LOS ALE­MA­NES en Gua­ya­quil

Memorias Porteñas - - Mp - Por GUI­LLER­MO ARO­SE­ME­NA ARO­SE­ME­NA

Gua­ya­quil, co­mo nin­gu­na otra ciu­dad en Ecua­dor, fue un cri­sol de ra­zas, na­cio­na­li­da­des y cul­tu­ras en los si­glos XIX y pri­me­ras dé­ca­das del XX. Es­ta ca­rac­te­rís­ti­ca úni­ca de nues­tro puer­to de­be ha­ber si­do el fac­tor pri­ma­rio pa­ra el gua­ya­qui­le­ño desa­rro­llar la ha­bi­li­dad de ser co­mer­cian­te por na­tu­ra­le­za. La gra­dual mez­cla de san­gre a tra­vés de ca­si dos si­glos ha crea­do un ADN que no se en­cuen­tra en otras ciu­da­des del país. Ese es­pí­ri­tu de so­bre­vi­ven­cia, lu­cha, te­na­ci­dad, per­se­ve­ran­cia y otras cua­li­da­des del em­pren­de­dor na­to es lo que di­fe­ren­cia al gua­ya­qui­le­ño del res­to de ecua­to­ria­nos.

A Gua­ya­quil lle­ga­ron ciu­da­da­nos de la ma­yo­ría de paí­ses eu­ro­peos y de las tres Amé­ri­cas, ade­más de Asia. Vi­nie­ron a bus­car fu­tu­ro y lo lo­gra­ron, no to­dos crea­ron fa­mi­lias ni fa­lle­cie­ron en el país. Unos vi­vie­ron va­rios de­ce­nios y al ju­bi­lar­se op­ta­ron por re­gre­sar a sus paí­ses, de­jan­do obras y en­se­ñan­zas. Ma­nuel An­to­nio Lu­za­rra­ga men­cio­na­do en al­gu­nas edi­cio­nes de MP, des­pués de vi­vir más de cua­ren­ta años en Gua­ya­quil, re­gre­só a Es­pa­ña. Jo­seph Me­gan lle­gó a Gua­ya­quil en­tre los trein­ta y cua­ren­ta del si­glo pa­sa­do; te­nía un ta­ller pa­ra re­pa­rar ra­dios en el cen­tro de la ciu­dad. Gran par­te de los años que re­si­dió en el puer­to desem­pe­ñó la ge­ren­cia de la plan­ta IFE­SA, em­pre­sa dis­que­ra de Luis Pino Ye­ro­vi. Des­pués de vi­vir trein­ta o cua­ren­ta años en Gua­ya­quil re­tor­nó a Es­ta­dos Uni­dos. En­tre los in­mi­gran­tes se en­cuen­tran ale­ma­nes, los más su­fri­dos por las in­jus­ti­cias con­tra ellos du­ran­te las dos gue­rras mun­dia­les. Ellos tra­je­ron a Gua­ya­quil gran­des va­lo­res mer­can­ti­les: or­ga­ni­za­ción, dis­ci­pli­na, pa­sión por la ca­li­dad y pro­duc­ti­vi­dad.

¿Cuán­do lle­gó el pri­mer em­pre­sa­rio ale­mán? He re­vi­sa­do es­ta­dís­ti­cas de adua­na y cen­sos de co­mer­cian­tes an­tes de 1830 y no he en­con­tra­do nin­guno. Pien­so que fue­ron los her­ma­nos Grund quie­nes fun­da­ron su em­pre­sa en 1830; ellos vi­nie­ron de Ham­bur­go. En el trans­cur­so de los años in­gre­sa­ron nue­vos so­cios y hu­bo cam­bios en la ra­zón so­cial; pa­ra 1909 el prin­ci­pal so­cio era Al­fon­so Pop­pe cu­ya em­pre­sa se en­con­tra­ba en el pues­to 18 en­tre las de ma­yor ca­pi­tal de la ciu­dad. En 1920 se creó Pop­pe y Cía. Sien­do los due­ños los her­ma­nos Adolfo y Pa­blo Pop­pe, y Juan Grimm. Su al­ma­cén era de ven­ta al de­tal, es­pe­cia­li­za­do en ro­pa pa­ra da­mas y ca­ba­lle­ros, in­clu­yen­do za­pa­tos y som­bre­ros. Tam­bién im­por­ta­ba cer­ve­za y per­fu­me­ría, ade­más ex­por­ta­ba som­bre­ros de pa­ja to­qui­lla y plu­mas de garza. Ven­día al por ma­yor y menor, con­ta­ba con agen­cias en las prin­ci­pa­les ciu­da­des del país y ven­de­do­res via­je­ros. Du­ran­te la I Gue­rra Mun­dial, Adolfo fue pues­to en lis­ta ne­gra, te­nien­do que sa­lir del país. A 1920 Pa­blo tam­bién vi­vía en Eu­ro­pa y el ne­go­cio que­dó ba­jo la ad­mi­nis­tra­ción de Grimm. Otro ale­mán que es­ta­ble­ció ne­go­cio al­re­de­dor de 1830 fue Er­nes­to W. Gar­be, su em­pre­sa tam­bién cam­bió de ac­cio­nis­tas y ra­zón so­cial has­ta con­ver­tir­se en Ric­kert & Co que pa­ra 1910 te­nía 700.000 su­cres de ca­pi­tal; Eduar­do, En­ri­que y Car­los Ric­kert fue­ron prin­ci­pa­les ac­cio­nis­tas, ha­bien­do si­do Eduar­do uno de los fun­da­do­res de la Cá­ma­ra de Co­mer­cio de Gua­ya­quil. Es­ta em­pre­sa fue la más im­por­tan­te de la co­lo­nia ale­ma­na.

Ha­cia 1866 la ta­gua o marfil ve­ge­tal fue des­cu­bier­ta en Ma­na­bí por ma­ri­nos ale­ma­nes; co­men­zó a ex­por­tar­se en im­por­tan­tes can­ti­da­des has­ta es­tar en­tre 1890 y 1937 en

EL CÓN­SUL ES­TA­DOU­NI­DEN­SE, FRE­DE­RIC GODING, DE­FEN­DIÓ A GUS­TA­VO CHANANGE DE LA IN­FA­MIA DE LOS IN­GLE­SES.

el ter­cer y cua­tro lu­gar del to­tal de ex­por­ta­cio­nes. (MP15) El prin­ci­pal mer­ca­do fue Ale­ma­nia; con los años se es­ta­ble­cie­ron em­pre­sas ale­ma­nas en Man­ta y Bahía de Ca­rá­quez, co­mo Ta­gua Han­dels Ge­sells­chaft (Ca­sa Ta­gua), con un ca­pi­tal de 170.000 su­cres pa­ra 1909, fue el más im­por­tan­te en­tre las em­pre­sas ma­na­bi­tas. Los ale­ma­nes tam­bién se es­ta­ble­cie­ron en El Pai­lón, Es­me­ral­das Han­dels­ge­sells­chaft se de­di­có a ex­por­tar­la.

En 1883, Juan H. Kru­ger cons­ti­tu­yó una em­pre­sa con su nom­bre que fun­cio­nó du­ran­te más de un si­glo, lle­gó a ser una de las 25 em­pre­sas más im­por­tan­tes de Gua­ya­quil. Se ini­ció co­mo im­por­ta­dor y re­pre­sen­tó a em­pre­sas na­vie­ras y ase­gu­ra­do­ras ale­ma­nas. Con el trans­cur­so de las dé­ca­das di­ver­si­fi­có y lo­gró la re­pre­sen­ta­ción de las me­jo­res mar­cas ale­ma­nas; in­gre­só en el ne­go­cio de pro­duc­tos quí­mi­cos y re­pre­sen­tó a po­de­ro­sas em­pre­sas far­ma­céu­ti­cas. En 1898 el ca­pi­tal era 100.000 su­cres, pa­ra 1909 ha­bía au­men­ta­do a 400.000. A 1930 in­tro­du­jo en Gua­ya­quil los pro­duc­tos Ba­yer en so­cie­dad con Bruck­mann & Cía. Pos­te­rior­men­te la em­pre­sa pa­só a ser ad­mi­nis­tra­da por Er­nes­to Alt­gelt. Du­ran­te las úl­ti­mas dé­ca­das del si­glo pa­sa­do la em­pre­sa aten­día a la ma­yo­ría de los sec­to­res de la eco­no­mía, des­de el agrí­co­la has­ta el in­dus­trial, des­de los ser­vi­cios has­ta el co­mer­cio. Trans­o­ceá­ni­ca, una de las em­pre­sas fi­lia­les, re­pre­sen­ta­ba a Ha­pag Lloyd, flo­ta na­vie­ra y lue­go a Lut­han­sa, com­pa­ñía aé­rea, am­bas ale­ma­nas. Ser­vi­cios Agrí­co­las tam­bién for­mó par­te de es­te gru­po pa­ra pro­veer bie­nes a los agri­cul­to­res, in­clu­yen­do fer­ti­li­zan­tes. Du­ran­te la vi­da de la em­pre­sa nu­me­ro­sos eu­ro­peos fue­ron con­tra­ta­dos pa­ra ad­mi­nis­trar los de­par­ta­men­tos o fi­lia­les, quie­nes con el tiem­po se in­de­pen­di­za­ron y es­ta­ble­cie­ron sus pro­pios ne­go­cios, en­tre ellos, Wal­ter Mat­his y Wer­ner Pe­llehn.

Adolfo Zoh­rer, otro ale­mán que abrió un ne­go­cio des­de fi­nes del si­glo XIX, se de­di­có a la ven­ta de ma­qui­na­ria pa­ra im­pren­tas y ase­rríos, pi­la­do­ras de arroz y ca­fé, mo­to­res ma­ri­nos, equi­pos pa­ra fuen­tes de so­da, cal­de­ras y ma­qui­na­ria en ge­ne­ral, ofre­cien­do el ser­vi­cio de ins­ta­la­ción de las mis­mas. Años des­pués in­cor­po­ró la lí­nea de ar­te­fac­tos eléc­tri­cos y ma­te­ria­les de fe­rre­te­ría. Pa­ra 1910, el ca­pi­tal de Zoh­rer fue de 45.000 su­cres. En 1920, Hermann Moe­ller ad­qui­rió el ne­go­cio, que pa­ra ese año te­nía un ca­pi­tal de 280.000. Moe­ller se des­ta­có en el mun­do de los ne­go­cios, de él se co­men­tó en MP115.

Adolfo Klaere y Os­car Me­yer se aso­cia­ron en 1917 pa­ra re­pre­sen­tar mar­cas ex­tran­je­ras y ven­der­las en Gua­ya­quil y res­to del país, ade­más se de­di­ca­ron a la ex­por­ta­ción de ca­cao, ca­fé, al­go­dón, cue­ro y som­bre­ro de pa­ja to­qui­lla. En ven­tas al ex­te­rior a con­sig­na­ción an­ti­ci­pa­ban di­ne­ro al pro­duc­tor. Te­nían ofi­ci­nas y bo­de­gas pa­ra al­ma­ce­nar los pro­duc­tos de ex­por­ta­ción. Con­ta­ban con una des­mo­ta­do­ra de al­go­dón pa­ra ven­der­lo a las fá­bri­cas de hi­la­do y te­ji­do del país. A 1920 el ca­pi­tal de la em­pre­sa era 100.000 su­cres. En las pri­me­ras dé­ca­das del si­glo XX lle­ga­ron los her­ma­nos Le­vi quie­nes crea­ron un pe­que­ño im­pe­rio (MP37). Tam­bién apa­re­ció Egon Mar­tens de­di­ca­do a la ex­por­ta­ción de ca­cao, a 1928 se en­con­tra­ba en­tre los diez ex­por­ta­do­res más im­por­tan­tes. En 1912 arri­bó Luis Eduar­do Bruck­mann pa­ra tra­ba­jar en una em­pre­sa co­mer­cial, dos años des­pués se ini­cia­ba la I Gue­rra Mun­dial y se crea­ba la pri­me­ra Lis­ta Ne­gra. Su nom­bre no apa­re­ció, po­si­ble­men­te por­que era muy jo­ven, al­re­de­dor de 24 años. Lue­go em­pren­dió un ta­ller ar­te­sa­nal lla­ma­do Fá­bri­ca Be­co en Man­ta, don­de ela­bo­ra­ba ja­bón de la­var, ve­la, be­tún, men­tol de un­güen­to y pas­ti­llas de azú­car. Bruck­mann tam­bién se de­di­có a la ex­por­ta­ción y ac­ti­vi­da­des agrí­co­las, ha­bien­do si­do due­ño de la ha­cien­da Ger­ma­nia. Cuan­do se ini­ció la II Gue­rra Mun­dial, Es­ta­dos Uni­dos e In­gla­te­rra pre­sio­na­ron al Go­bierno pa­ra in­cau­tar las pro­pie­da­des de los ciu­da­da­nos ale­ma­nes e ita­lia­nos en el país. La Fá­bri­ca Be­co, La Uni­ver­sal, Ul­tra­ma­res Tra­ding Co., y otras em­pre­sas pa­sa­ron a per­te­ne­cer al des­pa­cho de con­trol de Pro­pie­da­des Blo­quea­das del Mi­nis­te­rio de Ha­cien­da, que se adue­ñó de ellas co­mo si fue­ra due­ño, al ex­tre­mo de ha­ber ven­di­do ac­ti­vos de pro­pie­dad de ale­ma­nes a ter­ce­ros. Es­te he­cho es una pá­gi­na ne­gra en la his­to­ria ecua­to­ria­na por las in­jus­ti­cias co­me­ti­das con­tra los ex­tran­je­ros ale­ma­nes e ita­lia­nos. En 1943, los her­ma­nos An­to­nio, Os­wal­do y Cé­sar Al­va­rez Bar­ba y José María Es­pi­no­za Ace­ve­do com­pra­ron Be­co al Go­bierno y cons­ti­tu­ye­ron en Qui­to In­dus­trias Ales. Bruck­mann ja­más fue com­pen­sa­do.

En las pri­me­ras dé­ca­das del si­glo XX, los cie­los sud­ame­ri­ca­nos eran do­mi­na­dos por em­pre­sas aé­reas ale­ma­nas. En 1928 SCADTA, em­pre­sa co­lom­bia­na de pro­pie­dad de ale­ma­nes, fir­mó un con­tra­to con el Go­bierno ecua­to­riano pa­ra es­ta­ble­cer ser­vi- cio aé­reo quin­ce­nal con hi­dro­avio­nes des­de Gua­ya­quil a las si­guien­tes ciu­da­des: Man­ta, Bahía de Ca­rá­quez, Es­me­ral­das, Tu­ma­co, Bue­na­ven­tu­ra, Car­ta­ge­na y Ba­rran­qui­lla, con co­ne­xio­nes a ciu­da­des de los Es­ta­dos Uni­dos. Lue­go se creó SEDTA, com­pa­ñía ecua­to­ria­na que fun­cio­nó has­ta el ini­cio de la II Gue­rra Mun­dial. En es­tas em­pre­sas ha­bía tra­ba­ja­do Gus­ta­vo Chanange, ale­mán que lle­gó a Gua­ya­quil en 1913 pa­ra ocu­par la sub­ge­ren­cia del Bank of Spa­nish Amé­ri­ca, an­te­ce­sor del Lloyds Bank (MP32). Pos­te­rior­men­te tra­ba­jó con Gua­ya­quil Agen­cies, pro­pie­dad de W.R. Gra­ce. Ter­mi­na­da la II Gue­rra Mun­dial cons­ti­tu­yó su pro­pia em­pre­sa, Fe­rros­taal de Ecua­dor.

Pa­ra 1918 Ar­nol­do, Eduar­do y En­ri­que Pan­se te­nían Com­pa­ñía Ale­ma­na de Agen­cias. En 1931, cons­ti­tu­ye­ron Ul­tra­ma­res Tra­ding Com­pany. En po­cos años su em­pre­sa se con­vir­tió en una de las ex­por­ta­do­ras de ca­cao más im­por­tan­tes. Al ini­ciar­se la II Gue­rra Mun­dial y crear­se una nue­va lis­ta ne­gra; fue­ron en­via­dos a Ale­ma­nia co­mo can­je de sol­da­dos in­gle­ses y es­ta­dou­ni­den­ses cap­tu­ra­dos en ba­ta­llas. Mien­tras es­tu­vie­ron au­sen­tes, Juan Mar­cos y Luis No­boa se ini­cia­ron en la ex­por­ta­ción de ca­cao y con­tra­ta­ron a Hermann Herz­feld, ju­dío ale­mán que ha­bía es­ca­pa­do del Ho­lo­caus­to y los her­ma­nos Puig Aro­se­me­na le ha­bían da­do tra­ba­jo en He­re­de­ros de Puig Verdaguer (MP101). Pa­ra 1948, Ar­nol­do Pan­se al re­gre­sar a Gua­ya­quil se aso­ció con Mar­cos y No­boa crean­do Ul­tra­ma­res Cor­po­ra­tion (UC). Con el fa­lle­ci­mien­to de Pan­se, los dos pri­me­ros que­da­ron due­ños. Du­ran­te dé­ca­das UC es­tu­vo en­tre las em­pre­sas más gran­des de su ra­mo. Pa­ra 1970 No­boa que­dó co­mo úni­co pro­pie­ta­rio. Herz­feld no fue el úni­co que lle­gó hu­yen­do de la Ale­ma­nia na­zi, tam­bién lle­ga­ron Al­fre­do Czar­ninsky, Fe­de­ri­co Gold­baum, Gun­ter Lis­ken y mu­chos más. To­dos co­men­za­ron pe­que­ños y crea­ron im­por­tan­tes ne­go­cios que hoy per­te­ne­cen a sus hi­jos. En los años cin­cuen­ta se es­ta­ble­ció Unión de Ba­na­ne­ros Ecua­to­ria­nos S.A. (UBESA) de em­pre­sa­rios ale­ma­nes que vi­nie­ron a Gua­ya­quil pa­ra par­ti­ci­par en el au­ge ba­na­ne­ro re­cién ini­cia­do. Tu­vo alian­za con Stan­dard Fruit Co. y fue ad­mi­nis­tra­da por Juer­gen Schu­ma­cher. Por esos años Bur­chard von Cam­pe fun­dó In­ves­ta­mar S.A. Du­ran­te la se­gun­da mi­tad del si­glo pa­sa­do se cons­ti­tu­yó INDUAUTO con ma­yo­ría ac­cio­na­ria ale­ma­na; es­tá en el ne­go­cio de dis­tri­bu­ción de vehícu­los y ma­qui­na­ria agrí­co­la. En 1962 se fun­dó Tec­no­va pa­ra re­pre­sen­tar la lí­nea au­to­mo­triz de Ro­bert Bosch Gm­bh. Al­gu­nas cor­po­ra­cio­nes mul­ti­na­cio­na­les ale­ma­nas es­ta­ble­cie­ron sub­si­dia­rias en el sec­tor far­ma­céu­ti­co y en otros. Nu­me­ro­sos em­pre­sa­rios ale­ma­nes se que­dan sin ser men­cio­na­dos por fal­ta de es­pa­cio.

No­so­tros no en­ten­de­mos có­mo un des­pa­cho a los se­ño­res Pop­pe & Cía pue­de be­ne­fi­ciar a Ale­ma­nia”

CAR­TA DI­RI­GI­DA POR PER­KINS & Mc. NEELY AL DE­PAR­TA­MEN­TO DE ES­TA­DO DE LOS EE. UU.

EGON MAR­TENS

FE­LI­PE LE­VI

GUS­TA­VO CHA­NAN­GE

Newspapers in Spanish

Newspapers from Ecuador

© PressReader. All rights reserved.