BI­CEN­TE­NA­RIO DE DON BOS­CO con Ecua­dor

Memorias Porteñas - - Mp - Por ALBERTOSÁN­CHEZVARAS

Hoy se ce­le­bra el bi­cen­te­na­rio del na­ci­mien­to de San Juan Bos­co, el in­sig­ne edu­ca­dor ita­liano que fun­da­ra en el si­glo XIX la Con­gre­ga­ción Sa­le­sia­na, una de las más ca­rac­te­ri­za­das ór­de­nes re­li­gio­sas en el cam­po de la en­se­ñan­za y cu­ya fi­lo­so­fía, que se ba­sa en la ac­ción so­li­da­ria a los ne­ce­si­ta­dos, man­tie­ne ple­na vi­gen­cia en es­tos tiem­pos. Don Bos­co fue el san­to de los jó­ve­nes, el del au­tén­ti­co com­pro­mi­so con los po­bres, con gran es­pí­ri­tu de tra­ba­jo y trans­mi­sión de la ale­gría, pues en­ten­día que la tris­te­za era impropia de quie­nes si­guen los pos­tu­la­dos de la doc­tri­na cris­tia­na, fun­da­men­ta­da en el amor al pró­ji­mo. Sus mé­to­dos pe­da­gó­gi­cos, en los que im­pe­ra­ban la per­sua­sión y la pre­ven­ción, di­fe­rían de los que eran co­mu­nes en su tiem­po, cuan­do la en­se­ñan­za se im­par­tía en me­dio de se­ve­ros cas­ti­gos.

Juan Bos­co Oc­chie­na, co­no­ci­do más co­mo Don Bos­co, na­ció el 16 de agos­to de 1815 en Bec­chi, una pe­que­ña po­bla­ción ru­ral cer­ca­na a As­ti, re­gión del Pia­mon­te, ac­tual Ita­lia, en­ton­ces par­te del reino de Pia­mon­te y Cer­de­ña. A los 3 años de edad que­dó huér­fano de pa­dre; su ma­má, Mar­ga­ri­ta Oc­chie­na, tu­vo que en ade­lan­te afron­tar una vi­da muy du­ra, con tres hi­jos a car­go. Jua­ni­to, el me­nor, des­de ni­ño tu­vo que tra­ba­jar en va­rios ofi­cios pa­ra con­tri­buir a la economía fa­mi­liar, pe­ro siem­pre fue un chi­co ale­gre y de ca­rác­ter fir­me. Hi­zo de al­ba­ñil, men­sa­je­ro y has­ta tra­ba­jó en cir­cos co­mo sal­tim­ban­qui y pres­ti­di­gi­ta­dor. A los 9 años tu­vo una vi­sión que mar­có su vi­da: se veía en me­dio de un gru­po de jó­ve­nes que es­ta­ban cau­san­do da­ño a gen­te pa­cí­fi­ca, a los que in­ten­ta­ba so­me­ter a gol­pes de pu­ño, mas una se­ño­ra de as­pec­to im­po­nen­te pe­ro afa­ble le de­cía que no lo hi­cie­ra a la fuer­za, que con ideas los con­ven­cie­ra de que de­bían cam­biar de ac­ti­tud. Años más tar­de lo in­ter­pre­tó co­mo un sue­ño pro­fé­ti­co en que la Vir­gen Ma­ría Au­xi­lia­do­ra, de la cual era muy de­vo­to, le es­ta­ba se­ña­lan­do el ca­mino de su vi­da. A los 15 años de edad, si se quie­re sor­pre­si­va­men­te, de­ci­dió in­gre­sar a un se­mi­na­rio y a los 21 se or­de­nó co­mo sa­cer­do­te.

Se tras­la­dó a Tu­rín, la ca­pi­tal del Pia­mon­te y fu­tu­ra ca­pi­tal de la Ita­lia uni­fi­ca­da. Eran años de con­vul­sión po­lí­ti­ca, de lu­chas re­li­gio­sas y de ex­plo­sión so­cial, pues Tu­rín se ha­bía con­ver­ti­do en una ur­be in­dus­tria­li­za­da que re­ci­bía una gran co­rrien­te mi­gra­to­ria; los cam­pe­si­nos aban­do­na­ban sus tie­rras y acu­dían a tra­ba­jar en las fá­bri­cas. Eran mal re­mu­ne­ra­dos y ca­re­cían de es­ta­bi­li­dad la­bo­ral, pues la ofer­ta de tra­ba­jo era su- pe­rior a la de­man­da. Es­to oca­sio­na­ba la for­ma­ción de los cor­do­nes de mi­se­ria, en don­de los hi­jos de los tra­ba­ja­do­res cre­cían en des­am­pa­ro. Allí vio Don Bos­co que de­bía en­fo­car su ta­rea y cre­yó que la me­jor la­bor pas­to­ral era edu­car a los ni­ños. Con­si­de­ró que la pre­ven­ción era me­jor que la re­pre­sión y que los ni­ños y jó­ve­nes de­bían ser aten­di­dos con amor y ale­gría, no so­me­ti­dos a du­ros cas­ti­gos, co­mo se acos­tum­bra­ba en­ton­ces. Te­nía ade­más dos pro­ble­mas di­fí­ci­les de sor­tear: la opo­si­ción de mu­chos re­li­gio­sos que no es­ta­ban de acuer­do con sus mé­to­dos y la fal­ta de re­cur­sos eco­nó­mi­cos. Lo pri­me­ro pu­do su­pe­rar­lo con pa­cien­cia y obs­ti­na­ción; re­ci­bió apo­yo del pa­pa Pío IX, quien le au­to­ri­zó la crea­ción de la Con­gre­ga­ción Sa­le­sia­na, pe­ro no de­jó de te­ner opo­si­ción de au­to­ri­da­des ecle­siás­ti­cas me­no­res. En cuan­to a los fon­dos, siem­pre tu­vo pro­vi­den­cia­les ayu­das de per­so­nas adi­ne­ra­das que ad­mi­ra­ban su obra, ade­más de con­tar con la efi­cien­te ayu­da de ma­má Mar­ga­ri­ta, quien pe­se a su po­ca ins­truc­ción co­mo mu­jer cam­pe­si­na que era, fue una ex­ce­len­te ad­mi­nis­tra­do­ra.

La obra sa­le­sia­na ha te­ni­do gran in­fluen­cia en nues­tra ciu­dad y en nues­tro país. El 13 de enero de 1888 lle­gó en bar­co la pri­me­ra mi­sión sa­le­sia­na al Ecua­dor. Don Bos­co es­ta­ba muy en­fer­mo pe­ro re­ci­bió con ale­gría la no­ti­cia de su lle­ga­da; fa­lle­ció a los po­cos días, el 31 de enero. Des­de en­ton­ces los sa­le­sia­nos han tra­ba­ja­do en los más di­ver­sos lu­ga­res de nues­tra geo­gra­fía. Ini­cia­ron sus la­bo­res en Qui­to, se ex­ten­die­ron por la re­gión in­ter­an­di­na, es­tu­vie­ron en­tre los pioneros en la educación en el Orien­te y des­de 1905 has­ta la ac­tua­li­dad, han te­ni­do una im­por­tan­te pre­sen­cia en Gua­ya­quil y el li­to­ral. Des- de cen­tros de en­se­ñan­za prees­co­lar has­ta la uni­ver­si­ta­ria, han abar­ca­do los di­fe­ren­tes es­pec­tros de la for­ma­ción de mi­les de ecua­to­ria­nos de am­bos se­xos y de las más di­ver­sas cla­ses so­cia­les, po­nien­do aten­ción en los me­nos fa­vo­re­ci­dos eco­nó­mi­ca­men­te, con pro­gra­mas es­pe­cia­les des­ti­na­dos a los huér­fa­nos y mar­gi­na­dos, así co­mo los pro­gra­mas edu­ca­ti­vos es­pe­cí­fi­cos pa­ra ofi­cios, tan­to pa­ra hom­bres co­mo mu­je­res. Los tres pi­la­res de la or­ga­ni­za­ción que de­jó es­ta­ble­ci­do Don Bos­co: la Con­gre­ga­ción Sa­le­sia­na, la or­den de las Hi­jas de Ma­ría Au­xi­lia­do­ra y los Coope­ra­do­res, se man­tie­nen con una di­ná­mi­ca es­pe­cial, ayu­da­dos tam­bién por los nú­cleos de exa­lum­nos.

En Gua­ya­quil, su pri­me­ra ta­rea fue en el asi­lo Jo­sé Do­min­go de San­tis­te­van, cen­tro edu­ca­ti­vo que ma­ne­ja­ron du­ran­te ca­si un si­glo, has­ta que pa­só a una or­ga­ni­za­ción pri­va­da; el co­le­gio sa­le­siano Cris­tó­bal Co­lón, fun­da­do en 1911 y el co­le­gio Ma­ría Au­xi­lia­do­ra, fun­da­do en 1918. Hoy tie­nen asi­mis­mo, una ex­ten­sión de la Uni­ver­si­dad Po­li­téc­ni­ca Sa­le­sia­na, que ope­ra ade­más en Qui­to y Cuen­ca; el co­le­gio Ma­ría Maz­za­re­llo, el co­le­gio Do­min­go Sa­vio, en­tre otros es­ta­ble­ci­mien­tos edu­ca­ti­vos, ade­más de man­te­ner los cen­tros de Coope­ra­do­res y el pro­gra­ma ‘Chi­cos de la ca­lle’. Du­ran­te es­tos días se ha re­cor­da­do el bi­cen­te­na­rio de Don Bos­co, cul­mi­nan­do los ac­tos con una ce­le­bra­ción li­túr­gi­ca en la ca­te­dral, es­ta tar­de.

LA PRI­ME­RA MI­SIÓN SA­LE­SIA­NA LLE­GÓ A GUA­YA­QUIL EN ENERO DE 1888. LA FI­LO­SO­FÍA DEL GRAN EDU­CA­DOR ITA­LIANO SI­GUE VI­GEN­TE EN EL

SI­GLO XXI.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Ecuador

© PressReader. All rights reserved.