AVIO­NE­TA CHO­CÓ

Memorias Porteñas - - Memorias Portenas - Por GA­BRIEL PA­RE­DES

Ape­nas acla­ró el día, sien­do las seis de la ma­ña­na, Teo­do­ra acom­pa­ña­ba a To­más Lino Pa­rra­les, su pa­dre, al re­tén po­li­cial del sec­tor de la Oc­ta­va y Por­te­te, pa­ra pre­sen­tar de­nun­cia so­bre un la­men­ta­ble he­cho ocu­rri­do en la ma­dru­ga­da del sá­ba­do 24 de abril de 1960. El po­li­cía de guar­dia se co­mu­ni­có con el pa­tru­lle­ro P-47, al man­do del te­nien­te Jorge Se­go­via Oli­vo, quien re­dac­tó el par­te de no­ve­da­des res­pec­ti­vo, to­man­do las de­cla­ra­cio­nes del de­nun­cian­te: To­más Lino Pa­rra­les, an­ciano de no­ven­ta años, na­tu­ral de Puer­to El Mo­rro y do­mi­ci­lia­do en un co­va­cha ubi­ca­da en las ca­lles Tre­ce y Ve­ne­zue­la, sa­lió an­te­ano­che a pes­car en una ca­noa de su pro­pie­dad, en com­pa­ñía de su hi­jo Án­gel To­más Lino Lino, de vein­tio­cho años de edad, ha­cia un ra­mal del es­te­ro Sa­la­do. “Se­rían las dos de la ma­dru­ga­da, cuan­do nos en­con­trá­ba­mos pes­can­do en el sec­tor de Pre­so Gran­de y Pre­so Chi­co, a una ho­ra más o me­nos ha­cia el sur de Gua­ya­quil; mi hi­jo Án­gel re­ma­ba so­bre el bor­de iz­quier­do de la em­bar­ca­ción, en la proa, mien­tras yo ocu­pa­ba la par­te cen­tral, sen­tán­do­me en el fon­do de la mis­ma, de mo­do que ape­nas so­bre­sa­lían hom­bros y ca­be­za. Jun­to a mí es­ta­ba el pe­que­ño fo­gón, don­de chis­po­rro- tea­ban unas bra­sas que ha­cían her­vir el re­ca­len­ta­do ca­fé, be­bi­da que nos sir­ve pa’ abri­gar la ba­rri­ga en las frías ma­dru- ga­das, cuan­do sa­li­mos de fae­na. Mien­tras nos en­con­trá­ba­mos aguas aden­tro, de­di­ca­dos a la pes­ca, ro­dea­dos de os­cu­ri­dad si­len­cio­sa, sor­pre­si­va­men­te apa­re­ció en sen­ti­do con­tra­rio ha­cia no­so­tros y ca­si rozando las aguas del es­te­ro, un apa­ra­to vo­la­dor mis­te­rio­so. Por el tre­men­do ron­car de los mo­to­res y por el so­ni­do de las hé­li­ces su­pe que se tra­ta­ba de una avio­ne­ta an­fi­bia fan­tas­ma, que en días an­te­rio­res y pre­ci­sa­men­te a la mis­ma ho­ra, ha­cía vue­los ra­san­tes por el sec­tor. Sin una luz de se­ñal en­cen­di­da de la avio­ne­ta, aquel mons­truo­so apa­ra­to lue­go de dar va­rias vuel­tas, cho­có con­tra nues­tra em­bar­ca­ción, em­bis­tién­do­nos con la par­te de aba­jo, que tie­ne un pa­re­ci­do a dos bo­llas flo­tan­tes, las que ras­pa­ron mi ca­be­za, cau­sán­do­me va­rias he­ri­das; pe­ro la pun­ta de unas de las alas gol- peó el pe­cho de mi hi­jo Án­gel, lan­zán­do­lo vio­len­ta­men­te a las aguas, don­de des­pa­re­ció. El ven­ta­rrón le­van­ta­do por las as­pas hi­zo inun­dar la ca­noa, la que es­tu­vo a pun­to de hun­dir­se. Re­pues­to del sus­to pe­ro ado­lo­ri­do, pro­ce­dí a achi­car el agua de mi ba­jel con un ta­rro, lue­go de lo cual me de­di­qué por más de dos ho­ras a la bús­que­da de mi vás­ta­go, sin en­con­trar­lo por nin­gún la­do; can­sa­do y ape­sa­dum­bra­do, sien­do ya ca­si las cua­tro de la ma­dru­ga­da me di­ri­gí a mi ho­gar, con­tán­do­le a mi mu­jer, Jua­na Lino, la tris­te no­ve­dad. Po­co an­tes del ama­ne­cer fui­mos a ca­sa de mi hi­ja Teo­do­ra, quien vi­ve a va­rias cua­dras de no­so­tros y es quien nos acom­pa­ña, pa­ra dar co­no­ci­mien­to a las au­to­ri­da­des del ac­ci­den­te y des­apa­ri­ción de mi hi­jo”. Vien­do el ofi­cial la gra­ve­dad del asun­to, es­tan­do de por me­dio la po­si­ble muer­te de una per­so­na, in­me­dia­ta­men­te tras­la­dó al de­nun­cian­te has­ta la Ca­pi­ta­nía del Puer­to, don­de re­gis­tró una de­nun­cia por es­cri­to de lo ocu­rri­do, pe­ro an­tes de eso dio au­xi­lió a don To­más Lino Pa­rra­les, ha­cién­do­lo cu­rar de sus he­ri­das en la bo­ti­ca “La Fe”. Des­pués fue lle­va­do a la Sub­di­rec­ción de Avia­ción Ci­vil, con el ob­je­to de co­mu­ni­car es­te he­cho a la au­to­ri­dad. Por su par­te, el di­rec­tor de la ins­ti­tu­ción, Sr. José Aro­se­me­na Co­ro­nel, or­de­nó in­me­dia­ta­men­te que se hi­cie­ran las ave­ri­gua­cio­nes de ca­so en el ae­ro­puer­to, es­tan­do a es­pe­ra del in­for­me so­bre vue­los noc­tur­nos de avio­ne­tas por par­te de con­trol aé­reo, mien­tras ase­gu­ra­ba que a esa ho­ra del ac­ci­den­te era im­po­si­ble que al­gún avia­dor hu­bie­se rea­li­za­do ma­nio­bras en ese sec­tor. Sien­do las cua­tro de la tar­de y fren­te al co­mi­sa­rio cuar­to de Po­li­cía, Sr. Eduar­do Sal­mon, To­más Lino P. am­plia­ba sus de­cla­ra­cio­nes; en esos mo­men­tos in­gre­sa­ba Mar­ga­ri­ta Ono­fre, acom­pa­ñan­do al pes­ca­dor José Fi­gue­roa, a de­nun­ciar un ca­so si­mi­lar acon­te­ci­do en días pa­sa­dos. Al­gu­nas de las con­je­tu­ras a las que lle­ga­ron las au­to­ri­da­des fue­ron: “tal vez se tra­ta­ba de al­gún avia­dor par­ti­cu­lar que ha­ce prác­ti­cas de vue­los noc­tur­nos o el apa­ra­to an­fi­bio es pro­pie­dad de con­tra­ban­dis­tas que vie­nen ope­ran­do des­de una ba­se en la pe­nín­su­la, acen­tuan­do que, ac­tual­men­te por el es­te­ro Sa­la­do es­tá co­men­zan­do a en­trar abun­dan­te con­tra­ban­do en lan­chas a mo­tor, que se es­ta­cio­nan cer­ca de Puer­to Nue­vo, y bien pue­de ser, en es­pe­ra de la mis­te­rio­sa avio­ne­ta”.

Mien­tras tan­to se ini­ció la bús­que­da del aho­ga­do, co­lo­can­do don To­más una ve­la en­cen­di­da den­tro de un ma­te, pa­ra que lo lle­ve di­rec­to a él.

LA BAR­CA DEL PES­CA­DOR QUE HA­BÍA SA­LI­DO A FAE­NAR EN EL MAR FUE GOL­PEA­DA POR UN EX­TRA­ÑO VEHÍCU­LO AÉ­REO QUE LO HI­ZO ZO­ZO­BRAR Y PER­DER AL HI­JO QUE LO

ACOM­PA­ÑA­BA

Newspapers in Spanish

Newspapers from Ecuador

© PressReader. All rights reserved.