Gua­ya­quil, de ma­yor bu­lli­cio y ani­ma­ción, era la de Mo­rro (hoy Ru­mi­cha­ca) y Vé­lez. Ahí se reunían -“pa­ra­ban”, co­mo se de­cía en­ton­ces- un nu­me­ro­so gru­po de ami­gos. Ahí se en­con­tra­ban los per­so­na­jes que, pa­ra los ni­ños, sig­ni­fi­ca­ban sus “hé­roes vi­vos”. En ellos se des­cu­bría to­da una ima­gi­na­ción vol­ca­da a com­bi­nar

EL DE­POR­TE DE LAS MUL­TI­TU­DES SE HI­ZO PO­PU­LAR EN GUA­YA­QUIL Y SU HIS­TO­RIA CO­RRE CON EL USO DE LA PE­LO­TA DE TRA­PO CON LA QUE SE JU­GA­BA EN LA CA­LLE.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Ecuador

© PressReader. All rights reserved.