Tra­ge­dia ma­rí­ti­ma del “Te­li­ca”

Memorias Porteñas - - Portada - Por MO­DES­TO CHÁ­VEZ FRAN­CO

Es­te epi­so­dio (ve­rí­di­co) co­rro­bo­ra una tra­di­ción de D. Ri­car­do Pal­ma. Con da­tos cier­tos he­mos di­cho que los va­po­res Chile y Pe­rú fue­ron los pri­me­ros que hen­die­ron el Gua­yas el año 1840. Pe­ro un ami­go nues­tro, que se sa­be pa­rien­te de don San­tia­go Freundt, co­mer­cian­te en Gua­ya­quil has­ta 1829, nos afir­ma que por tra­di­cio­nes fa­mi­lia­res sa­be que fue el Te­li­ca el pri­mer va­por que sur­có el Gua­yas por los años del 28 al 30. Y aco­ge­mos el da­to, tan­to más va­lio­so cuan­to que trae su co­la de dra­ma muy re­la­cio­na­do con nues­tra so­cie­dad.

Don San­tia­go Freundt – ya lo he­mos vis­to en otra cró­ni­ca-, fue de los pri­me­ros que es­ta­ble­ció tien­da en una es­qui­na de la Ca­sa del Ca­bil­do, ne­go­cio que tras­pa­só a la fir­ma Swit­zer y Lu­ken, con lo cual se dis­pu­so a tras­la­dar­se al Ca­llao.

En esos días lle­gó en via­je des­de Eu­ro­pa el ve­le­ro Te­li­ca, ca­pi­tán Me­tro­vitch, dispuesto en su cons­truc­ción pa­ra re­ci­bir má­qui­na a va­por ve­ni­da de Lon­dres o EE. UU., por Pa­na­má, pues el ve­le­ro vino por Ma­ga­lla­nes. Ins­ta­la­da la má­qui­na izó ban­de­ra co­lom­bia­na y avi­só re­ci­bo de pa­sa­je­ros. ¡Una gran no­ve­le­ría! ¡Via­jar en va­por! Era el re­cien­te pe­ro ya pro­ba­do por se­gu­ro in­ven­to. Por tu­ris­mo o por ne­ce­si­dad, en po­cos días se lle­nó el pa­sa­je y has­ta va­rias fa­mi­lias ri­cas qui­sie­ron pro­bar las emo­cio­nes de un via­je de ma­ra­vi­lla.

El ca­pi­tán Me­tro­vitch ha­bía si­do el per­so­na­je de mo­da en los 3 me­ses que du­ra­ron el mon­ta­je de má­qui­na y los arre­glos de de­ta­lles ne­ce­sa­rios al bu­que pa­ra su nue­va faz. Jo­ven, ale­gre, sim­pá­ti­co y ga­lan­te; po­see­dor del atra­yen­te len­gua­je pin­to­res­co y en­re­ve­sa­do de aus­tria­co y es­pañol, y ro­dea­do de la au­reo­la de ma­rino gua­po y je­fe de un bu­que de va­por… Con es­to y ser sol­te­ro, qué más ar­ti­lle­ría pa­ra ren­dir una pla­za fuer­te del amor res­guar­da­da por las más lin­das mu­ra­llas de car­ne que pu­sie­ra el ar­te del Gran Ar­qui­tec­to en una de sus he­chu­ras crio­llas del Gua­yas.

Cuan­do el des­tino ha es­co­gi­do sus per­so­na­jes pa­ra al­gu­na de sus inex­pli­ca­bles es­ce­nas, el es­ce­na­rio y los pa­pe­les se arre­glan por sí so­los. Ca­sua­li­dad, ca­pri­cho o su­ges­tión… to­ma pa­sa­je en el Te­li­ca una fa­mi­lia de cu­yo me­jor re­to­ño se ha­bía enamo­ra­do has­ta el ago­ta­mien­to el bi­za­rro ca­pi­tán, que an­te los ojos de los que que­da­ban en la pla­ya ha de ha­ber si­do lo que pa­ra no­so­tros hoy un Lein­berg, el del pri­mer vue­lo trasatlánt­ico.

Pa­ra más in­cen­ti­vo del idi­lio en­tre el do­mi­na­dor del mar y la sul­ta­na de la tie­rra, la vís­pe­ra de la bo­ta­du­ra se hi­zo la acos­tum­bra­da “Ve­la­da del Bar­co”, en cu­ya cu­bier­ta y cá­ma­ra bai­ló lo me­jor­ci­to del mun­do so­cial, y na­tu­ral­men­te y con ma­yor ra­zón y de­re­cho, las fa­mi­lias due­ñas ya de la ca- sa flo­tan­te e ins­ta­la­das en sus pro­pios ca­ma­ro­tes de via­je­ras.

Si bai­ló mu­cho o po­co Mer­ce­di­tas X con el ca­pi­tán; si se ajus­tó o aflo­jó el la­zo de Cu­pi­do aque­lla no­che, co­sa es que es­te cro­nis­ta no pu­do ave­ri­guar, y el fla­man­te va­por se fue ha­cien­do anadeos de fla­teu­reu­se al ro­tar sus bu­lli­cio­sas y des­co­mu­na­les rue­das la­te­ra­les, mien­tras el gen­tío de las pla­yas agi­ta­ba sus pa­ñue­los en ese enig­má­ti­co des­pi­do que tan con­tra­pues­tas sor­pre­sas pue­de ex­pre­sar.

Iba a ser via­je trá­gi­co el del Te­li­ca, quién lo hu­bie­ra creí­do. ¡Tan ale­gre­men­te inau­gu­ra­do y tan ani­ma­da­men­te tri­pu­la­do, y lle­van­do a su bor­do una pa­re­ja de enamo­ra­dos que men­tal­men­te ha­bría pues­to por pa­trono a Cu­pi­do en la proa!

Fue­se por ma­la adap­ta­ción del me­ca­nis­mo al cas­co de un ve­le­ro, fue­se por la na­tu­ral im­per­fec­ción to­da­vía de un in­ven­to in­ci­pien­te, fue­se por lo no­va­to del per­so­nal mis­mo, es lo cier­to que a po­co de de­ja­do de la mano del cho­lo prác­ti­co pu­ne­ño, el Te­li­ca fue­ra de Pu­ná, el bu­que em­pe­zó a per­der rum­bo y a me­ter­se en una nie­bla que asus­tó a los pa­sa­je­ros cu­yos cálcu­los de tiem­po fa­lla­ban, y los fi­ja­dos por el ca­pi­tán mis­mo pa­ra di­vi­sar el pri­mer puer­to se pro­lon­ga­ban y pro­lon­ga­ban sin es­pe­ran­za y con in­de­ci­ble an­gus­tia y re­vue­lo a bor­do. Fal­tó el com­bus­ti­ble, es­ca­sea­ban ví­ve­res y agua; y ple­ga­rias, re­pro­ches y mal­ha­yas ha­cían co­ro a los mu­gi­dos de un mar que, co­mo los ca­ba­llos, pa­re­ce co­no­cer el mie­do de los que ca­bal­gan, pa­ra in­ten­si­fi­car sus cor­co­veos.

A es­ta tem­pes­tad se unía en el ce­re­bro y co­ra­zón del atri­bu­la­do ca­pi­tán el desata­do tem­po­ral del des­pe­cho. Pa­re­ce que la lin­da gua­ya­qui­le­ña ob­je­to de su ado­ra­ción le ne­gó su co­rres­pon­den­cia, qui­zá por te­ner ya com­pro­me­ti­do su co­ra­zón; qui­zá por creer so­lo un ga­lan­teo pa­sa­je­ro el en­tre­te­ni­do has­ta allí; qui­zá por no que­rer amo­res tan via­je­ros y su­je­tos a fre­cuen­tes au­sen­cias co­mo son los ma­ri­nos; qui­zá por no que­rer i a re­si­dir en tie­rras ex­tra­ñas y re­mo­tas; o qui­zá, co­mo se pre­su­mió des­pués, por­que su pre­ten­dien­te era pro­tes­tan­te, obs­tácu­lo ca­si ‘inalla­na­ble’ en esos en­ton­ces tan ro­ma­nos, y él se ne­ga­ra a bau­tis­mos y ab­ju­ra­cio­nes.

-¡Aoh! ¡Si us­ted no que­rer­me yo ha de ma­tar­se, Mer­ce­di­tas!

-¡Je­sús! ¡No di­ga us­ted eso, que no es pa­ra tan­to…!

-¿Quie­re us­ted yo aho­ra mis­mi­to me arro­ja a lo mar? ¿No cree? Y si yo no hun­dien­do lo bu­que mis­mo con to­dos, aquí, es­to es por­que yo no egoís­ta no que­rien­do us­ted mo­rir sino yo so­la­men­te.

-Eso no su­ce­de­rá, Me­tro­vitch… Eso se di­ce, no más. Pe­ro ya le pa­sa­rá. Pron­to otras pa­sa­je­ras me­jo­res que yo le ha­rán ol­vi­dar a es­ta ami­gui­ta gua­ya­qui­le­ña. Yo siem­pre quie­ro ser su bue­na ami­gui­ta. -¿Es­ta ser su úl­ti­mo pa­la­bro? -De pre­ten­di­da, sí; de ami­ga, no. -Ooh… ¡Muy bien! Yo tam­bién doy mi úl­ti­ma re­so­lu­ción. En pri­mer puer­to… ¡Adiós, mi Mer­ce­di­tas, mi úni­co y muy grrran­de amor! -¡Ni lo di­ga us­ted, Me­tro­vitch! -¡Ooh! Us­ted va a co­no­cer a mí. Espera… Espera…

Y ha­cien­do signo de espera con la pal­ma de su mano de­re­cha, el ca­pi­tán des­apa­re­ció por la puer­te­ci­ta de su cá­ma­ra.

El Te­li­ca lo­gró re­co­brar cos­ta y hu­bo que arri­bar for­zo­sa­men­te al puer­te­ci­to de Huar­mey. Los pa­sa­je­ros, asus­ta­dos ya, re­sol­vie­ron des­em­bar­car y lo hi­cie­ron con equi­pa­jes en las ca­noi­tas mo­ve­di­zas de los in­dios pes­ca­do­res.

EL VE­LE­RO AL QUE LE HA­BÍAN ACON­DI­CIO­NA­DO UN MO­TOR A VA­POR SE HUN­DIÓ FREN­TE AL PUER­TO DEL QUE HA­BÍA PAR­TI­DO, NAU­FRA­GIO PRO­VO­CA­DO POR EL DES­PE­CHO RO­MÁN­TI­CO DE SU CA­PI­TÁN.

(Con­ti­nua­rá en la pró­xi­ma edi­ción)

Pri­me­ros tiem­pos de la na­ve­ga­ción ma­rí­ti­ma. An­ti­guos bu­que­ci­tos de va­por en el Gua­yas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Ecuador

© PressReader. All rights reserved.