Ce­men­te­rio en Pu­ná del cón­sul nor­te­ame­ri­cano

Memorias Porteñas - - Portada - Por RO­DOL­FO PÉ­REZ PI­MEN­TEL

En me­dio de la es­pe­sa ve­ge­ta­ción, en la par­te pos­te­rior de la ha­cien­da Pun­ta Es­pa­ño­la, a quin­ce mi­nu­tos en lan­cha des­de la po­bla­ción de Pu­ná Nue­va y a la ve­ra de un es­te­ri­llo de aguas lo­do­sas y grue­sos man­gla­res, se en­cuen­tran las tum­bas del cón­sul nor­te­ame­ri­cano Matt­hew Pal­mer Ga­me (Fi­la­del­fia 1805 – Gua­ya­quil 1888) y de sus hi­jos Juan An­to­nio y Eduar­do Ga­me Bus­ta­man­te.

En el si­tio rei­na el len­gua­je or­feó­ni­co del si­len­cio pro­fun­do que lo ha­ce asaz mis­te­rio­so y lla­man la aten­ción las fi­nas lá­pi­das ela­bo­ra­das -en su ma­yo­ría­de már­mol. Apar­te de las tum­bas ya enun­cia­das exis­ten otras dos per­te­ne­cien­tes a em­plea­dos, uno de ellos de na­cio­na­li­dad es­pa­ño­la, pro­fe­sor de los hi­jos del cón­sul.

Cuan­do se va a pie es di­fí­cil re­co­rrer los cua­ren­ta y cin­co mi­nu­tos que dis­ta el ce­men­te­rio de Pu­ná Nue­va. Hay que sor­tear be­ju­cos, pe­la ca­ba­llos, al­ga­rro­bos y otras plan­tas pa­ra lle­gar al es­te­ro, sin con­tar las mo­les­tias que oca­sio­nan los mos­qui­tos y las ga­rra­pa­tas. An­tes exis­tía una an­ti­gua ver­ja de hie­rro for­ja­do pin­ta­da de ver­de, muy ‘art nou­veau’, por cier­to, y po­si­ble­men­te con­fec­cio­na­da en Fran­cia, pe­ro aún que­da en pie la es­te­la mor­tuo­ria de más de dos me­tros de al­to, ta­lla­da en her­mo­so már­mol ro­sa­do, don­de ai­ro­sa­men­te lu­ce un ancla, sím­bo­lo de la pro­fe­sión ma­ri­ne­ra, y el nom­bre de Matt­hew P. Ga­me. La es­te­la a su vez se le­van­ta so­bre una gran pie­za de már­mol.

Sus dos hi­jos, quie­nes lo acom­pa­ñan, tu­vie­ron muer­tes ac­ci­den­ta­les y desas­tro­sas, pro­pias de esos tiem­pos, cuan­do Pu­ná era ca­si co­mo el fin del mun­do. Al caer de una cier­ta tar­de, Juan An­to­nio ba­jó a con­tro­lar las la­bo­res del en­cie­rro del ga­na­do en los co­rra­les de la ha­cien­da, cuan­do de im­pro­vi­so fue cor­nea­do por una va­co­na, ac­ci­den­te que le des­tro­zó el vien­tre, pro­vo­cán­do­le do­lo­res ho­rro­ro­sos. Sa­bien­do que no con­ta­ba con ayu­da mé­di­ca de nin­gu­na cla­se y que la pró­xi­ma lan­cha re­cién pa­sa­ría a la ma­ña­na del si­guien­te día, subió a la ca­sa, to­mó una pis­to­la y se dis­pa­ró en las sie­nes, en mi­tad del dor­mi­to­rio, que co­mo to­das las ha­bi­ta­cio­nes da­ba al am­plio co­rre­dor fren­te al mar. Es­to su­ce­dió años des­pués de la muer­te de su pa­dre. La lá­pi­da de Juan An­to­nio, a más de sus nom­bres y ape­lli­dos, di­ce so­la­men­te: ‘Deeply sorry’, que tra­du­ci­do al es­pa­ñol sig­ni­fi­ca: Muy sen­ti­do.

El ce­men­te­rio es­tá ubi­ca­do fren­te al si­tio don­de fa­lle­ció su otro hi­jo, Eduar­do, quien tam­bién es­tá en­te­rra­do allí. La cau­sa de su muer­te fue la sú­bi­ta ex­plo­sión del mo­tor a ga­so­li­na en la lan­cha que con­du­cía. Sa­ca­do con vi­da, fue re­cos­ta­do so­bre ho­jas de ba­nano y cu­bier­to en­te­ra­men­te el cuer­po de man­te­ca y aceites pa­ra mi­ti­gar en al­go sus su­fri­mien­tos, has­ta que la muer­te lle­gó cle­men­te a ter­mi­nar sus ho­rri­bles do­lo­res.

La familia Ga­me se ha mul­ti­pli­ca­do con el tiem­po y hoy, a dos si­glos del arri­bo de su fun­da­dor a Gua­ya­quil, for­ma un en­tra­ma­do ge­nea­ló­gi­co que ha pro­du­ci­do – en­tre ag­na­dos y cog­na­dos­vein­te ofi­cia­les na­va­les a las ma­ri­nas de Gue­rra y Mer­can­te del Ecua­dor, de los cua­les dos han lle­ga­do a al­mi­ran­tes y tres a hé­roes na­cio­na­les en la gue­rra de 1941 con el Pe­rú (Hum­ber­to, Alberto y Abraham Ga­me Bus­ta­man­te).

El cón­sul, en cam­bio, fue un jo­ven es­for­za­do que de es­ca­sos do­ce años in­gre­só a la Aca­de­mia Na­val de Pen­sil­va­nia, don­de se gra­duó de guar­dia­ma­ri­na el 28 de oc­tu­bre de 1822. En­se­gui­da en­tró a ser­vir ba­jo las ór­de­nes del ca­pi­tán de Na­vío John D. Da­niels, quien era su tío y ha­bía si­do con­tra­ta­do por el Go­bierno de Co­lom­bia pa­ra res­guar­dar las aguas del mar Ca­ri­be y cru­zó las cos­tas de la Is­la de Cu­ra­zao a bor­do de la fra­ga­ta “Co­lom­bia”, en per­se­cu­ción de na­víos es­pa­ño­les, im­pi­dién­do­les la en­tra­da a Puer­to Ca­be­llo, en cu­yo cru­ce­ro apre­sa­ron a la cor­be­ta de gue­rra María Fran­cis­ca, blo­quea­ron Puer­to Ca­be­llo y rin­die­ron la pla­za en no­viem­bre de 1823. Un mes des­pués fue as­cen­di­do a al­fé­rez de fra­ga­ta ha­bi­li­ta­do.

En 1832 vino a Gua­ya­quil, fue uno de los ge­ren­tes de la Ca­sa Co­mer­cial Lu­zá­rra­ga y ca­pi­tán de va­rias em­bar­ca­cio­nes, trans­por­tan­do ca­cao a Es­pa­ña. Des­de el año 43 has­ta el 1849 fi­gu­ró co­mo en­car­ga­do del Con­su­la­do de los Es­ta­dos Uni­dos de Nor­tea­mé­ri­ca en Gua­ya­quil y ese úl­ti­mo año as­cen­dió a cón­sul ge­ne­ral en pro­pie­dad. El exe­quá­tur del Go­bierno ecua­to­riano fue fir­ma­do en Qui­to el 27 de mar­zo del 49, asu­mió sus fun­cio­nes el 17 de agos­to si­guien­te, per­ma­ne­cien­do en ellas has­ta el 31 de di­ciem­bre de 1857, fe­cha en que renunció. Du­ran­te esos ca­tor­ce años sus­cri­bie­ron do­cu­men­tos co­mo vi­ce­cón­su­les: John F. Gar­be, nom­bra­do por su­ge­ren­cia de Ga­me el 51; Ho­ra­ce H. Cox el 52 y Tho­mas B. Adams el 56.

El 27 de fe­bre­ro de 1852 ad­qui­rió pa­ra su cón­yu­ge la ca­sa so­lar pro­pie­dad de Juan Ro­drí­guez – Coe­llo y Ji­mé­nez, si­tua­da en la ca­lle del Co­mer­cio, ac­tual Pi­chin­cha, en­tre Lu­que y Agui­rre, en la su­ma de do­ce mil qui­nien­tos pe­sos. La ca­sa era am­plí­si­ma pues te­nía tres tien­das en la plan­ta ba­ja y un gran al­ma­cén que ocu­pa­ba to­do el fon­do; el pri­mer pi­so fue ha­bi­ta­do por sus nue­vos due­ños. Allí fun­cio­nó la ofi­ci­na del Con­su­la­do por mu­chos años y la pri­me­ra ca­pi­lla pro­tes­tan­te de la ciu­dad. En 1856 fun­dó el Ce­men­te­rio de Ex­tran­je­ros (ca­lle Ju­lián Co­ro­nel). Su fa­lle­ci­mien­to ocu­rrió por dia­be­tes en 1888.

EL RE­PRE­SEN­TAN­TE CON­SU­LAR NOR­TE­AME­RI­CANO QUE SE AFIN­CÓ EN GUA­YA­QUIL FUE SE­PUL­TA­DO EN EL CE­MEN­TE­RIO DE LA IS­LA DEL GOL­FO

Newspapers in Spanish

Newspapers from Ecuador

© PressReader. All rights reserved.