DY­NA­MO DE TBI­LI­SI

En 1961

Memorias Porteñas - - Mp - Por ALBERTOSÁN­CHEZVARAS

Afi­nes de 1961 lle­gó a Gua­ya­quil el Dy­na­mo de Tbi­li­si, Geor­gia, el pri­mer equi­po de fút­bol de la an­ti­gua Unión So­vié­ti­ca en ju­gar en nues­tro me­dio. El mun­do vi­vía los tiem­pos de Gue­rra Fría y era muy ra­ra, por ra­zo­nes po­lí­ti­cas, la pre­sen­ta­ción aquí de al­gún elen­co de­por­ti­vo de los paí­ses co­mu­nis­tas. Aun­que rea­li­za­ban oca­sio­na­les gi­ras por otros paí­ses sud­ame­ri­ca­nos, ge­ne­ral­men­te se sal­ta­ban Ecua­dor. Por ello, la ac­tua­ción del Dy­na­mo des­per­tó in­te­rés y cu­rio­si­dad. Po­cos días an­tes, la se­lec­ción de la URSS ha­bía rea­li­za­do una gi­ra por Ar­gen­ti­na, Chi­le y Uru­guay, ob­te­nien­do re­so­nan­tes triun­fos que la po­nían en­tre las fa­vo­ri­tas pa­ra el Mun­dial Chi­le 1962 pues, ade­más, ha­bía ga­na­do en 1960 el pri­mer cam­peo­na­to europeo de se­lec­cio­nes.

Con gran des­plie­gue pu­bli­ci­ta­rio se anun­ció “por pri­me­ra vez, fút­bol ru­so en Gua­ya­quil¨ y más allá de la po­si­bi­li­dad de ver a un equi­po europeo que ve­nía in­vic­to en una gi­ra su­da­me­ri­ca­na, nues­tra afi­ción te­nía la cu­rio­si­dad de ver qué tan cier­to era que los ru­sos ju­ga­ban un fút­bol me­ca­ni­za­do im­po­si­ble de su­pe­rar. Pues bien, Dy­na­mo vino, vio y triun­fó. Pe­ro no so­lo mos­tró un fút­bol de atle­tas que se­guían una rí­gi­da dis­ci­pli­na tác­ti­ca, sino que al­gu­nos ju­ga­do­res mos­tra­ron una téc­ni­ca si­mi­lar a la de los rio­pla­ten­ses y bra­si­le­ños, en­ton­ces los ada­li­des del fút­bol con­ti­nen­tal.

El do­min­go 3 de di­ciem­bre en el es­ta­dio Mo­de­lo (ac­tual Alberto Spen­cer) an­te cer­ca de 20.000 es­pec­ta­do­res, Dy­na­mo en­fren­tó al Eme­lec, en esos mo- men­tos pun­te­ro del cam­peo­na­to na­cio­nal. Una go­lea­da de 6-2 ob­tu­vo el equi­po vi­si­tan­te, do­mi­nan­do con fa­ci­li­dad ab­so­lu­ta a un elen­co eléc­tri­co que se mos­tró im­po­ten­te pa­ra con­te­ner la ava­lan­cha so­vié­ti­ca. Los ju­ga­do­res lo­ca­les se vie­ron su­pe­ra­dos des­de el pri­mer mo­men­to por el Dy­na­mo que lle­gó a te­ner ven­ta­ja de 5-0 en el mar­ca­dor, pa­ra aflo­jar un po­co al fi­nal y ter­mi­nar con un 6-2 que igual­men­te sig­ni­fi­có una hol­ga­da vic­to­ria. El arie­te Ka­loev con 3 ano­ta­cio­nes fue el go­lea­dor del par­ti­do, com­ple­tan­do las ci­fras Ya­man­dit­ze, Du­nathc­vi­lle Illia y Bar­kaia, es­te úl­ti­mo con dis­pa­ro que se des­vió en el de­fen­sor Are­llano. Por los “azu­les” des­con­ta­ron En­ri­que Ray­mon­di y Car­los Raf­fo.

El jue­ves 7, an­te 30.000 per­so­nas, en el mis­mo es­ta­dio Mo­de­lo, Dy­na­mo vol­vió a ven­cer, es­ta vez con una di­fe­ren­cia es­tre­cha de 2-1, a Barcelona y la pren­sa des­ta­có la gran re­sis­ten­cia que ha­bía opues­to el equi­po lo­cal a su po­de­ro­so ri­val. Es de­cir que la de­rro­ta fue fes­te­ja­da co­mo un triun­fo por­que mu­chos creían que nue­va­men­te se iba pro­du­cir una go­lea­da. Pre­ve­ni­dos por lo que ha­bía su­ce­di­do en el jue­go an­te­rior, los lo­ca­les se re­for­za­ron con los her­ma­nos José y Bo­lí­var Me­ri­zal­de, in­te­gran­tes del C. S. Pa­tria. El jue­go de pa­ses cortos del equi­po lo­cal, que mos­tró ade­más mu­cha ga­rra, cau­só pro­ble­mas a los so­vié­ti­cos pe­ro igual con una me­jor dis­po­si­ción tác­ti­ca con­tra- rres­ta­ron el ac­cio­nar de los “to­re­ros”. La crí­ti­ca se­ña­ló que el re­sul­ta­do de 2-1 fue me­re­ci­do, pe­ro que el ac­cio­nar del Barcelona ha­bía de­mos­tra­do que se le po­día ju­gar de igual a igual al Dy­na­mo. Bo­lí­var Me­ri­zal­de abrió la cuen­ta pa­ra Barcelona, Me­llith­vi­lle Ten­guil y Ka­loev mar­ca­ron pa­ra la vi­si­ta.

PRI­MER EQUI­PO DE LA URSS EN JU­GAR EN

GUA­YA­QUIL. VEN­CIE­RON 6-2 AL EME­LEC Y 2-1 AL BARCELONA.

Eran tiem­pos en que no se pa­sa­ban par­ti­dos por te­le­vi­sión y nues­tro pú­bli­co te­nía le­ja­nas re­fe­ren­cias del fút­bol europeo. Las es­po­rá­di­cas vi­si­tas de equi­pos es­pa­ño­les, el Se­vi­lla, Espanyol y Real Ma­drid; los sue­cos De­ger­fords y Nor­kop­ping; el Charl­ton Ath­le­tic de In­gla­te­rra y el Rott Weiss de Ale­ma­nia, nos mos­tra­ban rá­fa­gas de una vi­sión fut­bo­lís­ti­ca di­fe­ren­te, pues es­tá­ba­mos acos­tum­bra­dos a ver a equi­pos sud­ame­ri­ca­nos. De los ru­sos se sa­bía muy po­co, exis­tía un ha­lo de mis­te­rio, de allí que la pre­sen­cia del Dy­na­mo fue im­por­tan­te.

Es cier­to que no era el más po­de­ro­so equi­po de su país (años más tar­de vino el Dy­na­mo de Mos­cú), pe­ro sí te­nía en sus fi­las a va­rios ju­ga­do­res im­por­tan­tes, que nos per­mi­tie­ron ver los ade­lan­tos del fút­bol so­vié­ti­co y por­que no, tam­bién sus pun­tos dé­bi­les. En to­do ca­so la pre­sen­cia del Dy­na­mo de Tbi­li­si en can­chas gua­ya­qui­le­ñas a fi­na­les del año 1961 de­jó una muy bue­na im­pre­sión en los afi­cio­na­dos y lec­cio­nes de fút­bol mo­derno pa­ra nues­tros de­por­tis­tas que en esa épo­ca no te­nían ma­yor ro­ce in­ter­na­cio­nal. Ade­más, se su­pe­raron pre­jui­cios y se abrió la puer­ta a fu­tu­ras ac­tua­cio­nes de equi­pos de Eu­ro­pa del Es­te.

Lla­ma­ron la aten­ción el gi­gan­tes­co ar­que­ro Ko­tri­kad­ze, de gran ta­lla y agi­li­dad asom­bro­sa; fue lla­ma­do des­pués de es­ta gi­ra a la se­lec­ción de su país y fue su­plen­te del le­gen­da­rio Lev Yas­hin en el Mun­dial de Chi­le. En la de­fen­sa des­ta­có Mur­taz Kur­si­la­va, otro ju­ga­dor de des­ta­ca­da tra­yec­to­ria, pues va­rias ve­ces in­te­gró la se­lec­ción so­vié­ti­ca. El eje del equi­po era el me­dio­cam­pis­ta Val­di­mir Bar­kaia, ju­ga­dor ele­gan­te y pre­ci­so pa­ra los pa­ses; tras ser va­rias ve­ces in­ter­na­cio­nal fue en­tre­na­dor del pro­pio Dy­na­mo al re­ti­rar­se del fút­bol ac­ti­vo. Los ex­tre­mos Ten­guill e Illia, con su velocidad y pre­ci­sos cen­tros, mos­tra­ron un ti­po de fút­bol que no era co­mún en nues­tro me­dio. Fi­na­men­te, el go­lea­dor Zaur Ka­loev fue un es­pec­tácu­lo apar­te. En el pri­mer par­ti­do mar­có tres ano­ta­cio­nes y no pu­do ser con­te­ni­do en nin­gún mo­men­to. En el se­gun­do, mar­ca­do en pos­ta por Le­ca­ro y Ree­ves Pat­ter­son lu­ció me­nos, pe­ro apa­re­ció en el ins­tan­te pre­ci­so, en el se­gun­do tiem­po, pa­ra mar­car el gol del triun­fo. Ka­loev fue una le­yen­da en su equi­po y fue el con­duc­tor del ata­que del equi­po de la URSS que ga­nó la Co­pa Eu­ro­pea en 1960.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Ecuador

© PressReader. All rights reserved.