JU­LIO ESTRADA,

Memorias Porteñas - - Mp - Por RO­DOL­FO PÉ­REZ PI­MEN­TEL

His­to­ria­dor: Na­ció en Gua­ya­quil el 16 de sep­tiem­bre de 1917 y ha­bien­do arri­ba­do a los 40 años, edad en que sur­gen las vo­ca­cio­nes tar­días, em­pe­zó a de­di­car­se – 1957- con cre­cien­te fer­vor a la in­ves­ti­ga­ción his­tó­ri­ca, es­cri­bien­do oca­sio­nal­men­te ar­tícu­los pe­rio­dís­ti­cos so­bre el te­ma, mien­tras iba for­man­do un ex­ten­so fi­che­ro. “Mi pro­pó­si­to ini­cial ha­bía si­do re­co­ger la idea de mi pa­dre – el cé­le­bre banquero y es­cri­tor Víc­tor Emi­lio Estrada– , fa­lle­ci­do en 1954, y pu­bli­car la His­to­ria Eco­nó­mi­ca del Ecua­dor. Pron­to me con­ven­cí de que aquel ob­je­ti­vo re­sul­ta­ba irrea­li­za­ble a cor­to pla­zo, an­te la ca­ren­cia de ma­te­rial de fon­do, pues­to que la his­to­rio­gra­fía na­cio­nal se li­mi­ta­ba a una so­la obra do­cu­men­ta­da – la de Fe­de­ri­co González Suá­rez– , que ter­mi­na­ba jus­to an­tes de la In­de­pen­den­cia. Tu­ve pues, que de­di­car­me, a una in­ves­ti­ga­ción más am­plia y co­mo re­sul­ta­do de ella pu­bli­qué la pri­me­ra edi­ción de El hos­pi­tal de Gua­ya­quil, en 1966, en 141 pá­gi­nas. Ello me va­lió ser nom­bra­do miem­bro co­rres­pon­dien­te del Cen­tro de In­ves­ti­ga­cio­nes His­tó­ri­cas y afir­mó mi amis­tad con los his­to­ria­do­res Jor­ge Pé­rez Con­cha y Abel Romeo Castillo. Fru­to de esas con­ver­sa­cio­nes so­bre te­mas his­tó­ri­cos, a fi­nes del 68 nos pro­pu­si­mos pro­mo­ver la ce­le­bra­ción del ses­qui­cen­te­na­rio de la In­de­pen­den­cia Na­cio­nal, el 9 de Oc­tu­bre de 1970 y cons­cien­tes de que ese ob­je­ti­vo no se­ría al­can­za­do sino con el res­pal­do de los me­dios de co­mu­ni­ca­ción, pro­ce­dí a con­vo­car una reunión a la que asis­tie­ron los di­rec­to­res de Ex­pre­so, Uni­ver­so, Te­lé­gra­fo y La Ra­zón, y de­ci­di­mos fun­dar la Jun­ta Cí­vi­ca del Ses­qui­cen­te­na­rio, con la par­ti­ci­pa­ción de en­ti­da­des cla­sis­tas y per­so­na­jes re­pre­sen­ta­ti­vos de la ciu­dad”.

Cum­plien­do un ele­men­tal de­ber de cor­te­sía, los pro­mo­to­res y Raúl Cle­men­te Huer­ta, pre­si­den­te de la Cá­ma­ra de Dipu­tados, vi­si­ta­ron al al­cal­de As­sad Bu­ca­ram pa­ra que se in­te­gra­se a la Jun­ta, pe­ro ines­pe­ra­da­men­te, es­te se ne­gó, adu­cien­do que la ce­le­bra­ción le com­pe­tía ex­clu­si­va­men­te al Mu­ni­ci­pio. En un in­ten­to pos­te­rior que hi­zo Estrada, el al­cal­de no so­lo reite­ró su ne­ga­ti­va sino que lo ame­na­zó con ha­cer­le in­va­dir los te­rre­nos que po­seía en Puer­to Li­za, a lo que Estrada re­pli­có que cum­pli­ría su de­ber cí­vi­co, no obs­tan­te cual­quier ame­na­za. Efec­ti­va­men­te, en bre­ves días, Bu­ca­ram hi­zo to­mar los te­rre­nos co­mo ya se di­jo.

El 68 Ju­lio ha­bía co­no­ci­do al his­to­ria­dor nor­te­ame­ri­cano Mi­chael Ha­merly, quien lo ha des­cri­to así: “Era un in­te­lec­tual de me­dia­na edad, que ha­bía gas­ta­do cien­tos de ho­ras en los úl­ti­mos vein­te y cin­co años de su vi­da en es­tu­diar el pa­sa­do de su ciu­dad puer­to. Te­nía nu­me­ro­sos tra­ba­jos en pre­pa­ra­ción, in­clu­yen­do una Guía His­tó­ri­ca de Gua­ya­quil, en seis vo­lú­me­nes, pe­ro su po­si­ción co­mo ge­ren­te de la su­cur­sal del Ban­co Ecua­to­riano de la Vi­vien­da le de­ja­ba po­co es­pa­cio por en­ton­ces pa­ra sus es­tu­dios de His­to­ria. Uno de los te­mas tras­cen­den­tes de nues­tras con­ver­sa­cio­nes era el es­ta­do de de­te­rio­ro de los do­cu­men­tos de la ciu­dad, su des­or­ga­ni­za­ción, las po­bres li­bre­rías, la di­fi­cul­tad pa­ra ob­te­ner co­pias”.

El 69 fue de­sig­na­do se­cre­ta­rio eje­cu­ti­vo de la Jun­ta Cí­vi­ca. Se pro­pu­so lu­char a bra­zo par­ti­do por al­can­zar las me­tas tra­za­das y en com­pa­ñía de un gru­po de es­tu­dian­tes vi­cen­ti­nos se tras­la­dó a Qui­to con el fin de ob­te­ner del Con­gre­so Na­cio­nal la asig­na­ción de trein­ta mi­llo­nes de su­cres en bo­nos del Es­ta­do, que en prin­ci­pio el Mi­nis­te­rio de Fi­nan­zas se ne­gó a en­tre­gar, pe­ro que des­pués la Jun­ta Mo­ne­ta­ria cam­bió a la par.

La­men­ta­ble­men­te, en 1970 ocu­rrió la dic­ta­du­ra ci­vil del pre­si­den­te Ve­las­co Iba­rra y los festejos del ses­qui­cen­te­na­rio no pu­die­ron ce­le­brar­se.

Dos años des­pués ad­vino la dic­ta­du­ra mi­li­tar del ge­ne­ral Gui­ller­mo Ro­drí­guez La­ra y el re­cién de­sig­na­do je­fe ci­vil y mi­li­tar em­pe­zó a gas­tar el di­ne­ro de la Jun­ta en una ma­la ade­cua­ción del edi­fi­cio de la Go­ber­na­ción y en otras obras in­sig­ni­fi­can­tes, ta­les co­mo el re­lleno con cas­ca­jo de un es­ta­dio de­por­ti­vo y un te­rreno al pie del Es­te­ro Sa­la­do, lo cual Ju­lio se vio im­po­si­bi­li­ta­do de im­pe­dir pues vi­vía­mos los pri­me­ros tiem­pos de ese nue­vo pe­rio­do dic­ta­to­rial; sin em­bar­go, en me­dio de tan­to abu­so pu­do sal­var tres mi­llo­nes y me­dio de su­cres pa­ra la for­ma­ción del Archivo His­tó­ri­co del Gua­yas, que ha­bía ini­cia­do el 19 de mar­zo de 1971 “con el en­tu­sias­mo que des­pier­ta to­da nue­va em­pre­sa y con la decisión que me­re­ce to­da ta­rea ne­ce­sa­ria”.

El 7 de ma­yo ha­bía lo­gra­do el de­cre­to pre­si­den­cial de crea­ción del Pa­tro­na­to del Archivo His­tó­ri­co del Gua­yas y el 30 de ju­nio se apro­ba­ron le­gal­men­te los es­ta­tu­tos. La ins­ti­tu­ción co­men­zó su mar­cha.

HI­JO DE UN GRAN BANQUERO Y HER­MANO DE UN DES­TA­CA­DO AR­QUEÓ­LO­GO, IM­PUL­SÓ LA IN­VES­TI­GA­CIÓN DE NUES­TRO PA­SA­DO.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Ecuador

© PressReader. All rights reserved.