In­no­va­ción mar­cia­na en la ha­cien­da “DE­SEO”

Memorias Porteñas - - Mp - Por GA­BRIEL PA­RE­DES

“En el cam­po, ami­go mío, hay que sa­ber ma­ña­near. Me le­van­to cuan­do oi­go mi vie­jo ga­llo can­tar; ra­pi­di­to me pre­pa­ran una tonga pa’ al­mor­zar, lle­vo agua pa’ to­mar, jun­to a un ba­rra­ga­ne­te, me pon­go al cin­to el ma­che­te y me voy a tra­ba­jar. Ese era el de­cir de don Be­ni­to Ri­ve­ra, mon­tu­vio ma­dru­ga­dor, de­di­ca­do a las fae­nas agrí­co­las en la ha­cien­da “De­seo”, ju­ris­dic­ción del can­tón San Fran­cis­co del Mi­la­gro, que fue­ra pri­me­ra­men­te pa­rro­quia ru­ral de Gua­ya­quil y lue­go de Ya­gua­chi, al­can­zan­do su can­to­ni­za­ción el 17 de sep­tiem­bre de 1913, en el go­bierno del Gral. Leó­ni­das Pla­za Gu­tié­rrez.

Aquel ama­ne­cer del lu­nes 28 de ju­lio de 1969, se pre­sen­ta­ba frío, anuba­rra­do, con po­ca cla­ri­dad en los cie­los. Sien­do ca­si las nue­ve de la ma­ña­na, Be­ni­to hi­zo un des­can­so en sus la­bo­res pa­ra aten­der el sa­lu­do que le brin­da­ba Ma­ría Mar­tí­nez, mu­jer muy ha­cen­do­sa, que a esa ho­ra se di­ri­gía ha­cia el río con un ata­do de ro­pa en la ca­be­za, pa­ra de­di­car­se a la­var.

-Es­toy aún ner­vio­sa y asus­ta­da- le di­jo ella, des­pués de in­ter­cam­biar los sa­lu­dos, pro­si­guió. -El mun­do se va a per­der, es­ta­mos vi­vien­do los úl­ti­mos días; aún re­cuer­do las pa­la­bras de do­ña Ni­ca­sia Al­va­ra­do, quien go­za de Dios Pa­dre en los cie­los. Cuan­do vi­vía, bi­blia en mano nos in­qui­ría: “es­cri­to es­tá, en Gé­ne­sis 11:1-9, el irres­pe­tuo­so rey or­de­nó le­van­tar una ciu­dad y una to­rre que lle­gue has­ta los cie­los; allí mis­mo vino el cas­ti­go divino, con­fun­dien­do sus len­guas y des­tru­yen­do la cons­truc­ción”.

-Y en es­tos tiem­pos ¿qué tie­ne que ver eso?- un po­co per­tur­ba­do, pre­gun­tó Be­ni­to.

-¡En qué mun­do vi­ve us­ted! Aca­so, ¿no ha es­cu­cha­do las ul­ti­mas no­ti­cias por la ra­dio? ¡To­da la gen­te lo sa­be! Los grin­gos ame­ri­ca­nos han en­via­do un cohe­te a la lu­na, lle­van­do tres per­so­nas, tra­tan­do de tras­pa­sar los lí­mi­tes del fir­ma­men­to, don­de ha­bi­ta el Crea­dor. Es­tos he­re­jes ate­rri­za­ron oron­da­men­te en el sue­lo lunar y has­ta co­lo­ca­ron su ban­de­ra; es­to pa­só re­cién, ha­ce ocho días, el 20 de ju­lio. Si has­ta me con­ta­ron que en la ciu­dad las per­so­nas pu­die­ron mi­rar­lo por la te­le­vi­sión.

No ter­mi­na­ba do­ña Ma­ría de re­la­tar aquel ex­tra­or­di­na­rio e his­tó­ri­co acon­te­ci­mien­to, cuan­do el cie­lo se ilu­mi­nó pron­ta­men­te, apa­re­cien­do un ob­je­to re­don­do, sus­pen­di­do en el ai­re, que emi­tía un zum­bi­do tin­ti­nean­te, des­pi­dien­do lu­ce­ci­tas in­ter­mi­ten­te­men­te, igual que co­cu­yos en la no­che. Los asus­ta­dos cam­pe­si­nos que­da­ron pa­ra­li­za­dos al pre­sen­ciar esa dia­bó­li­ca apa­ri­ción. Ató­ni­tos ob­ser­va­ron co­mo el apa­ra­to vo­la­dor ex­tra­te­rres­tre des­ple­ga­ba una tol­da a ma­ne­ra de pa­ra­caí­das, ha­cien­do que la na­ve se po­sa­ra sua­ve­men­te so­bre un des­cam­pa­do te­rreno en me­dio de la ma­le­za. Ma­ría, que­da­men­te, le su­gi­rió a don Be­ni­to sa­car su ma­che­te ra­bón y es­tar pre­pa­ra­do a lo que ve­nie­ra; de se­gu­ro en cual­quier mo­men­to sal­drían de la es­fe­ra unos hom­bre­ci­tos ver­des, lla­ma­dos “mar­cia­nos”, los que ven­drían a in­va­dir la tie­rra, his­to­ria que una vez es­cu­chó en una ra­dio­emi­so­ra. Es­pe­ra­ron aga­za­pa­dos en el mon­te un buen ra­to, pe­ro na­da pa­sa­ba; des­pués de otro tan­to, igual. Aga­rran­do fuer­za y va­lor, siem­pre en guar­dia, blan­dien­do su fi­lu­do “Co­llins”, avan­za­ba Be­ni­to, se­gui­do de su com­pa­ñe­ra de aven­tu­ra, has­ta lle­gar a dos va­ras del ar­te­fac­to es­fé­ri­co, que aún se­guía cen­te­llan­do, mos­trán­do­se inofen­si­vo pa­ra ellos; en­ton­ces lo aga­rra­ron. La no­ti­cia del hallazgo se co­rrió rá­pi­da­men­te y la ca­sa de los Mar­tí­nez se vio in­va­di­da por cien­tos de cu­rio­sos, quie­nes que­rían cons­ta­tar con sus pro­pios ojos, la na­ve mar­cia­na. Do­ña Ma­ría re­la­ta­ba una y otra vez aquel en­cuen­tro y en ca­da con­ta­da el su­ce­so se vol­vía más fan­ta­sio­so. Vi­cen­te Mar­tí­nez, hom­bre bas­tan­te acu­cio­so, ob­ser­vó que den­tro del glo­bo plás­ti­co se en­con­tra­ba una ca­ja ne­gra, de for­ma rec­tan­gu­lar, que te­nía pe­ga­da en uno de sus lo­mos una pla­ca me­tá­li­ca, con le­tras que na­die en­ten­día ni po­día leer. En­ton­ces Vi­cen­te su­gi­rió que el ar­te­fac­to des­co­no­ci­do fue­se lle­va­do a Gua­ya­quil. For­mán­do­se una co­mi­ti­va pa­ra tal efec­to, se pre­sen­ta­ron va­rios vo­lun­ta­rios, en­tre ellos Jo­sé Gue­rre­ro, Rafael Ron­qui­llo y el pro­pio Vi­cen­te Mar­tí­nez, quien pre­si­día la im­pro­vi­sa­da co­mi­sión.

Fi­nal­men­te, se de­ve­ló el enig­má­ti­co mis­te­rio que en­vol­vía al ex­tra­ño ob­je­to; lo que en reali­dad don Be­ni­to Ri­ve­ra y do­ña Ma­ría Mar­tí­nez ha­bían vis­to des­cen­der aque­lla ma­ña­na, era una ra­dio-son­da. Al ser revisado mi­nu­cio­sa­men­te el ar­ti­lu­gio y una vez tra­du­ci­da la le­yen­da en in­glés que traía el apa­ra­to, re­ve­ló lo si­guien­te: “Es­te ins­tru­men­to es pro­pie­dad del Go­bierno de los Es­ta­dos Uni­dos de Amé­ri­ca. Es co­no­ci­do co­mo ra­dio-son­da. Fue cons­trui­do pa­ra me­dir la tem­pe­ra­tu­ra, pre­sión y hu­me­dad de la su­per­fi­cie. Ope­ra co­mo ra­dio­trans­mi­sor y tie­ne un cam­po de ac­ción de has­ta die­ci­sie­te mi­llas. Si es en­con­tra­do en los Es­ta­dos Uni­dos de Amé­ri­ca, sír­van­se co­lo­car­lo en el sis­te­ma de co­rreo. Es­ta ra­dio-son­da, pue­de ser uti­li­za­da otra vez”.

Co­no­ci­da es­ta ofi­cio­sa no­ti­cia en la ciu­dad, la co­mi­sión pu­so es­te anun­cio: “A cual­quier au­to­ri­dad o fun­cio­na­rio del Con­su­la­do nor­te­ame­ri­cano, pue­de acer­car­se a las ca­lles Ga­lle­gos La­ra y Ve­ne­zue­la, pre­gun­tar por la fa­mi­lia Mar­tí­nez, don­de po­drán re­cla­mar su na­ve vo­la­do­ra”.

LO QUE SE PEN­SÓ ERA UNA NA­VE “MAR­CIA­NA” EN

UNA HA­CIEN­DA DE MI­LA­GRO RE­SUL­TÓ SER UNA RA­DIO-SON­DA LAN­ZA­DA AL ES­PA­CIO POR LOS GRIN­GOS.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Ecuador

© PressReader. All rights reserved.