Ba­ba: La no­ble y to­re­ra po­bla­ción

Memorias Porteñas - - Portada - Por MO­DES­TO CHÁ­VEZ FRAN­CO

¿Quién, que ve hoy las rui­nas de Ba­ba, ima­gi­na­ría que en tiem­po del co­lo­nia­je fue esa una gran­de y fa­vo­ri­ta po­bla­ción de los me­jo­res per­so­na­jes y tron­cos de las fa­mi­lias cos­te­ñas? ¿Que Ba­ba fue la An­da­lu­cía con­so­la­triz de los que de­ja­ron de año­rar la su­ya por­que en es­ta en­con­tra­ron la si­mi­lar na­tu­ra de sus cár­me­nes y sus ríos, de sus soles y sus lu­nas, qui­zá si la aga­re­na be­lle­za de las gen­ti­les hi­jas del Gua­dal­qui­vir en los ojos her­mo­sos y tos­ta­da tez du­razno y acei­tu­na de las in­dias ba­bie­cas tan co­di­cia­das des­de la prehis­to­ria por las tri­bus ve­ci­nas, co­mo be­llas, y tan bra­va­men­te de­fen­di­das por los ba­bas fuer­tes, va­le­ro­sos y ague­rri­dos?

Ba­ba la fér­til, Dau­le el poé­ti­co, Ya­gua­chi el pin­to­res­co, Ba­baho­yo el ubé­rri­mo y Gua­ya­quil el pre­des­ti­na­do, na­tu­ral­men­te, fue­ron el re­ga­zo pro­pi­cio des­de los pri­me­ros tiem­pos en que la ter­mi­nan­te ley huan­ca­vil­ca im­pu­so a los con­quis­ta­do­res traer mu­je­res de Es­pa­ña y no tocar las su­yas, ba­jo pe­na de fue­go y de­go­lli­na, con­di­ción que en jus­ti­cia pu­do ha­ber­se lla­ma­do la pri­me­ra Ley de In­dias.

Lue­go vi­nie­ron las Le­yes de In­dias que re­gla­men­ta­ban los ma­tri­mo­nios en­tre in­dí­ge­nas y es­pa­ño­les, y de Es­pa­ña ve­nían gru­pos de mo­zas de to­das las pro­vin­cias “pa­ra las ca­sas por ha­ber gran fal­ta de mu­je­res cón­yu­ges”, de­cía un in­for­me.

Ba­ba fue el tem­pe­ra­men­to ideal, la ci­ta de moda de las fa­mi­lias co­lo­nia­les y pron­to la zo­na de las me­jo­res ha­cien­das y afa­ma­das dehe­sas en que, na­tu­ral­men­te y pa­ra que na­da fal­ta­ra, pron­to ir­guie­ron an­te las pi­cas y los la­zos su arro­gan­te tes­tuz de me­dia lu­na los bra­vos be­ce­rros hi­jos de los be­rren­dos de An­da­lu­cía traí­dos a gran tra­ba­jo en las bar­cas es­pa­ño­las. Ba­ba fue pues la man­sión se­ño­rial y fue la no­ble y to­re­ra. Fue la sur­ti­do­ra in­dis­cu­ti­ble de los to­ros pa­ra las ju­ras y las fies­tas pú­bli­cas, y de ella ve­nían los ga­rri­dos ji­ne­tes en ca­ba­llos an­da­lu­ces tam­bién, a ser los ca­ba­lle­ros en pla­za que ha­brían de ate­rrar a sus cor­nú­pe­tos ho­zan­do con el úl­ti­mo re­so­pli­do el ro­ji­zo pol­vo de la pla­za de San­to Do­min­go de Gua­ya­quil, mien­tras el pue­blo atro­na­ba el cie­lo de Ciu­dad Vie­ja y co­pa­ba los re­pi­ques y los pe­tar­dos con sus ex­cla­ma­cio­nes: -¡Vi­va el Rey!

Por eso mu­chos co­rre­gi­do­res, ca­pi­ta­nes, pre­la­dos y ca­ba­lle­ros en­tre­ga­ron sus hue­sos al hu­mil­de pan­te­on­ci­to del pue­blo de Ba­ba. Por eso el Ca­bil­do te­nía que lla­mar a sus miem­bros pa­ra traer­los a se­sio­nar en ca­sos ur­gen­tes de su pre­sen­cia, pues ca­si siem­pre es­ta­ba de­lei­tán­do­se en Ba­ba o aten­dien­do a sus fruc­tí­fe­ras ha­cien­das.

Ser te­nien­te de go­ber­na­dor en Ba­ba era una ga­be­la. Y per­so­na­jes co­mo don Blas Gar­cía de la Pe­ña, Pe­dro del Cas­ti­llo, Alon­so de En­de­ri­ca, An­to­nio Mu­ñoz de Guz­mán, José Mo­rán de Bu­trón, Juan An­to­nio del Cas­ti­llo, Bar­to­lo­mé de Eche­va­rría, Ro­que Ba­da­ra­co, Pe­dro Te­llo de Me­ne­ses, To­más Coe­llo del Cas­tro, Felipe Elías y otros mu­chos que an­tes o des­pués fue­ron co­rre­gi­do­res y ca­pi­ta­nes ge­ne­ra­les de la pro­vin­cia, y fue­ron o vi­nie­ron con al­tos tí­tu­los de Es­pa­ña, allí mo­ra­ron o allí mu­rie­ron y de Ba­ba hi­cie­ron un ver­gel co­mo los can­ta­dos del Ge­nil.

El Va­lle de Ba­ba, Ba­ba y sus par­ti­dos, eran los nom­bres que se le da­ban.

De­ja­ron memoria en los anales co­lo­nia­les las gran­des co­rri­das de to­ros cuan­do la pro­cla­ma­ción de don Car­los III, en que fue­ron pa­dri­nos de los to­rea­do­res don Juan Pa­blo Plat­zaert y don To­más Car­bo, quie­nes hi­cie­ron la elec­ción de las per­so­nas no­bles de Ba­ba que ha­bían de sa­lir a to­rear.

¡Quién cree­ría lo que fue Ba­ba! Pa­ra los de mis lec­to­res que de tan hi­dal­go so­lar trai­gan su pro­sa­pia, voy a dar­les una nó­mi­na de los que allí es­ta­ban cuan­do, re­mo­lo­nes pa­ra ve­nir, hu­bo el Ca­bil­do de for­zar­los con mul­tas de a 100 pe­sos y traer­se pre­sos al­gu­nos.

Se les con­vo­có por me­dio de men­sa­je­ros ex­pre­sos pa­ra que vi­nie­ran cual era su obli­ga­ción de súb­di­tos e hi­dal­gos a la so­lem­ne Ju­ra de don Fernando VI, el nue­vo rey, y en Ba­ba se reunie­ron los si­guien­tes: te­nien­te de go­ber­na­dor ca­pi­tán don José de Aya­la, Mi­guel de Vergara, Francisco Ro­drí­guez Pla­za, Ja­cin­to de Hur­tar­te, Bar­to­lo­mé de Cha­va­rría, An­to­nio de la Ro­ca, Ra­món de Yé­pez y Francisco de la Ser­na. Es­tos di­je­ron que es­ta­ban lis­tos a ba­jar a Gua­ya­quil y desem­pe­ñar el pa­pel que se les die­ra.

Don Je­ró­ni­mo de Ri­ve­ra a po­ner un hom­bre a su cos­ta en la pla­za, por no po­der ve­nir Ja­cin­to de Sil­va, a con­tri­buir con una cuo­ta en di­ne­ro. Don Al­fon­so Mar­tí­nez de Cepeda, Francisco Pla­za y José de Ve­ra a sa­lir a la pla­za a ma­tar los to­ros, con sus per­so­nas, sus ca­ba­llos y sus re­jo­nes.

Al­gu­nos se ex­cu­sa­ron por no te­ner lis­tos ves­ti­dos pa­ra la fiesta y pa­ra la li­dia de los to­ros. Don Lu­cas Ma­ti­co­re­na se mos­tró des­de­ño­so y di­jo que no era obli­ga­ción. Le si­guie­ron don Pe­dro Mo­ri­llo, don Ro­que Ba­da­ra­co, don Eduar­do de He­rre­ra y otros hi­dal­gos ba­bie­cos que hi­cie­ron fis­ga de la co­sa, a pe­sar de las ame­na­zas de in­cu­rren­cia en el real enojo, en fuer­tes mul­tas e in­ha­bi­li­ta­ción pa­ra car­gos pú­bli­cos.

Don To­más Coe­llo, Pe­dro Eli­zon­do, José de la Cua­dra, An­to­nio Fi­gue­ro­la, Fernando Cepeda y otros, te­nían fa­ma de ser más re­pu­bli­ca­nos de lo que po­día per­mi­tir­se, y tam­po­co era la pri­me­ra vez que sus ami­go­tes don Ca­si­mi­ro Mo­re­ta, Die­go Va­lles, Ignacio de He­rre­ra, Juan Navarrete, Pe­dro Se­pe­di­llo, Be­ni­to Gar­cía y Alon­so Su­ma­la­be es­ta­ban sin­di­ca­dos de con­ver­sa­cio­nes se­di­cio­sas en los co­rri­llos de Ba­ba o en sus par­ti­das cam­pes­tres y de fies­tas fre­cuen­tes en­tre ha­cen­da­dos.

Don Lá­za­ro Mon­tes­deo­ca, Ni­co­lás Fran­co, Francisco Gue­rre­ro y Pe­dro Mar­tí­nez ofre­cie­ron, co­mo to­dos, su cuo­ta; pe­ro se ex­cu­sa­ron de ser ca­ba­lle­ros en pla­za por ha­ber­lo si­do ya en otras fies­tas.

Don Ni­co­lás Es­pi­no­za, Francisco Xa­vier de Tro­ya, Francisco Pa­re­ja, Juan del Va­lle, Francisco de La­rra­bei­tia, An­drés de He­rre­ra, Ni­co­lás de He­rre­ra, Lo­ren­zo de Aya­la y Ber­na­bé Mo­ran­te, die­ron di­fe­ren­tes ex­cu­sas. Lo cier­to es que la co­sa le olió a re­bel­día al go­ber­na­dor don Cle­men­te de Mora, que tam­po­co go­za­ba de la de­vo­ción del pue­blo por acá. Se atu­fó, se en­cas­que­tó el cham­ber­go, se em­bo­zó en su ca­pa, ti­ró ha­cia atrás el es­pa­dín ha­cien­do la co­la de pe­rro, que era se­ñal de em­pre­sa y di­jo en Ca­bil­do: “que lo que el va­sa­llo te­nía, jun­to con su vi­da, era de su rey y se­ñor, co­mo na­die po­día ig­no­rar­lo, y que in­cu­rría en gra­ví­si­mo de­li­to quien lo con­tra­rio de­cir osa­re”. Y or­de­nó que el te­nien­te Ló­pez de la Flor con 4 sol­da­dos y un ca­bo del na­vío de S. M. “La Es­pe­ran­za”, se cons­ti­tu­ye­ra en ave­ri­gua­ción de los desobe­dien­tes y los tra­je­se pre­sos y bien ase­gu­ra­dos a la cár­cel pú­bli­ca, ha­cien­do se­cues­tro de sus bie­nes pa­ra lue­go im­po­ner­les otros cas­ti­gos que me­re­cía su des­leal­tad.

Es­to cos­ta­ba al va­sa­llo ser hi­dal­go en esos tiem­pos. ¡Qué se­ría a la ple­be!

Pe­ro así y to­do la con­tri­bu­ción de Ba­ba ha­bía si­do de dos mil pe­sos de bue­na ley, que no era pelo de ra­na en esos tiem­pos y es­ta po­bre­za, pa­ra echar­los en fies­tas, fue­ra de los to­ros, ves­ti­dos y otras con­se­cuen­cias.

¿To­rea­ron los com­pro­me­ti­dos? Eso no lo sa­be­mos. Pe­ro de ha­ber co­rri­da sí que la hu­bo.

ES­TA IM­POR­TAN­TE ZO­NA DE LOS RÍOS FUE EN LA ÉPO­CA CO­LO­NIAL LA FA­VO­RI­TA DE LAS MÁS IM­POR­TAN­TES Y ACO­MO­DA­DAS FA­MI­LIAS DE NUES­TRO PUER­TO

Newspapers in Spanish

Newspapers from Ecuador

© PressReader. All rights reserved.