COR­TOS HIS­TÓ­RI­COS 1822 - 1843

EL MU­NI­CI­PIO DE GUA­YA­QUIL DE­BE­RÍA DI­RI­GIR­SE A LA OEA PA­RA SO­LI­CI­TAR CO­PIA DE LA PE­LÍ­CU­LA EX­HI­BI­DA EN WAS­HING­TON DC EN 1920.

Memorias Porteñas - - Mp - Por GUI­LLER­MO ARO­SE­ME­NA ARO­SE­ME­NA

PE­TI­CIÓN DE GUA­YA­QUI­LE­ÑOS PA­RA LA ANE­XIÓN A CO­LOM­BIA. Los his­to­ria­do­res que han es­cri­to so­bre la ane­xión de Gua­ya­quil a Co­lom­bia, en su ma­yo­ría bo­li­va­ria­nos, afir­man que una pe­ti­ción de gua­ya­qui­le­ños en re­pre­sen­ta­ción de la ciu­dad so­li­ci­tan­do la ane­xión fue la ma­ni­fes­ta­ción más elo­cuen­te de que gran par­te de ellos es­ta­ba a fa­vor del de­seo de Si­món Bo­lí­var. Así ha que­da­do es­cri­to en la his­to­ria de Ecua­dor; pe­ro es­te, co­mo mu­chos de los sucesos his­tó­ri­cos re­vi­sa­dos, no se ajus­ta a la ver­dad. En las ac­tas del Ca­bil­do de Gua­ya­quil, en la men­cio­na­da pe­ti­ción, una can­ti­dad im­por­tan­te de sus­crip­to­res no vi­vían en la ciu­dad, ha­bía du­pli­ca­ción de fir­mas, mu­chos me­no­res de edad y el to­tal de fir­mas re­pre­sen­ta­ba me­nos del 10 % de los ha­bi­tan­tes. Fi­nal­men­te, los miem­bros del Ca­bil­do co­no­cían a muy po­cos de los fir­man­tes (ac­ta del 13 de ju­lio de 1822). Los edi­les a fa­vor de Bo­lí­var re­cla­ma­ron que se de­bía acep­tar su de­seo, pues el no ha­cer­lo se­ría un desai­re al Li­ber­ta­dor. Se acor­dó que el Ca­bil­do no te­nía com­pe­ten­cia y era el Co­le­gio Elec­to­ral el que te­nía que vo­tar: “…es­ta cor­po­ra­ción no pue­de te­ner nin­gu­na in­tro­mi­sión en tan gra­ve ne­go­cio…”.

LO­GÍS­TI­CA EN LAS EX­POR­TA­CIO­NES DE CA­CAO - 1848

En la cró­ni­ca “Cua­tro años en el Pa­cí­fi­co”, el in­glés Fred Wal­po­le, al na­rrar su via­je por la cos­ta oes­te de Amé­ri­ca del Sur en­tre 1847 y 1848, cuan­do se re­fie­re a nues­tra ciu­dad, es­cri­bió que el ca­cao se tras­la­da­ba de las ha­cien­das a Gua­ya­quil en em­bar­ca­cio­nes de cons­truc­ción muy pri­mi­ti­va: cua­tro hi­le­ras de tron­cos, ama­rra­dos con ra­tán; una es­truc­tu­ra he­cha de ca­ña gua­dua y cu­bier­ta con pal­mas de co­co, pa­ra al­ma­ce­nar las pe­pas de ca­cao. En uno de los la­dos de la bal­sa po­nían tie­rra pa­ra tras­la­dar ve­ge­ta­les y apro­ve­cha­ban la co­rrien­te ma­rí­ti­ma pa­ra na­ve­gar. Al lle­gar al puer­to, si el ca­cao es­ta­ba se­co y lim­pio se lo tras­la­da­ba di­rec­ta­men­te al bar­co que lo lle­va­ría a des­tino. Cuan­do se ter­mi­na­ba de re­ti­rar to­do el ca­cao, la bal­sa se des­ar­ma­ba y los tron­cos eran em­bar­ca­dos ha­cia Pe­rú y Chile o se ven­dían di­rec­ta­men­te en la ciu­dad. El co­men­ta­rio de Wal­po­le no ha­ce re­fe­ren­cia a lo que su­ce­día si las pe­pas lle­ga­ban su­cias y hú­me­das. Se­gu­ra­men­te se ven­dían a ex­por­ta­do­res ubi­ca­dos en el Ma­le­cón, que te­nían ten­da­les pa­ra se­car los gra­nos y equi­pos pa­ra lim­piar­los. No hay fo­tos de esa épo­ca; sí exis­ten des­de fi­nes del si­glo XIX. El es­cri­to de Wal­po­le con­fir­ma que des­de esa épo­ca los pro­duc­to­res ex­por­ta­ron di­rec­ta­men­te el ca­cao.

CLA­SES SO­CIA­LES EN GUA­YA­QUIL -1858

Joa­quín de Aven­da­ño fue uno de los po­cos cón­su­les ex­tran­je­ros en Gua­ya­quil que es­cri­bió ex­ten­sa­men­te so­bre lo que vi­vió y oyó du­ran­te su es­ta­día en Ecua­dor, en­tre 1857 y 1858. El cón­sul es­pañol pu­bli­có en la re­vis­ta El Mu­seo Uni­ver­sal: Re­cuer­dos de mis via­jes. Pri­mer via­je a Amé­ri­ca, y en la re­vis­ta ma­dri­le­ña La Amé­ri­ca, edi­ción del 6 de ma­yo de 1859: El Co­mer­cio y la na­ve­ga­ción del Ecua­dor. En es­ta úl­ti­ma es­cri­bió que Gua­ya­quil es­ta­ba di­vi­di­da en cua­tro cla­ses so­cia­les: co­mer­cian­tes, pro­pie­ta­rios, me­nes­tra­les y jor­na­le­ros. A las dos pri­me­ras per­te­ne­cían ma­yo­ri­ta­ria­men­te per­so­nas de ra­za blan­ca, a las otras dos, de ne­gra y mes­ti­za. Agre­ga: “To­das ellas dis­fru­tan de bie­nes­tar y vi­ven res­pec­ti­va­men­te has­ta con lu­jo. La es­ca­sez de bra­zos ele­va en de­ma­sía el pre­cio de la mano de obra, y fi­ja un cre­ci­do ti­po de jor­na­les. Por eso es muy co­mún ver los do­min­gos y días fes­ti­vos a la mu­jer del me­nes­tral o del sim­ple jor­na­le­ro ri­va­li­zar en su tra­je y pre­seas, con la del acau­da­la­do co­mer­cian­te o la del ri­co pro­pie­ta­rio”. Aven­da­ño con­fir­ma que los sa­la­rios pa­ga­dos por los gua­ya­qui­le­ños fue­ron elevados en re­la­ción con los de las pro­vin­cias se­rra­nas. Es una reali­dad ne­ga­da por los odia­do­res del em­pre­sa­ria­do gua­ya­qui­le­ño. Ol­vi­dan que la po­bla­ción era es­ca­sa en la cos­ta has­ta la cri­sis obra­je­ra, cuan­do los ha­bi­tan­tes de Qui­to, Rio­bam­ba, Latacunga, Cuen­ca, Loja y de­más ciu­da­des ba­ja­ron a la pro­vin­cia de Gua­ya­quil pa­ra bus­car me­jor fu­tu­ro. Uno de ellos fue mi ta­ta­ra­bue­lo Il­de­fon­so Co­ro­nel Mén­dez (MP25). Si los ha­cen­da­dos cos­te­ños que­rían au­men­tar las siem­bras de­bían pa­gar bue­nos sa­la­rios, por la es­ca­sez de mano de obra. Aven­da­ño tam­bién con­fir­ma que el au­ge de Gua­ya­quil lle­gó a to­da la po­bla­ción, no se que­dó en ma­nos de po­cos, co­mo afir­man cier­tos his­to­ria­do­res.

PRE­SI­DEN­TE AN­TO­NIO FLO­RES JI­JÓN PROHI­BIÓ LA IN­MI­GRA­CIÓN DE ASIÁ­TI­COS - 1889

En la edi­ción del 16 de oc­tu­bre, 1889, dia­rio El Glo­bo pu­bli­có una ex­tra­ña acla­ra­ción re­la­cio­na­da con un de­cre­to eje­cu­ti­vo de An­to­nio Flo­res Ji­jón, cu­yos antecedent­es se co­men­tan a con­ti­nua­ción. Des­de la pre­si­den­cia de Jo­sé Ma­ría Ur­bi­na hu­bo in­ten­tos de traer asiá­ti­cos en can­ti­da­des im­por­tan­tes pa­ra ter­mi­nar con la es­ca­sez de mano de obra en la cos­ta; de he­cho, em­pre­sa­rios los tra­je­ron pa­ra sus ha­cien­das pe­ro los go­bier­nos, in­clu­yen­do el de Gar­cía Mo­reno, se opu­sie­ron a abrir la in­mi­gra­ción. La ra­zón era la po­si­bi­li­dad de que fue­ran ex­plo­ta­dos. Al­re­de­dor de 1870 los asiá­ti­cos co­men­za­ron a in­mi­grar sos­te­ni­da­men­te, en­tre otros lu­ga­res des­de Pe­rú, don­de los cons­truc­to­res de lí­neas fé­rreas ha­bían usa­do enor­me mano de obra asiá­ti­ca. Se es­ta­ble­cie­ron ma­yo­ri­ta­ria­men­te en Gua­ya­quil y pue­blos de las pro­vin­cias cos­te­ras. En 1889 Flo­res Ji­jón prohi­bió la in­mi­gra­ción des­de Asia. Pa­ra esa fe­cha ha­bía otras cau­sas pa­ra evi­tar la lle­ga­da; el de­cre­to se re­fe­ría a pro­te­ger la so­be­ra­nía e in­tere­ses na­cio­na­les, y a evi­tar la invasión de cien­tos de mi­les que des­pla­za­rían en nú­me­ro a blan­cos y mes­ti­zos. No se pue­de des­car­tar que hu­bo te­mor por ser la asiá­ti­ca una ra­za de per­so­nas or­ga­ni­za­das, tra­ba­ja­do­ras y com­pe­ti­ti­vas. Cier­tos co­mer­cian­tes se sen­tían in­có­mo­dos. Co­mo re­sul­ta­do del ci­ta­do de­cre­to, los asiá­ti­cos re­si­den­tes en el país po­dían con­ti­nuar vi­vien­do en Ecua­dor, pe­ro si se au­sen­ta­ban, no po­dían re­gre­sar. El de­cre­to in­cluía las is­las Ga­lá­pa­gos. Por la con­fu­sión cau­sa­da y to­man­do en cuen­ta que el go­ber­na­dor del Gua­yas so­li­ci­tó acla­ra­ción, Flo­res Ji­jón la pu­bli­có en El Glo­bo: la ley no se apli­ca­ba a los di­plo­má­ti­cos o em­plea­dos del Go­bierno de Chi­na, ni im­pe­día el des­em­bar­co de pa­sa­je­ros asiá­ti­cos en trán­si­to o de vi­si­ta por po­cos días, pu­dien­do pre­via so­li­ci­tud, que­dar­se has­ta un mes. Fi­nal­men­te, los asiá­ti­cos re­si­den­tes que se en­con­tra­ban fue­ra del país an­tes de la pro­mul­ga­ción del de­cre­to, po­dían re­gre­sar.

CÓ­MO VIA­JAR A QUI­TO - 1892

Con es­te tí­tu­lo, en Bú­fa­lo, el dia­rio Buf­fa­lo Eve­ning News, edi-

ción del 17 de fe­bre­ro de 1892, pu­bli­có una acla­ra­ción de Ho­ra­tio Beach, ex­cón­sul de EE. UU. en Gua­ya­quil, acer­ca de un ar­tícu­lo que ha­bía apa­re­ci­do días atrás en el mis­mo pe­rió­di­co so­bre la me­jor ma­ne­ra de via­jar a Qui­to. Beach co­men­zó afir­man­do que él ha­bía he­cho el via­je, lo que le per­mi­tía des­men­tir lo es­cri­to: el pe­ri­plo no po­día ha­cer­se por di­li­gen­cia des­de Pa­na­má ni de nin­gu­na otra ciu­dad cos­te­ra. Ha­bía muy po­cos vehícu­los con rue­das en Qui­to; eran fa­bri­ca­dos allí o los tras­la­da­ban des­ar­ma­dos en ca­ba­llos o mu­las. La me­jor vía pa­ra via­jar era por va­por de la Pa­ci­fic Steam Na­vi­ga­tion Com­pany, de Nue­va York a Co­lón, dis­tan­cia de 2.200 mi­llas; lue­go se cru­za­ba el Istmo de Pa­na­má, a la ciu­dad de Pa­na­má por fe­rro­ca­rril (MP 44). De Pa­na­má se via­ja­ba en un va­por in­glés a Gua­ya­quil, prin­ci­pal puer­to de Ecua­dor, dis­tan­cia de 800 mi­llas, que in­cluía 40 mi­llas des­de que se in- gre­sa­ba al gol­fo has­ta la ciu­dad. La dis­tan­cia de Gua­ya­quil a Qui­to era 320 mi­llas y en cual­quie­ra de las dos ru­tas, tie­rra o agua, se lle­ga­ba a Ambato. Por la ru­ta na­vie­ra se re­co­rría el río en va­por has­ta Bo­de­gas, dis­tan­cia de 60 mi­llas. Es­te nom­bre iden­ti­fi­ca­ba a Ba­baho­yo; se ori­gi­nó en la Co­lo­nia por es­tar allí las bo­de­gas reales res­pon­sa­bles de al­ma­ce­nar la car­ga de ex­por­ta­ción e im­por­ta­ción de la sie­rra. Des­de Ba­baho­yo se via­ja­ba en ca­ba­llo o mu­la du­ran­te cua­tro días has­ta Ambato. La mer­ca­de­ría se la tras­la­da­ba de igual ma­ne­ra. De re­gre­so ha­bía que se­guir la mis­ma ru­ta. De Ambato a Qui­to ha­bía una di­li­gen­cia que ha­cía via­jes se­ma­na­les en un ca­mino sa­tis­fac­to­rio. El via­je to­ma­ba dos días; si se lo ha­cía en ca­ba­llo o mu­la, eran tres. El tra­yec­to to­tal se lo ha­cía en sie­te u ocho días. En los me­ses de llu­via, de­bi­do al al­to ries­go, dis­mi­nuían con­si­de­ra­ble­men­te los via­jes a Qui­to. Lla­ma la aten­ción que se pu­bli­ca­ran no­ti­cias de es­ta na­tu­ra­le­za en una ciu­dad ubi­ca­da en el no­roes­te del es­ta­do de Nue­va York, muy cer­cano a las ca­ta­ra­tas de Niá­ga­ra. No exis­tía nin­gu­na re­la­ción co­mer­cial con Bú­fa­lo.

CEN­TE­NA­RIO DE LA IN­DE­PEN­DEN­CIA DE GUA­YA­QUIL - 1920

En la edi­ción del 10 de oc­tu­bre de 1820, el New York Ti­mes pu­bli­có la no­ti­cia de que en la Unión Pa­na­me­ri­ca­na, en Was­hing­ton D.C., an­te­ce­so­ra de la Or­ga­ni­za­ción de Es­ta­dos Ame­ri­ca­nos, con la pre­sen­cia de to­dos los di­plo­má­ti­cos, se ha­bía ce­le­bra­do el cen­te­na­rio de la in­de­pen­den­cia de Gua­ya­quil. La ban­da de la Ma­ri­na es­ta­dou­ni­den­se to­có can­cio­nes de nues­tra ciu­dad y se dic­ta­ron con­fe­ren­cias apo­ya­das con pe­lí­cu­las so­bre Gua­ya­quil. En­tre quie­nes ha­bla­ron se en­con­tra­ba Rafael H. Eli­zal­de, en re­pre­sen­ta­ción de Ecua­dor. Di­ri­gién­do­se a miem­bros de los po­de­res del Es­ta­do de EE. UU., co­men­tó: “…us­te­des, los hi­jos de Es­ta­dos Uni­dos fue­ron la ins­pi­ra­ción de nues­tros pa­dres, y lo con­ti­núan sien­do a la ge­ne­ra­ción ac­tual. Sus ins­ti­tu­cio­nes re­pu­bli­ca­nas han si­do y con­ti­núan sien­do ejem­plos que no­so­tros tra­ta­mos de emu­lar”. Eli­zal­de apro­ve­chó pa­ra agra­de­cer a nom­bre del Go­bierno ecua­to­riano la gran la­bor desa­rro­lla­da por el ge­ne­ral doc­tor Gor­gas, al con­tri­buir a la ex­tin­ción de la fie­bre ama­ri­lla. Eli­zal­de na­ció en Gua­ya­quil, fue abo­ga­do, es­cri­tor, mi­nis­tro de re­la­cio­nes ex­te­rio­res y di­plo­má­ti­co du­ran­te dé­ca­das. Es uno de los per­so­na­jes ig­no­ra­dos en nues­tra his­to­ria.

VI­SI­TA A GUA­YA­QUIL DE HENRY WA­LLA­CE, VI­CE­PRE­SI­DEN­TE DE EEUU - 1943

En la edi­ción del New York Ti­mes del 20 de abril, 1943, se pu­bli­có la no­ti­cia de que Wa­lla­ce se en­con­tra­ba en una gi­ra por Amé­ri­ca La­ti­na du­ran­te la II Gue­rra Mun­dial y en su es­ca­la en nues­tra ciu­dad ha­bía dic­ta­do una con­fe­ren­cia en la Uni­ver­si­dad de Gua­ya­quil, ex­pre­san­do que la vic­to­ria de los alia­dos trae­ría paz, sa­lud y tra­ba­jo pa­ra to­dos. Agre­gó que el mun­do de la pos­gue­rra no su­fri­ría opre­sión, ham­bre, fal­ta de te­cho, ni des­em­pleo. Y que co­mo la ju­ven­tud fue lla­ma­da pa­ra de­fen­der los va­lo­res de­mo­crá­ti­cos, en­ro­lán­do­se en los ejér­ci­tos, ella de­be­ría re­ci­bir las ma­yo­res com­pen­sa­cio­nes. Du­ran­te los cua­tro días que es­tu­vo en la ciu­dad re­ci­bió du­ras crí­ti­cas de la prensa y en reunio­nes, de­bi­do al sis­te­ma de cuo­tas ins­tau­ra­do por el Go­bierno es­ta­dou­ni­den­se, que li­mi­ta­ba las im­por­ta­cio­nes ecua­to­ria­nas, oca­sio­nan­do es­ca­sez de in­su­mos bá­si­cos en el país.

Re­vis­ta La Amé­ri­ca. 9 de ma­yo de 1859.

1 1. Ac­ta del Ca­bil­do de Gua­ya­quil, 13 de ju­lio de 1822. 2 2. Cró­ni­ca de Fred Wal­po­le,1850. 3 3. New York Ti­mes, 20 de abril de 1943. 4 4. New York Ti­mes, 9 oc­tu­bre de 1920.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Ecuador

© PressReader. All rights reserved.