LA GUÍA HIS­TÓ­RI­CA DE GUA­YA­QUIL

Memorias Porteñas - - Mp - Por RO­DOL­FO PÉ­REZ PI­MEN­TEL

Des­de 1942, al tra­tar de es­cri­bir la His­to­ria Eco­nó­mi­ca del Ecua­dor, Ju­lio Es­tra­da Ica­za (1917 - 1993) ha­bía co­men­za­do a in­tere­sar­se en mo­ne­das, bi­lle­tes, bo­nos del fe­rro­ca­rril y de la deu­da in­gle­sa, etc., que fue con­si­guien­do mer­ced al ase­so­ra­mien­to de su ami­go Víc­tor Iza Ro­drí­guez, ex­per­to en esas ma­te­rias.

In­mer­so en es­tas la­bo­res se le ocu­rrió de­di­car­le al país una His­to­ria Eco­nó­mi­ca co­mo pun­to de par­ti­da pa­ra un co­no­ci­mien­to más pro­fun­do de nues­tra esen­cia de ser. Sin em­bar­go, di­fe­ren­tes cir­cuns­tan­cias obra­ron en con­tra del proyecto. En cam­bio, las nu­me­ro­sí­si­mas fi­chas que po­seía so­bre di­ver­si­dad de te­mas re­la­cio­na­dos con la ciu­dad de Gua­ya­quil y su pro­vin­cia, le pro­por­cio­na­ron la idea de es­cri­bir una guía des­de los tiem­pos más re­mo­tos de su fundación el 15 de agos­to de 1534 con opi­nio­nes pro­pias, de cro­nis­tas y de via­je­ros ex­tran­je­ros.

Es­te proyecto, ma­du­ra­do en cien­to vein­te fas­cícu­los, tam­po­co pu­do cris­ta­li­zar­se por su en­fer­me­dad fi­nal, que fue lar­ga y des­truc­ti­va, de ma­ne­ra que a su de­ce­so que­dó el plan ca­si aca­ba­do de una obra úni­ca y mo­nu­men­tal des­de cual­quier pun­to de vis­ta que fue­re exa­mi­na­da. Los per­so­ne­ros del Ban­co del Pro­gre­so to­ma­ron la ini­cia­ti­va y con una bue­na in­ver­sión lo­gra­ron la edi­ción de los dos pri­me­ros vo­lú­me­nes que apa­re­cie­ron des­de 1996 co­mo Guía His­tó­ri­ca.

El pri­me­ro trae las no­tas de una via­je de cua­tro si­glos, con la his­to­ria de nues­tra ciu­dad des­de la lle­ga­da de los con­quis­ta­do­res has­ta 1920, in­clu­yen­do ma­pas, pla­nos, da­tos es­ta­dís­ti­cos, cua­dros si­nóp­ti­cos, fo­tos ra­ras, da­tos cu­rio­sos, etc., no so­lo so­bre la vi­da ci­ta­di­na sino tam­bién so­bre su his­to­ria eco­nó­mi­ca, po­lí­ti­ca, so­cial, lo co­ti­diano, que vuel­ve a la lec­tu­ra ani­ma­da y lle­na de evo­ca­cio­nes. El se­gun­do tomo co­mien­za con la le­tra A y con­clu­ye con la C. Des­de en­ton­ces han sa­li­do tres nue­vos vo­lú­me­nes que abar­can has­ta la le­tra I, in­clu­si­ve or­de­na­dos y edi­ta­dos por su hi­ja Ce­ci­lia Es­tra­da So­lá de Ica­za y la Arq. María An­to­nie­ta Pa­la­cios han ve­ni­do a au­men­tar la Guía His­tó­ri­ca de Gua­ya­quil o gran Dic­cio­na­rio En­ci­clo­pé­di­co de nues­tra ur­be, pues su na­tu­ra­le­za y con­te­ni­do hon­ra­rían a cual­quier gran ciu­dad del mun­do. Es­ta obra so­lo pue­de ser com­pa­ra­da en nues­tro país con las ‘Ca­sas, ca­lles y gen­tes del cen­tro his­tó­ri­co de Qui­to’, de la au­to­ría del Dr. Fernando Ju­ra­do No­boa, pu­bli­ca­do por el Fon­sal en Qui­to por aho­ra en ocho gran­des vo- lú­me­nes.

La Guía de Es­tra­da, co­mo se la co­no­ce, es­tá di­vi­di­da por ma­te­rias, si­gue el mé­to­do cro­no­ló­gi­co y con­tie­ne la eru­di­ta opi­nión del au­tor cuan­tas ve­ces es­te lo es­ti­ma con­ve­nien­te. En ca­so con­tra­rio, el da­to lo di­ce to­do. Nu­me­ro­sas fo­to­gra­fías del Gua­ya­quil an­ti­guo, que per­te­ne­cie­ron a la co­lec­ción Pe­ñahe­rre­ra y aho­ra al Ban­co Cen­tral, ador­nan sus pá­gi­nas.

Ju­lio de­di­có su vi­da a es­tu­diar to­do lo re­la­cio­na­do a su ciu­dad, re­co­gien­do gran­de­zas y me­nu­den­cias co­mo buen an­ti­cua­rio, y or­ga­ni­zan­do dis­per­sa in­for­ma­ción, pues sin­tió una ver­da­de­ra pa­sión – be­ne­dic­ti­na y abru­ma­do­ra- por el pa­sa­do, sin áni­mo de lu­cro, so­lo pa­ra di­fun­dir la ver­dad pues siem­pre se ha co­no­ci­do que en el Ecua­dor las be­llas le­tras ja­más han pro­du­ci­do ré­di­tos apre­cia­bles. Por eso le­yó las Ac­tas de Ca­bil­do, a los cro­nis­tas de In­dias, es­tu­dió la do­cu­men­ta­ción de las es­cri­ba­nías co­lo­nia­les y de co­mien­zo de la Re­pú­bli­ca, con­sul­tó los dia­rios y re­vis­tas de las he­me­ro­te­cas Mu­ni­ci­pal y de Au­to­res Na­cio­na­les de Gua­ya­quil, re­vi­só li­bros de his­to­ria del país y aún nu­me­ro­sí­si­mos del ex­te­rior; lo que no tu­vo pa­ra él nin­gún pro­ble­ma, pues ha­bla­ba y es­cri­bía en in­glés, fran­cés e ita­liano. De ma­ne­ra que su ver­sa­ción era pro­pia de un eru­di­to, el ma­yor de su tiem­po en ma­te­ria gua­ya­qui­le­ña.

En­tre Ju­lio y yo ja­más exis­tió la com­pe­ti­ti­vi­dad pro­pia de quie­nes se de­di­can a lo mis­mo, la vi­da nos di­vi­dió na­tu­ral­men­te el tra­ba­jo, a él le dio lo más di­fí­cil, lo re­la­cio­na­do con su­ce­sos, asun­tos, co­sas por su men­te abs­trac­ta y a mí me de­pa­ró to­do aque­llo que di­ce re­la­ción con las per­so­nas, de allí que al mis­mo tiem­po mien­tras él ha­cía lo su­yo – y lo hi­zo ma­gis­tral­men­te bien- yo es­cri­bía y pu­bli­ca­ba en en­tre­gas de pren­sa mi Dic­cio­na­rio Bio­grá­fi­co del Ecua­dor por aho­ra en vein­te y tres vo­lú­me­nes. Al fi­nal de sus días amis­ta­mos res­pe­tan­do nues­tras es­fe­ras y ten­go que agra­de­cer que en va­rias oca­sio­nes que se lo so­li­ci­té, me su­mi­nis­tró con des­pren­di­mien­to y ge­ne­ro­si­dad da­tos, in­for­mes y pa­pe­les de su familia, que me sir­vie­ron de in­va­lo­ra­ble ayu­da pa­ra ela­bo­rar cier­tas bio­gra­fías.

Ju­lio fue un tra­ba­ja­dor in­can­sa­ble pues ha­bién­do­se ini­cia­do con una vo­ca­ción tar­día, su men­ta­li­dad po­de­ro­sa ( fue un cien­tis­ta ma­te­má­ti­co) e in­fi­ni­to amor a su ciu­dad, le per­mi­tió acor­tar dis­tan­cias. Por eso se ha di­cho que a Gua­ya­quil en­tre­gó su vi­da, por­que apar­te de la guía nos ha de­ja­do el pre­cio­so te­so­ro de otros mu­chos li­bros, eru­di­tos, pro­fun­dos, in­ten­sos, que le acre­di­tan co­mo uno de los ma­yo­res ecua­to­ria­nos del si­glo XX.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Ecuador

© PressReader. All rights reserved.