SAN ALE­JO EL TEM­PLO MÁS VIE­JO

Memorias Porteñas - - Portada - Por MO­DES­TO CHÁ­VEZ FRAN­CO

Don Se­ve­rino Fran­co Es­pi­no­za, es­pañol acau­da­la­do y no­ble con­de­co­ra­do con la Cruz de Ca­la­tra­va, doc­tor en Me­di­ci­na, re­si­den­te en Gua­ya­quil, com­pró en 50 pe­sos en 1786 a Juan Al­va­ra­do y Juan Mu­ñoz un so­lar de 25 va­ras de fren­te por 30 de fon­do, por es­cri­tu­ra que au­to­ri­zó el es­cri­bano Ale­jo Gui­ral­des y Pe­rei­ra de Cas­tro.

Di­cen que él mis­mo di­ri­gió la fá­bri­ca de una ca­pi­lla de­di­ca­da a la ad­vo­ca­ción de Mer­ce­des, se­gún unos, o de San Ale­jo, se­gún otros; y no sa­be­mos si en ca­li­dad de sín­di­co de al­gu­na co­fra­día o ex­clu­si­va­men­te a su cos­ta, por­que lo cier­to es que por va­rios años li­ti­ga­ron te­naz­men­te con el Ca­bil­do los Fran­co por ese so­lar y pa­tro­ci­nio de la ca­pi­lla.

To­da­vía ese ba­rrio, lla­ma­do el As­ti­lle­ro, era bas­tan­te so­li­ta­rio. Por 1798 to­man so­la­res cer­ca­nos a la nue­va ca­pi­lla do­ña Gra­cia, do­ña Ca­ta­li­na, don Juan y don Je­ró­ni­mo Frías.

No se lo no­mi­na­ba to­da­vía ni San Ale­jo ni Mer­ce­des, sino sim­ple­men­te “la Ca­pi­lla del As­ti­lle­ro”.

En 1811, en vis­ta de la ur­gen­te ne­ce­si­dad que tie­ne el ba­rrio del As­ti­lle­ro de mi­sa de los do­min­gos y más días de fies­ta, así co­mo de la pron­ta ad­mi­nis­tra­ción de los sa­cra­men­tos, el al­gua­cil ma­yor di­ce que ya que hay en di­cho ba­rrio una pe­que­ña ca­pi­lla, se la ha­bi­li­te en lo ne­ce­sa­rio pi­dien­do al obis­po dio­ce­sano un ca­pe­llán.

En 1812 Ma­nuel y Gui­ller­mo Fran­co ins­tan la tras­la­ción de la O. Mer­ce­da­ria a la ca­pi­lla del As­ti­lle­ro. Pe­ro su es­cri­to es irres­pe­tuo­so y se de­cre­ta que re­gre­se en de­bi­da for­ma, pues hay in­sul­tos al re­gi­dor de­cano, Dr. Ma­nuel Ig­na­cio Mo­reno, al Il­mo. obis­po y al Ca­bil­do, “sin más fun­da­men­tos que su cri­mi­nal an­to­jo, acre­di­tan­do en ello sus genios in­sul­tan­tes y atre­vi­dos” y que se exi­ja la sa­tis­fac­ción co­rres­pon­dien­te, cons­tan­do, ade­más, que don Ale­jo Gui­ral­des es uno de los prin­ci­pa­les fun­da­do­res de esa ca­pi­lla, cos­tea­da en mu­cha par­te con la li­mos­na que por mu­cho tiem­po re­co­gió del ve­cin­da­rio, y no ex­clu­si­va pro­pie­dad o de la ma­yor par­te, co­mo de­cían los Fran­co”.

En 1816 el go­ber­na­dor pide se abra la Ca­pi­lla del As­ti­lle­ro que es­tá ce­rra­da y se so­li­ci­te al obis­po pro­vea mi­sas los días fe­ria­dos, a es­ti­pen­dio de los ve­ci­nos. El mis­mo año se dis­po­ne que D. Gui­ller­mo Fran­co, que se ti­tu­la sín­di­co, die­ra ra­zón de los pa­ra­men­tos que ten­ga la ca­pi­lla, pa­ra in­for­mar al obis­po.

En 1821 se ofi­cia al vi­ca­rio, de­nun­cián­do­le la ne­ce­si­dad de re­pa­rar el des­or­den con que se ha­lla ad­mi­nis­tra­da la igle­sia de San Ale­jo en el As­ti­lle­ro y se pide al cu­ra de la Ma­triz, por or­den del obis­po de Cuen­ca, pon­ga un cu­ra te­nien­te. Se nom­bra sín­di­co a D. An­to­nio Mi­rón y se prohí­be to­da otra in­ter­ven­ción en esa ca­pi­lla fue­ra del cu­ra de la Ma­triz y se se­pa­re en lo ab­so­lu­to de los se­ño­res Fran­co.

Per­dió su nom­bre de Mer­ced y con­ser­vó el de San Ale­jo a cau­sa de un al­tar de di­cho san­to que ha­bía allí de de­di­ca­ción par­ti­cu­lar.

La pri­me­ra cam­pa­na la ob­se­quió don Pa­blo Fran­co, her­mano de don Se­ve­rino y cu­yo nom­bre tie­ne gra­ba­do. Don Se­ve­rino fue el abue­lo del ge­ne­ral Gui­ller­mo Fran­co.

Los li­bros pa­rro­quia­les más an­ti­guos de San Ale­jo da­tan de los años 24 o 28. Su re­loj lo ob­se­quió don Ma­nuel Ga­le­cio. Su te­rreno se en­san­chó con ad­qui­si­cio­nes pos­te­rio­res y hoy ocu­pa un área con­si­de­ra­ble e inade­cua­da ya, en la in­ter­sec­ción de las ca­lles Par­que Montalvo, Pedro Car­bo y Lu­zá­rra­ga.

Es el tem­plo más nue­vo de los vie­jos tem­plos de Gua­ya­quil y por obra de los in­cen­dios que que­ma­ron los más an­ti­guos, es hoy el más vie­jo de los tem­plos nue­vos.

EN EL SI­GLO XVIII SE CONS­TRU­YÓ LA CA­PI­LLA EN EL SEC­TOR DEL AS­TI­LLE­RO QUE CON LOS AÑOS SE CON­VIR­TIÓ EN LA IGLE­SIA, CON EL NOM­BRE DEL SAN­TO, QUE ES LA MÁS VIE­JA DEL PUER­TO.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Ecuador

© PressReader. All rights reserved.