PAU­LO EMI­LIO MA­CÍAS

Y los es­tu­dios agrí­co­las en Ma­na­bí

Memorias Porteñas - - Noticias - Por RO­DOL­FO PÉ­REZ PI­MEN­TEL

Na­ci­do en 1912 en Por­to­vie­jo y gra­dua­do de ba­chi­ller el 34, con es­plén­di­das ca­li­fi­ca­cio­nes, su ma­dre, que era una mu­jer muy in­te­li­gen­te y que­ría lo me­jor pa­ra él, le di­jo: “Pau­lo Emi­lio, tie­nes que sa­lir y ser al­guien”, y re­co­gien­do sus pe­que­ños aho­rros lo en­vió a la fa­cul­tad de Agro­no­mía de la Uni­ver­si­dad Cen­tral de Qui­to, don­de pron­to des­co­lló co­mo uno de los más apro­ve­cha­dos es­tu­dian­tes.

El 40 fue in­ge­nie­ro agró­no­mo con la te­sis “Me­jo­ras que pue­den in­tro­du­cir­se en el cul­ti­vo del al­go­dón en la pro­vin­cia de Ma­na­bí. Im­por­tan­cia co­mer­cial en el país”. Ha­cía va­rios me­ses que ha­bía con­traí­do ma­tri­mo­nio en Por­to­vie­jo con Ida Mar­ti­netty Men­do­za, ho­gar fe­liz que pron­to se lle­nó con el na­ci­mien­to de cua­tro hi­jos.

En el 44 di­ri­gió la Mi­sión Téc­ni­ca Oren­se con se­de en Ma­cha­la y lue­go fue Ase­sor Téc­ni­co del Ban­co Pro­vin­cial del Gua­yas (des­pués co­no­ci­do co­mo Ban­co de Fo­men­to). El 45 fue Téc­ni­co del Con­sor­cio de Cen­tros Agrí­co­las y di­rec­tor del de­par­ta­men­to de Agro­no­mía, con se­de en Por­to­vie­jo. El 46 via­jó a Was­hing­ton co­mo de­le­ga­do al Con­gre­so Mun­dial de Es­ta­dís­ti­cas y Cen­sos. El 47 fue be­ca­do por el de­par­ta­men­to de Es­ta­do nor­te­ame­ri­cano al Bu­reau de los Cur­sos de Agro­no­mía, rea­li­za­do en Was­hing­ton, y ob­tu­vo el más­ter en Es­ta­dís­ti­cas Agrí­co­las. El 48 vol­vió a con­cu­rrir y sa­có el de Economía Agrí­co­la.

En­tre el 49 y el 50, por su ex­ce­len­cia pro­fe­sio­nal, vi­vió be­ca­do en la Uni­ver­si­dad de Ba­ton Rou­ge, en el es­ta­do de Loui­sia­na, pa­ra se­guir es­tu­dios de maes­tría en la es­pe­cia­li­za­ción de Me­ca­ni­za­ción Agrí­co­la El 50 fue ins­pec­tor ge­ne­ral de los Ser­vi­cios Agrí­co­las del Li­to­ral en Gua­ya­quil. El 51 to­mó un cur­so de Ex­ten­sión Agrí­co­la en el es­ta­do de Nue­vo Mé­xi­co y a fi­nes de ese año fue de­sig­na­do di­rec­tor ge­ne­ral de Agri­cul­tu­ra del Mi­nis­te­rio de Economía, por el ti­tu­lar de esa car­te­ra, Lic. Jai­me Nebot Ve­las­co, ra­di­ca­do en Qui­to.

Ha­bía con­ce­bi­do la idea de adap­tar en el Ecua­dor un sis­te­ma uni­ver­si­ta­rio se­me­jan­te al de los Es­ta­dos Uni­dos y co­mo lo di­ría des­pués: “me de­tu­ve hon­da­men­te en la con­si­de­ra­ción de cam­biar en el país – la uni­ver­si­dad co­lo­nial y clá­si­ca, cu­yo sis­te­ma era un mo­de­lo per­ma­nen­te. No­so­tros éra­mos due­ños de la ex­pe­rien­cia res­pec­to del na­ci­mien­to de mu­chas en­ti­da­des au­tó­no­mas”. Por eso se de­di­có a pre­pa­rar un an­te­pro­yec­to de crea­ción de una Jun­ta Uni­ver­si­ta­ria en Ma­na­bí.

El 22 de abril del 52 for­mó al Jun­ta Pro Uni­ver­si­dad que dio pa­so a la Uni­ver­si­dad Téc­ni­ca de Por­to­vie­jo, de la que fue rec­tor fun­da­dor. El pre­si­den­te Ve­las­co Iba­rra, que le te­nía afec­to, le di­jo: “La­men­to su se­pa­ra­ción co­mo di­rec­tor de Agri­cul­tu­ra, pe­ro su mi­sión de edu­ca­dor im­po­ne a Ud. co­mo a no­so­tros un sa­cri­fi­cio, pa­ra que va­ya a su pro­vin­cia y for­me un plan­tel su­pe­rior”.

El 62 fue re­elec­to por se­gun­da oca­sión y dio co­mien­zo a su ter­cer pe­río­do de cua­tro años en el rec­to­ra­do. El 63 fue miem­bro fun­da­dor de la Aso­cia­ción de Uni­ver­si­da­des Fis­ca­les del Ecua­dor, con los doc­to­res Al­fon­so Mar­tí­nez Ara­gón, Al­fre­do Pé­rez Gue­rre­ro y Car­los Cueva Ta­ma­riz, rec­to­res de las uni­ver­si­da­des de Gua­ya­quil, Qui­to y Cuen­ca, res­pec­ti­va­men­te. Tam­bién fue elec­to vo­cal su­plen­te de la Jun­ta Mo­ne­ta­ria, fun­ción que ejer­ció por es­pa­cio de diez años.

En ju­lio, al triun­fo de la Jun­ta Mi­li­tar de Go­bierno que de­rro­có al ré­gi­men cons­ti­tu­cio­nal del pre­si­den­te Car­los Ju­lio Aro­se­me­na, se dic­tó or­den de arrai­go en su con­tra, pe­ro el asun­to se vol­vió tan es­can­da­lo­so en Ma­na­bí, que no pros­pe­ró. En­ton­ces se au­sen­tó por Eu­ro­pa va­rias se­ma­nas en via­je de des­can­so.

El 71 co­men­zó en Por­to­vie­jo una huel­ga es­tu­dian­til y al so­bre­ve­nir ac­tos de vio­len­cia se vio in­jus­ta­men­te com­pro­me­ti­do; tu­vo que re­nun­ciar a su cá­te­dra. Re­sen­ti­do por la si­tua­ción, via­jó a Gua­ya­quil y ha­bi­tó en su vi­lla en Ur­de­sa Cen­tral, de­di­ca­do al sem­brío de san­días y ár­bo­les fru­ta­les en una fin­ca en Na­ran­jal y se vin­cu­ló al Gru­po Qui­ro­la, en la ha­cien­da ba­na­ne­ra “Pa­sa­de­na”. Des­de el 80 es­tu­dió la cría del ca­ma­rón. En abril del 81 via­jó a Ca­li­for­nia y a Mé­xi­co a com­prar los equi­pos de bom­beo pa­ra ins­ta­lar las pri­me­ras pis­ci­nas ca­ma­ro­ne­ras de Qui­ro­la y re­gre­só a Gua­ya­quil el 30 de ma­yo, pe­ro el mar­tes 2 de ju­nio, a las cin­co de la ma­ña­na se sin­tió mal, su­frió tres in­far­tos se­gui­dos al mio­car­dio y fa­lle­ció en po­cos mi­nu­tos, cuan­do se dis­po­nía a via­jar a la pro­vin­cia de El Oro a re­in­te­grar­se a sus la­bo­res. Por su tra­ba­jo en la fun­da­ción y pri­me­ros do­ce años de la Uni­ver­si­dad Téc­ni­ca de Por­to­vie­jo, es­tá con­si­de­ra­do el ini­cia­dor de los es­tu­dios uni­ver­si­ta­rios en Ma­na­bí.

ES­TE ILUS­TRE MA­NA­BI­TA FUE EL FUN­DA­DOR Y PRI­MER REC­TOR DE LA UNI­VER­SI­DAD TÉC­NI­CA DE POR­TO­VIE­JO Y LO­GRÓ LA CREA­CIÓN DE LA ASO­CIA­CIÓN DE UNI­VER­SI­DA­DES FIS­CA­LES DEL ECUA­DOR.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Ecuador

© PressReader. All rights reserved.