CA­CAO PLANTAGENG­ESELLSCHAF­T PU­GA, OTRA VÍC­TI­MA DE LA LIS­TA NE­GRA

Memorias Porteñas - - Mp - Por GUI­LLER­MO ARO­SE­ME­NA ARO­SE­ME­NA

En­tre fi­nes del si­glo XIX y pri­me­ros años del XX, pro­duc­to­res gua­ya­qui­le­ños de ca­cao crea­ron em­pre­sas en Eu­ro­pa, la ma­yo­ría en Ale­ma­nia, con ra­zo­nes so­cia­les di­fí­ci­les de pro­nun­ciar pa­ra el ecua­to­riano que des­co­no­ce el idio­ma ale­mán, en­tre ellas Plantageng­esellschaf­t Cle­men­ti­na (PC), Ca­cao Plantageng­esellschaf­t Pu­ga (CPP) y Deuts­che Ecua­dor Plan­ta­gen Ex­port Ge­sells­chaft. En sus obras y ar­tícu­los de his­to­ria, los escritores se­rra­nos han afir­ma­do que los em­pre­sa­rios gua­ya­qui­le­ños sa­ca­ron sus ca­pi­ta­les pa­ra in­ver­tir en Ale­ma­nia y aso­ciar­se con ca­pi­ta­lis­tas europeos. Lo es­cri­bie­ron por ig­no­ran­cia o ma­la fe. Mi ar­tícu­lo en MP 14 se re­fie­re a PC, de la fa­mi­lia Du­rán-Ba­llén y las enor­mes pér­di­das in­cu­rri­das por ha­ber si­do in­clui­da en la Lis­ta Ne­gra de la I Gue­rra Mun­dial. El ac­ce­so a los ar­chi­vos del De­par­ta­men­to de Es­ta­do de los Es­ta­dos Uni­dos me ha per­mi­ti­do co­no­cer so­bre la tra­ge­dia que vi­vió la fa­mi­lia Pu­ga, que tam­bién cons­ti­tu­yó una em­pre­sa en Ale­ma­nia. No sa­ca­ron sus ca­pi­ta­les pa­ra crear ne­go­cios en Eu­ro­pa, las com­pa­ñías se fun­da­ron pa­ra con­se­guir prés­ta­mos.

Me he pre­gun­ta­do ¿por qué se en­deu­da­ron con ban­cos ale­ma­nes en lu­gar de ban­cos fran­ce­ses, cuan­do el prin­ci­pal im­por­ta­dor de ca­cao era Fran­cia y los gran­des pro­duc­to­res pa­sa­ban lar­gas tem­po­ra­das en Pa­rís? En el ca­so de PC, Six­to Li­bo­rio Du­rán- Ba­llén te­nía una deu­da con Se­mi­na­rio Fre­res (SF), es­ta­ble­ci­da en Pa­rís y ad­mi­nis­tra­da por An­to­nio y Jo­sé Eze­quiel Se­mi­na­rio, de su pro­pie­dad y fa­mi­lia de Gua­ya­quil. Des­de fi­nes del si­glo XIX SF co­men­zó a te­ner pro­ble­mas eco­nó­mi­cos; pa­ra can­ce­lar a sus acree­do­res hi­zo que Six­to Li­bo­rio le pre­pa­gue la deu­da, con­si­guién­do­le un prés­ta­mo con Schro­der, ca­sa ban­ca­ria de Ale­ma­nia. Así Schro­der se con­vir­tió en el prin­ci­pal acree­dor de PC. El prés­ta­mo de Schro­der fue con­di­cio­na­do a cons­ti­tuir una com­pa­ñía en Ale­ma­nia y a en­do­sar las ac­cio­nes en ga­ran­tía. Es­tas se irían li­be­ran­do a me­di­da que dis­mi­nuía la deu­da.

La fa­mi­lia Mor­la no era due­ña de una gran ha­cien­da co­mo Du­rán-Ba­llén, te­nía más de 16 de me­diano ta­ma­ño, en­tre ellas: Estrella, Ba­tán, San Pedro, Pla­ya Gran­de, Ma­drid, Ven­ta­ni­lla, Agua­ca­tal, Pe­dre­gal y Cho­rre­ra, ubi­ca­das en Puebloviej­o, y en Ba­baho­yo: Co­ro­zal y Mag­da­le­na. La pro­duc­ción to­tal era in­fe­rior a PC, to­man­do en cuen­ta el nú­me­ro de ár­bo­les. In­for­mes anua­les de PC y CPP, con fe­chas di­fe­ren­tes de años fis­ca­les, ha­cen di­fí­ci­les las com­pa­ra­cio­nes, ade­más, por ser las fe­chas an­te­rio­res y pos­te­rio­res a las epi­de­mias de ca­cao, cu­yos pri­me­ros bro­tes se die­ron des­de 1917; la de­vas­ta­ción ocu­rrió en los trein­ta. Los es­ta­dos fi­nan­cie­ros de CPP son de 1911 y los de PC des­de 1923. Si pa­ra ana­li­zar las di­fe­ren­cias se to­man las ven­tas de 1923 (pri­me­ros años de las epi­de­mias) de PC, es­ta es tres ve­ces más gran­de que CPP. Se­gu­ra­men­te con el di­ne­ro re­ci­bi­do los Pu­ga au­men­ta­ron el área de siem­bra; hay da­tos de que las ha­cien­das so­bre­pa­sa­ron el mi­llón de ár­bo­les,

LA HI­PER­IN­FLA­CIÓN

EN ALE­MA­NIA EN­TRE 1920 Y 1923 PER­JU­DI­CÓ A EX­POR­TA­DO­RES GUA­YA­QUI­LE­ÑOS.

ci­fra in­fe­rior a la de PC, pe­ro no se co­no­ce el ren­di­mien­to por hec­tá­rea, ni los pre­cios de ven­ta. En cuan­to al ba­lan­ce ge­ne­ral, da la im­pre­sión de que el ni­vel de en­deu­da­mien­to fue más ele­va­do en CPP.

Con la muer­te del pa­dre, 1905, los 11 her­ma­nos Pu­ga Bus­ta­man­te cons­ti­tu­ye­ron en Pa­rís He­re­de­ros de Ama­lio Pu­ga, so­cie­dad agrí­co­la co­lec­ti­va que pa­sa­ba a ser due­ña de las ha­cien­das ya men­cio­na­das. El do­mi­ci­lio fue Gua­ya­quil y el ob­je­to “…re­co­lec­ción de los fru­tos de las pro­pie­da­des, del cul­ti­vo y me­jo­ra­mien­to de ellas, de la ven­ta de sus pro­duc­tos y de la com­pra de otros fun­dos rús­ti­cos…”. En la es­cri­tu­ra se co­no­ce que los Pu­ga te­nían deu­das con el Ban­co Co­mer­cial y Agrí­co­la, y As­pia­zu Her­ma­nos, em­pre­sa co- mer­cial con el ca­pi­tal más al­to en­tre pro­duc­to­res de ca­cao. Una de las cláu­su­las es­ta­ble­ci­das era que con las uti­li­da­des que die­ran las ha­cien­das se can­ce­la­rían los prés­ta­mos.

En 1907, San­tia­go, Ama­lio y Am­bro­sio Pu­ga Bus­ta­man­te con­tac­ta­ron a An­to­nio y Eze­quiel Se­mi­na­rio, que con­ti­nua­ban vi­vien­do en Pa­rís, pa­ra que les ayu­da­ran a ges­tio­nar un prés­ta­mo con los ban­que­ros ale­ma­nes. Pa­ra esa fe­cha SF ha­bía li­qui­da­do por ma­las in­ver­sio­nes. Los Se­mi­na­rio vol­vie­ron a con­tac­tar a Schro­der pa­ra con­se­guir el di­ne­ro a los Pu­ga. La iró­nia de es­to es que los pro­pios Se­mi­na­rio tu­vie­ron que crear Deuts­che Ecua­dor Plan­ta­gen Ex­port Ge­sells­chaft pa­ra con­se­guir un prés­ta­mo pa­ra sus ha­cien­das en Ecua­dor. Los Pu­ga nom­bra­ron a

Mi­guel Eduar­do Se­mi­na­rio co­mo apo­de­ra­do. Ellos co­no­cían que la con­di­ción se­ría cons­ti­tuir una em­pre­sa en Ale­ma­nia y pren­dar las ac­cio­nes, co­mo efec­ti­va­men­te lo hi­cie­ron: Ca­cao Plan­ta­gen­ge sells chaft Pu­ga (CPP). Cons­ti­tui­da la em­pre­sa en 1908 se fir­mó en Gua­ya­quil e ins­cri­bió en Ba­baho­yo la es­cri­tu­ra de hi­po­te­ca de las ha­cien­das ya men­cio­na­das. Quie­nes in­ter­vi­nie­ron por los acree­do­res fue­ron Schro der Ge­bru­dery Com­pa­ñía, y L. Beh­rens & S oh ne, re­pre­sen­ta­do s por Her­man Moe­llery Mi­guel Eduar­do Se­mi­na­rio por los deu­do­res. Moe­ller, na­ci­do ale­mán, te­nía años vi­vien­do en Gua­ya­quil y se ha­bía con­ver­ti­do en im­por­tan­te em­pre­sa­rio, ade­más re­pre­sen­ta­ba in­tere­ses ger­má­ni­cos en el país. Era im­por­ta­dor y po­seía una ha­cien­da en Quevedo. Fue el fun­da­dor de la Cruz Ro­ja en Gua­ya­quil y abue­lo de mis ami­gos, los se­ño­res Moe­ller Frei­re. El prés­ta­mo era de 1’250.000 mar­cos ale­ma­nes, equi­va­len­tes a 300.000 dó­la­res apro­xi­ma­da­men­te. CPP emi­tió 1.250 cé­du­las hi­po­te­ca­rias de 1.000 mar­cos ca­da una y en­tre­gó a los acree­do­res. Se tra­ta­ba de un prés­ta­mo de amor­ti­za­ción pau­la­ti­na de ca­pi­tal e in­tere­ses al 2,5% anual, des­de 1910. Pre­via­men­te los Pu­ga tu­vie­ron que can­ce­lar sal­dos de hi­po­te­cas de sus ha­cien­das. La emi­sión se hi­zo en Ham­bur­go ba­jo las le­yes ale­ma­nas. La hi­po­te­ca in­cluía to­dos los ac­ti­vos: ár­bo­les de ca­cao y ca­fé, edi­fi­cios, po­tre­ros, má­qui­nas e ins­tru­men­tos de la­bran­za, vehícu­los, se­mo­vien­tes, etc. Pa­ra los Pu­ga y de­más pro­duc­to­res eran años de au­men­to de la pro­duc­ción y ex­por­ta­ción de ca- cao, en­tre 1907 y 1913, cre­cie­ron de 11’402.000 a 14’784.000 dó­la­res, a pe­sar de que los gua­ya­qui­le­ños ya te­nían se­rios com­pe­ti­do­res en los nue­vos cen­tros de pro­duc­ción en Áfri­ca y Brasil. Los prin­ci­pa­les pro­duc­to­res gua­ya­qui­le­ños ha­bían ini­cia­do un mo­vi­mien­to pa­ra crear un car­tel in­ter­na­cio­nal y así evi­tar la caí­da del pre­cio del ca­cao. Los se­rios pro­ble­mas in­ter­nos ori­gi­na­dos en la ines­ta­bi­li­dad po­lí­ti­ca en Ecua­dor no coar­ta­ron el en­tu­sias­mo de los agri­cul­to­res.

Los pro­duc­to­res no se ima­gi­na­ron que por el ase­si­na­to de un prín­ci­pe eu­ro­peo se ini­cia­ría la Gran Gue­rra, co­mo se co­no­ció en esa épo­ca a la I Gue­rra Mun­dial. En agos­to de 1914 se es­cu­cha­ron los pri­me­ros dis­pa­ros de ca­ño­nes y con ellos sur­gie­ron los ban­dos en con­flic­to: In­gla­te­rra, Fran­cia y Ru­sia con­tra Ale­ma­nia y el Im­pe­rio Aus­tro Hún­ga­ro. EE. UU. in­gre­só des­pués. Fue el ini­cio de pér­di­das eco­nó­mi­cas pa­ra el sec­tor pri­va­do, par­ti­cu­lar­men­te pa­ra pro­duc­to­res y ex­por­ta­do­res de ca­cao. Las ex­por­ta­cio­nes des­cen­die­ron al­re­de­dor de 10 %, los ale­ma­nes y des­cen­dien­tes, y gua­ya­qui­le­ños que te­nían ne­go­cios con Ale­ma­nia su­frie­ron enor­mes pér­di­das y pe­nu­rias. EE. UU. e In­gla­te­rra crea­ron la Lis­ta Ne­gra, que lue­go re­pi­tie­ron en la II Gue­rra Mun­dial. Los más per­ju­di­ca­dos fue­ron los pro­duc­to­res de ca­cao que ha­bían cons­ti­tui­do en Ale­ma­nia las em­pre­sas men­cio­na­das en pá­rra­fos an­te­rio­res. La ad­mi­nis­tra­ción pa­só a per­so­nas nom­bra­das por In­gla­te­rra y Es­ta­dos Uni­dos, y los in­gre­sos pro­ve­nien­tes de las ex­por­ta­cio­nes se de­po­si­ta­ron en cuen­tas ban­ca­rias, sin los due­ños po­der te­ner ac­ce­so a su di­ne­ro. Las per­so­nas más in­flu­yen­tes de Gua­ya­quil no pu­die­ron con­ven­cer a los re­pre­sen­tan­tes de los Alia­dos en Qui­to, de que esas em­pre­sas eran pro­pie­dad de gua­ya­qui­le­ños y que si se ha­bían cons­ti­tui­do em­pre­sas en Ale­ma­nia ha­bía si­do pa­ra cum­plir re­qui­si­tos exi­gi­dos por los acree­do­res. In­clu­so el Go­bierno ecua­to­riano tam­bién in­ter­vino. En los ar­chi­vos del De­par­ta­men­to de Es­ta­do en­con­tré una car­ta fe­cha­da el 29 de oc­tu­bre de 1918, po­cos días des­pués del fin de la I Gue­rra Mun­dial, es­cri­ta por Rafael Eli­zal­de, mi­nis­tro de Ecua­dor en Was­hing­ton DC, al Se­cre­ta­rio de Es­ta­do de EE. UU., re­cla­mán­do­le que la ma­yo­ría de las ha­cien­das ya ha­bían si­do de­vuel­tas mas no el di­ne­ro con­ge­la­do du­ran­te los cua­tro años que du­ró el con­flic­to bé­li­co. Les hi­zo ver que tan­to los due­ños co­mo los 4.000 tra­ba­ja­do­res agrí­co­las eran ecua­to­ria­nos y adi­cio­nal­men­te ha­bía mi­les de quin­ta­les de ca­cao que no se po­dían ven­der “…por te­mor a la ac­ción de los re­pre­sen­tan­tes alia­dos”. Afir­mó que hay “…al­re­de­dor de 10.000 sa­cos in­ven­di­bles, 3.000 peo­nes sin tra­ba­jo en la pro­vin­cia de Los Ríos, tres fa­mi­lias ecua­to­ria­nas, las ma­yo­res pro­pie­ta­rias de esos fun­dos, su­frien­do in­me­re­ci­da­men­te con­se­cuen­cias de he­chos lí­ci­tos an­te­rio­res a la gue­rra y un sin­nú­me­ro de ecua­to­ria­nos sem­bra­do­res por cuen­ta de los pro­pie­ta­rios de los res­pec­ti­vos fun­dos, ame­na­za­dos de per­der su pro­pie­dad y el fru­to de su tra­ba­jo”. Eli­zal­de le co­men­tó que el mi­nis­tro de Re­la­cio­nes Ex­te­rio­res ha­bía pro­pues­to en Qui­to a los re­pre­sen­tan­tes de los Alia­dos, di­fe­ren­tes cla­ses de arre­glos pa­ra de­fen­der los in­tere­ses ecua­to­ria­nos en jue­go, pe­ro la so­lu­ción no lle­ga­ba y él te­nía la ins­truc­ción de re­sol­ver una si­tua­ción tan “..anó­ma­la e in­jus­ta”. Fi­na­li­zó la car­ta so­li­ci­tan­do que el De­par­ta­men­to de Es­ta­do ayu­da­ra a ter­mi­nar la in­jus­ti­cia. Le in­si­nuó que Ecua­dor de­bía cum­plir com­pro­mi­sos ex­ter­nos y que el país ne­ce­si­ta­ba con­ti­nuar con las ex­por­ta­cio­nes de ca­cao y dar tra­ba­jo a la ma­yor can­ti­dad de per­so­nas. El 31 del mis­mo mes, el se­cre­ta­rio de Es­ta­do se di­ri­gió a la Jun­ta de Gue­rra y les pi­dió acep­tar cual­quie­ra de las pro­pues­tas he­chas por el mi­nis­tro de Re­la­cio­nes Ex­te­rio­res de Ecua­dor.

En 1917, CPP fue li­qui­da­da, se des­co­no­ce la cau­sa, se­gu­ra­men­te pa­ra sa­lir de la Lis­ta Ne­gra; pe­ro si es­te fue el mo­ti­vo, cuan­do ter­mi­nó la gue­rra ellos con­ti­nua­ban sin re­ci­bir el di­ne­ro con­ge­la­do du­ran­te el tiem­po del con­flic­to. En 1920 de­ci­die­ron di­sol­ver la so­cie­dad He­re­de­ros de Ama­lio Pu­ga. Pa­ra 1927 es­ta fa­mi­lia en­fren­ta­ba pro­ble­mas con el Ban­co Co­mer­cial y Agrí­co­la (BCA) que ha­bía en­tra­do en li­qui­da­ción a raíz de la Re­vo­lu­ción Juliana. Ha­bía un jui­cio de por me­dio re­la­cio­na­do con di­ne­ros que el BCA no le ha­bía can­ce­la­do, con di­ne­ros que fi­nal­men­te los Alia­dos de­ci­die­ron de­vol­ver y es­ta­ban de­po­si­ta­dos en ese ban­co, ale­gan­do que te­nían una hi­po­te­ca de 500.000 su­cres. Se lle­gó a una transac­ción en la que in­ter­vino el li­qui­da­dor de BCA, se can­ce­la­ron las obli­ga­cio­nes y el sal­do se re­par­tió en­tre los 11 Pu­ga Bus­ta­man­te. Pa­ra esa fe­cha se ha­bían re­par­ti­do tam­bién las ha­cien­das. Se des­co­no­ce có­mo con­ti­nuó la sa­ga de la Fa­mi­lia Pu­ga Bus­ta­man­te.

…al­re­de­dor de 10.000 sa­cos in­ven­di­bles, 3.000 peo­nes sin tra­ba­jo en la pro­vin­cia de Los Ríos, tres fa­mi­lias ecua­to­ria­nas, las ma­yo­res pro­pie­ta­rias de esos fun­dos,

su­frien­do in­me­re­ci­da­men­te con­se­cuen­cias de he­chos lí­ci­tos an­te­rio­res ala gue­rra y un sin­nú­me­ro de ecua­to­ria­nos sem­bra­do­res por cuen­ta de los pro­pie­ta­rios de los res­pec­ti­vos fun­dos, ame­na­za­dos de per­der su pro­pie­dad y el fru­to de su tra­ba­jo”

RAFAEL ELI­ZAL­DE, mi­nis­tro de Ecua­dor en Was­hing­ton DC

Ama­lio Pu­ga Bus­ta­man­te. 1927

Hi­po­te­ca de ha­cien­das de Fa­mi­lia Pu­ga. 1908 Car­ta del Mi­nis­tro de Ecua­dor en Was­hing­ton DC al Se­cre­ta­rio de Es­ta­do. 1918

Newspapers in Spanish

Newspapers from Ecuador

© PressReader. All rights reserved.