NUES­TROS

Memorias Porteñas - - Mp - Por MO­DES­TO CHÁ­VEZ FRAN­CO

“En puer­tos gran­des to­do es im­pues­tos”, era re­frán ma­rí­ti­mo mer­can­te en tiem­pos del co­lo­nia­je. Co­mo Gua­ya­quil era buen puer­to, es­ta­ba en el ca­tá­lo­go del re­frán: aquí to­do era im­pues­tos, y pa­ra con­fir­mar la ver­dad, has­ta nues­tras ale­grías eran im­pues­tas y nues­tros due­los im­pues­tos eran. Y, na­tu­ral­men­te, co­mo la re­pe­ti­ción ha­ce la cos­tum­bre, se nos hi­cie­ron tan con­na­tu­ra­les los go­zos y los do­lo­res de la me­tró­po­li, que si nues­tro rey sen­tía un có­li­co, no­so­tros ha­bía­mos de sen­tir el do­lor re­fle­jo, y si la rei­na sen­tía go­zo de es­tar en­cin­ta, aquí, las se­ño­ras, por lo me­nos, se sen­tían em­ba­ra­za­das por el go­zo y se en­cin­ta­ban.

Y na­da era la im­po­si­ción emo­cio­nal, sino que esos llo­ros y esas ri­sas eran siem­pre con el acom­pa­ña­mien­to del tin­ti­neo de las mo­ne­das que sa­lían de nues­tras es­car­ce­las.

El úni­co so­laz ge­nui­na­men­te nues­tro era el de la pe­lea de ga­llos, por­que has­ta las co­rri­das de to­ros eran dis­pues­tas ofi­cial­men­te. Ga­lle­ra hu­bo aquí des­de que las pri­me­ras ni­da­das nos die­ron po­llan­co­nes. Es pre­su­mi­ble que Ore­lla­na o Ur­bi­na hi­cie­ran ga­lle­ra an­tes que igle­sia, pues des­de las más re­mo­tas ren­tas crea­das pa­ra pro­pios mu­ni­ci­pa­les el ra­mo de ga­llos fi­gu­ra en las prin­ci­pa­les lí­neas.

“Es­te di­ver­ti­mien­to es tan gran­de y ge­ne­ral – di­ce un cro­nis­ta- que se en­cuen­tran de es­tos ga­llos cui­da­dos en to­das las ca­lles y en ca­da puer­ta, en las pie­zas in­te­rio­res de la gen­te me­dia­na, ama­rra­dos a los án­gu­los de las ca­mas. Sus can­tos no im­por­tu­nan el sue­ño a los afi­cio­na­dos; se pa­sean con ellos en las ca­lles co­mo ami­gos, co­sa que pa­re­ce cán­di­da a los ex­tran­je­ros. Pe­ro ¿quién pue­de cri­ti­car ni cen­su­rar las di­ver­sio­nes tí­pi­cas de un país? In­gla­te­rra tie­ne su pu­gi­la­ria y sus ca­rre­ras de ca­ba­llos. Es­pa­ña los to­ros. En Gua­ya­quil tam­bién los to­ros tie­nen ca­bi­da y sus co­rri­das du­ran en ve­ces diez días se­gui­dos”.

Los más se­rios Re­gi­do­res y Co­rre­gi­do­res eran ga­lle­ros. Dos del Ca­bil­do pre­si­dían el jue­go y no po­cas ve­ces se dispu­taban el car­go co­mo ga­llos.

Por 1818, el re­gi­dor don Vi­cen­te Avi­lés pi­dió al Ca­bil­do se le otor­ga­ra la pre­si­den­cia vi­ta­li­cia en la ga­lle­ra. El Ca­bil­do opi­nó que no po­día ce­der esa re­ga­lía, pe­ro que en aten­ción a la pre­ca­ria si­tua­ción del co­le­ga Avi­lés, que­ri­do com­pa­ñe­ro de la cor­po­ra­ción, se con­vie­ne en ce­der­le el turno que a los de­más les co­rres­pon­de en sus emo­lu­men­tos, que eran de 4 y me­dio pe­sos por asis­ten­cia.

Des­pués de la in­de­pen­den­cia, por 1823, se sa­có a re­ma­te el ra­mo por pri­me­ra vez y lo to­mó don Do­min­go González, por 800 pe­sos al año y la obli­ga­ción de cons­truir una can­cha ade­cua­da por va­lor de 5 o 6 mil pe­sos, a des­con­tar en diez años y ba­jo con­di­ción de que, si den­tro de 5 años la ciu­dad quie­re reasu­mir por su cuen­ta el ra­mo o ha­ya me­jor pos­tor, se le com­pra­rá por ava­lúo el lo­cal o se le pre­fe­ri­rá en igual­dad de ma­yor ofer­ta, sin per­jui­cio del pa­go de las cuo­tas que co­rres- pon­den en tal ra­mo al juez y a los po­bres de la cár­cel, cu­yo día era lu­nes.

Ga­lle­ra hu­bo en Ciu­dad Vie­ja, en la ca­lle del Fan­go, hoy Co­lón en la Nue­va; en la de la Ma­triz, hoy Chim­bo­ra­zo; en la del Se­na­do, hoy Su­cre, cer­ca de la lla­ma­da Po­za de Ca­chi­ru­ro, por Chan­duy. En la de San Fran­cis­co, Pe­so Vie­jo, hoy Bu­le­var y Chim­bo­ra­zo; en la de Es­me­ral­das, en­tre Bu­le­var y F. de P. Ica­za, hoy Cór­do­va, y por úl­ti­mo en Agui­rre, en­tre Bo­ya­cá y Chan­duy.

….Yo mis­mo no sé có­mo vi­nie­ron a me­ter­se los ga­llos en es­te cuen­to que le de­di­ca­mos a los due­ños, pe­ro su­pon­ga­mos que es pa­ra ha­cer no­tar el úni­co go­ce po­pu­lar es­pon­tá­neo que te­nía­mos cuan­do no ha­bía asal­tos de pi­ra­tas, que has­ta los ga­llos fi­nos se nos co­mían.

De va­rias co­lo­nias ha­bían subido a la Cor­te que­jas de lo cos­to­sas que eran las hon­ras fú­ne­bres ofi­cia­les tan fre­cuen­tes, y eso dio ori­gen a una Prag­má­ti­ca, que dis­pu­so mo­de­ra­ción en las pom­pas, no so­lo en las re­gias, sino aun en las par­ti­cu­la­res, pues se no­ta­ba va­ni­dad tan dis­pen­dio­sa que ha­bía fa­mi­lias que se gas­ta­ban to­da la he­ren­cia en ellas, ya por ha­cer os­ten­ta­ción de ran­go, de for­tu­na; ya por cum­plir des­equi­li­bra­das ór­de­nes de los mo­ri­bun­dos; ya en fin, por aco­sa­dos por los sa­cer­do­tes in­tere­sa­dos en esos ac­tos. Hu­bo de lle­gar­se a im­po­ner fuer­tes mul­tas a los in­frac­to­res.

Pa­ra los lu­tos ofi­cia­les no so­lo de­ta­lla­ban las ór­de­nes la pom­pa mis­ma, sino que im­po­nían has­ta la cla­se de lu­to que ha­bían de lle­var las ca­te­go­rías so­cia­les. Cuan­do la muer­te de don Luis

LAS COS­TUM­BRES LUC­TUO­SAS SE CUM­PLIAN CON MU­CHO RI­GOR EN EL GUA­YA­QUIL CO­LO­NIAL Y SE GUAR­DA­BA RIIGUROSO RO­PA­JE “NE­GRO” POR LAS MUER­TES

DE LOS PER­SO­NA­JES REALES DE ES­PA­ÑA.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Ecuador

© PressReader. All rights reserved.