RO­CA­FUER­TE

EL PRE­SI­DEN­TE JA­MES MONROE Y SE­CRE­TA­RIO DE ES­TA­DO JOHN QUINCY ADAMS BRIN­DA­RON SU APO­YO A RO­CA­FUER­TE

Memorias Porteñas - - Mp - Por GUI­LLER­MO ARO­SE­ME­NA A.

Son im­pre­sio­nan­tes los re­po­si­to­rios de his­to­ria la­ti­noa­me­ri­ca­na en uni­ver­si­da­des es­ta­dou­ni­den­ses; cre­cen con nue­vas do­na­cio­nes y ad­qui­si­cio­nes. En 2013 la Uni­ver­si­dad de Te­xas com­pró la bi­blio­te­ca de Ga­briel Gar­cía Már­quez en 2,2 mi­llo­nes de dó­la­res. Es­te cen­tro de es­tu­dios tie­ne informació­n de Vi­cen­te Ro­ca­fuer­te que no ha­bía leído an­tes. Si en ese país se con­so­li­da­ra to­do lo que uni­ver­si­da­des y par­ti­cu­la­res tie­nen so­bre la his­to­ria de Amé­ri­ca La­ti­na, con cer­te­za se­ría ma­yor que la bi­blio­te­ca Au­re­lio Es­pi­no­za Pó­lit, la más im­por­tan­te de Ecua­dor. ¿Por qué Co­lom­bia no ad­qui­rió la men­cio­na­da bi­blio­te­ca? Le co­rres­pon­día. Se­gu­ra­men­te las ofer­tas fue­ron muy in­fe­rio­res. En Ecua­dor pue­de dar­se un ca­so si­mi­lar. Mi­guel Díaz Cueva, in­te­lec­tual cuen­cano, en su lar­ga vi­da, se preo­cu­pó de crear la bi­blio­te­ca par­ti­cu­lar más gran­de del país, con más de 20.000 li­bros, ade­más de im­pre­sio­nan­tes co­lec­cio­nes de fo­tos, re­vis­tas y pe­rió­di­cos. La vi­si­té nu­me­ro­sas ve­ces. Fue allí don­de en­con­tré, en­tre otros va­lio­sos do­cu­men­tos, los in­for­mes de los mi­nis­tros de Ha­cien­da des­de 1830. Ha­ce más de 15 años, me co­men­ta­ba que co­mo es­ta­ba an­ciano que­ría ven­der su bi­blio­te­ca y pe­día un mi­llón de dó­la­res; te­nía pos­tores pe­ro con ofer­tas in­fe­rio­res. Re­cien­te­men­te un ami­go es­tu­dio­so de la his­to­ria, en for­ma des­pec­ti­va co­men­tó que esa bi­blio­te­ca no va­lía ni 200.000 dó­la­res, a pe­sar de no ha­ber­la vi­si­ta­do. He es­cu­cha­do que aún no se ven­de.

Ca­da oca­sión que en­cuen­tro en EE. UU. nue­va informació­n so­bre Ro­ca­fuer­te, me en­tu­sias­ma se­guir in­ves­ti­gan­do la vi­da de tan in­sig­ne gua­ya­qui­le­ño, cu­ya di­men­sión real to­da­vía no se ha es­tu­dia­do a fon­do. En Me­mo­rias Por­te­ñas he es­cri­to so­bre tres fa­ce­tas su­yas, des­co­no­ci­das o muy po­co es­tu­dia­das: em­pre­sa­rio (MP 38), es­cri­tor (MP 51) y di­plo­má­ti­co (MP 77). Ro­ca­fuer­te es el ecua­to­riano más fa­mo­so en el ex­te­rior, pa­trio­ta en va­rios paí­ses la­ti­noa­me­ri­ca­nos. No so­lo se in­tere­só en la in­de­pen­den­cia de Ecua­dor, tam­bién lu­chó por la de Mé­xi­co, Cu­ba y otras fu­tu­ras re­pú­bli­cas; ade­más fue di­fu­sor de los prin­ci­pios de­mo­crá­ti­cos en la re­gión. Hay mu­cho por des­cu­brir de la vi­da de Ro­ca­fuer­te, so­bre lo que no se sa­be de él, to­man­do en cuen­ta que vi­vió 33 años fue­ra de Ecua­dor du­ran­te tres eta­pas de su vi­da.

An­tes de Ro­ca­fuer­te via­jar a Es­ta­dos Uni­dos, se­gu­ra­men­te le­yó los Do­cu­men­tos Fe­de­ra­lis­tas es­cri­tos por Ale­xan­der Ha­mil­ton, Ja­mes Ma­di­son y John Jay, así co­mo las obras de Jef­fer­son, Fran­klin y otros; y es­tu­dió a fon­do la es­truc­tu­ra del Es­ta­do, in­clu­yen­do el sis­te­ma po­lí­ti­co es­ta­dou­ni­den­se. Las so­cie­da­des se­cre­tas crea­das por jó­ve­nes his­pa­noa­me­ri­ca­nos, en­tre ellos Ro­ca­fuer­te, pa­ra lo­grar la in­de­pen­den­cia de la Amé­ri­ca es­pa­ño­la, es­co­gie­ron Es­ta­dos Uni­dos co­mo cen­tro de ope­ra­cio­nes. Ya des­de esa épo­ca a ellos no les in­tere­sa­ba re­pli­car las mo­nar­quías eu­ro­peas en las nue­vas re­pú­bli­cas, ni si­quie­ra la mo­nar­quía re­pu­bli­ca­na; se in­tere­sa­ron en imi­tar lo que EE. UU. ha­bía he­cho.

En las nu­me­ro­sas pu­bli­ca­cio­nes y car­tas de Ro­ca­fuer­te se no­ta su ad­mi­ra­ción ha­cia la de­mo­cra­cia y la es­truc­tu­ra de Es­ta­do crea­das por los pa­dres de la pa­tria es­ta­dou­ni­den­se. Pa­ra él, la ta­rea de Amé­ri­ca es­pa­ño­la era re­pli­car lo he­cho en el país del nor­te. Co­mo men­cio­né en MP 51, tra­du­jo y pu­bli­có el li­bro Sen­ti­do Co­mún, de Tho­mas Pai­ne. Fue es­cri­to du­ran­te la épo­ca re­vo­lu­cio­na­ria pa­ra pro­po­ner la es­truc­tu­ra de Es­ta­do de la nue­va na­ción; en un idio­ma que to­dos po­dían en­ten­der, Pai­ne de­jó es­cri­to so­bre có­mo de­bía apro­ve­char­se las ha­bi­li­da­des del pue­blo es­ta­dou­ni­den­se, es­pe­cial­men­te en el área eco­nó­mi­ca-em­pre­sa­rial. Pai­ne fue pio­ne­ro en ex­pre­sar lo pos­te­rior­men­te lla­ma­do Des­tino Ma­ni­fies­to. La obra de Ro­ca­fuer­te: Ideas ne­ce­sa­rias a to­do pue­blo in­de­pen­dien­te que quie­re ser li­bre, es­cri­ta en Fi­la­del­fia en 1821, re­co­men­da­ba a las nue­vas re­pú­bli­cas adop­tar el ré­gi­men re­pu­bli­cano es­ta­dou­ni­den­se. En el pró­lo­go es­cri­bió: “Per­sua­di­do se­gún mis cor­tos al­can­ces de que el ma­yor mal que pue­da so­bre­ve­nir a una na­ción, es el caer en un error de le­gis­la­ción, y equi­vo­car las ba­ses de su Cons­ti­tu­ción, por­que son ma­les que des­pués se con­vier­ten en in­cu­ra­bles”. Ro­ca­fuer­te con­ti­núa in­di­can­do que ha- bía leído de­te­ni­da­men­te a Rous­seau, Mably y Fi­lan­giery, en­tre otros pen­sa­do­res europeos, y es­tan­do en EE. UU., tie­rra clá­si­ca de li­ber­ta­des, se ha­bía con­ven­ci­do de que la Cons­ti­tu­ción es­ta­dou­ni­den­se era muy su­pe­rior a cual­quier ley su­pre­ma de un Es­ta­do de de­re­cho eu­ro­peo: “…Va­ga sin di­rec­ción la chis­pa del pa­trio­tis­mo, y es pre­ci­so di­ri­gir­la al gran­de ob­je­to de con­ser­var so­bre las aras de la In­de­pen­den­cia, la vi­ví­fi­ca y bri­llan­te lla­ma de la Li­ber­tad”. Él, preo­cu­pa­do por la for­ma equí­vo­ca en que es­ta­ban ac­tuan­do go­ber­nan­tes de las re­cien­tes re­pú­bli­cas in­di­ca­ba “…exi­gen que a la ma­yor bre­ve­dad se pon­gan de acuer­do nues­tras ideas, nos per­sua­da­mos de las des­ven­ta­jas y per­jui­cios de las mo­nar­quías, y de la gran­dí­si­ma uti­li­dad del sis­te­ma po­pu­lar, elec­ti­vo y re­pre­sen­ta­ti­vo co­mo exis­te en la ciu­dad de Was­hing­ton…”.

Ro­ca­fuer­te vi­vió en Fi­la­del­fia, Nue­va York y Bal­ti­mo­re. La pre­fe­ri­da fue la se­gun­da, la com­pa­ra­ba con Lon­dres, pe­ro por en­con­trar­se en Fi­la­del­fía la ma­yor can­ti­dad de jó­ve­nes que bus­ca­ban lo me­jor pa­ra las re­cien­tes re­pú­bli­cas, la definió co­mo ba­luar­te de li­ber­tad, cen­tro de luz, asi­lo de opri­mi­dos e ins­pi­ra­ción de in­de­pen­den­cia. En una car­ta a fray Servando Te­re­sa de Mier, sa­cer­do­te pen­sa­dor y cer­cano ami­go, Ro­ca­fuer­te le escribía que vi­si­ta­ría Saratoga Springs, pe­que­ña ciu­dad en el es­ta­do de Nue­va York.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Ecuador

© PressReader. All rights reserved.