PE­DRO E. CAM­PO­SANO RA­MOS, el pro­mo­tor que sí me cum­plió

Memorias Porteñas - - Mp - Por GA­BRIEL PA­RE­DES

Sen­ta­do en el bal­de de la ca­mio­ne­ta Che­vro­let co­lor cre­ma con blan­co, iba don Pe­dro Ezequiel Cam­po­sano Ra­mos, me­gá­fono en mano, anun­cian­do a lo largo de la ca­lle Juan Mon­tal­vo, de la ciu­dad de Mi­la­gro, la ven­ta de los bo­le­tos del pró­xi­mo y reanu­da­do sor­teo de ese vehícu­lo, que se ri­fa­ría el 27 de ju­nio de 1973. Sa­lí des­de el in­te­rior de mi pe­que­ño ne­go­cio al es­cu­char mi nom­bre, (Vi­te­lio Bel­trán To­rres), a quien don Pe­dro en­via­ba sa­lu­dos a tra­vés de su al­ta­voz y al mis­mo tiem­po unos de sus ven­de­do­res, el Sr. José Del­ga­do Pa­rra­les, me ofre­cía ama­ble­men­te los bo­le­tos nu­me­ra­dos. Sor­pren­di­do por la ma­ne­ra ori­gi­nal có­mo ha­cía pro­pa­gan­da es­te co­rrec­to y cum­pli­dor pro­mo­tor, com­pré el bi­lle­te No. 71283, se­gu­ro de que lo ga­na­ría, sa­bien­do ade­más que es­ta ri­fa, se ju­ga­ba con los cin­co dí­gi­tos del sor­teo de la Lo­te­ría Na­cio­nal.

Don Pe­dro E. Cam­po­sano era un hom­bre muy que­ri­do y res­pe­ta­do por nues­tro pue­blo. Ca­sa­do con do­ña María Lui­sa Te­no­rio Már­quez ha­bían pro­crea­do cua­tro lin­das ni­ñas: María Ro­sa (quien siem­pre apa­re­cía en las fo­to­gra­fías cuan­do su pa­dre ha­cía la en­tre­ga de los ca­rros sor­tea­dos), Lour­des, Co­ra­lia y Consuelo. Sien­do él muy re­li­gio­so, acu­día ca­da año sin fal­tar a la pro­ce­sión del Cris­to del Consuelo, y por guar­dar­le re­ve­ren­cia de­vo­cio­nal, bau­ti­zó a su úl­ti­ma hi­ja, po­nién­do­le ese nom­bre.

To­das las ma­ña­nas, par­quea­do en la es­qui­na de Pe­dro Car­bo y Lu­que, ini­cia­ba sus re­co­rri­dos por las ca­lles de Gua­ya­quil ex­hi­bien­do el ele­gan­te pre­mio ro­dan­te, que en esos mo­men­tos era con­du­ci­do por el Sr. Ra­món Mer­chán, cho­fer de con­fian­za, quien lo acom­pa­ñó mu­cho tiem­po en es­ta la­bor. Jun­tos an­du­vie­ron por Dau­le, No­bol, Mi­la­gro, Vin­ces, Ba­baho­yo, Ma­cha­la y tan­tas ciu­da­des más, lle­van­do la po­si­bi­li­dad de te­ner un vehícu­lo por la com­pra de un bo­le­to de cin­co su­cres, te­nien­do don Pe­dro, dis­tri­bui­do­res au­to­ri­za­dos en Qui­to y Cuen­ca.

El ne­go­cio se vio afec­ta­do, por el De­cre­to No. 1538, del 29 de di­ciem­bre de 1972 y re­for­ma­do en mar­zo de 1973, dis­po­si­ción que re­gla­men­ta­ba los per­mi­sos pa­ra ri­fas y sorteos, rea­li­za­dos a tra­vés de la ven­ta de ac­cio­nes o bo­le­tas. Si se ofre­cie­ran premios de bie­nes ma­te­ria­les; es- tas de­be­rían pa­gar el 10 % del va­lor to­tal de las ac­cio­nes nu­me­ra­das emi­ti­das por el sor­teo; an­tes de em­pe­zar la ven­ta de es­tos.

Por lo tan­to, los in­ten­den­tes de po­li­cía, no au­to­ri­za­ban la cir­cu­la­ción de las ac­cio­nes que no ha­yan cu­bier­to pre­via­men­te el pa­go se­ña­la­do, más los otros im­pues­tos exis­ten­tes. Sus­pen­dién­do­se, por or­de­nan­za mi­nis­te­rial, to­do ti­po de ri­fas por­que es­tas se ha­bían con­ver­ti­do en un sis­te­ma de es­ta­fa ma­si­va al pú­bli­co. Ha­cien­do las ges­tio­nes per­ti­nen­tes an­te el go­ber­na­dor mi­li­tar del Gua­yas, con­tral- mi­ran­te Re­nán Ol­me­do Gon­zá­lez, don Pe­dro ‘el pro­mo­tor que cum­ple’, pre­sen­tó los pa­gos de to­dos los im­pues­tos: el 1 % al Pa­tro­na­to del Ni­ño, el 5 % de la Jun­ta de Be­ne­fi­cen­cia, el 5 % a la Mu­ni­ci­pa­li­dad de Gua­ya­quil, el 10 % a las Fuer­zas Ar­ma­das. Can­ce­ló 84.000 su­cres por con­cep­to de im­pues­tos, ade­más de ad­jun­tar la ga­ran­tía de una ins­ti­tu­ción ban­ca­ria por el va­lor de 200.000, pi­dien­do que se le per­mi­ta con­ti­nuar con sus ac­ti­vi­da­des. Aten­dien­do es­ta de­man­da y con­sul­tán­do­se al mi­nis­tro de Go­bierno, Gral. Ga­lo La­to­rre Sie­rra, quien con­fi­rió una con­ce­sión es­pe­cial al sor­teo que pa­tro­ci­na don Pe­dro Ezequiel Cam­po­sano Ra­mos, au­to­ri­zan­do se lo reali­ce “de­bi­do a la hon­ra­dez y ejem­plar con­duc­ta del se­ñor que ha de­mos­tra­do ser fiel observador de los com­pro­mi­sos que siem­pre ad­quie­re”. Se dis­pu­so, pues, que el in­ten­den­te ge­ne­ral de Po­li­cía del Gua­yas, pro­ce­da a otor­gar­le el co­rres­pon­dien­te per­mi­so.

‘El pre­go­ne­ro de Gua­ya­quil’ lle­va­ba ri­fa­dos más de cin­cuen­ta vehícu­los en­tre au­to­mó­vi­les de lu­jo y ca­mio­ne­tas, siem­pre de la mar­ca Che­vro­let. Re­vi­san­do el bo­le­tín del sor­teo de la lo­te­ría, de la fe­cha in­di­ca­da, mi sor­pre­sa es ver que el nú­me­ro 71283, coin­ci­día con el ga­na­dor. In­me­dia­ta­men­te aga­rré ca­rro ha­cia Gua­ya­quil, yen­do a re­cla­mar mi pre­mio a don Pe­dro, quien me hi­zo la for­mal en­tre­ga del vehícu­lo, en las in­me­dia­cio­nes de la Go­ber­na­ción del Gua­yas, co­lo­can­do un gran le­tre­ro con mi nom­bre de­lan­te de no­so­tros, que­dan­do es­ta fo­to­gra­fía co­mo prue­ba de su ho­nes­ti­dad y cre­di­bi­li­dad ga­na­da.

Pe­no­sa fue la in­faus­ta noticia pa­ra los gua­ya­qui­le­ños, y el Ecua­dor en­te­ro, al co­no­cer­se el fa­lle­ci­mien­to de es­te no­ble ca­ba­lle­ro, un 2 de agos­to de 1975, per­ma­ne­cien­do el agra­de­ci­mien­to de mu­chas per­so­nas fa­vo­re­ci­das por su in­can­sa­ble la­bor. Con­ti­nuó con el ne­go­cio do­ña María Lui­sa Te­no­rio viu­da de Cam­po­sano, por va­rios años, has­ta cuan­do nos lle­gó la do­la­ri­za­ción; ce­rrán­do­se el ca­pí­tu­lo de es­te afa­ma­do per­so­na­je ‘el pro­mo­tor que sí me cum­plió’.

PE­DRO EZEQUIEL CAM­PO­SANO SE HI­ZO

FA­MO­SO CO­MO PRO­MO­TOR RI­FAN­DO VEHÍCU­LOS. RE­CO­RRIÓ EN LOS CA­RROS SOR­TEA­DOS LAS CA­LLES DEL GUA­YAS.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Ecuador

© PressReader. All rights reserved.