EL CA­PI­TÁN CO­ME TIE­RRA

Memorias Porteñas - - Mp - Por MO­DES­TO CHÁ­VEZ FRAN­CO

De las mu­chas no­ve­da­des y ma­ra­vi­llas que lle­va­ban los via­je­ros de Amé­ri­ca a Es­pa­ña, co­mo la qui­na, el ají, el ta­ba­co, etc., una ca­pri­cho­sa y ex­tra­va­gan­te fue la de los barros de Mé­xi­co, que lle­gó a ser moda de fu­ror y no­ta de aris­to­cra­cia por los tiem­pos de Felipe II has­ta Car­los III. Era el chic en sa­lo­nes, en fies­tas y en vi­si­tas de dis­tin­ción, el co­mer por go­lo­si­na tro­ci­tos de un cier­to ba­rro es­pe­cial lle­va­do de Mé­xi­co ba­jo la cua­li­dad de co­mi­ble y bien gus­to­so por su sua­vi­dad, blan­cu­ra y sa­bor­ci­llo ca­li­zo qui­zá no des­agra­da­ble. Ba­rro del que los az­te­cas ha­cían sus bú­ca­ros, arí­ba­los, va­sos y ja­rro­nes fi­nos pa­ra el cul­to y pa­ra sus prín­ci­pes.

En la Pe­nín­su­la lo lla­ma­ban sim­ple­men­te el Ba­rro de Nue­va Es­pa­ña, y era lo más ex­qui­si­to y rum­bo­so po­der ofre­cer a los in­vi­ta­dos de más re­fi­na­mien­to, tro­zos de ese ba­rro de al­gún bú­ca­ro ro­to ex­pro­fe­so y pues­tos los frag­men­tos en lu­jo­sos aza­fa­tes. Se brin­da­ba cho­co­la­te, otra no­ve­dad ame­ri­ca­na, rapé y ci­ga­rros, so­co­nus­co, bo­di­gos, con­fi­tu­ras, ho­jal­dres y otras go­lo­si­nas; pe­ro era lo más aplau­di­do oír, so­bre to­do a los po­llos bien y a las se­ño­ri­tas, re­cla­mar al cria­do: -Me­jor trae­ras­me un ba­rro. Ve­nía el cria­do tra­yen­do una sal­vi­lla lle­na de tro­ci­tos de la ar­ci­lla co­mes­ti­ble, que to­ma­ban de­li­ca­da­men­te en­tre los de­dos y mas­ca­ban a pe­da­ci­tos re­chi­nan­do los dien­tes.

Más ra­ra era la moda cuan­to que no era ame­ri­ca­na en ver­dad, sino hi­ja del an­to­jo de quién sa­be quié­nes de los con­quis­ta­do­res. Pe­ro co­mo Es­pa­ña la creó, de allá vino acá con­sa­gra­da y se ge­ne­ra­li­zó en las co­lo­nias.

El ca­pi­tán de co­ra­ce­ros del rey, don Cos­me Sie­rra y Car­va­jal, vino por aquí con un car­go mi­li­tar, des­pués de ha­ber ser­vi­do en Mé­xi­co y Es­pa­ña. Era to­do un pe­ti­me­tre o ni­ño fi­fí que di­ría­mos hoy: pul­cro y ele­gan­te al úl­ti­mo fi­gu­rín pa­la­cie­go; per­fu­ma­do y pin­ta­di­to, de ca­sa­ca, tri­cor­nio y co­le­to, de ri­zo­sa y em­pol­va­da pe­lu­ca, buen es­pa­da­chín, te­no­rio y aven­tu­re­ro, bai­la­rín y rum­bo­so, des­pier­to de in­ge­nio y cor­te­sano a las de­re­chas, pron­to le fue­ron mu­chas las ho­ras de cuar­tel y de ser­vi­cio, por­que las ne­ce­si­ta­ba pa­ra vi­si­tas y bai­les, pa­seos y ga­lan­teos.

Su ca­sa pre­fe­ri­da era la de la muy no­ble y ho­no­ra­ble familia de Nú­ñez y Su­bia­ga, por­que la pre­fe­ren­cia de sus cor­te­jos se la sa­ca­ba en con­cur­so do­ña Leo­nor­ci­ta de Nú- ñez y Su­bia­ga, crio­llo pim­po­llo quin­cea­bri­le­ño que no lo iba a la za­ga del ca­pi­tan­ci­to en pren­das de fi­ní­si­mos qui­la­tes so­cia­les.

Cos­me in­tro­du­jo en la ca­sa ami­ga la moda de co­mer el ba­rro me­xi­cano con to­dos los ri­tos usua­les en la Cor­te, co­mo tie­nen ri­tos otros tan­tos gus­tos: el ca­fé mo­quen­se, el té chino, el ab­sin­tio hoy, el nar­guil mu­sul­mán, el ma­te pa­ra­gua­yo, etc., que más son preám­bu­los de pre­pa­ra­ción y con­su­mo que sus­tan­cia de fon­do.

Don Cos­me ha­bía traí­do bue­na pro­vi­sión de barros y se pro­po­nía a traer más pa­ra el cul­ti­vo de la moda. Pe­ro a Leo­no­ri­ta pa­re­ce que no la con­quis­tó el exo­tis­mo snob de co­mer tie­rra, y un día se lo di­jo con su gra­cia y de­sen­fa­do gua­ya­qui­le­ños, agre­gan­do que, si tan del gus­to era esa por­que­ría a don Cos­me, cuan­do aquí se la te­nía por vi­cio muy cas­ti­ga­ble de al­gu­nos mo­co­sos que por ello se vol­vían pá­li­dos y pi­po­nes, co­mie­ra del ba­rro de aquí mis­mo sin tan­to tra­ba­jo de en­car­gar­lo a le­jos, que nues­tros in­dios la­bra­ban tan bue­nos ca­cha­rros co­mo los me­xi­ca­nos.

Y co­mo Sie­rra le re­ba­tie­ra que no po­dría ser igual, pues es­te era es­pe­cial, hí­zo­le ella la apues­ta de ha­cer­le co­mer de nues­tros barros y de ha­llar­los tan sa­bro­sos.

En­tre tan­to la ser­vi­dum­bre y qui­zá las ami­gui­tas de Leo­nor, sin gran­des es­fuer­zos de tras­tue­co, ha­bían cam­bia­do el pro­pi­cio nom­bre del ca­pi­tán Cos­me Sie­rra en el de ca­pi­tan­ci­to co­me tie­rra, que se lo cu­chi­chea­ban en tras­puer­tas y con­fi­den­cias de ha­ma­cas, en­tre ci­ga­rro y ci­ga­rro.

Co­mo Leo­nor ha­bía ido guar­dan- do mu­chos ties­tos de los ob­se­quios del ca­pi­tán, fá­cil­men­te le ga­nó el agui­nal­do en un día de inocen­tes al lis­to mi­li­tar, ha­cién­do­le tris­car y en­glu­tir buen tro­zo de ba­rro de Chon­gón, que mez­cló en­tre mu­chos de los le­gí­ti­mos del gus­to del jo­ven­zue­lo; y fue­ra que él no lo no­ta­ra, fue­ra que ella mis­ma se lo brin­da­ra con dos de sus de­di­tos im­preg­nan­do el bur­do ba­rro de sa­bor a glo­ria, es­pe­ran­do con lin­da hi­po­cre­sía la to­tal con­su­ma­ción del úl­ti­mo gra­ni­llo, es­ta­lla­ron sus ri­sas y pal­ma­das:

-Por inocen­te! Por inocen­te! Aguinaldos! Aguinaldos! ¿No le pro­me­tía vue­sa­mer­ced ha­cer­le co­mer de nues­tro ba­rro y pro­bar­le que era tan ri­co co­mo el me­xi­cano? Aho­ra sí que vu­sar­ced es gua­ya­qui­le­ño!

Y tan gua­ya­qui­le­ño que, an­tes de los otros inocen­tes, el ca­pi­tán don Cos­me Sie­rra y Car­va­jal y do­ña Leo­nor­ci­ta de Nú­ñez y Su­bia­ga pu­sie­ron en apu­ros al sa­cris­tán de la Ma­triz, pa­ra sa­car­le to­das las no­tas ob­te­ni­bles a las cam­pa­ni­tas en re­pi­ques, ex­pues­tas por los gol­pe­teos ba­da­la­jes a ha­cer­se tam­bién añi­cos co­mo los bú­ca­ros me­xi­ca­nos, pa­ra fes­te­jar la en­tra­da y la sa­li­da de los no­vios.

-Pro­mé­te­me vues­tra sin par bel­dad, mi se­ño­ra es­po­sa, que ya no me en­ga­ña­rá en lo fu­tu­ro. -Pro­tés­ta­me vue­sa­mer­ced, se­ñor mi ma­ri­do, que no co­me­rá más barros. -Qui­tá! Con los vues­tros pe­da­zos de glo­ria ten­ré pa­ra una vi­da de ar­cán­gel! Pues qué me­jor ba­rro que el gua­ya­qui­le­ño de que Dios voz fi­zo.

No sa­be­mos si ese lindo bú­ca­ro se lo co­mió tam­bién don Cos­me a mor­dis­qui­tos. Muy pro­ba­ble…

LA COS­TUM­BRE DE LOS ME­XI­CA­NOS DE CO­MER TRO­CI­TOS DE

BA­RRO DUL­CI­FI­CA­DO FUE IMI­TA­DO POR UN MI­LI­TAR ES­PA­ÑOL QUE LLE­GÓ AL PUER­TO, PE­RO SIN PO­DER CON­VEN­CER

A LOS GUA­YA­QUI­LE­ÑOS.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Ecuador

© PressReader. All rights reserved.