MO­NU­MEN­TO A SU­CRE

INAU­GU­RA­DO EN 1911

Memorias Porteñas - - Portada - Por ARQ. MEL­VIN HO­YOS

El mo­nu­men­to que Gua­ya­quil eri­gió pa­ra pe­ren­ni­zar la me­mo­ria del Gral. An­to­nio Jo­sé de Su­cre es uno de los más her­mo­sos y re­pre­sen­ta­ti­vos de la ciu­dad, pues mues­tra su agra­de­ci­mien­to al úni­co y ver­da­de­ro li­ber­ta­dor de la Au­dien­cia de Qui­to, con la ex­cep­ción de la pro­vin­cia li­bre de Gua­ya­quil, que ha­bía pro­cla­ma­do su in­de­pen­den­cia dos años an­tes.

Su erec­ción fue ini­cia­ti­va del dia­rio Los An­des, de Gua­ya­quil, que en su edi­ción del 3 de fe­bre­ro de 1887 di­ría: “Co­mo ha­brán vis­to nues­tros lec­to­res en el nú­me­ro an­te­rior de es­te pe­rió­di­co, nues­tra ini­cia­ti­va de eri­gir en es­ta ciu­dad un mo­nu­men­to al Ma­ris­cal de Aya­cu­cho, ha si­do se­cun­da­da por S. E. el pre­si­den­te de la Re­pú­bli­ca, quien ha te­ni­do la ge­ne­ro­si­dad de ero­gar una can­ti­dad de su pe­cu­lio y or­de­nar que el Te­so­ro en­tre­gue qui­nien­tos su­cres a la jun­ta que se nom­bre pa­ra la co­lec­ción de fon­dos, con el ob­je­to in­di­ca­do... Gua­ya­quil, que siem­pre se ha mos­tra­do agra­de­ci­do ha­cia sus he­roi­cos li­ber­ta­do­res, con­tri­bui­rá con pla­cer in­de­ci­ble a le­van­tar al ven­ce­dor de Pi­chin­cha y Aya­cu­cho, un mo­nu­men­to digno de sus por­ten­to­sas ha­za­ñas... Es­ta­mos fir­me­men­te con­ven­ci­dos que, una vez nom­bra­da la jun­ta, a la cual de­be en­co­men­dar­se la co­lec­ción de fon­dos, to­dos da­rán su óbo­lo, a pro­por­ción de sus ha­be­res.

Tal fue la reac­ción ciu­da­da­na, que pa­ra agos­to del año si­guien­te ya exis­tían en Pa­rís a la or­den del cón­sul ge­ne­ral del Ecua­dor, Sr. Cle­men­te Ba­llén, la can­ti­dad de vein­ti­sie­te mil fran­cos pa­ra la cons­truc­ción de la es­ta­tua del Gran Ma- ris­cal de Aya­cu­cho” (Los An­des, agos­to 4 de 1888).

Pa­ra 1894, el Dr. Pedro J. No­boa, miem­bro del co­mi­té que de­bía or­ga­ni­zar las fies­tas pa­ra ce­le­brar el cen­te­na­rio del na­ci­mien­to del ma­ris­cal Su­cre, en se­sión ce­le­bra­da el 8 de no­viem­bre pro­pon­dría ofi­cial­men­te eri­gir el mo­nu­men­to al ven­ce­dor del Pi­chin­cha, con­sis­tien­do es­te en “una co­lum­na de hie­rro de 10 o 12 me­tros de al­tu­ra, en cu­yo cen­tro ha­bría un me­da­llón que re­pre­sen­te en re­lie­ve al ma­ris­cal Su­cre, y en los cos­ta­dos de ella, re­pre­sen­ta­cio­nes ale­gó­ri­cas de los he­chos más cul­mi­nan­tes de la vi­da del hé­roe”.

“Re­ma­ta­ría la co­lum­na el Án­gel de la Vic­to­ria, asen­tan­do la plan­ta so­bre un cón­dor de po­ten­tes alas abier­tas, y en cu­yas ga­rras ha­brá un plie­go con es­ta ins­crip­ción: Vic­to­ria a Su­cre” (La Na­ción, Nov. 9 / 1894).

Pe­ro es­ta idea no pros­pe­ró, ya que al pa­re­cer que­ría que la obra fue­ra rea­li­za­da en los Es­ta­dos Uni­dos, lo que no pu­do ha­cer­se “por­que de los Es­ta­dos Uni­dos ha­bían ma­ni­fes­ta­do que no era po­si­ble la cons­truc­ción del mo­nu­men­to pro­yec­ta­do a Su­cre sino en el pla­zo de seis me­ses, cu­yo cos­to (ini­cial) as­cen­de­ría a 4.700 dó­la­res, y en vis­ta de ese in­con­ve­nien­te se bus­ca­rá otro me­jor”. (La Na­ción, Dic. 27/ 1894).

Así, en muy po­co tiem­po la idea se di­lu­yó, sien­do ol­vi­da­da in­clu­so por el pro­pio co­mi­té en­car­ga­do de las ce­le­bra­cio­nes por el na­ta­li­cio de Su­cre.

Pe­ro pa­ra 1908 el te­ma se­ría re­to­ma­do, pues un nue­vo “Co­mi­té Pro Mo­nu­men­to al Gral. Su­cre”, pre­si­di­do por don Ma­nuel de J. Ar­zu­be e in­te­gra­do por los se­ño­res Au­gus­to Agui­rre Apa­ri­cio, Emi­lio Cle­men­te Huer­ta, Isi­dro de Ica­za Pa­re­des, Car­los Car­bo Vi­te­ri, Fran­cis­co Fer­nán­dez Ma­drid, Ar­man­do Pa­re­ja, Fran­cis­co J. Agui­rre Ja­do, Al­fre­do Ba­que­ri­zo Mo­reno, Pedro J. No­boa, Luis Ver­na­za, Jo­sé Ma­ría Car­bo, Cé­sar D. Vi­lla­vi­cen­cio, Au­re­lio No­boa Ba­que­ri­zo, Jo­sé Isi­dro Ro­drí­guez, Li­zar­do Gar­cía, Jo­sé Ra­món de Su­cre, Car­los B. Ro­sa­les, Mi­guel Cam­po­dó­ni­co, Pedro G. Cór­do­va, Vi­cen­te San­tis­te­van y Jo­sé Joa­quín

Ol­me­do (hi­jo), con­si­de­ró que era jus­to y ne­ce­sa­rio que Gua­ya­quil rin­die­ra ho­me­na­je al más gran­de hé­roe de la li­ber­tad ame­ri­ca­na, ven­ce­dor de Pi­chin­cha, Aya­cu­cho y Tar­qui.

Lue­go de los trá­mi­tes de ri­gor, la eje­cu­ción de la obra fue asig­na­da al es­cul­tor ita­liano Au­gus­to Fag­gio­ni, y el con­tra­to co­rres­pon­dien­te fue sus­cri­to en es­ta ciu­dad -el 20 de sep­tiem­bre de 1908en­tre el ar­tis­ta y los doc­to­res Ma­nuel de Je­sús Ar­zu­be, J. Isi­dro Ro­drí­guez y ca­pi­tán de Na­vío Fran­cis­co Fer­nán­dez Ma­drid, se­gún cons­ta en el ac­ta res­pec­ti­va.

Sur­gió en­ton­ces una po­lé­mi­ca re­la­cio­na­da con el lu­gar en el que se co­lo­ca­ría el mo­nu­men­to, pues se pre­sen­ta­ron va­rias pro­pues­tas al res­pec­to. “La prensa lo­cal ha emi­ti­do opi­nio­nes dig­nas de ser tomadas en cuen­ta y si la me­mo­ria no me en­ga­ña, ha in­di­ca­do la pla­zue­la de la Mer­ced, que es muy cen­tral; la que po­dría for­mar­se al orien­te de la cur­va que la lí­nea fé­rrea de los ca­rros ur­ba­nos for­ma en la ca­lle del Tea­tro pa­ra en­trar a San Ale­jo; y tam­bién la her­mo­sa ave­ni­da Ol­me­do”. (La Na­ción, Dic.27/ 1894).

Se pen­só tam­bién en la pla­za de La Vic­to­ria, pe­ro el co­mi­té ya ha­bía to­ma­do la decisión de eri­gir el mo­nu­men­to en la ca­lle Illing­worth.

La es­ta­tua fue fun­di­da en Ita­lia y cuan­do lle­gó a es­ta ciu­dad fue co­lo­ca­da jun­to al so­lar que que­dó lue­go de ha­ber­se incendiado la “Ca­sa del Ca­bil­do” -en la que se fir­ma­ron el Ac­ta del 9 de Oc­tu­bre de 1820 y el Tra­ta­do de Gua­ya- quil del 22 de sep­tiem­bre de 1829, lue­go de la vic­to­ria de Tar­qui-, lu­gar que hoy co­rres­pon­de al pe­que­ño par­que ubi­ca­do en­tre el Pa­la­cio Mu­ni­ci­pal y la Go­ber­na­ción del Gua­yas, en el que se le­van­ta el mo­nu­men­to a La Fra­gua de Vul­cano.

No se co­no­cen los por­me­no­res de las dis­cu­sio­nes que de­ter­mi­na­ron que ese sea el si­tio don­de se le­van­ta­ría el mo­nu­men­to, lo cier­to es que en po­co tiem­po se em­pe­zó la cons­truc­ción de la ba­se de már­mol que re­ci­bi­ría sus dis­tin­tos ele­men­tos de bron­ce.

Y así fue; tal co­mo ha­bía si­do pro­gra­ma­do, la inau­gu­ra­ción del mo­nu­men­to se lle­vó a ca­bo en la ma­ña­na del 8 de oc­tu­bre de 1911, en so­lem­ne ce­re­mo­nia a la que asis­tie­ron el go­ber­na­dor de la pro­vin­cia, Sr. Gus­ta­vo R. Ica­za; los miem­bros del Co­mi­té Pro Mo­nu­men­to al Gral. Su­cre, se­ño­res Isi­dro Ica­za, Ar­man­do Pa­re­ja, Cé­sar Vi­lla­vi­cen­cio, Pedro Cór­do­va, Fran­cis­co Agui­rre Ja­do y Luis Ver­na­za; el Dr. Al­fre­do Ba­que­ri­zo Mo­reno, en re­pre­sen­ta­ción de la Cor­te Su­pre­ma de Qui­to; el Sr. Jo­sé An­to­nio Cam­pos, Di­rec­tor de Es­tu­dios de la Pro­vin­cia; el Gral. Pedro J. Mon­te­ro, je­fe de Zo­na Mi­li­tar; el Dr. Eduar­do Ló­pez, je­fe po­lí­ti­co del can­tón; el Dr. Cé­sar Bor­ja Cor­de­ro, en re­pre­sen­ta­ción de la H. Cá­ma­ra de Dipu­tados; el Sr. Ar­tu­ro Ca­rrión, en re­pre­sen­ta­ción del Con­ce­jo Can­to­nal; los doc­to­res Mi­guel E. Cas­tro, Al­ber­to Gue­rre­ro Mar­tí­nez y Jai­me Puig Ver­da­guer. Es­tu­vie­ron tam­bién los doc­to­res Juan Gó­mez Ren­dón, Rafael Gue­rre­ro, Ca­mi­lo O. An­dra­de, Ce­sá­reo Ca­rre­ra, Jo­sé Ma­ría San­tis­te­van, Jo­sé Abel Castillo, Ale­jan­dro Pon­ce Eli­zal­de y Sr. Eleo­do­ro Avi­lés Mi­nu­che, en­tre otros dis­tin­gui­dos ciu­da­da­nos. Se­gún re­se­ña del dia­rio El Te­lé­gra­fo de esa fe­cha, el pro­gra­ma de inau­gu­ra­ción del mo- nu­men­to se ini­ció con el dis­cur­so del Dr. Cé­sar Vi­lla­vi­cen­cio quien, a nom­bre del “Co­mi­té Su­cre”, hi­zo en­tre­ga de la es­ta­tua al Con­ce­jo Can­to­nal.

La efi­gie es­ta­ba cu­bier­ta con la ban­de­ra na­cio­nal. Al des­cu­brir­la, dos com­pa­ñías de ma­ri­ne­ros del ca­za­tor­pe­de­ro “Li­ber­ta­dor Bo­lí­var” for­ma­ron la es­col­ta y rin­die­ron los ho­no­res de es­ti­lo con una des­car­ga de fu­si­le­ría. A con­ti­nua­ción, un co­ro de 100 alum­nas del Co­le­gio Nor­mal Ri­ta Le­cum­berry in­ter­pre­tó el Himno Na­cio­nal.

El con­ce­jal Ar­tu­ro Ca­rrión, al re­ci­bir el mo­nu­men­to a nom­bre del Ca­bil­do, ex­pre­só: “Gua­ya­quil es la pri­me­ra ciu­dad de la Re­pú­bli­ca en pa­gar la deu­da na­cio­nal de gra­ti­tud a la me­mo­ria de los gran­des hom­bres de la Pa­tria Li­bre”. Se­gui­da­men­te, Abi­gaíl Llo­na de­cla­mó un poe­ma alu­si­vo, es­cri­to por la Sr­ta. Do­lo­res Su­cre, fa­mi­liar del Ma­ris­cal de Aya­cu­cho. El Cuer­po de Bom­be­ros co­lo­có una co­ro­na de bron­ce al pie del mo­nu­men­to.

EL MO­NU­MEN­TO AL GE­NE­RAL SU­CRE, ERI­GI­DO EN 1911

RES­CA­TA­RÍA EN BRON­CE Y PIE­DRA PA­RA NUES­TRA HIS­TO­RIA, EL PRO­TA­GO­NIS­MO QUE TU­VIE­RA GUA­YA­QUIL EN LA BA­TA­LLA DEL PI­CHIN­CHA Y LA IM­POR­TAN­CIA DE SU PAR­TI­CI­PA­CIÓN AL MO­MEN­TO DE OB­TE­NER LA LI­BER­TAD DE­FI­NI­TI­VA DE LA PA­TRIA.

Dr. Pedro J. No­boa, im­pul­sor ini­cial del mo­nu­men­to. Don Ma­nuel de J. Ar­zu­be, pre­si­den­te del Co­mi­té Pro Erec­ción del Mo­nu­men­to a Su­cre. Me­da­llas con­me­mo­ra­ti­vas re­par­ti­das en­tre los in­vi­ta­dos es­pe­cia­les. La poe­ti­sa Do­lo­res Su­cre ten­dría una lu­ci­da...

Mo­nu­men­to a Su­cre el día de su inau­gu­ra­ción el 8 de oc­tu­bre de 1911. Par­que Su­cre, tal co­mo se veía en 1920, cuan­do se es­ta­ban cons­tru­yen­do los pa­la­cios, Mu­ni­ci­pal y de la Go­ber­na­ción.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Ecuador

© PressReader. All rights reserved.