Pri­mer ae­ro­puer­to de la ciu­dad

Memorias Porteñas - - Portada - Por JO­SÉ AN­TO­NIO GÓ­MEZ ITU­RRAL­DE

To­das las ope­ra­cio­nes aé­reas que he­mos vis­to se cum­plie­ron im­pro­vi­san­do un cam­po de ate­rri­za­je en los te­rre­nos cir­cun­da­dos o en­ce­rra­dos por la pis­ta que uti­li­za­ba el Gua­ya­quil Joc­key Club pa­ra rea­li­zar las ca­rre­ras do­mi­ni­ca­les. Pe­ro la ac­ti­vi­dad avan­za­ba rá­pi­da­men­te y fue ne­ce­sa­rio bus­car un lu­gar más acor­de con es­te de­sa­rro­llo. Ca­da vez, la ciu­dad te­nía más pre­sen­cia con el arri­bo de pi­lo­tos in­ter­na­cio­na­les, por lo que se pro­ce­dió a cons­truir el pri­mer cam­po de avia­ción con han­ga­res, etc. Fue de­no­mi­na­do El Cón­dor y si­tua­do en Du­rán, ubi­ca­ción a la cual so­la­men­te se po­día ac­ce­der cru­zan­do el río en lan­chas.

Es­tos pri­me­ros pa­sos de la avia­ción ecua­to­ria­na fue­ron da­dos en Gua­ya­quil, y el dia­rio El Te­lé­gra­fo, De­cano de la Prensa Na­cio­nal, fue en­ton­ces uno de los au­to­res de es­te pa­so mo­der­ni­za­dor. Mu­chas ve­ces por la me­mo­ria “frá­gil e in­fiel” se ol­vi­da el pa­pel pre­pon­de­ran­te que en el de­sa­rro­llo en ge­ne­ral y en par­ti­cu­lar de la avia­ción na­cio­nal, tu­vi­mos los gua­ya­qui­le­ños y nues­tra ciu­dad. Por es­ta ra­zón, to­dos mis ar­tícu­los so­la­men­te tra­tan so­bre la his­to­ria de las con­quis­tas rea­li­za­das por Gua­ya­quil, con la in­ten­ción de res­ca­tar y re­sal­tar los he­chos con la ver­dad.

En 1927 nues­tra ciu­dad re­ci­bió la vi­si­ta de una flo­ti­lla de cua­tro hi­droa­vio­nes que se di­ri­gían al sur, y en enero de 1928 arri­ba­ron los pi­lo­tos fran­ce­ses Cos­tes y Le Brix. No obs­tan­te el de­sa­rro­llo al­can­za­do, ha­bía el gran in­con­ve­nien­te de que pa­ra tras­la­dar­se a Du­rán se re­que­ría cru­zar el río a co­mo die­ra lu­gar. Por es­te mo­ti­vo, las au­to­ri­da­des em­pe­za­ron a pen­sar en la ne­ce­si­dad de pro­veer a Gua­ya­quil de un ae­ro­puer­to.

FON­DOS PA­RA LA OBRA

En sep­tiem­bre 26 de 1929 se pu­bli­ca­ron las ba­ses pa­ra la cons­truc­ción del cam­po de avia­ción in­ter­na­cio­nal La Ata­ra­za­na, y el Go­bierno asig­nó la can­ti­dad de 150.000 su­cres pa­ra la cons­truc­ción de un cam­po de avia­ción en Gua­ya­quil. Al po­co tiem­po se ini­cia­ron las con­ver­sa­cio­nes con la Jun­ta de Be­ne­fi­cen­cia pa­ra la ad­qui­si­ción de un te­rreno de 15 hec­tá­reas en la ha­cien­da Ata­ra­za­na, de su pro­pie­dad, y se fun­dó la pri­me­ra es­cue­la de avia­ción “El Cón­dor”, cu­yo pri­mer di­rec­tor fue el ca­pi­tán Gui­ller­mo Frei­re Cruz.

El 8 de no­viem­bre de 1930 se otor­gó la es­cri­tu­ra de com­pra­ven­ta de los te­rre­nos re­que­ri­dos pa­ra la cons­truc­ción del ae­ro­puer­to. Des­de esa fe­cha has­ta 1974, me­dian­te ven­tas, per­mu­tas y ex­pro­pia­cio­nes, la Jun­ta de Be­ne­fi­cen­cia de Gua­ya­quil trans­fi­rió par­te de su pa­tri­mo­nio al Es­ta­do.

Sin em­bar­go, se­gún ac­ta transac­cio­nal ce­le­bra­da ese mis­mo año, la Jun­ta de­bió re­ci­bir de la Mu­ni­ci­pa­li­dad de Gua­ya­quil un sal­do de die­cio­cho mi­llo­nes de su­cres. Pe­ro fue ne­ce­sa­rio el trans­cur­so de 18 años, en los que ni el Mu­ni­ci­pio pa­gó ni el Go­bierno res­pon­dió por su aval. Fi­nal­men­te, a fi­na­les de agos­to de 1992, gra­cias al pre­si­den­te Arq. Six­to Du­rán Ba­llén, el Go­bierno Na­cio­nal can­ce­ló la su­ma de cien mi­llo­nes de su­cres por el ca­pi­tal adeu­da­do y sus in­tere­ses.

Al fi­na­li­zar sep­tiem­bre de 1929, en el bu­que No­sa Queen, ad­qui­ri­dos por el go­bierno, arri­ba­ron al puer­to dos avio­nes Tra­ve­lers de dos pla­zas, des­ti­na­dos a la

PA­RA LA CONS­TRUC­CIÓN DEL AE­RO­PUER­TO SE COM­PRÓ UN TE­RRENO DE 15 HEC­TÁ­REAS A LA JUN­TA DE BE­NE­FI­CEN­CIA, EN LA ATA­RA­ZA­NA, EL MIS­MO QUE FUE PA­GA­DO A LO LAR­GO DE VA­RIAS DÉ­CA­DAS.

Avia­ción Na­cio­nal, los cua­les fue­ron ar­ma­dos por el me­cá­ni­co ita­liano Bruno Cec­co­vi­lle e hi­cie­ron su pri­mer vue­lo el 13 de di­ciem­bre de ese año. En la dé­ca­da de 1930, cuan­do Ale­ma­nia ini­ció su re­cu­pe­ra­ción des­pués de la Pri­me­ra Gue­rra Mun­dial, em­pe­za­ron a ope­rar en es­ta ciu­dad los avio­nes Jun­ker de la com­pa­ñía Sedta, es­ta­ble­cien­do así vue­los re­gu­la­res a Qui­to.

LOS PRI­ME­ROS HI­DROA­VIO­NES

Por otra par­te, la in­dus­tria de la avia­ción de los Es­ta­dos Uni­dos, a fin de lle­gar a los te­rri­to­rios que ca­re­cían de pis­tas de ate­rri­za­je, se ha­bía preo­cu­pa­do por desa­rro­llar avio­nes an­fi­bios. Con es­te ti­po de avio­nes la com­pa­ñía na­vie­ra Gra­ce Li­ne, que mo­vi­li­za­ba el ma­yor por­cen­ta­je de nues­tra car­ga de im­por­ta­ción y ex­por­ta­ción, for­mó la Pa­na­me­ri­can Gra­ce Air­ways Com­pany, Inc. (Pa­gai) y es­ta­ble­ció en Gua­ya­quil un ser­vi­cio in­ter­na­cio­nal re­gu­lar con el Pe­rú y Pa­na­má. Pos­te­rior­men­te, es­te nom­bre fue cam­bia­do a Pa­na­gra, con el cual per­ma­ne­ció has­ta la dé­ca­da de los 60.

En fe­bre­ro de 1936, una vez ter­mi­na­das las ma­nio­bras na­va­les en Ga­lá­pa­gos, acor­da­das con el Go­bierno Na­cio­nal, vo­la­ron so­bre Gua­ya­quil co­mo una vi­si­ta de cor­te­sía más de 35 hi­droa­vio­nes de los Es­ta­dos Uni­dos. El 8 de ju­nio de 1936 Pa­na­gra ini­ció el pri­mer ser­vi­cio re­gu­lar de

trans­por­ta­ción in­ter­na­cio­nal de pa­sa­je­ros y co­rreo ha­cia el nor­te. Pa­ra ello uti­li­zó hi­droa­vio­nes ti­po “Baby Clip­per Si­korsky S 43”, en­tre Cris­tó­bal (Pa­na­má) y Gua­ya­quil, pos­te­rior­men­te via­ja­rían al Pe­rú. Los in­ge­nie­ros con­tra­tis­tas de la pa­vi­men­ta­ción y as­fal­ta­do de las ca­lles, uti­li­zan­do es­te re­co­rri­do via­ja­ban a Ta­la­ra, a ne­go­ciar la com­pra de as­fal­to pa­ra cum­plir sus con­tra­tos.

Es­tos apa­ra­tos acua­ti­za­ban en el río Gua­yas, fren­te a la ciu­dad, cer­ca de la ri­be­ra de la is­la San­tay y los pa­sa­je­ros eran trans­por­ta­dos a tie­rra en lan­chas fle­te­ras que se en­con­tra­ban en el mue­lle fis­cal. De es­to se des­pren­de que la pri­me­ra ter­mi­nal aé­rea de Gua­ya­quil fue la ofi­ci­na del Res­guar­do de Adua­na, si­tua­da en di­cho mue­lle (ac­tual atra­ca­de­ro de la fra­ga­ta Gua­yas), don­de hoy se ha­lla el Yacht Club Na­val de la Ar­ma­da Na­cio­nal.

UN AC­CI­DEN­TE AÉ­REO

Un ac­ci­den­te ocu­rri­do por esa épo­ca en Pla­yas, con uno de es­tos hi­dro­pla­nos, fue pre­sen­cia­do por el jo­ven gua­ya­qui­le­ño Emi­lio Gi­nat­ta Hi­dal­go, quien sin ci­tar el año del su­ce­so, por omi­sión in­vo­lun­ta­ria, me lo des­cri­bió así: “Apa­ren­te­men­te, un Clip­per de Pa­na­gra que ve­nía de Pa­na­má pre­sen­tó una fa­lla du­ran­te el vue­lo ha­cia Gua­ya­quil, y el pi­lo­to se vio obli­ga­do a ama­ri­zar muy cer­ca de la pla­ya en la que me en­con­tra­ba ba­ñán­do­me. Se po­só muy bien en el agua, se apro­xi­mó a tie­rra y tan pron­to las olas le die­ron opor­tu­ni­dad, las rue­das del apa­ra­to se des­li­za­ron so­bre la are­na. Lue­go de de- sem­bar­car los pa­sa­je­ros, el avión per­ma­ne­ció en la pla­ya al cui­da­do de sus tri­pu­lan­tes, mien­tras lle­ga­ba un me­cá­ni­co des­de es­ta ciu­dad. Des­pués de al­gu­nos días lo pu­sie­ron en mar­cha y el pi­lo­to se dis­pu­so a de­co­lar. Rá­pi­da­men­te co­rrió por la pla­ya, y has­ta ese mo­men­to es­tu­ve to­dos los días jun­to al Si­korsky S 43, di­jo Gi­nat­ta, pe­ro pa­re­ce que el pi­lo­to no con­tó con la in­cli­na­ción de la pla­ya ni con el agua que la ba­ña­ba lue­go de ca­da ola. De pron­to, me­tió la rue­da de­re­cha en el agua, el avión dio un vio­len­to gi­ro y una vuel­ta de cam­pa­na. Fe­liz­men­te to­dos sa­lie­ron ile­sos”.

PRI­ME­ROS VUE­LOS CO­MER­CIA­LES

El 19 de agos­to de 1936 los avio­nes de Pa­na­gra “San Mar­tín” y “San­ta Ma­ría”, por or­den del De­par­ta­men­to de Co­mer­cio del Go­bierno de los Es­ta­dos Uni­dos, rea­li­za­ron por pri­me­ra vez un vue­lo de es­tu­dios noc­turno du­ran­te dos ho­ras. El año 1936 tra­jo una inusi­ta­da y sor­pre­si­va ac­ti­vi­dad en los cie

los gua­ya­qui­le­ños: 15 de fe­bre- ro, trein­ta hi­droa­vio­nes de la Ma­ri­na de Gue­rra de los Es­ta­dos Uni­dos rea­li­za­ron un im­po­nen­te vue­lo de cor­te­sía so­bre nues­tra ciu­dad. Cum­pli­do el men­cio­na­do vue­lo, vol­vie­ron a su ba­se de ope­ra­cio­nes, don­de la flo­ta del Pa­cí­fi­co de ese país rea­li­za­ba ma­nio­bras en aguas ecua­to­ria­nas con la anuen­cia del Go­bierno Na­cio­nal.

El 2 de mar­zo de ese año una es­cua­dri­lla de seis avio­nes Cur­tiss-Trai­ner de­co­ló de Gua­ya­quil con di­rec­ción a Qui­to. El 13 de ma­yo un avión de la Ar­ma­da Na­cio­nal, pi­lo­tea­do por el ca­pi­tán Ló­pez Val­di­vie­so, in­ter­vino por pri­me­ra vez en la co­ber­tu­ra de una emer­gen­cia, al res­ca­tar des­de Sa­li­nas al ca­de­te Co­lón Za­pa­tier Enríquez, de la Es­cue­la Na­val.

Pa­ra el 5 de ju­nio de 1936 se ha­bía pla­ni­fi­ca­do ce­le­brar en el tea­tro Edén de es­ta ciu­dad, un ac­to con­me­mo­ra­ti­vo por el Día del Li­be­ra­lis­mo. Du­ran­te la ma­ña­na, una es­cua­dri­lla aé­rea arro­jó vo­lan­tes con­vo­can­do a la ciu­da­da­nía a su­mar­se a tal even­to. El 19, el ca­pi­tán Ni­co­lás Ló­pez Val­di­vie­zo hi­zo unas prue­bas de bom­bar­deo aé­reo, con bom­bas di­se­ña­das por el in­ge­nie­ro de la Ar­ma­da Na­cio­nal An­to­nio Ca­po­vi­lla.

VUE­LO DIRECTO A EE. UU.

El 28 la avia­do­ra am­ba­te­ña Her­me­lin­da de Brio­nes cum­plió con un vue­lo directo Nue­va York-Mon­treal, cu­brien­do la dis­tan­cia de 332 mi­llas. El fu­se­la­je y alas de su avión “ßird” os­ten­ta­ban los co­lo­res de nues­tro em­ble­ma na­cio­nal. El 30 del mis­mo año de 1936 fue crea­da la Sec­ción de Avia­ción ads­cri­ta a la Sub­se­cre­ta­ría de De­fen­sa y se nom­bró co­mo su je­fe al ma­yor Cos­me Re­ne­lla. El 17 de ju­lio de ese año Elia Liut fue nom­bra­do di­rec­tor de la Es­cue­la de Avia­ción Ci­vil, y co­mo tal, pi­lo­tean­do una avio­ne­ta Kleem reali­zó los pri­me­ros vue­los de prue­ba so­bre la ciu­dad de Gua­ya­quil,

Se­gún Ju­lio Estrada, en el se­gun­do to­mo de su Guía His­tó­ri­ca de Gua­ya­quil, el 21 de agos­to de 1937 la avia­do­ra Her­me­lin­da Brio­nes y su es­po­so, bau­ti­za­ron con el nom­bre de Ecua­dor al avión ad­qui­ri­do en los Es­ta­dos Uni­dos. Du­ran­te el ho­me­na­je que la aca­de­mia Mi­li­tar de West Point rin­dió al em­ba­ja­dor del Ecua­dor Co­lón Eloy Al­fa­ro, gra­dua­do en ella en 1904, al mo­men­to de la ce­re­mo­nia, nues­tra com­pa­trio­ta reali­zó vue­los acro­bá­ti­cos so­bre los te­rre­nos de la aca­de­mia.

No cabe du­da al­gu­na de que nues­tra ciu­dad siem­pre tu­vo un sello en­te­ra­men­te dis­tin­to al de las tran­qui­las y mo­na­ca­les ciu­da­des del al­ti­plano. En el día, co­mo un ani­ma­do mercado orien­tal y du­ran­te la no­che cá­li­da o fres­ca, que re­sul­ta­ba cor­ta pa­ra to­do lo que ha­bía que ha­cer, se ex­pre­sa­ba la vi­va­ci­dad y el rit­mo del hom­bre del tró­pi­co en su re­la­ción con las ma­ri­po­si­llas noc­tur­nas.

Cam­po de Du­rán 2

Cip­per vol­ca­do en Pla­yas. Iti­ne­ra­rios Pan Ame­ri­can Gra­ce. El pri­mer Ter­mi­nal Aé­reo. Her­me­lin­da Brio­nes.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Ecuador

© PressReader. All rights reserved.