BO­DA EN­TRE LOS GRAN CA­CAO

EN EL BAL­NEA­RIO DE CA­BOURG

Memorias Porteñas - - Mp - Por JUAN CAS­TRO Y VE­LÁZ­QUEZ

Los Gran Ca­cao gua­ya­qui­le­ños fun­da­ron fa­mi­lias en Fran­cia des­de la se­gun­da mi­tad del si­glo XIX. Una de las más in­tere­san­tes, por las ul­te­rio­res re­la­cio­nes li­te­ra­rias, fue la de la nie­ta de don Cle­men­te Ba­llén, cu­ya bo­da se ce­le­bró el 18 de agos­to de 1910 en el ex­clu­si­vo bal­nea­rio de Ca­bourg y cu­ya re­cep­ción se dio en la vi­lla Ma­xi­me, pro­pie­dad del pa­dre de la no­via. El ser­vi­cio es­tu­vo a car­go del Grand Ho­tel de Ca­bourg.

Co­mo una cró­ni­ca so­cial, es­cri­bi­mos hoy so­bre el ma­tri­mo­nio de don Oc­ta­vio Luis del Mon­te y de An­ne Ma­rie Ga­brie­lle (lla­ma­da) Ani­ta Ben Nah­mias. El no­vio, hi­jo de una aris­to­crá­ti­ca fa­mi­lia cos­ta­rri­cen­se; la no­via, hi­ja del banquero fran­cés don Albert Ben Nah­mias y de do­ña Ana Se­gun­da Ba­llén de Guz­mán, na­ci­da en Gua­ya­quil.

Con un cli­ma mag­ní­fi­co, a las on­ce y me­dia el cor­te­jo lle­gó a la Al­cal­día, don­de los jó­ve­nes no­vios fue­ron uni­dos por M. Char­les Ber­trand, quien vino es­pe­cial­men­te a es­ta ce­re­mo­nia a Ca­bourg. La Al­cal­día es­ta­ba de­co­ra­da del me­jor gus­to. No po­de­mos re­sis­tir la ten­ta­ción de ana­li­zar la alo­cu­ción de M. Char­les Ber­nard, de una bon­ho­mía muy ele­gan­te, desean­do a los jó­ve­nes mu­chos años de di­cha.

Fue­ron tes­ti­gos de la no­via S. E. don Cri­san­to Me­di­na, mi­nis­tro ple­ni­po­ten­cia­rio de Ni­ca­ra­gua, su tío; el viz­con­de Alain de Ker­ma­dec, su pri­mo. Por el no­vio, su her­mano don Ho­ra­cio del Mon­te y M. Louis Magnus, fa­mo­so pa­ti­na­dor, con quién Ani­ta ga­nó el Con­cur­so Na­cio­nal de Fran­cia en 1912.

Des­pués de la ce­re­mo­nia M. Albert Nah­mias reali­zó la do­na­ción de una su­ma de 500 fran­cos a la Ofi­ci­na de Be­ne­fi­cen­cia. Otra do­na­ción la rea­li­za­ron en con­jun­to Mlle Me­di­na y M. Albert Nah­mias, Mlle Fran­ci­ne Neumann y el te­nien­te Ca­bo­che, Mlle As­pia­zu y M. Ja­ques de Cas­tro, Mlle Nau­din y M. de Rauch, M. Nah­mias, con la en­tre­ga de 500 fran­cos al aba­te Le­be­sog­net, pa­ra los po­bres.

En­tre los mu­chos in­vi­ta­dos y cu­rio­sos que to­ma­ron lu­gar en la igle­sia, de­co­ra­da con flo­res ma­ra­vi­llo­sas, al pa­so de una mar­cha triun­fal in­ter­pre­ta­da ex­qui­si­ta­men­te en el ór­gano por la vir­tuo­sa Mlle Ger­mai­ne Mon­ta­gi­ne, en­tró el cor­te­jo en el or­den si­guien­te:

“Mlle Ja­ni­ne Magnus y M. Ser­ge Mag­ne, Mlle Ani­ta Nah­mias con su pa­dre, Mme Ofe­lia Ca­ron y don Oc­ta­vio del Mon­te, Mme Albert Nah­mias y don Ho­ra­cio del Mon­te, Mme L. Magnus y S. Exc. Cri­san­to Me­di­na, Mme H. del Mon­te y M. L.’Magnus, Mme de Cas­tro y el viz­con­de Alain de Ker­ma­dec, MmeE. Ma­chain y M. Paul Nah­mias, Mlle Avi­lés y M. Val­dés, Mme Paul Nah­mias y M. Y. Aran­yi, la viz­con­de­sa Alain de Ker­ma­dec y don Ju­lio Cor­zo, Mlle Cé­li­ta Me­di­na y M. Albert Nah­mias hi­jo, Mlle As­pia­zu y M. Jac­ques de Cas­tro, Mlle Fran­ci­ne Neumann y el te­nien­te Paul Ca­bo­che, Mlle Nau­din y M. Al­fred de Rauch.”

La ben­di­ción nup­cial es­tu­vo a car­go de aba­te Le­be­sog­net, cu­ra de Saint-Mi­chel de Ca­bourg. Ter­mi­na­da la mi­sa, ofre­cie­ron un re­ci­tal Mlle Pé­ré­dol, el vio­lon­ce­lis­ta Mo­raux y el vio­li­nis­ta Bau­dre, “to­dos ar­tis­tas de gran ta­len­to”.

Des­pués de las fe­li­ci­ta­cio­nes en la sa­cris­tía, el cor­te­jo se di­ri­gió a la vi­lla de veraneo “Ma­xi-

Newspapers in Spanish

Newspapers from Ecuador

© PressReader. All rights reserved.