50 AÑOS DE UNA IN­JUS­TI­CIA DE­POR­TI­VA

Memorias Porteñas - - NEWS - Por ALBERTOSÁN­CHEZVARAS

El do­min­go 15 de agos­to de 1965, es de­cir ha­ce 50 años, se dis­pu­tó uno de los más po­lé­mi­cos en­cuen­tros por las eliminator­ias de los cam­peo­na­tos mun­dia­les de fút­bol, en­tre Ecua­dor y Chile, en el es­ta­dio Mo­de­lo Gua­ya­quil (hoy es­ta­dio Al­ber­to Spen­cer). Un triun­fo hu­bie­ra cla­si­fi­ca­do di­rec­ta­men­te a nues­tro se­lec­cio­na­do al Mun­dial de In­gla­te­rra 1966, lo cual hu­bie­ra si­do una sor­pre­sa en el am­bien­te fut­bo­lís­ti­co in­ter­na­cio­nal ya que hu­bie­ra eli­mi­na­do a Chile, que ha­bía ocu­pa­do el ter­cer pues­to en el an­te­rior certamen mun­dial. Pe­ro se re­gis­tró un em­pa­te a 2 go­les y pos­te­rior­men­te Chile, en otro jue­go que tra­jo dis­cu­sión, ga­nó 3-1 en San­tia­go, obli­gan­do a un par­ti­do de de­fi­ni­ción en Li­ma, cam­po neu­tral, don­de tam­bién ven­cie­ron los chi­le­nos en un en­cuen­tro que, asi­mis­mo, de­jó una secuela de po­lé­mi­cas.

En aque­llos tiem­pos las eliminator­ias eran por gru­pos zo­na­les en Amé­ri­ca del Sur, no en el ac­tual sis­te­ma de to­dos con­tra to­dos. Co­mo so­lo 16 equi­pos dispu­taban la ron­da final, a di­fe­ren­cia del cu­po de 32 equi­pos de aho­ra, la cla­si­fi­ca­ción era com­pli­ca­da. Más aún si las zo­nas no se es­ta­ble­cían por sor­teo, sino que se es­ta­ble­cían ca­be­zas de se­rie, con los equi­pos con­si­de­ra­dos más fuer­tes, di­rec­cio­nán­do­se así la cla­si­fi­ca­ción.

Chile, país or­ga­ni­za­dor de la Co­pa del Mun­do 1962, en la que que­dó ter­ce­ro, go­za­ba de gran in­fluen­cia en la FI­FA y lo ubi­ca­ron en el mis­mo gru­po que Ecua­dor y Co­lom­bia, en esos mo­men­tos con­si­de­ra­dos dé­bi­les. Los co­lom­bia­nos vi­vían una cri­sis in­ter­na que im­pe­día que en su se­lec­ción es­tén sus me­jo­res ju­ga­do­res. Ecua­dor aso­ma­ba co­mo más pe­li­gro­so, pe­ro su es­ca­sa ex­pe­rien­cia en tor­neos in­ter­na­cio­na­les le re­sul­ta­ba per­ju­di­cial. Pa­ra col­mo, el país vi­vía mo­men­tos po­lí­ti­cos com­pli­ca­dos, lo que es­tu­vo a pun­to de oca­sio­nar su des­ca­li­fi­ca­ción, pues la ins­crip­ción de su lis­ta de ju­ga­do­res se la hi­zo des­pués del tiem­po re­gla­men­ta­rio. En ese mo­men­to nues­tro equi­po era con­si­de­ra­do tan po­co pe­li­gro­so co­mo ri­val, que Chile y Co­lom­bia acep­ta­ron la tar­día ins­crip­ción.

El co­mien­zo de las eliminator­ias pa­re­ció dar ra­zón al op­ti­mis­mo chi­leno. Go­lea­ron a Co­lom­bia 7-2 en San­tia­go, en el pri­mer par­ti­do, en tan­to que Ecua­dor ga­nó 1-0 co­mo vi­si­tan­te y 2-0 co­mo lo­cal a los co­lom­bia­nos. La gran sor­pre­sa se da en Ba­rran­qui­lla, cuan­do Co­lom­bia ga­na 2-0 a Chile y po­ne a Ecua­dor a un pa­so de la cla­si­fi­ca­ción. Es­te re­sul­ta­do tras­tor­nó to­do y allí co­men­zó a va­lo­rar­se a los fut­bo­lis­tas ecua­to­ria­nos que pa­ra el jue­go con Chile con­ta­ron con un re­fuer­zo es­pe­cial: el go­lea­dor Al­ber­to Spen­cer, quien era la gran fi­gu­ra del Pe­ña­rol de Uru­guay y no ha­bía po­di­do ac­tuar en los dos pri­me­ros en­cuen­tros. Los di­ri­gen­tes chi­le­nos cues­tio­na­ron la par­ti­ci­pa­ción de Spen­cer y has­ta lle­gó a pu­bli­car­se en al­gún me­dio del país su­re­ño que di­cho ju­ga­dor no era ecua­to­riano, im­pug­nán­do­se su na­cio­na­li­dad.

Se reali­zó una cam­pa­ña me­diá­ti­ca, pi­dién­do­se que no se jue­gue el par­ti­do en Gua­ya­quil por­que se de­cía que es­ta ciu­dad es­ta­ba pla­ga­da de in­sec­tos. Pe­ro la ma­nio­bra tras bas­ti­do­res fue más efec­ti­va. El ár­bi­tro ti­tu­lar era el bra­si­le­ño Ro­mual­do Ar­pi y a úl­ti­ma ho­ra se in­di­có que no po­día via­jar, por lo que se ti­tu­la­ri­zó a Eu­na­pio de Quei­roz, que es­ta­ba se­ña­la­do co­mo juez de lí­nea. Se com­ple­tó la ter­na ar­bi­tral con dos ár­bi­tros pe­rua­nos, uno de ellos el in­ter­na­cio­nal Al­ber­to Te­ja­da, con his­to­rial su­fi­cien­te co­mo pa­ra ha­ber si­do de­sig­na­do juez ti­tu­lar. En esos tiem­pos no se acos­tum­bra­ba es­pe­cia­li­zar a los jue­ces de lí­nea, sino que ac­tua­ban en ese pues­to ár­bi­tros prin­ci­pa­les. La de­sig­na­ción de Quei­roz fue sos­pe­cho­sa. Sus antecedent­es no eran bue­nos. En Brasil, el más im­por­tan­te relator de­por­ti­vo Mau­ri­cio Mo­raes, lo ca­li­fi­ca­ba co­mo ‘la­ri­pio’ (pí­ca­ro) en vez de Eu­na­pio. Lo mis­mo le di­jo el fa­mo­so ju­ga­dor Zi­zin­ho del Ban­gú y fue ex­pul­sa­do. Nun­ca ha­bía di­ri­gi­do en eliminator­ias y su úni­co an­te­ce­den­te en tor­neos ofi­cia­les eran dos par­ti­dos en los Jue­gos Olím­pi­cos de To­kio de 1964, even­to en­ton­ces res­trin­gi­do a fut­bo­lis­tas ama­teurs. Ecua­dor ini­ció el par­ti­do con ve­loz rit­mo. Al cuar­to de ho­ra se pu­so en ven­ta­ja, cuan­do Qui­jano en­vió cen­tro al área, ca­be­cean­do Spen­cer pa­ra ano­tar el pri­mer gol. Ecua­dor iba ade­lan­te 1-0 y do­mi­na­ba en to­da la can­cha. Lle­gó lo ines­pe­ra­do: un cen­tro in­tras­cen­den­te de la de­lan­te­ra chi­le­na es in­ter­cep­ta­do por el ar­que­ro An­sal­do y sin po­si­bi­li­da­des de lle­gar al ba­lón, in­gre­sa al área el cen­tro­de­lan­te­ro chi­leno Cam­pos y le­sio­na al me­ta ecua­to­riano. El ár­bi­tro no co­bró el ‘foul’, peor amo­nes­tó o ex­pul­só al agre­sor. Fue o no pre­me­di­ta­da la ac­ción, nun­ca se sa­brá. En esa épo­ca no se per­mi­tían cam­bios; el ju­ga­dor na­cio­nal fue aten­di­do unos mi­nu­tos y se que­ja­ba de un fuer­te do­lor, pe­ro si­guió en la can­cha. Des­pués se su­po que ha­bía su­fri­do la frac­tu­ra de una cos­ti­lla y que su vi­da es­tu­vo en pe­li­gro al con­ti­nuar en jue­go. La he­roi­ca ac­ti­tud de Pa­blo An­sal­do no fue su­fi­cien­te en el plano fut­bo­lís­ti­co, pues al no es­tar en bue­nas con­di­cio­nes fí­si­cas no pu­do con­tro­lar dos avan­ces chi­le­nos que se con­vir­tie­ron en otros tan­tos go­les ad­ver­sa­rios. Pe­ro por so­bre la ad­ver­si­dad, el equi­po ecua­to­riano reac­cio­nó; se fue en­ci­ma del te­rreno ri­val, em­pa­tó con gol de Ray­mon­di y pu­do ha­ber ga­na­do si el ár­bi­tro Quei­roz no pa­sa por al­to dos cla­ros pe­na­les en el área chi­le­na, uno de ellos des­co­mu­nal, cuan­do Mar­cos des­po­jó de su ca­mi­sa a Bo­la­ños. El 2-2 de­jó con vi­da a Chile e im­pi­dió la cla­si­fi­ca­ción ecua­to­ria­na. En otra oca­sión ha­bla­re­mos de có­mo el com­plot no ter­mi­nó allí.

EL AR­BI­TRA­JE DE QUEI­ROZ Y LA AGRE­SIÓN DE CAM­POS A AN­SAL­DO. RE­CUER­DOS DE UNA PO­LÉ­MI­CA JOR­NA­DA FUT­BO­LÍS­TI­CA

Newspapers in Spanish

Newspapers from Ecuador

© PressReader. All rights reserved.