EL NA­CI­MIEN­TO DEL CIN EN GUA­YA­QUIL

Memorias Porteñas - - Mp - Por ARQ. MEL­VIN HO­YOS

n te­ma co­mo es­te, que­ri­do lec­tor, te po­dría con­fun­dir

no ha­cién­do­te pen­sar que

que ha de­be ser mu­cho el tiem­po

vie­ra pa­sa­do des­de que Gua­ya­quil

pe­ro es­sur­gir sus pri­me­ros ci­nes,

equi­vo­ca­do. ta­rías com­ple­ta­men­te

no re­paA­sí es, pues con se­gu­ri­dad

si­do es­ta ra­rías en que, ha­bien­do

uno de los ciu­dad des­de siem­pre

de Amé­ri­puer­tos más im­por­tan­tes

muy tem­ca, de­bie­ron lle­gar a ella,

ar­ti­pra­na­men­te, los ma­ra­vi­llo­sos

Al­ba lu­gios in­ven­ta­dos por Tho­mas

ma­ra­vi­llo­so Edi­son y en es­pe­cial, el

Lu­ci­ne­ma­tó­gra­fo de los her­ma­nos

ki­ne­tos­co­pio miè­re, ins­pi­ra­do en el de Edi­son. Es, en con­se­cuen­cia, im­pres­cin

de la lle­di­ble co­no­cer las no­ti­cias

a nues­tra ga­da de es­tos apa­ra­tos

en qué ciu­dad, con el fin de co­no­cer

pa­ra po­lu­ga­res fue­ron uti­li­za­dos

pú­bli­co las ner a con­si­de­ra­ción del

el mun­do “nue­vas tec­no­lo­gías” que

iba vien­do de ini­cios del si­glo XX sur­gir. pa­ra Los es­ce­na­rios ade­cua­dos

se­rían, po­ner­los en fun­cio­na­mien­to

que pre­se­na no du­dar­lo, aque­llos

es­pa­cial de ta­ban la dis­tri­bu­ción

en par­ti­cu­lar nues­tros tea­tros, pe­ro

fun­da­do en del “Ol­me­do” que,

pa­ra alo1857, ha­bía si­do di­se­ña­do

es­te ti­po de jar de ma­ne­ra fun­cio­nal atrac­cio­nes.

eran Sin em­bar­go, sien­do co­mo

con­si­de­raes­tos in­ven­tos, ar­tícu­los

fue­ron usa­dos “de fe­ria”, tam­bién

su de­mos­das even­tual­men­te pa­ra

ta­ma­ño de­tra­ción “car­pas”, cu­yo

de vi­si­tan­tes pen­día de la can­ti­dad

pro­mo­tor. que es­pe­ra­ba te­ner el

por El ma­ra­vi­llo­so li­bro es­cri­to

“Ci­ne mu­do, Jor­ge Suá­rez, ti­tu­la­do

al­gu­nas ciu­dad par­lan­te”, con­tie­ne

úti­les pa­ra re­fe­ren­cias por de­más

ca­pí­tu­lo de acla­rar es­te in­tere­san­te nues­tra his­to­ria.

es La pri­me­ra, a jui­cio per­so­nal,

in­ven­to del la que ha­ce re­fe­ren­cia al

el cu“bió­gra­fo”, apa­ra­to me­dian­te

a per­soal se im­pri­mía mo­vi­mien­to

ha­cien­do uso nas, ani­ma­les o co­sas,

de imá­ge­de una se­cuen­cia gra­dual

rá­pi­da­men­te nes, que al ser vis­tas

de mo­vi­trans­mi­tían la sen­sa­ción

vino con mien­to. La re­fle­xión que

que un ares­te hallazgo hi­zo pen­sar

la ti­lu­gio co­mo es­te “cap­tu­ra­ba”

es­tre­chae­sen­cia mis­ma de la vi­da,

De men­te vin­cu­la­da al mo­vi­mien­to.

o apa­ra­ahí su nom­bre: “bió­gra­fo” to que “gra­fi­ca la vi­da”.

UCON LA IN­VEN­CIÓN DEL “CI­NE­MA­TÓ­GRA­FO” Y EL CRE­CIEN­TE ÉXI­TO DE SU UTI­LI­ZA­CIÓN DEN­TRO DE LAS SA­LAS DE LOS TEA­TROS, ES­TOS DES­TI­NA­RÍAN CA­DA VEZ MÁS TIEM­PO A LA PRO­YEC­CIÓN DE PE­LÍ­CU­LAS, AL PUN­TO QUE MU­CHOS DE ELLOS SE CON­VIR­TIE­RON EN CI­NES.

El pri­me­ro y más im­por­tan­te tea­tro que tu­vo la ciu­dad fue sin du­da el “Ol­me­do”, sien­do tam­bién el pri­me­ro en inau­gu­rar un ci­ne­ma­tó­gra­fo den­tro de su sa­la. Pu­bli­ci­dad de la pri­me­ra pe­lí­cu­la pro­yec­ta­da en el “Ol­me­do”. El Tea­tro “Edén” se­ría el se­gun­do en...

Newspapers in Spanish

Newspapers from Ecuador

© PressReader. All rights reserved.