Tra­yec­to­ria po­lí­ti­ca de Fe­bres Cor­de­ro

Memorias Porteñas - - Portada - Por JO­SÉ LUIS OR­TIZ

TRA­YEC­TO­RIA PO­LÍ­TI­CA DEL LÍ­DER SOCIALCRIS­TIANO GUA­YA­QUI­LE­ÑO DES­DE SUS ÉPO­CAS DE LE­GIS­LA­DOR HAS­TA LLE­GAR A LA PRE­SI­DEN­CIA Y LA AL­CAL­DÍA DE GUA­YA­QUIL.

(1ERA PAR­TE)

EL ENTORNO PO­LÍ­TI­CO ECUA­TO­RIANO AL INI­CIO DE LOS 80 (SI­GLO XX).

Ha­cia enero de 1981 los ana­lis­tas y co­men­ta­ris­tas po­lí­ti­cos ca­ta­lo­ga­ban al Go­bierno de Jai­me Rol­dós Agui­le­ra co­mo un ré­gi­men de dé­bil ca­pa­ci­dad de ma­nio­bra, de cor­ta vi­sión es­tra­té­gi­ca, fren­te a una opo­si­ción de­re­chis­ta que se reuni­fi­ca­ba y se ar­ti­cu­la­ba a la po­lí­ti­ca glo­bal con­ser­va­do­ra li­de­ra­da por el pre­si­den­te de los Es­ta­dos Uni­dos, Ro­nald Rea­gan. Es­ta vi­sión ca­ta­lo­ga­ba al pa­pel de las or­ga­ni­za­cio­nes po­pu­la­res co­mo un fac­tor ex­pre­si­vo de la decisión de lu­char por sus reivin­di­ca­cio­nes y con­quis­tas, acep­tan­do, co­mo mal me­nor fren­te a la ten­den­cia de de­re­chi­za­ción a ni­vel mun­dial, la pre­sen­cia de un pre­si­den­te de fac­tu­ra y con­vic­ción de­mo­crá­ti­cas. Fren­te a es­ta si­tua­ción que se ahon­da­ba en sus ma­ti­ces inciertos, las pre­vi­sio­nes po­lí­ti­cas in­tere­sa­das en sal­var al ré­gi­men apun­ta­ban a la ur­gen­te ne­ce­si­dad de adop­tar me­di­das y com­pro­mi­sos con fuer­zas y per­so­na­jes que pu­die­ran ga­ran­ti­zar la con­ti­nui­dad ins­ti­tu­cio­nal, ba­jo la con­duc­ción del pre­si­den­te Rol­dós. Se dis­tin­guían, co­mo pun­ta­les de sal­va­ta­je, los mi­nis­tros de Go­bierno y Re­la­cio­nes Ex­te­rio­res, Car­los Fe­raud Blum y Al­fon­so Ba­rre­ra Val­ver­de, res­pec­ti­va­men­te. El pri­me­ro, a car­go de esa car­te­ra lue­go del retiro de Ro­ber­to Dunn Ba­rrei­ro, en fe­bre­ro del 80, go­za­ba de gran cre­di­bi­li­dad y res­pe­to en los sec­to­res la­bo­ra­les, en el mo­vi­mien­to es­tu­dian­til, en las agru­pa­cio­nes de iz­quier­da y en una am­plia ca­pa de la cla­se me­dia pro­fe­sio­nal. Ba­rre­ra Val­ver­de, por su par­te, ve­nía de un im­por­tan­te ejer­ci­cio de ges­tión re­la­cio­na­da con el te­ma del Mo­vi­mien­to de los Paí­ses No Ali­nea­dos, que en ese mo­men­to ha­bía ga­na­do pro­ta­go­nis­mo en el es­ce­na­rio in­ter­na­cio­nal, pre­ten­dien­do le­van­tar la sin­gu­la­ri­dad y au­to­su­fi­cien­cia de las na­cio­nes que per­se­guían asu­mir una pos­tu­ra equi­dis­tan­te de las dos po­ten­cias mun­dia­les he­ge­mó­ni­cas, Es­ta­dos Uni­dos de Amé­ri­ca y la Unión de Re­pú­bli­cas So­cia­lis­tas So­vié­ti­cas, y ale­jar­se de su área de in­fluen­cia en una de­li­ca­da si­tua­ción que, con la de­no­mi­na­ción de Gue­rra Fría, man­te­nía ten­sio­nes y con­fron­ta­cio­nes en di­ver­sas re­gio­nes del uni­ver­so. Las “for­ta­le­zas” de es­tos dos per­so­na­jes, sin em­bar­go, se con­vir­tie­ron en “no­ci­vos” re­fe­ren­tes, se­gún la in­ter­pre­ta­ción de los li­de­raz­gos de la de­re­cha, que ha­bían em­pren­di­do la di­fu­sión de un dis­cur­so que acu­só al Eje­cu­ti­vo de iz­quier- dis­ta y co­mu­nis­ta, y to­mó la ac­ti­tud del can­ci­ller res­pec­to a la en­tre­ga a Co­lom­bia de los gue­rri­lle­ros del M-19 que ha­bían ocu­pa­do la Em­ba­ja­da del Ecua­dor en La Ha­ba­na, co­mo vio­la­to­ria de los con­ve­nios in­ter­na­cio­na­les sus­cri­tos y acep­ta­dos por el país.

UNA OPO­SI­CIÓN IN­CAN­SA­BLE Y PER­SIS­TEN­TE.

El Ecua­dor, co­mo ve­mos, vi­vía un mo­men­to de cri­sis ins­ti­tu­cio­nal y po­lí­ti­ca, en ca­mino de pro­fun­di­zar­se. El Le­gis­la­ti­vo (Cá­ma­ra Na­cio­nal de Re­pre­sen­tan­tes) era un es­pa­cio en el que la opo­si­ción ha­bía ga­na­do un in­dis­cu­ti­ble pro­ta­go­nis­mo y en el llano se vi­vía una si­tua­ción de acu­mu­la­ción de ten­sio­nes, prin­ci­pal­men­te en el fren­te so­cial. En es­te se com­bi­na­ban, sin em­bar­go, dos fac­to­res: una cre­cien­te di­vi­sión en la di­ri­gen­cia de los mo­vi­mien­tos so­cia­les y una con­vic­ción de que cual­quier bro­te de mo­vi­li­za­ción o pa­ra­li­za­ción de las ac­ti­vi­da­des de los tra­ba­ja­do­res se po­dría con­ver­tir en un in­vo­lun­ta­rio apo­yo a lo que se con­ce­bía co­mo “ma­nio­bras de des­es­ta­bi­li­za­ción de la ul­tra­de­re­cha”. En re­su­men, la po­si­bi­li­dad de que ocu­rra el pre­vis­to “An­cho Cau­ce De­mo­crá­ti­co”, co­mo lo de­fi­nie­ra el más cer­cano co­la­bo­ra­dor del pre­si­den­te Rol­dós, Ale­jan­dro Ro­mán Ar­men­dá­riz, al pro­yec­to po­lí­ti­co le­gi­ti­ma­dor de las fuer­zas mo­der­ni­zan­tes de la so­cie­dad ecua­to­ria­na, se veía ca­da vez más co­mo una re­tó­ri­ca dis­cur­si­va que co­mo una reali­dad tan­gi­ble.

Y así, en esa tem­pe­ra­tu­ra po­lí­ti­ca de lim­bo, en ese am­bien­te en que se su­ce­dían ad­ver­ten­cias de un pro­ba­ble gol­pe, alo­cu­cio­nes de apo­yo o des­men­ti­dos, se pro­du­jo la muer­te del pre­si­den­te Jai­me Rol­dós, el 24 de ma­yo de 1981. El es­ce­na­rio, en ese fa­tí­di­co y do- lo­ro­so ins­tan­te, es­ta­ba ob­via­men­te cal­dea­do. La opo­si­ción ve­nía res­pon­sa­bi­li­zan­do al je­fe de Es­ta­do y a sus más cer­ca­nos co­la­bo­ra­do­res por las ten­sio­nes acu­mu­la­das. Y en esa co­rrien­te de acu­sa­cio­nes y crí­ti­cas em­pe­zó a so­bre­sa­lir, co­mo vo­ce­ro des­ta­ca­do de la opo­si­ción le­gis­la­ti­va de de­re­cha, el di­ri­gen­te em­pre­sa­rial León Fe­bres-Cor­de­ro. Es­te, pa­ra abril de 1981, ya ha­bía alu­di­do a los “desa­cier­tos gu­ber­na­men­ta­les” y, co­mo lo sos­tu­vo la Re­vis­ta Nue­va en su nú­me­ro 76 de esa fe­cha, pa­ra él, las au­to­ri­da­des pú­bli­cas pa­sa­ron a con­ver­tir­se en “…ges­to­res del caos en la vi­da re­pu­bli­ca­na…”. Fe­bres-Cor­de­ro, con sa­ga­ci­dad y gran decisión, em­pe­zó a apro­ve­char los efec­tos de las me­di­das adop­ta­das en fe­bre­ro de ese año (“pa­que­ta­zo”), y a ca­na­li­zar, en nom­bre de los es­tra­tos em­pre­sa­ria­les pe­que­ños, me­dia­nos y gran­des, un des­con­ten­to que se su­ma­ba al sen­ti­do por las ba­ses la­bo­ra­les y los am­plios sec­to­res so­cia­les.

La si­tua­ción se le con­vir­tió al Go­bierno de Rol­dós en un pa­no­ra­ma com­pli­ca­do y en ex­tre­mo di­fí­cil. A tal pun­to que el úl­ti­mo tri­mes­tre de 1980 mar­có el mo­men­to de neu­tra­li­za­ción de la ini­cia­ti­va gu­ber­na­men­tal y de

con­so­li­da­ción del li­de­raz­go de la de­re­cha en el Par­la­men­to, co­mo el fac­tor más re­pre­sen­ta­ti­vo y de­ter­mi­nan­te de la opo­si­ción a ni­vel na­cio­nal.

MO­MEN­TOS CRU­CIA­LES

La es­tra­te­gia opo­si­to­ra ope­ró en for­ma efi­caz, fi­jan­do su aten­ción y apun­tan­do a uno de los pi­la­res más im­por­tan­tes de la le­gi­ti­mi­dad ins­ti­tu­cio­nal: el mi­nis­tro de Go­bierno Car­los Fe­raud Blum.

No hay du­da de que la su­ce­sión del man­do y la pre­sen­cia de Os­val­do Hur­ta­do en la Pre­si­den­cia de la Re­pú­bli­ca pro­du­je­ron sig­ni­fi­ca­ti­vas fric­cio­nes al in­te­rior, con las de­no­mi­na­das fuer­zas “rol­do­sis­tas”. Es­te he­cho abo­nó a la es­tra­te­gia opo­si­to­ra, que se apro­ve­chó y pu­do ga­nar po­si­cio­nes y le­gi­ti­mi­dad en el es­pec­tro po­lí­ti­co. La de­sig­na­ción de León Rol­dós Agui­le­ra co­mo vi­ce­pre­si­den­te de la Re­pú­bli­ca, más que un real efec­to de la con­ti­nui­dad del rol­do­sis­mo en el po­der, fue una sa­li­da que el nue­vo pre­si­den­te apo­yó pa­ra evi­tar fric­cio­nes que hu­bie­ran si­do con­tra­pro­du­cen­tes en una ges­tión que se tor­na­ba di­fí­cil.

LA OPO­SI­CIÓN AGU­DI­ZA SU ATA­QUE EN LOS PRI­ME­ROS CIEN DÍAS

A ini­cios de sep­tiem­bre de 1981, el pre­si­den­te Os­val­do Hur­ta­do cum­plía sus pri­me­ros cien días al fren­te del Go­bierno, en una si­tua­ción des­cri­ta por los me­dios de en­ton­ces co­mo “…de ex­tre­ma cau­te­la por par­te del ti­tu­lar del Eje­cu­ti­vo…”, lo que de­no­ta­ba “…uno de los co­mien­zos más cal­mos en la his­to­ria po­lí­ti­ca del Ecua­dor, usual­men­te tu­mul­tuo­sa…”. El Ecua­dor vi­vía un lap­so de fra­gi­li­dad en su sis­te­ma de­mo­crá­ti­co y Hur­ta­do ha­bía ac­tua­do con mu­cho cui­da­do pa­ra ca­pear con­flic­tos in­ter­nos en las ins­ti­tu­cio­nes del Es­ta­do, y mos­trar una ima­gen oficial lo su­fi­cien­te­men­te ca­paz pa­ra afron­tar cual­quier pe­li­gro oca­sio­na­do por las ac­cio­nes de una opo­si­ción que se mos­tra­ba in­can­sa­ble y pre­dis­pues­ta. Fue de tal ma­ne­ra equi­li­bra­da y cui­da­do­sa la ac­ti­tud del pre­si­den­te que, en esos pri­me­ros cien días, so­lo cam­bió a dos de los do­ce mi­nis­tros, sin pro­ce­der a una to­tal re­or­ga­ni­za­ción del tin­gla­do gu­ber­na­men­tal, co­mo lo pre­veían los ana­lis­tas. Por otra par­te, y a tra­vés del se­cre­ta­rio ge­ne­ral de la Ad­mi­nis­tra­ción, Al­fre­do Negrete, in­ten­tó ten­der puen­tes a fin de que las re­la­cio­nes con el Con­gre­so ga­ran­ti­za­ran la go­ber­na­bi­li­dad. Se com­pro­me­tió a apo­yar un equi­li­bra­do tra­ta­mien­to de va­rios pro­yec­tos de ley y plan­teó la ne­ce­si­dad de una ac­ción con­jun­ta Eje­cu­ti­vo-Le­gis­la­ti­vo pa­ra afron­tar el pro­ble­ma fis­cal.

SE DES­EN­CA­DE­NA EL EM­BA­TE

El 4 de sep­tiem­bre de ese año se anun­ció que el le­gis­la­dor socialcris­tiano León Fe­bres-Cor­de­ro ha­bía en­tre­ga­do un cues­tio­na­rio con do­ce pre­gun­tas que de­bía con­tes­tar el mi­nis­tro de Go­bierno Car­los Fe­raud Blum, re­la­cio­na­das con la com­pra de ju­gue­tes en Es­ta­dos Uni­dos, en la Na­vi­dad de 1980, y cu­yo re­par­to pro­du­jo des­con­ten­to, pro­tes­tas y has­ta un pa­ro de ofi­cia­les y tro­pa de la Po­li­cía Na­cio­nal en va­rios lu­ga­res del país. El men­cio­na­do le­gis­la­dor ha­bía re­ci­bi­do la informació­n de la Con­tra­lo­ría y la ha­bía es­tu­dia­do me­ticu­losa­men­te, en­con­tran­do se­rias in­frac­cio­nes en las que, se­gún su cri­te­rio “…te­nía res­pon­sa­bi­li­dad el in­di­ca­do fun­cio­na­rio…”. Apo­ya­do en el ar­tícu­lo 59 de la Cons­ti­tu­ción, Fe­bres-Cor­de­ro ini­ció, des­de ese mo­men­to, una cam­pa­ña sos­te­ni­da y fuer­te pa­ra lo­grar que su de­nun­cia to­ma­ra cuer­po y se con­vir­tie­ra en ins­tru­men­to pa­ra lo­grar la con­fluen­cia de opi­nio­nes y vo­lun­ta­des de to­dos los sec­to­res de opo­si­ción.

UN EFEC­TI­VO PRE­TEX­TO

El ob­je­ti­vo de Fe­bres-Cor­de­ro, a es­tas al­tu­ras con­ver­ti­do en la ca­be­za de la opo­si­ción, fue ga­nan­do te­rreno y en­con­tró, en­tre sus jus­ti­fi­ca­ti­vos más úti­les, un pro­nun­cia­mien­to del vi­ce­pre­si­den­te León Rol­dós, quien en la pri­me­ra se­ma­na de sep­tiem­bre ha­bía ma­ni­fes­ta­do que “…la Cá­ma­ra de Re­pre­sen­tan­tes era la cul­pa­ble de la cri­sis fis­cal…”. Ello le sir­vió a Fe­bre­sCor­de­ro pa­ra que en el Le­gis­la­ti­vo ga­na­ra te­rreno la con­vic­ción de que ese po­der po­día asu­mir­se re­pre­sen­ta­ti­vo de la vo­lun­tad po­pu­lar y tam­bién pa­ra que cual­quier obs­tácu­lo en él se de­can­te en be­ne­fi­cio de su in­dis­cu­ti­ble li­de­raz­go.

El ca­so de las “Mu­ñe­cas de Tra­po” se fue asen­tan­do co­mo el he­cho más di­fun­di­do por las co­lum­nas po­lí­ti­cas de los me­dios y el más sen­ti­do co­mo cru­cial por la opi­nión pú­bli­ca. Así, con fe­cha fi­ja­da pa­ra la interpelac­ión al mi­nis­tro de Go­bierno (a ini­ciar­se el jue­ves 10 de sep­tiem­bre), la es­tra­te­gia opo­si­to­ra se agu­di­zó. Va­rios dipu­tados de opo­si­ción, de dis­tin­tas tien­das par­ti­da­rias, pi­die­ron la con­cu­rren­cia a la Cá­ma­ra de al­gu­nos fun­cio­na­rios im­por­tan­tes -mi­nis­tros y de­más-, e in­clu­so se vio una ac­ti­va par­ti­ci­pa­ción de los le­gis­la­do­res de la ban­ca­da de la Iz­quier­da De­mo­crá­ti­ca, has­ta ha­cía po­co muy cer­ca­na al Go­bierno, pa­ra man­te­ner­se en los pro­ta­gó­ni­cos si­tia­les de la ac­ción po­lí­ti­ca. El dipu­tado so­cial­de­mó­cra­ta Ro­dri­go Bor­ja, por ejem­plo, arre­me­tió con fuer­za con­tra el mi­nis­tro de Fi­nan­zas, Cé­sar Robalino Gon­za­ga, a quien acu­só de ju­gar con pa­la­bras y no afron­tar con se­rie­dad los pro­ble­mas de­ri­va­dos de la cri­sis fis­cal.

JAI­ME ROL­DÓSAGUI­LE­RA

OSWALDO HUR­TA­DO

LEON FE­BRES COR­DE­RO

CAR­LOS FE­RAUD BLUM.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Ecuador

© PressReader. All rights reserved.