Y EL FU­SI­LA­MIEN­TO DE AMA­DOR VI­TE­RI EN GUA­YA­QUIL

Memorias Porteñas - - Mp - Por JUAN CAS­TRO Y VE­LÁZ­QUEZ

El ge­ne­ral ve­ne­zo­lano Juan Jo­sé Flo­res (1800-1864), pri­mer pre­si­den­te de la Re­pú­bli­ca del Ecua­dor, ocu­pó di­cho car­go en tres oca­sio­nes: de 1830 a 1834; de 1839 a 1843 y de 1843 a 1845. Se ca­só el 21 de oc­tu­bre de 1829 con do­ña Ji­jón y Vi­van­co (1811-1878), ma­tri­mo­nio de con­ve­nien­cia que fa­ci­li­tó su pre­emi­nen­cia so­cial y po­lí­ti­ca y, se­gún al­gu­nos, sin amor. Sin em­bar­go tu­vie­ron on­ce vás­ta­gos: cua­tro va­ro­nes y sie­te mu­je­res. El sép­ti­mo fue Reinaldo Flo­res y Ji­jón de Vi­van­co, na­ci­do en la Ca­sa de Go­bierno el 14 de sep­tiem­bre de 1840, du­ran­te el se­gun­do man­da­to de su pa­dre. Su her­mano An­to­nio Flo­res Ji­jón (1833-1915), fue el 13º pre­si­den­te del Ecua­dor, de 1888 a 1892. Reinaldo Flo­res se ca­só con Ana Caa­ma­ño y Gó­mez Cor­ne­jo (1842-1904), fue­ron sus cu­ña­dos don Jo­sé Ma­ría Plá­ci­do Caa­ma­ño (1837-1901), 12º pre­si­den­te del Ecua­dor de 1884 a 1888, y Fran­cis­ca Por­fi­ria Caa­ma­ño (n. 1836), es­po­sa de Leo­nar­do Stagg Flo­res, su pri­mo her­mano. Co­mo pue­de apre­ciar el lec­tor, los la­zos de pa­ren­tes­co eran una “ar­go­lla”.

Reinaldo Flo­res tu­vo una es­me­ra­da educación cas­tren­se: in­gre­só a la es­cue­la mi­li­tar y re­ci­bió tres años de lec­cio­nes. A prin­ci­pios de 1857 en­tró en la Ma­ri­na de la Re­pú­bli­ca del Pe­rú, lle­gan­do a al­fé­rez de Fra­ga­ta. En 1858 fue ad­mi­ti­do en la es­cua­dra Bri­tá­ni­ca del Pa­cí­fi­co, que co­man­da­ba el al­mi­ran­te sir Mi­chael Cul­me-Sey­mour (1836-1920), sir­vien­do un año a bor­do de los cru­ce­ros “Mo­narch” y “Re­tri­bu­tion”, se­pa­rán­do­se pa­ra ve­nir al Ecua­dor con mo­ti­vo de los sucesos que aquí se desa­rro­lla­ban y en los que to­mó par­te ac­ti­va con su pa­dre. El 24 de sep­tiem­bre de 1860 es­tu­vo en el ‘pa­so del es­te­ro Sa­la­do’ y ba­tió a las tro­pas gua­ya­qui­le­ñas del ge­ne­ral Gui­ller­mo Fran­co He­rre­ra.

Du­ran­te los úl­ti­mos me­ses de la Pre­si­den­cia de su cu­ña­do Caa­ma­ño, en 1888 desem­pe­ñó la Co­man­dan­cia de Ar­mas de Gua­ya­quil, car­go en el que fue ra­ti­fi­ca­do por su her­mano An­to­nio Flo­res Ji­jón al ser elec­to pre­si­den­te.

Ro­dol­fo Pé­rez Pi­men­tel es­cri­be que el “8 de abril de 1888 fue fu­si­la­do cer­ca del ce­rro San­ta Ana de Gua­ya­quil el va­lien­te gue­rri­lle­ro li­be­ral Ama­dor Vi­te­ri, jo­ven de no más de 25 años. El su­pli­cio se reali­zó con to­do el apa­ra­to de esos tiem­pos.” Re­mi­tién­do­se al his­to­ria­dor con­ser­va­dor Wil­fri­do Loor Mo­rei­ra (1900-1984), en su obra “Eloy Al­fa­ro, 1842-1895” (1947).

Es­ta his­to­ria con­cuer­da con la del es­cri­tor de iz­quier­da y miem­bro del “Gru­po de Gua­ya­quil”, don Al­fre­do Pa­re­ja Diez­can­se­co (19081993), quien men­cio­na en su no­ta­ble obra “La ho­gue­ra bárbara” (1944), en el ca­pí­tu­lo II, Lo que siem­bra la muer­te:

“Y Ama­dor Vi­te­ri, jo­ven de tan­tas es­pe­ran­zas, pa­sa­do por las ar­mas en pleno día, en Gua­ya­quil, de pa­so al pa­tí­bu­lo, al ver aso­ma­do al bal­cón de la Co­man­dan­cia de Ar­mas al ge­ne­ral Reinaldo Flo­res, le ha­bía gri­ta­do:

-¡En bre­ve irás don­de me en­vías, pe­ro has­ta que lle­gue esa ho­ra, tu vi­da se­rá la de un mi­se­ra­ble!

En una ca­lle­jue­la del ce­rro San­ta Ana, la pin­to­res­ca co­li­na don­de pu­sie­ron ban­de­ra y plan­tas los con­quis­ta­do­res es­pa­ño­les pa­ra edi­fi­car una ciu­dad, ba­jo los ár­bo­les car­ga­dos de

Newspapers in Spanish

Newspapers from Ecuador

© PressReader. All rights reserved.