Orí­ge­nes de la hí­pi­ca en Gua­ya­quil

Memorias Porteñas - - Portada - Por ARQ. MEL­VIN HO­YOS

Por me­dio de an­ti­guos do­cu­men­tos y de es­cri­tos, no me­nos vie­jos, to­dos pu­bli­ca­dos en la prensa, po­de­mos ob­ser­var una gran can­ti­dad de re­fe­ren­cias me­dian­te las cua­les se no­ti­fi­ca­ba el cie­rre de ca­lles ca­da vez que la ciu­dad es­ta­ba de fies­ta, con el fin de usar­las pa­ra rea­li­zar even­tos de­por­ti­vos y en­tre ellos, in­de­fec­ti­ble­men­te, ca­rre­ras de ca­ba­llos.

Pe­ro no se­ría sino has­ta el año 1885 que na­ció el in­te­rés por crear un edi­fi­cio y una pis­ta en la que es­tas pu­die­ran rea­li­zar­se de ma­ne­ra fun­cio­nal, per­mi­tien­do que los ha­bi­tan­tes de la ciu­dad ob­ser­va­ran y par­ti­ci­pa­ran có­mo­da­men­te del “de­por­te de los re­yes”.

Así, el 29 de di­ciem­bre de 1885 na­cía, en con­se­cuen­cia, la em­pre­sa Joc­key Club, co­no­ci­da pa­ra ese en­ton­ces co­mo la “Em­pre­sa del Hi­pó­dro­mo”, la cual lue­go de fir­mar un con­tra­to de com­pra­ven­ta de tie­rras con el Ca­bil­do por­te­ño, re­ci­bi­ría de su par­te un te­rreno a diez cua­dras del es­te­ro de Sa­ra­gu­ro (ac­tual Ave­ni­da Ol­me­do, en lí­nea recta ha­cia el sur, des­de la ac­tual ca­lle Chim­bo­ra­zo), pa­ra que la em­pre­sa pu­die­se cons­truir allí sus ins­ta­la­cio­nes.

Pe­ro co­mo es­te sec­tor pa­ra ese en­ton­ces era con­si­de­ra­do real­men­te ale­ja­do del cen­tro de la ciu­dad y co­mo lle­gar a él se ha­cía bas­tan­te com­pli­ca­do, el se­ñor Agus­tín Ye­ro­vi, re­pre­sen­tan­te le­gal de la em­pre­sa, so­li­ci­tó al Ca­bil­do un per­mi­so pa­ra es­ta­ble­cer una lí­nea de tran­vías que fa­ci­li­ta­se el rá­pi­do ac­ce­so al lu­gar.

El Ca­bil­do acep­tó y la lí­nea fue ten­di­da, sa­lien­do es­ta de la pla­za de la Con­cep­ción, al nor­te de la ciu­dad (al pie de don­de hoy se le­van­ta el Mu­seo del Bom­be­ro, so­bre la bo­ca de en­tra­da de los tú­ne­les), has­ta lle­gar a las ins­ta­la­cio­nes del hi­pó­dro­mo (en el cru­ce de las ac­tua­les ca­lles Gó­mez Ren­dón y Fran­cis­co de Mar­cos, de nor­te a sur y Chim­bo­ra­zo y Ru­mi­cha­ca, de es­te a oes­te).

En oc­tu­bre de 1886 los due­ños de la em­pre­sa, se­ño­res Mar­tín Reim­berg, Fe­de­ri­co Ri­ve­ra y Gui­ller­mo Te­rán, inau­gu­ra­ban la lí­nea y po­cos me­ses des­pués (ya en 1887), las ins­ta­la­cio­nes del hi­pó­dro­mo.

EL IN­TE­RÉS DE LOS GUA­YA­QUI­LE­ÑOS POR LAS CA­RRE­RAS DE CA­BA­LLOS ES DE MUY VIE­JA DA­TA, PUES DES­DE 1840 EXIS­TEN RE­GIS­TROS QUE NOS HABLAN DE ELLAS EN LA “CA­LLE AN­CHA” (HOY CA­LLE BO­YA­CÁ)

Cu­rio­sa­men­te, la “Em­pre­sa de Ca­rros Ur­ba­nos”, que te­nía el mo­no­po­lio de la trans­por­ta­ción ur­ba­na por me­dio de tran­vías en la ciu­dad, al ver que na­cía una em­pre­sa que po­día con­ver­tir­se con el tiem­po en “com­pe­ten­cia”, le com­pró el pa­que­te ac­cio­na­rio a la “Em­pre­sa del Hi­pó­dro­mo”, con el fin de evi­tar­lo y se­guir man­te­nien­do su “ex­clu­si­vi­dad”.

Va­le la pe­na des­ta­car dos co­sas con el ob­je­to de vi­sua­li­zar de la me­jor for­ma có­mo fue nues­tro pri­mer hi­pó­dro­mo. La pri­me­ra, que la tri­bu­na de las nue­vas ins­ta­la­cio­nes es­ta­ba orien­ta­da ha­cia el es­te, con es­pal­da a la ca­lle Mo­rro (ac­tual­men­te Ru­mi­cha­ca), y la se­gun­da, que la pis­ta no te­nía la tra­di­cio­nal en­ver­ga­du­ra de las de­más pis­tas que exis­tían pa­ra ese en­ton­ces en el mun­do, pues al es­tar ins­cri­ta en un pa­ra­le­lo­gra­mo de 300 me­tros de lar­go por 150 me­tros de an­cho, era más bien pe­que­ña, ra­zón por la que las ca­rre­ras que en ella se rea­li­za­ban eran más de velocidad que de fuer­za y re­sis­ten­cia.

El sur­gi­mien­to de la hí­pi­ca, ya de for­ma or­ga­ni­za­da, ge­ne­ró el na­ci­mien­to de or­ga­ni­za­cio­nes ta­les co­mo el Stud Book, que no era otra co­sa que una ofi­ci­na en la que se re­gis­tra­ban, seis me­ses des­pués de su na­ci­mien­to, to­dos los ca­ba­llos que fue­ran a ser des­ti­na­dos pa­ra ca­rre­ras. Es­te re­gis­tro cos­ta­ba cin­co su­cres y era de ca­rác­ter obli­ga­to­rio.

Sin em­bar­go, las co­sas pin­to­res­cas pro-

pias de una ciu­dad en la que mu­chas de sus prin­ci­pa­les fa­mi­lias eran due­ñas de gran­des fin­cas o ha­cien­das, se da­ban con fre­cuen­cia en Gua­ya­quil y era el hi­pó­dro­mo el es­ce­na­rio en el que al­gu­nas de ellas po­dían ob­ser­var­se, par­ti­cu­lar­men­te las com­pe­ten­cias en­tre ha­cen­da­dos ri­va­les que ven­ti­la­ban sus desave­nen­cias, al­qui­lan­do las ins­ta­la­cio­nes hí­pi­cas, pa­ra, en lid pri­va­da, en­fren­tar sus res­pec­ti­vos po­tros en ca­rre­ras de las que, ge­ne­ral­men­te, el per­de­dor no sa­lía na­da sa­tis­fe­cho, de­fi­nien­do en­ton­ces una nue­va fe­cha pa­ra rea­li­zar la re­van­cha.

Pe­ro es­tas eran so­lo ex­cep­cio­nes que le da­ban más per­so­na­li­dad y co­lor a nues­tra hí­pi­ca.

Las ca­rre­ras co­men­za­ron a dar­se ya de for­ma or­ga­ni­za­da a par­tir de 1890. ¿Que por qué des­pués de tres años…? Pues por­que el Con­ce­jo Can­to­nal fue en­co­men­da­do pa­ra la ela­bo­ra­ción del re­gla­men­to que re­gu­la­ra las ca­rre­ras, las apues­tas, el mon­to de los pre­mios, las dis­tan­cias, etc., etc., etc. Y es­te se to­mó mu­cho tiem­po en pu­lir­lo, lo que no quie­re de­cir que en ese tiem­po no se uti­li­za­ra su pis­ta pa­ra rea­li­zar com­pe­ten­cias a la vie­ja usan­za, al mar­gen de lo que las re­gu­la­cio­nes dis­pon­drían a fu­tu­ro.

Más de diez y seis años de afi­ción ob­ser­vó nues­tro hi­pó­dro­mo de la ca­lle Chim­bo­ra­zo y Gó­mez Ren­dón, de afi­ción que cre­ció día a día has­ta ha­cer de es­te de­por­te uno de los pre­fe­ri­dos por las fa­mi­lias de la ciu­dad.

Pa­ra 1907 nue­vas dis­po­si­cio­nes de la “Em­pre­sa” pro­vo­ca­ron gran­des cam­bios en nues­tra hí­pi­ca. Las ca­rre­ras y su for­ma de ha­cer­las se mul­ti­pli­ca­ron, di­vi­dién­do­se (co­mo en otros hi­pó­dro­mos del mun­do) por dis­tan­cias de 800, 900, 1.100, 1.350 y 1.600 me­tros, for­mán­do­se, ade­más, es­pe­cia­li­da­des en las que se in­clui­rían so­lo ca­ba­llos na­cio­na­les y otras en las que co­rre­rían ca­ba­llos que ha­bían si­do im­por­ta­dos pa­ra me­jo­rar la ra­za de los nues­tros.

En es­te año se hi­zo una se­gun­da im­por­ta­ción de ca­ba­llos “pu­ra san­gre”, que pro­vo­có una re­vo­lu­ción en to­dos los sen­ti­dos.

Pu­bli­ca­cio­nes es­pe­cia­li­za­das, ta­les co­mo las re­vis­tas Sport y El Turf­man, tan­to co­mo la re­vis­ta Pa­tria, de gran acep­ta­ción en el Puer­to, die­ron a co­no­cer el par­ti­cu­lar con las co­men­ta­rios más elo­gio­sos, pues las po­si­bi­li­da­des que se abrían eran in­sos­pe­cha­das con es­ta im­por­ta­ción.

La hí­pi­ca en Gua­ya­quil evo­lu­cio­nó sus­tan­cial­men­te. La afi­ción au­men­tó y el hi­pó­dro­mo cons­trui­do en 1887 co­men­zó a que­dar pe­que­ño, ra­zón por la que al­gu­nos in­ver­sio­nis­tas co­men­za­ron a ver con bue­nos ojos la po­si­bi­li­dad de cons­truir más al sur, uno más gran­de y me­jor do­ta­do.

Así, a fi­nes de 1908, Char­les Wyn, prin­ci­pal em­pre­sa­rio de la hí­pi­ca gua­ya­qui­le­ña pa­ra ese en­ton­ces, ad­qui­ri­ría un am­plio te­rreno al sur de la ciu­dad (en­tre las ac­tua­les ca­lles de El Oro, en­tre Chile y Lo­ren­zo de Ga­ray­coa, en don­de hoy se le­van­ta el ba­rrio del Cen­te­na­rio), con el fin de cons­truir un nue­vo hi­pó­dro­mo con el di­ne­ro de la ven­ta del an­ti­guo, el cual de in­me­dia­to (1909) co­men­za­ría a ser lo­ti­za­do.

Sin em­bar­go, el nue­vo hi­pó­dro­mo que­da­ría chi­co en po­co me­nos de diez años, por lo que pa­ra 1919, el Sr. Die­go Ma­ru­ri al­qui­ló a nom­bre de la So­cie­dad Joc­key Club, un te­rreno de 91.000 me­tros cua­dra­dos en el Par­que Mu­ni­ci­pal (ac­tual Par­que Fo­res­tal), pa­ra cons­truir en es­te lu­gar una pis­ta de ca­rre­ras con mi­ras a un fu­tu­ro tras­la­do de to­das las ins­ta­la­cio­nes.

Es­te nue­vo y mo­nu­men­tal Joc­key Club se con­ver­ti­ría en­ton­ces en un lu­gar de ca­rác­ter mul­ti­fun­cio­nal, en el que de igual ma­ne­ra se uti­li­za­ba su pis­ta co­mo ve­ló­dro­mo (pa­ra ca­rre­ras de bi­ci­cle­tas), co­mo pa­ra rea­li­zar en ella pre­sen­ta­cio­nes de ca­rác­ter cí­vi­co o mi­li­tar.

Esa va­rie­dad de usos lle­va­ría al nue­vo hi­pó­dro­mo a con­ver­tir­se en el pri­mer “cam­po de avia­ción o ae­ro­puer­to” de la ciu­dad, sien­do el si­tio en don­de se vio por pri­me­ra vez ate­rri­zar una ae­ro­na­ve el 24 de no­viem­bre del año 1912… Bueno, pe­ro es­ta ya es otra his­to­ria.

Fo­tos del pri­mer hi­pó­dro­mo gua­ya­qui­le­ño, de un plano an­ti­guo (1887) en el que se mar­ca su em­pla­za­mien­to y de don Agus­tín Ye­ro­vi, ac­cio­nis­ta y re­pre­sen­tan­te le­gal de la em­pre­sa.

1. Joc­key y ca­ba­llo de “ca­rre­ras” (crio­llo) jun­to a las bo­le­te­rías del hi­pó­dro­mo.2. La pis­ta del hi­pó­dro­mo era cir­cu­lar y no ova­la­da co­mo las de los de­más hi­pó­dro­mos del mun­do.3. La “Em­pre­sa del Hi­pó­dro­mo” cons­trui­ría una lí­nea de tran­vías con el úni­co fin de tras­la­dar a los gua­ya­qui­le­ños a sus ins­ta­la­cio­nes, des­de lu­ga­res tan le­ja­nos co­mo la pla­za de San­to Do­min­go (hoy Pla­za Co­lón), has­ta el sec­tor sur de la ciu­dad (em­pla­za­mien­to del ac­tual co­li­seo Huan­ca­vil­ca), que era el si­tio en don­de se lle­va­ban a ca­bo las ca­rre­ras.4. El se­gun­do hi­pó­dro­mo se­ría cons­trui­do en el te­rreno que hoy ocu­pa el ba­rrio del Cen­te­na­rio, más am­plio y me­jor di­se­ña­do que el pri­me­ro. Lue­go hu­bo un ter­cer hi­pó­dro­mo, con una pis­ta ova­la­da, que en su mo­men­to sir­vió in­clu­so, co­mo pis­ta de ca­rre­ras pa­ra los pri­me­ros au­tos que lle­ga­ron a Gua­ya­quil y ae­ró­dro­mo o cam­po de avia­ción.5. La afi­ción a la hí­pi­ca lle­gó a ser tal que se pu­bli­ca­rían re­vis­tas es­pe­cia­li­za­das den­tro de las que se des­ta­có la re­vis­ta “Sport”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Ecuador

© PressReader. All rights reserved.