EL POE­MA FI­NAL DE DA­VID LEDESMA

Memorias Porteñas - - Mp - Por RO­DOL­FO PÉ­REZ PI­MEN­TEL

Pa­ra la Se­ma­na San­ta sus pa­dres via­ja­ron a la vi­lla que po­seían en el bal­nea­rio de Sa­li­nas. Da­vid pro­me­tió re­unir­se con ellos. La no­che del miér­co­les be­bió co­pio­sa­men­te con ami­gos y en la ma­ña­na del Jue­ves San­to, 30 de mar­zo de 1961, fue in­vi­ta­do a al­mor­zar el tra­di­cio­nal pla­to de fa­nes­ca por Me­che Men­do­za Ca­ja­mar­ca y Ger­mán Cobos con quie­nes se­guía lle­ván­do­se. Pe­ro, “azo­ta­do por el vi­rus de la me­lan­co­lía del va­cío y del in­con­for­mis­mo esen­cial, por las do­len­cias fí­si­cas y so­má­ti­cas que lo tor­tu­ra­ban, su­cum­bió a la ten­ta­ción y se ahor­có po­si­ble­men­te en­tre las 9 y 10 de la ma­ña­na en el in­te­rior del cló­set de su dor­mi­to­rio, uti­li­zan­do pa­ra el efec­to tres cor­ba­tas, una de ellas ama­ri­lla”. El co­lor ama­ri­llo co­mo se sa­be, re­pre­sen­ta el des­pre­cio en Oc­ci­den­te y por el con­tra­rio la mag­ni­fi­cen­cia en Orien­te. La ama­ri­lla unió a otra cor­ba­ta pa­ra for­mar una so­ga y las col­gó de la va­ri­lla del cló­set. La ter­ce­ra cor­ba­ta le sir­vió pa­ra ama­rrar­se las ma­nos y se lan­zó de un ban­qui­to que ha­bía lle­va­do a pro­pó­si­to.

Al tocar la puer­ta y no ob­te­ner con­tes­ta­ción, la em­plea­da do­més­ti­ca la for­zó y en­con­tró el cuer­po aún ti­bio y dio avi­so te­le­fó­ni­co a los pa­dres. Ac­tuó en el le­van­ta­mien­to del ca­dá­ver el co­mi­sa­rio de turno, Lic. Cé­sar San­ta­na Bedoya. Co­mo en el hu­mil­de de­par­ta­men­to que al­qui­la­ba en Bo­ya­cá y Agui­rre se ha­lló su ca­ma ten­di­da y lle­na de li­bros, se su­po­ne que no dur­mió en ella y que pu­do ha­ber lle­ga­do en ho­ras de la ma­dru­ga­da a la vi­lla de sus pa­dres, pues te­nía la lla­ve de la puer­ta prin­ci­pal. En la emi­so­ra CRE don­de tra­ba­ja­ba de­jó un pa­pel es­cri­to a má­qui­na, di­ri­gi­do a Ger­mán Cobos. La mi­si­va de­cía: “Ger­mán: Por fa­vor, cui­da que to­do mar­che bien y per­dó­na­me por es­te re­em­pla­zo tan largo. Mi­ra que a Me­che no le fal­te na­da. Gra­cias. Y otra vez per­dó­na­me por echarte en­ci­ma to­das las no­ve­nas. Thank you. Por fa­vor que si­ga so­nan­do Aquí Cu­ba has­ta que re­vien­te”. Y efec­ti­va­men­te re­ven­tó po­co más tar­de en la emi­sión nú­me­ro trein­ta y cua­tro pues en es­ta ciu­dad pro­sai­ca, siem­pre ha­bía si­do un pro­gra­ma sin pu­bli­ci­dad.

En el bol­si­llo de su ca­mi­sa el co­mi­sa­rio ha­lló “El poe­ma fi­nal”, de­di­ca­do a su ma­dre y a su hi­ja, testimonio des­ga­rra­dor y tierno de quien tor­na­ba a la so­le­dad don­de ha­bía vi­vi­do con ape­ten­cia de muer­te, pa­ra bo­rrar­se del pai­sa­je, ha­cer­se hu­mo.

EL POE­MA FI­NAL.- Frag­men­to.- // De pron­to, co­mo cor­ta­do o in­com­ple­to / co­mo un si­len­cio na­da más / des­cien­do / co­mo una se­que­dad en la gar­gan­ta / co­mo una pau­sa en que va­ci­la el ai­re / amor mío, amor mío ¿Qué co­sa pue­do dar­te? / tú me has da­do tan so­lo tu pre­sen­cia / tu son­ri­sa y a ve­ces tu alien­to / una pro­xi­mi­dad y na­da más / yo te re­ga­lo un muer­to cuí­da­lo bien es tu­yo! // poe­ma que Me­che ha­bía ha­lla­do días an­tes en la ra­dio y leí­do con un mal pre­sen­ti­mien­to.

De “Gris”.- AU­TO­RE­TRA­TO CON UNA PE­NA di­ce: // Es­te po­bre Da­vid que na­da pi­de / sino un po­co de paz pa­ra vi­vir / una pie­dra pe­que­ña en que apo­yar / la ca­be­za can­sa­da de pa­la­bras / y un cen­ta­vo de sue­ño que per­mi­ta / creer que to­da­vía hay bue­na gen­te / es­te po­bre Da­vid que na­da pi­de… //.

Que­da­ron suel­tos “Cua­tro poe­mas por Gua­te­ma­la” que es­cri­bie­ra el 54 que pue­de ser con­si­de­ra­do el pri­mer ex­po­nen­te de su idea­rio po­lí­ti­co, su poe­ma­rio “La Cor­ba­ta ama­ri­lla o la ri­sa del ahor­ca­do” con poe­sía sar­dó­ni­ca com­pues­ta en­tre el 54 y el 59 y que die­ra par­cial­men­te a co­no­cer, tres re­la­tos apa­re­ci­dos en su­ple­men­tos do­mi­ni­ca­les, dos be­llí­si­mos poe­mas en pro­sa lírica y qui­zá has­ta un poe­ma­rio que te­nía anun­cia­do ba­jo el tí­tu­lo de “Cu­ba en el co­ra­zón” que na­die ha vis­to.

Su ami­ga Ilea­na Es­pi­nel re­ci­bió de la ma­dre de Da­vid un co­pio­so nú­me­ro de com­po­si­cio­nes lle­nas de im­pre­ca­cio­nes a Dios y al dia­blo, muy bau­de­le­ria­nas por cier­to, pa­ra en­tre­gar­los a Ale­jan­dro Ca­rrión Agui­rre, quien es­cri­bió un es­tu­dio in­tro­duc­to­rio be­llí­si­mo, lo me­jor que exis­te so­bre la obra de Da­vid, pa­ra la edi­ción que se ha­bía pro­gra­ma­do ha­cer en la im­pren­ta de la Ca­sa de la Cul­tu­ra Ecua­to­ria­na, que por edu­ca­ción en­vió a los pa­dres pa­ra su apro­ba­ción y es­tos, mo­ti­va­dos por ab­sur­dos pre­jui­cios, se dis­gus­ta­ron mu­chí­si­mo por las re­fe­ren­cias a la ho­mo­fi­lia de Da­vid.

Nun­ca se sa­brá a cien­cia cier­ta cuán­tos otros poe­mas de­jó Da­vid pues sus pa­dres se ne­ga­ron sis­te­má­ti­ca­men­te a dar­los a la pu­bli­ci­dad y hoy de­ben es­tar irre­me­dia­ble­men­te per­di­dos. Pa­ra col­mos, la ma­dre rom­pió las fo­to­gra­fías a fin de ter­mi­nar con la fa­ma de su hi­jo, a quien se te­nía por pe­ta, ho­mo­se­xual y por sui­ci­da, ca­te­go­rías con­si­de­ra­das feas por en­ton­ces, y has­ta lle­gó al ex­tre­mo de dis­gus­tar­se con Ilea­na, que nin­gu­na par­ti­ci­pa­ción ha­bía te­ni­do en la con­fec­ción del pró­lo­go, que años des­pués apa­re­ció tí­mi­da­men­te in­clui­do en las Obras Com­ple­tas de Ca­rrión pu­bli­ca­das por el Ban­co Cen­tral y que en una de sus par­tes di­ce: “Es­tán en es­te li­bro -se re­fie­re a la obra fi­nal de Da­vid que ja­más lle­gó a pu­bli­car­se– al­gu­nos de los me­jo­res poe­mas ecua­to­ria­nos de to­dos los tiem­pos, in­su­pe­ra­bles en téc­ni­ca y en au­tén­ti­ca emo­ción, los poe­mas más es­pan­to­sos y en­ve­ne­na­dos que ha­ya po­di­do crear un poe­ta ex­cel­so, hun­di­do en la más mor­tal e in­dig­na de­ses­pe­ra­ción de la es­pe­sa mu­gre del alma, en las aguas ne­gras de las ho­ras cuan­do ya to­da es­pe­ran­za, la más ilu­so­ria y ab­sur­da, ha si­do cui­da­do­sa­men­te eli­mi­na­da. En es­te li­bro, jun­to a la alta ca­li­dad lírica, a una ple­ni­tud de ofi­cio que lo gra­dúa de poe­ta de pri­mer ran­go, se ha­lla lo que po­dría­mos lla­mar, el pri­me­ro, au­tén­ti­co y bru­tal tra­sun­to de la de­ses­pe­ra­ción to­tal sur­gi­da en­tre no­so­tros”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Ecuador

© PressReader. All rights reserved.