RAFAEL MEN­DO­ZA AVI­LES en­tre el civismo y la po­lí­ti­ca

Memorias Porteñas - - NEWS - Por RO­DOL­FO PÉ­REZ PI­MEN­TEL

Pa­ra la in­su­rrec­ción del 15 de no­viem­bre de 1922, desafian­do las ba­las del ejér­ci­to cru­zó la ciu­dad y se pre­sen­tó en el Hos­pi­tal Mi­li­tar, don­de cum­plió su de­ber aten­dien­do a los he­ri­dos. Ese año ob­tu­vo el pri­mer pre­mio en el Con­cur­so Na­cio­nal de Ti­ro al Blan­co ce­le­bra­do en Qui­to, con mo­ti­vo del cen­te­na­rio de la ba­ta­lla de Pi­chin­cha; fue elec­to De­le­ga­do es­tu­dian­til al Con­se­jo Uni­ver­si­ta­rio y ob­tu­vo el pre­mio “Ju­lián Co­ro­nel”, que anual­men­te se con­ce­día al me­jor alumno en la ma­te­ria de Clí­ni­ca Mé­di­ca.

En 1928 fue pro­fe­sor de Der­ma­to­lo­gía y Si­fi­lo­gra­fía de la Uni­ver­si­dad de Gua­ya­quil. Era uno de los más destacados mé­di­cos de la ciu­dad, go­za­ba de la con­fian­za de sus pro­fe­so­res Mi­guel H. Al­cí­var en ci­ru­gía y Al­fre­do Va­len­zue­la Val­ver­de en clí­ni­ca; ha­bla­ba in­glés y leía en fran­cés, y ad­qui­rió un au­to plo­mo mar­ca Dod­ge, de dos puer­tas, con ca­pó ple­ga­ble ne­gro, en diez mil su­cres, el cual ma­ne­jó has­ta su muer­te y lo hi­zo cé­le­bre en Gua­ya­quil. En 1937 fue lla­ma­do por su ami­go, el doc­tor Mi­guel Al­cí­var Eli­zal­de, pa­ra for­mar par­te del cuer­po de ci­ru­ja­nos de su nue­va clí­ni­ca. Pu­so con­sul­to­rio en Pedro Car­bo y P. Ica­za y se lle­nó de clien­te­la, pe­ro fiel a su con­sig­na de ser­vir al pró­ji­mo, aten­día y ope­ra­ba gra­tis o co­bra­ba muy po­co.

Era un mé­di­co no­ta­ble que no ha­bía na­ci­do pa­ra ne­go­ciar a la som­bra de Es­cu­la­pio y prac­ti­ca­ba el pa­trio­tis­mo de las al­mas gran­des, la sen­ci­llez y la cor­dia­li­dad en el tra­to con sus se­me­jan­tes, la mo­des­tia de quien sa­be que to­da glo­ria es pa­sa­je­ra. In­can­sa­ble pa­ra el tra­ba­jo, ca­ri­ta­ti­vo pa­ra el en­fer­mo. Nun­ca vis­tió ga­las, un blan­co man­dil era su uni­for­me de com­ba­te y de su con­sul­to­rio un día y de su cá­te­dra otro, fue lle­va­do a la con­tien­da cí­vi­ca en mo­men­tos muy gra­ves pa­ra la na­ción, cuan­do Fran­cis­co Arí­za­ga Luque di­ri­gía ‘Ac­ción De­mo­crá­ti­ca Ecua­to­ria­na’- ADE, y a su la­do tra­ba­jó has­ta al­can­zar el triun­fo de la re­vo­lu­ción, la no­che del 28 de ma­yo de 1944.

La jun­ta de pro­fe­so­res de la uni­ver­si­dad for­mó una ter­na pa­ra ocu­par el rec­to­ra­do. El 8 de ju­nio fue de­sig­na­do se­gun­do con­ce­jal prin­ci­pal del can­tón. El mi­nis­tro de Go­bierno ha­bía con­for­ma­do la lis­ta que en­ca­be­za­ba Víc­tor Emi­lio Estrada, quien re­sul­tó pre­si­den­te del Con­ce­jo; Men­do­za ocu­pó la vi­ce­pre­si­den­cia.

Du­ran­te la au­sen­cia de Estrada en los Es­ta­dos Uni­dos, Men­do­za se en­car­gó de la pre­si­den­cia del Con­ce­jo, or­ga­ni­zan­do el su­mi­nis­tro de abas­to con li­cen­cia del rec­to­ra­do, que ocu­pó el doc­tor Mo­des­to Car­bo No­boa por ser el más an­ti­guo de los de­ca­nos. En oc­tu­bre re­gre­só Estrada pe­ro se re­ti­ró del car­go y el 1 de no­viem­bre Men­do­za fue elec­to por una­ni­mi­dad pa­ra la pre­si­den­cia del Con­se­jo, “que ejer­ció con ho­nes­ti­dad, ele­va­ción e inago­ta­ble di­na­mis­mo y arros­tró los em­ba­tes del en­cono po­lí­ti­co y la ca­lum­nia”.

Du­ran­te la dic­ta­du­ra ve­las­quis­ta del 30 de mar­zo de 1946 si­guió fiel al go­bierno y se mal­quis­tó con la iz­quier­da. El men­do­cis­mo cons­ti­tuía una fuer­za po­lí­ti­ca de pri­mer or­den en la pro­vin­cia del Gua­yas, eran los ini­cios del po­pu­lis­mo que aún per­du­ra. Men­do­za, com­pren­dien­do su ho­ra his­tó­ri­ca, fun­dó ese año el par­ti­do “Unión Po­pu­lar Re­pu­bli­ca­na- UPR” y po­co des­pués, el mi­nis­tro de Go­bierno le ofre­ció el apo­yo oficial pa­ra ro­bus­te­cer la nue­va agru­pa­ción.

Tam­bién pre­si­dió la lis­ta de dipu­tados a la Asam­blea Na­cio­nal, sa­lió elec­to y vo­tó a fa­vor de Ve­las­co pa­ra la Pre­si­den­cia de la Re­pú­bli­ca. Al ter­mi­nar las se­sio­nes, en fe­bre­ro del 47, fue de­sig­na­do go­ber­na­dor del Gua­yas y le co­rres­pon­dió ter­mi­nar la ca­rre­te­ra Gua­ya­quil – Pla­yas, de­mos­tran­do que se­guía sien­do “un rec­ti­lí­neo fun­cio­na­rio y un gran rea­li­za­dor”, pe­ro so­lo pu­do es­tar po­cos me­ses por­que el 25 de agos­to el co­ro­nel Car­los Man­cheno Ca­jas de­pu­so al go­bierno y el je­fe de la II Zo­na Mi­li­tar, Col. Rafael Armijos Val­di­vie­so man­dó a co­mu­ni­car a Men­do­za que es­ta­ba des­ti­tui­do. Es­te con­cu­rrió a la Zo­na y tra­tó de con­ven­cer a Armijos de que apo­ya­ra a Ve­las­co, pe­ro to­do fue inú­til. Al final, la dis­cu­sión to­mó ca­rac­te­res vio­len­tos y Men­do­za aban­do­nó el edi­fi­cio.

En 1948 pre­sen­tó su can­di­da­tu­ra a la Al­cal­día de Gua­ya­quil, aus­pi­cia­do por el UPR, pe­ro per­dió tras dis­cu­ti­das vo­ta­cio­nes fren­te al go­bier­nis­ta Rafael Gue­rre­ro Va­len­zue­la. Su de­rro­ta se de­bió a la al­ta vo­ta­ción de es­te úl­ti­mo en las pa­rro­quias La Vic­to­ria, Pla­yas y Du­rán, pues en Gua­ya­quil ga­nó Men­do­za.

En 1950, ha­bien­do de­di­ca­do to­dos sus es­fuer­zos a la po­lí­ti­ca a tra­vés de la UPR, de­ci­dió unir­la al nue­vo par­ti­do que aca­ba­ba de for­mar Gue­va­ra Mo­reno, ba­jo el nom­bre de Con­cen­tra­ción de Fuer­zas Po­pu­la­res – CFP, pe­ro vol­vió a per­der las elec­cio­nes de al­cal­de por cul­pa de la dis­cu­ti­ble vo­ta­ción que ob­te­nía su opo­nen­te en las pa­rro­quias. Men­do­za siem­pre ga­na­ba en la ciu­dad, sin em­bar­go en es­ta se­gun­da oca­sión ocu­rrió un he­cho por de­más im­por­tan­te, ya que el Dr. Raúl Cle­men­te Huer­ta, pre­si­den­te del Tri­bu­nal Pro­vin­cial Elec­to­ral del Gua­yas lo de­cla­ró ofi­cial­men­te; em­pe­ro, el Go­bierno del pre­si­den­te Ga­lo Pla­za hi­zo que los es­cru­ti­nios fi­na­les se rea­li­za­ran en Qui­to, don­de ga­nó el can­di­da­to oficial.

El 15 de ju­lio Gue­va­ra Mo­reno tra­tó de to­mar­se el po­der con ayu­da de la Po­li­cía pe­ro no lo con­si­guió y los prin­ci­pa­les di­ri­gen­tes ce­fe­pis­tas fue­ron apre­sa­dos. Men­do­za no ha­bía par­ti­ci­pa­do del pro­yec­to, ni si­quie­ra lo co­no­cía y evi­tó la pri­sión es­con­dién­do­se. A su re­gre­so el 51 se des­afi­lió del CFP y fue can­di­da­ti­za­do a al­cal­de de Gua­ya­quil por el par­ti­do li­be­ral pe­ro per­dió fren­te a Gue­va­ra Mo­reno, que es­ta­ba en su me­jor mo­men­to des­pués de una lar­ga cam­pa­ña po­lí­ti­ca con­tra el pre­si­den­te Pla­za. En es­ta eta­pa, Men­do­za tu­vo que su­frir los con­ti­nuos in­sul­tos de sus otro­ra co­mi­li­tan­tes, que a tra­vés de la re­vis­ta po­lí­ti­ca “Co­men­ta­rios del Mo­men­to” lle­ga­ron in­clu­si­ve a bur­lar­se de su fa­mi­lia po­lí­ti­ca.

Gue­va­ra Mo­reno as­cen­dió a la Al­cal­día y so­lo es­tu­vo po­cos me­ses, ya que en 1952 Ve­las­co lo man­dó a co­ger pre­so por me­dio del co­man­dan­te Fé­lix Gue­rre­ro Zá­ra­te, quien pis­to­la en mano subió al pa­la­cio mu­ni­ci­pal y lo con­du­jo de­te­ni­do al ae­ro­puer­to, lle­ván­do­lo a Bo­go­tá. En­ton­ces Men­do­za fue de­sig­na­do al­cal­de de Gua­ya­quil por de­cre­to pre­si­den­cial de Ve­las­co y en­tre sus lo­gros prin­ci­pa­les es­tu­vo la do­na­ción de los te­rre­nos de la ac­tual ciu­da­de­la uni­ver­si­ta­ria y el con­tra­to de pa­vi­men­ta­ción y re­pa­vi­men­ta­ción de Gua­ya­quil. Ac­tuó has­ta 1953, año en que fue de­pues­to, igual­men­te por de­cre­to.

“Aca­so por de­cep­ción y ex­pli­ca­ble re­pug­nan­cia, se ne­gó en lo su­ce­si­vo a in­ter­ve­nir en las lu­chas lo­ca­les o na­cio­na­les, de­di­cán­do­se úni­ca­men­te a su queha­cer pro­fe­sio­nal y cí­vi­co. En 1963 la Mu­ni­ci­pa­li­dad de Gua­ya­quil lo de­cla­ró el Me­jor Ciu­da­dano por su pa­trio­tis­mo, ho­no­ra­bi­li­dad, es­fuer­zo y tra­ba­jo.

POR SU AC­CIÓN CÍ­VI­CA EN FA­VOR DE LA CONS­TRUC­CIÓN DEL PUEN­TE SO­BRE EL RÍO GUA­YAS ES­TA OBRA LLE­VA EL NOM­BRE DEL EXAL­CAL­DE DE GUA­YA­QUIL.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Ecuador

© PressReader. All rights reserved.