CA­LLE ME­JÍA (

Memorias Porteñas - - Mp - Por MO­DES­TO CHÁ­VEZ FRAN­CO

Co­mo Gua­ya­quil tie­ne una ca­lle en me­mo­ria de don Jo­sé Me­jía, bueno es acla­rar que tal nom­bre co­rres­pon­de, pro­ba­ble­men­te, al ilus­tre tri­buno Jo­sé Me­jía Le­que­ri­ca, dipu­tado a las Cor­tes de Cá­diz por es­ta Au­dien­cia y al cual tam­bién Es­pa­ña ha he­cho ho­nor en una pla­ca de bron­ce.

Y hay que acla­rar­lo, por­que Gua­ya­quil tu­vo por 1790 un doc­tor don Jo­sé Me­jía del Valle, hom­bre pú­bli­co de bas­tan­te sig­ni­fi­ca­ción: te­nien­te de go­ber­na­dor, ase­sor y au­di­tor de Gue­rra del Go­bierno, con tí­tu­lo del vi­rrey; pe­ro cu­ya me­mo­ria no fue pa­ra re­mi­tir­la a la his­to­ria con tin­ta de oro.

Es­te doc­tor Jo­sé Me­jía ha­bía si­do tam­bién te­nien­te de go­ber­na­dor en Ya­gua­chi y co­mo tal vie­ne aho­ra al Ca­bil­do a pe­dir cer­ti­fi­ca­do de su con­duc­ta, valedero pa­ra el nue­vo car­go en Gua­ya­quil. Y allí le zum­ban los cu­bos le­van­ta­dos por el enér­gi­co re­gi­dor perpetuo don An­drés de He­rre­ra y Cam­pu­zano, a quien ha­bía arrui­na­do en su cuan­tio­sa for­tu­na, po­nien­do en jue­go to­da suer­te de ma­las ar­tes, en ven­gan­zas de ha­ber­le dispu­tado He­rre­ra su an­te­rior y muy le­gal de­re­cho a es­ta te­nen­cia de Ya­gua­chi.

He­rre­ra, en el ac­to de la vo­ta­ción pa­ra el cer­ti­fi­ca­do, sal­va su vo­to, lo ra­zo­na y do­cu­men­ta y po­ne por tes­ti­gos a sus pro­pios co­le­gas del Ca­bil­do, de to­do el atro­pe­lla­dor ejer­ci­cio que de su po­der ha­bía he­cho Me­jía en Ya­gua­chi con­tra él y otros ve­ci­nos ho­no­ra­bles.

Me­jía tra­tó de pa­sar­se sin el cer­ti­fi­ca­do y aun sin las fian­zas de ley; pe­ro He­rre­ra lo com­ba­te y las exi­ge. En­ton­ces Me­jía las da pe­ro con una lis­ta de re­cu­sa­cio­nes a ca­si to­do el per­so­nal del Ca­bil­do pa­ra que no in­ter­vi­nie­ran en la dis­cu­sión.

En­tre sus fia­do­res es­ta­ba don Sil­ves­tre Vi­lla­mar Go­ros­ti­za, hom­bre muy ri­co pe­ro de muy com­pli­ca­dos ne­go­cios, se­gún los con­si­de­ra­dos que He­rre­ra le hi­zo. Ha­ga­mos cuen­ta: de­bía al Go­bierno más de 90.000 pe­sos; a las tem­po­ra­li­da­des 10.000; a una obra pía le­ga­da por un se­ñor Qui­jano pa­ra los po­bres, 10.000. Su ha­cien­da Ten­guel es­ta­ba gra­ba­da en 19.000. Su fian­za por el al­cal­de don Ja­cin­to Be­ja­rano, era de 21.000. Con don Pedro Arte­ta te­nía una tra­ba­cuen­ta muy cuan­tio­sa por arrien­do de fin­cas, etc., etc.

Go­ros­ti­za, au­daz co­mo buen hom­bre de em­pre­sa y de in­fluen­cia, pues­to que era el re­ma­tis­ta de la obra de la Real Cár­cel, por la cual, desecha­dos sus fia­do­res, os­ten­tó an­te el Ca­bil­do sus cau­da­les y asu­mió el ha­cer de su pe­cu­lio la fá­bri­ca a co­brar­la des­pués si la da­ba a sa­tis­fac­ción, vol­vió a in­ten­tar la mis­ma fan­fa­rro­na­da, pe­ro He­rre­ra le sa­có nue­vas ta­chas y lo pu­so en de­rro­ta.

Me­jía pre­sen­tó por nue­vos fia­do­res a don Ber­nar­do Ro­ca, don Juan An­to­nio Ro­ca­fuer­te y don Mar­tín Ica­za, pe­ro con ta­les li­mi­ta­cio­nes y arre­qui­ves, que He­rre­ra, no obs­tan­te lo abo­na­do de ellos y su per­so­nal es­ti­ma­ción, los com­ba­tió tan­to, que el ya ma­gu­lla­do Me­jía tu­vo que im­plo­rar un res­pi­ro de 15 días, que He­rre­ra re­du­jo a 24 ho­ras, pa­ra que pre­sen­ta­ra nue­vas fian­zas, con obli­ga­cio­nes ex­pre­sas de que afian­za­rían tam­bién las re­sul­tas en re­si­den­cia y en lo cri­mi­nal del jui­cio que él le te­nía ins­tau­ra­do por sus abu­sos y da­ños, y que se afian­za­ran tam­bién las res­pon­sa­bi­li­da­des pa­sa­das y fu­tu­ras en su­ma sin lí­mi­te, por to­dos los ca­sos y co­sas a que pu­die­ra ser so­me­ti­do, in­clu­so de­li­tos per­so­na­les, un fun­cio­na­rio que ta­les antecedent­es traía pa­ra un car­go pú­bli­co en Gua­ya­quil.

¿Có­mo en­con­trar un fia­dor con ta­les re­qui­si­tos? Pues­to el hom­bre en la em­pa­li­za­da no ha­lló otro re­cur­so que lle­var al Ca­bil­do sus jo­yas de oro, pla­ta, dia­man­tes y per­las por va­lor de 16 mil pe­sos, más 6 mil en di­ne­ro y diez ter­cios o far­dos de ro­pa de Cas­ti­lla, mien­tras traía la fian­za del ca­pi­tán Ro­ca­fuer­te que es­ta­ba en San­ta Ele­na.

To­da­vía He­rre­ra le ha­lló pe­ros y ta­chas y con­si­guió la ne­ga­ti­va de ad­mi­sión. Al fin, por equi­dad, el Ca­bil­do le ad­mi­tió la jo­ye­ría a con­di­ción in­elu­di­ble de traer a Ro­ca­fuer­te den­tro de dos días, im­po­si­ble de San­ta Ele­na acá.

En­tre tan­to y ca­tan­do las jo­yas se ha­lló que al­gu­nas eran de­fi­cien­tes pa­ra su ava­lúo; que de la lis­ta fal­ta­ba un re­loj de oro y una guar­ni­ción de es­pa­da con pie­dras pre­cio­sas. Vol­vió a pre­sen­tar­se la fian­za de Be­ja­rano ba­jo la nue­va faz. He­rre­ra se opu­so di­cien­do que el so­lo he­cho de asu­mir una fian­za en con­di­cio­nes tan inad­mi­si­bles pro­ba­ba la in­ten­ción de no cum­plir lle­ga­do el ca­so y que, ade­más, exis­tía en el archivo la cau­sa se­gui­da a Be­ja­rano, ca­ba­lle­ro de la O. de San­tia­go y ex­ca­bil­dan­te, por ha­ber vio­la­do el sa­gra­do se­cre­to del Ca­bil­do en be­ne­fi­cio del mis­mo Me­jía, en una se­sión an­te­rior, ra­zón por la cual el go­ber­na­dor le im­pu­so la pe­na de arres­to en su ca­sa. En otra se­sión He­rre­ra de­ta­lla y con­cre­ta más car­gos gra­ves y es­can­da­lo­sos con­tra Me­jía y pide se pon­gan en co­no­ci­mien­to del go­ber­na­dor que va a te­ner­lo por te­nien­te. De­nun­cia tam­bién que el mis­mo ase­sor del Ca­bil­do, Dr. Jo­sé Joa­quín de Agui­lar, an­da aco­sa­do y per­se­gui­do ac­tual­men­te por Me­jía y em­pla­za al alu­di­do pa­ra que lo ex­pre­se.

EL NOM­BRE DE ES­TA CA­LLE DE­BE SER EN HO­NOR AL QUI­TE­ÑO QUE SE LU­CIÓ EN LAS COR­TES DE CÁ­DIZ, PE­RO HU­BO OTRO ME­JÍA CON UNA HIS­TO­RIA CO­MO PA­RA QUE LE BRIN­DE PLEI­TE­SÍA.

Jo­sé Me­jía Le­que­ri­ca, el ver­da­de­ro “Pa­drino” de la ca­lle.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Ecuador

© PressReader. All rights reserved.