CIR­CUNS­TAN­CIAS DE LA MUER­TE DEL GE­NE­RAL JUAN JOSÉ FLORES

Memorias Porteñas - - Mp - Por MA­RIANO SÁNCHEZ BRA­VO

El ge­ne­ral José María Urbina, quien es­ta­ba li­de­ran­do una ex­pe­di­ción re­vo­lu­cio­na­ria se es­for­zó en pe­ne­trar des­de el Pe­rú y to­mó el ca­mino de Ce­li­ca con una pe­que­ña co­lum­na pa­ra ata­car por Lo­ja a las fuer­zas del Go­bierno, con el fin de de­rro­car al pre­si­den­te Ga­briel Gar­cía Mo­reno. Pa­ra ello con­ta­ba con los pro­nun­cia­mien­tos que de­bían efec­tuar­se en Ca­ñar, Azo­gues, Cuen­ca, etc. Los ge­ne­ra­les Gui­ller­mo Fran­co y León avan­za­ron has­ta el can­tón Ma­cha­la, aun­que con po­cos hom­bres; pe­ro, par­te de la po­bla­ción se les unió.

El Go­bierno acu­mu­ló gran nú­me­ro de tro­pas en la fron­te­ra, des­de Lo­ja has­ta San­ta Ro­sa, cu­brien­do to­dos los pun­tos ac­ce­si­bles. Pa­ra je­fe de ope­ra­cio­nes por el la­do de Lo­ja fue de­sig­na­do el co­ro­nel José de Vein­te­mi­lla, y la cam­pa­ña por el la­do de San­ta Ro­sa de­bía di­ri­gir­la per­so­nal­men­te el ge­ne­ral en je­fe del Ejér­ci­to, ge­ne­ral Juan José Flores.

“Gar­cía Mo­reno – de­cía el doc­tor Pe­dro Moncayo- dio or­den al ge­ne­ral Flores pa­ra que apres­ta­ra las fuer­zas y los ele­men­tos ne­ce­sa­rios pa­ra de­be­lar la in­va­sión. Flores con­tes­tó al Pre­si­den­te el es­ta­do de pos­tra­ción en que se ha­lla­ba y la im­po­si­bi­li­dad de desem­pe­ñar esa co­mi­sión. Gar­cía Mo­reno le con­tes­tó que “si te­nía mie­do le avi­sa­ra pa­ra ir él per­so­nal­men­te”. En vis­ta de es­ta con­tes­ta­ción, Flores par­tió a la cam­pa­ña.

Otro error de ac­tua­ción por par­te de Gar­cía Mo­reno. Ac­to in­hu­mano po­dría­mos de­cir. Te­ne­mos en nues­tras ma­nos una de­ce­na de ofi­cios en­via­dos por Flores du­ran­te di­cha cam­pa­ña, y se ob­ser­va en ellos su firma ema­na­da de una mano tem­blo­ro­sa, y la tin­ta es ape­nas vi­si­ble, co­mo de al­guien que no po­día apre­tar la plu­ma pa­ra es­cri­bir su nom­bre, lo que de­no­ta su que­bran­ta­da sa­lud. Co­bar­de Flores, nun­ca. De cual­quier otra co­sa pue­de acu­sár­se­le, me­nos de co­bar­día.

Flores or­ga­ni­zó en Gua­ya­quil una fuer­za de cer­ca de mil hom­bres, la que fue des­pa­cha­da de esa pla­za en va­rios bu­ques de gue­rra o ar­ma­dos en gue­rra, zar­pan­do de Gua­ya­quil el día 21 de sep­tiem­bre de 1864. Lo hi­cie­ron el va­por de gue­rra ‘Gua­yas’, la go­le­ta de gue­rra ‘Sa­la­do’, el va­por ‘Was­hing­ton’, el va­por ‘Smyrk’ y el ber­gan­tín ‘Ge­ne­ral Su­cre’, así co­mo al­gu­nas lan­chas ca­ño­ne­ras.

Por su la­do, el día 26 de sep­tiem­bre sa­lió el ge­ne­ral Flores, aun­que en es­ta­do de pos­tra­ción, a bor­do del va­por ‘Gua­yas’, que ha­bía re­tor­na­do a re­co­ger­lo, bu­que co­man­da­do por el ca­pi­tán de fra­ga­ta, Die­go Ma­tos, a po­ner­se a la ca­be­za de su di­vi­sión pa­ra di­ri­gir las ope­ra­cio­nes.

El 10 de agos­to de 1865, Francisco Javier Sa­la­zar, en su in­for­me di­ri­gi­do a los ho­no­ra­bles le­gis­la­do­res, se re­fie­re a la in­va­sión ur­bi­nis­ta de 1864 y a la muer­te del ge­ne­ral en je­fe, ge­ne­ral Juan José Flores, con las si­guien­tes pa­la­bras: “…Con mo­ti­vo de la in­va­sión efec­tua­da en 1864, com­pró (el Go­bierno) el va­por ‘An­ne’ de pro­pie­dad in­gle­sa; y, con el nom­bre de ‘Gua­yas’, lo ar­mó en gue­rra y des­tru­yó a los in­va­so­res; aun­que a cos­ta de la pre­cio­sa vi­da del ín­cli­to ge­ne­ral en je­fe, hé­roe de la in­de­pen­den­cia y fun­da­dor de la Re­pú­bli­ca. Ata­ca­do es­te ilus­tre ge­ne­ral de una vio­len­ta en­fer­me­dad, per­ma­ne­ció en su pues­to has­ta con­se­guir la vic­to­ria, y ex­ha­ló el úl­ti­mo alien­to a bor­do del va­por ‘Smyrk’ en me­dio de las olas en­ton­ces agi­ta­das del gol­fo de Jam­be­lí. Es­te acon­te­ci­mien­to lle­nó a la Pa­tria de an­gus­tia y la cu­brió de lu­to”.

Pe­ro es el mis­mo pre­si­den­te Gar­cía Mo­reno, quien a pe­sar de no ser sen­si­ble an­te las do­len­cias del co­man­dan­te en je­fe, al ha­ber in­si­nua­do que por te­mor di­si­mu­la­ba su es­ta­do de pos­tra­ción, el que a su muer­te ma­ni­fies­ta en su men­sa­je al Con­gre­so lo si­guien­te: “Una ca­la­mi­dad na­cio­nal so­bre­vino sin em­bar­go y re­ani­mó las es­pe­ran­zas de los ven­ci­dos el ge­ne­ral en je­fe de es­cla­re­ci­da e im­pe­re­ce­de­ra memoria, fa­lle­ció de la en­fer­me­dad que ado­le­cía, agra­va­da por las po­lí­ti­cas de la cam­pa­ña y los su­fri­mien­tos de la na­ve­ga­ción; y a su muer­te, pro­fun­da­men­te sen­ti­da por los bue­nos ciu­da­da­nos, cre­ye­ron los enemi­gos irre­con­ci­lia­bles de su Pa­tria que el go­bierno que­da­ba sin apo­yo y el país sin de­fen­der­se”.

En esas pa­la­bras el pre­si­den­te sa­ca ven­ta­ja del mo­men­to sen­ti­do pa­ra in­cre­par a sus ad­ver­sa­rios, por lo me­nos pa­ra de­mos­trar a los ho­no­ra­bles su ca­pa­ci­dad po­lí­ti­ca y mi­li­tar. Eso no es nue­vo, co­mo no lo es, su cri­te­rio cam­bian­te so­bre Flores pues en 1855, Gar­cía Mo­reno de­cía: “¡Cuán­do mo­ri­rá es­te hom­bre fu­nes­to, cau­sa de tan­tas des­gra­cias! ca­da día abo­rrez­co más a Flores”. En 1864, en cam­bio, de­cre­tó gran­des ho­no­res a su memoria y es­cri­bía al hi­jo de aquel, An­to­nio Flores Ji­jón, la si­guien­te con­do­len­cia: “No me con­for­mo no ten­go fuer­zas pa­ra re­sig­nar­me con la irreparabl­e pér­di­da (…). Ca­da día que pa­sa ha­rá sen­tir al país con ma­yor vi­ve­za el va­cío que ha de­ja­do el ge­ne­ral (…). Na­da en­cuen­tro en el mun­do que re­em­pla­ce al ami­go fiel, de­ci­di­do, pre­vi­sor, sa­gaz, con­ci­lia­dor, in­te­li­gen­te, ins­trui­do y ex­pe­ri-

GAR­CÍA MO­RENO LE IN­CRE­PÓ A UN FLORES EN­FER­MO Y POS­TRA­DO QUE “SI TE­NÍA MIE­DO LE AVI­SA­RA PA­RA IR ÉL (A COM­BA­TIR) PER­SO­NAL­MEN­TE”. FLORES PAR­TIÓ, PE­RO SE AGRA­VÓ Y MU­RIÓ. SUS RES­TOS FUE­RON TRAS­LA­DA­DOS A GUA­YA­QUIL.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Ecuador

© PressReader. All rights reserved.