CO­LUM­NA DE LOS PRÓ­CE­RES

INAU­GU­RA­DA EN 1918

Memorias Porteñas - - Portada - Por AL­BER­TO SÁN­CHEZ VA­RAS

Las fies­tas oc­tu­bri­nas de 1918 tu­vie­ron un es­plen­dor po­cas ve­ces vis­to: fue el año de la inau­gu­ra­ción de la Co­lum­na de los Pró­ce­res, el mo­nu­men­to a los hé­roes de nues­tra In­de­pen­den­cia. Asi­mis­mo, fue el co­mien­zo de los ac­tos por el Cen­te­na­rio de la glo­rio­sa ges­ta de Oc­tu­bre que se ce­le­bró con gran pom­pa y en­tu­sias­mo dos años des­pués.

Hoy, en días de re­cor­da­ción cí­vi­ca, y cuan­do es­ta­mos a cin­co años del Bi­cen­te­na­rio, re­pa­sa­mos es­te acon­te­ci­mien­to que mar­có un hi­to en la his­to­ria gua­ya­qui­le­ña, pues des­de en­ton­ces, el mo­nu­men­to a los pa­trio­tas que nos die­ron la li­ber­tad es un re­fe­ren­te de la ciu­dad.

OBRA DE ES­PA­ÑO­LES

Por esas pa­ra­do­jas del des­tino, el mo­nu­men­to, que es­tá con­si­de­ra­do co­mo uno de los más her­mo­sos de Amé­ri­ca del Sur, per­pe­túa la ac­ción li­ber­ta­ria por la que nos eman­ci­pa­mos de Es­pa­ña, pe­ro fue obra de ar­tis­tas es­pa­ño­les. El au­tor del pro­yec­to fue Agus­tín Que­rol Su­bi­rats, quien ha­bía na­ci­do en Tor­to­sa, cir­cuns­crip­ción de Ta­rra­go­na, pro­vin­cia de Ca­ta­lu­ña, y era ade­más de ser un re­nom­bra­do ar­tis­ta, po­lí­ti­co miem­bro de las Cor­tes (Par­la­men­to) y hom­bre de le­tras. Lo que pri­me­ro pi­dió fue abun­dan­te informació­n his­tó­ri­ca pa­ra plas­mar en el mo­nu­men­to el va­lor de la epo­pe­ya.

Na­da más opor­tuno que trans­cri­bir la na­rra­ción que pu­bli­có con mo­ti­vo de la inau­gu­ra­ción el dia­rio gua­ya­qui­le­ño El Guan­te y que ex­pli­ca el pro­ce­so de con­tra­ta­ción de la cons­truc­ción de la obra:

“…El her­mo­so mo­nu­men­to que se le­van­ta en la pla­za del Cen­te­na­rio pa­ra per­pe­tuar el re­cuer­do de los egre­gios ciu­da­da­nos a los que de­be Gua­ya­quil su In­de­pen­den­cia, tu­vo su pri­me­ra idea en el seno de la Cor­po­ra­ción Mu­ni­ci­pal en 1891, que en se­sión del 22 de ju­nio to­mó el pri­mi­ti­vo acuer­do.

Ci­ñén­do­se a las ins­truc­cio­nes re­ci­bi­das, fue don Víc­tor Ma­nuel Ren­dón, ciu­da­dano pa­trio­ta, al año si­guien­te, el en­car­ga­do de abrir un certamen ar­tís­ti­co co­rres­pon­dien­te, que fue li­mi­ta­do a ar­tis­tas ita­lia­nos.

El re­sul­ta­do de es­te pri­mer con­cur­so no fue sa­tis­fac­to­rio, pues no se pre­sen­tó pro­yec­to al­guno me­re­ce­dor del pri­mer pre­mio. En ta­les cir­cuns­tan­cias, abrio­se un se­gun­do con­cur­so, acep­tán­do­se es­ta vez la con­cu­rren­cia de ar­tis­tas fran­ce­ses, ita­lia­nos y ale­ma­nes. Por un sen­ti­mien­to de de­li­ca­de­za no se ex­ten­dió a ar­tis­tas es­pa­ño­les.

No obs­tan­te, un es­cul­tor íbe­ro de no­ta­ble ca­rác­ter, pi­dió y ob­tu­vo ser ad­mi­ti­do en el con­cur­so. Cuan­do en 1907 ad­ju­di­có el Co­mi­té el pri­mer pre­mio al pro­yec­to ad­mi­ra­ble que hoy es una be­lla reali­dad, sú­po­se que su au­tor era el ta­len­to­so ar­tis­ta ca­ta­lán don Agus­tín Que­rol.

Es­te se en­tre­gó con to­do en­tu­sias­mo a po­ner por obra la eje­cu­ción del pro­yec­to; pe­ro las in­men­sas la­bo­res que él de­man­da­ba so­bre otras ocu­pa­cio­nes, de­bi­li­ta­ron las ener­gías del ar­tis­ta, quien mu­rió en 1909…”.

La obra de­bía con­ti­nuar y el Co­mi­té en­car­gó a un ami­go y co­le­ga del fa­lle­ci­do, el as­tu­riano Ci­priano Fol­gue­ras Doiz­túa pa­ra que con­clu­ye­ra el tra­ba­jo. Es­te era un es­cul­tor na­ci­do en Ovie­do en 1861. Que­rol ha­bía mol­dea­do en ye­so to­do el pro­yec­to, ha­bía que lle­var­lo al bron­ce. Es­to ocu­rría a fi­nes de 1910, pe­ro nue­va­men­te sur­gie­ron los ines­cru­ta­bles de­sig­nios del des­tino y Fol­gue­ras fa­lle­ció en enero de 1911.

EL MO­NU­MEN­TO EN BUE­NOS AI­RES

Cabe aquí una di­gre­sión pa­ra se­ña­lar una trá­gi­ca coin­ci­den­cia. En Bue­nos Ai­res se ha­bía pro­yec­ta­do un mo­nu­men­to a la Car­ta Mag­na, lla­ma­do tam­bién el de ‘las 4 Re­gio­nes’ o de ‘los Es­pa­ño­les’, con­me­mo­ran­do el Cen­te­na­rio de la Re­vo­lu­ción de Ma­yo, do­na­do por los re­si­den­tes es­pa­ño­les a la na­ción ar­gen­ti­na, tras rea­li­zar una co­lec­ta po­pu­lar. Fue con­tra­ta­do pa­ra esa obra Agus­tín Que­rol. Y tras su de­ce­so, se le en­car­gó la con­ti­nua­ción a Ci­priano Fol­gue­ras. Has­ta aquí to­do si­mi­lar al ca­so de Gua­ya­quil. La di­fe­ren­cia es­tu­vo en la ce­le­ri­dad de Víc­tor Ma­nuel Ren­dón, que re­sol­vió in­me­dia­ta­men­te el pro­ble­ma, en­car­gan­do la cul­mi­na­ción del pro­yec­to al ar­tis­ta ca­ta­lán Jo­sep Mon­tse­rrat y Por­te­lla, na­ci­do en Hos­pi­ta­let en 1864 y quien fa­lle­ció en 1923. Pa­ra el mo­nu­men­to en Ar­gen­ti­na se en­car­gó a An­to­nio Mo­li­na­ris, quien de­bió sor­tear mu­chas di­fi­cul­ta­des, pues la obra re­cién se inau­gu­ró en 1927.

LA CO­LUM­NA EN GUA­YA­QUIL

La ra­pi­dez y di­li­gen­cia de Víc­tor Ma­nuel Ren­dón y el em­pe­ño pues­to por el es­cul­tor Mon­tse­rrat per­mi­tie­ron que la Co­lum­na de los Pró­ce­res es­tu­vie­ra con­clui­da dos años an­tes del Cen­te­na­rio de la In­de­pen­den­cia, por lo que se pu­do inau­gu­rar­lo el 9 de oc­tu­bre de 1918, en una so­lem­ne ce­re­mo­nia que hi­zo vi­brar de emo­ción a los ha­bi­tan­tes de la ciu­dad. El ac­to tu­vo la pre­sen­cia de las más im­por­tan­tes au­to­ri­da­des del país, en­ca­be­za­das por el pre­si­den­te de la Re­pú­bli­ca, Dr. Al­fre­do Ba­que­ri­zo Mo­reno, quien co­mo in­sig­ne li­te­ra­to que era, pro­nun­ció un bri­llan­te dis­cur­so del que re­pro­du­ci­mos es­ta sig­ni­fi­ca­ti­va fra­se: “…Son esos los hé­roes (los de Oc­tu­bre) que lu­cha­ron, que vi­vie­ron y mu­rie­ron en el amor de la li­ber­tad y en la fe de que sus hi­jos y sus nie­tos en lar­gas su­ce­sio­nes de ge­ne­ra­cio­nes por ve­nir, se­rían al ca­bo ciu­da­da­nos de una pa­tria li­bre y so­be­ra­na. Son los que lu­cha­ron y ven­cie­ron por fran­quear el ca­mino a la ac­ción he­roi­ca de Pi­chin­cha, a la ad­mi­ra­ble car­ga de Ju­nín, al cam­po glo­rio­so y jor­na­da épi­ca de Aya­cu­cho…”.

Otros ora­do­res de la jor­na­da cí­vi­ca fue­ron el Dr. Juan B. Ar­zu­be Cor­de­ro (a nom­bre de la Mu­ni­ci­pa­li­dad de Gua­ya­quil), el Dr. Cé­sar Bor­ja Cor­de­ro y el Dr. Juan Mo­des­to Car­bo No­boa. Ellos ex­pre­sa­ron el sen­ti­mien­to de fer­vor pa­trió­ti­co de la ciu­dad, que des­de ese mo­men­to mues­tra con or­gu­llo, a pro­pios y ex­tra­ños, el ma­jes­tuo­so mo­nu­men­to que exal­ta a la inol­vi­da­ble Re­vo­lu­ción de Oc­tu­bre, el he­cho más im­por­tan­te de nues­tra his­to­ria.

El dia­rio El Guan­te des­ta­có la inau­gu­ra­ción. Las es­ta­tuas an­tes de ser ubi­ca­das. Que­rol es­cul­pien­do el bus­tode Ra­món y Ca­jal.Agus­tín Que­rol Su­bi­ratsJo­sep Mon­tse­rrat y Por­te­llas.

Con grúas se ar­mó el mo­nu­men­to.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Ecuador

© PressReader. All rights reserved.