ANA DARQUEA LUQUE

Memorias Porteñas - - Mp - Por RO­DOL­FO PÉ­REZ PI­MEN­TEL

FEl sá­ba­do 7 de ma­yo de 1932 mo­ría en Gua­ya­quil, a cau­sa de un cán­cer len­to a los ova­rios, la pre­si­den­ta perpetua del “Be­lén del Huér­fano”, no­ble ins­ti­tu­ción fun­da­da por do­ña Ana y va­rias ami­gas que, “tras la la­bor cons­tan­te y sin des­can­sar un día”, al­za­ron ese asi­lo / que mo­ra­da ha de ser / de aque­llos que ni ca­sa, / ni am­pa­ro, ni ca­ri­ño / tu­vie­ron al na­cer.

Pues ha de sa­ber­se que ha­bien­do na­ci­do en una cu­na ri­ca y fi­gu­ra­do du­ran­te su ju­ven­tud co­mo la más per­fec­ta be­lle­za de Gua­ya­quil, te­nía un co­ra­zón ge­ne­ro­sí­si­mo pa­ra el bien, y co­mo nin­guno pa­ra los huér­fa­nos y la ni­ñez des­va­li­da. Su pa­dre, el ge­ne­ral Se­cun­dino Darquea Itu­rral­de, ha­bía si­do co­man­dan­te de Ar­mas de Gua­ya­quil du­ran­te la dic­ta­du­ra gar­cia­na. El 69 se vio com­pro­me­ti­do en la muer­te del ge­ne­ral Jo­sé de Vein­te­mi­lla y des­pués de 1876 – al triun­far el ge­ne­ral Ig­na­cio de Vein­te­mi­lla- tu­vo que emi­grar a Li­ma con los su­yos. Allí fue don­de su hi­ja Ani­ta, que te­nía ca­si vein­te años, apren­dió a rea­li­zar obras so­cia­les. Fue su ma­dre Ana Luque Be­ní­tes de Darquea.

En la ca­pi­tal pe­rua­na co­no­ció al es­pañol Ti­to Gé­mino Sáenz de Te­ja­da y Diez de Es­pa­da, exi­lia­do de su pa­tria por ha­ber par­ti­ci­pa­do en las Gue­rras Car­lis­tas, con quien con­tra­jo ma­tri­mo­nio de re­gre­so a Gua­ya­quil en 1885. Él era de pro­fe­sión mi­ne­ro y por vo­ca­ción aven­tu­re­ro, con in­cier­ta for­tu­na, pues des­cu­brió zo­nas au­rí­fe­ras en la re­gión nor­te pe­rua­na, don­de for­mó com­pa­ñías que ter­mi­nó ce­dien­do a ter­ce­ros cuan­do vino al Ecua­dor. Aquí se de­di­có a su pro­fe­sión en la zo­na del aus­tro, pro­pia­men­te en el área ve­ci­na a Za­ru­ma, en cu­yos al­re­de­do­res tra­ba­jó sin des­can­so. Na­tu­ral de Guer­ni­ca y de fa­mi­lias oriun­das del So­lar de Val­deo­se­ra, en La Rio­ja cas­te­lla­na, de la men­cio­na­da unión na­cie­ron, en­tre otros, Cle­men­ti­na y Leonor, ca­sa­das con Adol­fo Klae­re Vin­ner y con Ma­nuel Ba­que­ri­zo No­boa, a quie­nes la gra­cia po­pu­lar ti­tu­ló “Los Prín­ci­pes blan­co y ne­gro”, por sus orí­ge- nes ale­mán y es­pañol, res­pec­ti­va­men­te.

Do­ña Ani­ta, des­de 1920 más o me­nos, em­pe­zó a tra­ba­jar en pro de la mu­jer y los se­res des­va­li­dos, con­gre­gan­do a la so­cie­dad en her­mo­sas ker­me­ses en el par­que Se­mi­na­rio o en ar­tís­ti­cas fun­cio­nes en los tea­tros Edén y Ol­me­do, de ma­ne­ra que con el di­ne­ro re­co­gi­do abrió un asi­lo y una es­cue­li­ta, y to­do iba vien­to en po­pa por­que sus nú­me­ros mu­si­ca­les me­jo­ra­ron con la lle­ga­da de nu­me­ro­sas fa­mi­lias pro­ve­nien­tes de la Ri­vie­ra o de Pa­rís, quie­nes traían rit­mos y de­co­ra­dos to­ma­dos del Ba­llet Ru­so de Mon­te­car­lo.

En sus fun­cio­nes tea­tra­les se die­ron ci­ta in­te­lec­tua­les y ar­tis­tas, hu­bo bai­les, con­fe­ren­cias, nú­me­ros de pres­ti­di­gi­ta­ción y ma­gia. Cuan­do aún las se­ño­ri­tas sa­lían a las ca­lles acom­pa­ña­das con em­plea­das an­cia­nas, las ha­cía bri­llar por ellas mis­mas al pre­sen­tar­las en nú­me­ros de vo­de­vil; y cuan­do las se­ño­ras jó­ve­nes so­lo po­dían ca­mi­nar por el cen­tro de la ur­be de dos en dos o acom­pa­ña­das de sus es­po­sos, las ha­cía can­tar y to­car al piano -in­clu­so las nue­vas me­lo­días lla­ma­das mo­der­nas, por­que re­cién lle­ga­ban con las pe­lí­cu­las de Holly­wood. Fue lo que se di­ce, una re­vo­lu­ción blan­ca, fe­me­ni­na y fe­mi­nis­ta, no cabe du­da.

En los años trein­ta pro­mo­cio­nó a dos jo­ven­ci­tas: Ro­sa Bor­ja en la prosa y Ma­ría Pie­dad Castillo en el ver­so, am­bas sus mu­cha­chas, por ha­ber­las vis­to cre­cer y amar­las co­mo a hi­jas. Años an­tes ha­bían fi­gu­ra­do en el cie­lo fe­me­nino del Gua­yas las poe­ti­sas Au­ro­ra Estrada y Zai­da Letty Castillo, pe­ro un es­pe­so si­len­cio ha­bía re­caí­do so­bre ellas, pues las dos, en coin­ci­den­cia trá­gi­ca pa­ra las be­llas le­tras, ha­bían sa­li­do de la ciu­dad. La pri­me­ra vi­vía en Qui­to y la se­gun­da en Li­ma.

Do­ña Ani­ta cum­plió su pa­pel den­tro del fe­mi­nis­mo; fue pro­mo­to­ra y aban­de­ra­da de cau­sas be­né­fi­cas, pe­ro no tan cie­ga co­mo pa­ra no ver que era por el ca­mino del ar­te y de las be­llas le­tras don­de sus chi­cas po­drían ir abrien­do sur­cos pa­ra al­can­zar la igual­dad de los se­xos. Por eso, cuan­do se es­par­ció la no­ti­cia de su muer­te, mu­chas la lloraron.

El due­lo ba­jó de su ca­sa a las cua­tro de la tar­de y mar­chó a la igle­sia de La Mer­ced pre­si­di­do por el obis­po Car­los Ma­ría de la To­rre. Su ataúd fue co­lo­ca­do en me­dio de la guar­dia de ho­nor del co­le­gio que man­te­nía el Be­lén del Huér­fano y se di­jo “que ha­bía si­do co­mo una ven­ta­na má­gi­ca por don­de pa­sa­ba el sol de su ter­nu­ra”. Por eso Ma­ría Pie­dad la can­tó así: Frag­men­to.// yo ten­go en mi exis­ten­cia un ín­ti­mo te­so­ro / que pa­ra mí más va­le que to­da pom­pa va­na / es fa­ro en mis ti­nie­blas con su des­te­llo de oro, / y guía de mis pa­sos, la luz de su ven­ta­na //. Si por la ca­lle cru­zo, mis ojos se ilu­mi­nan / y el co­ra­zón me vi­bra con pal­pi­tar sua­ve; / sin dar­me cuen­ta ha­cia ella mis sue­ños se en­ca­mi­nan / co­mo ha­cia el patrio ni­do, tien­de su vue­lo el ave…//.

UNA GUA­YA­QUI­LE­ÑA QUE NA­CIÓ EN CU­NA DE ORO Y QUE SE DES­TA­CÓ POR SU GE­NE­RO­SI­DAD Y FI­LAN­TRO­PÍA, SIEN­DO LA FUN­DA­DO­RA DEL “BE­LÉN DEL HUÉR­FANO” EN SU CIU­DAD NA­TAL.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Ecuador

© PressReader. All rights reserved.