Pá­ni­co por in­cen­dio en sa­la de ci­ne

Memorias Porteñas - - Portada - Por GA­BRIEL PA­RE­DES (F)

Com­pré dos en­tra­das en la bo­le­te­ría del tea­tro Ideal, pa­ra in­gre­sar a ga­le­ría y así po­der mi­rar, jun­to a mi hi­jo, la es­pe­ra­da pe­lí­cu­la “Tar­zán, el rey de la sel­va”, con el ac­tor Bus­ter Crab­be, de do­ce epi­so­dios, en vein­ti­cua­tro ro­llos, fun­ción pro­gra­ma­da pa­ra las 2:45 de la tar­de, del 1 de di­ciem­bre de 1935. Es­te ele­gan­te tea­tro po­seía có­mo­das bu­ta­cas y se di­vi­día en lu­ne­ta y ga­le­ría, ade­más de os­ten­tar am­plios bal­co­nes; era una ca­sa de cons­truc­ción mix­ta de dos pi­sos, ubi­ca­da en las ca­lles Eloy Al­fa­ro y San Mar­tín, un pa­la­ce­te en pleno ba­rrio del As­ti­lle­ro. Con­cu­rrían a es­ta sa­la los ha­bi­tan­tes de es­te sec­tor de la ciu­dad, tam­bién quie­nes tra­ba­já­ba­mos en las fá­bri­cas asen­ta­das a lo largo de la ri­be­ra del río Gua­yas; en ese lu­gar bus­cá­ba­mos un mo­men­to de sa­na dis­trac­ción. La pe­lí­cu­la del hom­bre mono ha­bía con­ci­ta­do el in­te­rés de una gran can­ti­dad de pe­que­ñi­nes, quie­nes jun­to a sus pa­dres pug­na­ban por con­se­guir un bo­le­to. El cos­to a lu­ne­ta era de 0,40; pa­ra se­ño­ri­tas 0,30; la ga­le­ría 0,20 y 0,10 cen­ta­vos de su­cres, por lo tan­to ese día el tea­tro es­ta­ba aba­rro­ta­do de es­pec­ta­do­res in­fan­ti­les. Se­rían las cin­co y me­dia de la tar­de, cuan­do en ple­na pro­yec­ción de la pe­lí­cu­la hu­bo un prin­ci­pio de in­cen­dio en la ca­se­ta de pro­yec­ción, ope­ra­da por To­más Ro­drí­guez, quien te­nía de ayu­dan­te a Do­min­go Mar­tí­nez. Aun­que ellos en pri­mer mo­men­to pu­die­ron con­tro­lar el fue­go, apa­gan­do las lla­mas, al­gu­nos es­pec­ta­do­res que se en­con­tra­ban cer­ca co­men­za­ron a gri­tar: ¡In­cen­dio, in­cen­dio! ¡Co­rran que nos que­ma­mos! Des­afo­ra­da­men­te, el pú­bli­co bus­ca­ba la sa­li­da; los de lu­ne­ta no tu­vie­ron pro­ble­mas en des­alo­jar la sa­la in­me­dia­ta­men­te, en cam­bio los de ga­le­ría no lo pu­die­ron ha­cer. Lue­go de des­cen­der las gra­das pa­ra lle­gar has­ta la puer­ta de sa­li­da, hu­bie­ron de re­tro­ce­der por­que es­ta es­ta­ba ce­rra­da, pro­du­cién­do­se la con­fu­sión y la tra­ge­dia en­tre los que subían y ba­ja­ban, ca­yen­do en la de­ses­pe­ra­ción. Mu­chos me­no­res ro­da­ron por las es­ca­le­ras, sien­do pi­so­tea­dos por los de­más, cau­san­do as­fi­xia a es­tos ni­ños. An­te la im­po­si­bi­li­dad de sa­lir del tea­tro, al­gu­nos op­ta­ron por arro­jar­se de los bal­co­nes, que­rien­do ga­nar la ca­lle, pe­ro con re­sul­ta­dos desas­tro­sos; va­rios de ellos que­da­ron ten­di­dos en el pa­vi­men­to, gra­ve­men­te con­tu­sio­na­dos. Da­da alar­ma de in­cen­dio, acu­die­ron to­das las com­pa­ñías de la Cuar­ta Bri­ga­da del Be­ne­mé­ri­to Cuer­po de Bom­be­ros, al man­do del co­ro­nel Au­re­lio Ca­rre­ra Cal­vo, jun­to al co­man­dan­te Isi­do­ro Ála­va. Lo pri­me­ro que hi­cie­ron los bom­be­ros fue vio­len­tar las puer­tas que da­ban ac­ce­so a ga­le­ría, pa­ra de es­ta ma­ne­ra des­alo­jar a la mul­ti­tud que per­ma­ne­cía en­ce­rra­da. Des­pe­ja­da la sa­li­da, se en­con­tró a va­rios me­no­res re­ga­dos en el pi­so, ca­si sin se­ña­les de vi­da, ago­bia­dos por la as­fi­xia y otros por los gol­pes re­ci­bi­dos. De in­me­dia­to el per­so­nal vo­lun­ta­rio sa­có a los le­sio­na­dos del in­te­rior del tea­tro, em­bar­cán­do­los en los au­tos y ca­mio­nes de los bom­be­ros, tras­la­dán­do­los has­ta la “Clí­ni­ca Gua­ya­quil”, don­de los mé­di­cos se es­for­za­ron pa­ra re­ani­mar­los, re­por­tan­do las si­guien­tes no­ve­da­des: Su­sa­na Eche­ve­rría, de 11 años, es­ta­do gra­ve, te­nien­do con­mo­ción ce­re­bral; Al­fre­do Navarrete, de 10 años, gol­pes en ca­ra y bra­zos; En­ri­que­ta Ruiz, de 12 años, in­gre­sa­da se­mi­as­fi­xia­da; Au­re­lio Ma­cías, de 17 años, frac­tu­ra en la pier­na iz­quier­da; Jua­na Cruz, de 13 años, gol­pes en to­do el cuer­po. En to­tal vein­ti­cin­co gra­ves y tres vi­das que la­men­tar: la de Gui­ller­mo Ale­jan­dro Ca­zor­la, de 12 años, do­mi­ci­lia­do en las ca­lles Ar­gen­ti­na y Ru­mi­cha­ca; Juan Ra­fael Ra­mos la Ro­sa, de 12 años, do­mi­ci­lia­do en 6 de Mar­zo y San Mar­tín, quien pre­sen­ta­ba dis­lo­ca­du­ra en la nu­ca, por ha­ber si­do arro­ja­do del bal­cón, y Jorge Cla­ros, de 12 años, do­mi­ci­lia­do en Bra­sil y An­te­pa­ra. El co­mi­sa­rio se­gun­do de Po­li­cía, Sr. José Luis Es­pi­no­za Gon­zá­lez, se tras­la­dó al lu­gar de los he­chos e in­da­gan­do so­bre lo su­ce­di­do, le­van­tó el su­ma­rio res­pec­ti­vo. Es­tu­vie­ron pre­sen­tes el je­fe de Trán­si­to, ca­pi­tán Lut­gar­do Proa­ño; el je­fe de la Po­li­cía Mu­ni­ci­pal, co­man­dan­te Ra­món D. Ace­ve­do; el co­mi­sa­rio Mu­ni­ci­pal, Lic. Nés­tor Cas­tro Ba­rrei­ro. Por dis­po­si­ción del se­ñor co­mi­sa­rio fue­ron apre­sa­dos To­más Ro­drí­guez y Do­min­go Mar­tí­nez, tam­bién los por­te­ros, ex­ten­dién­do­se una or­den de cap­tu­ra pa­ra el ad­mi­nis­tra­dor del tea­tro, por re­caer so­bre él to­da la res­pon­sa­bi­li­dad de la ca­tás­tro­fe. A la ma­ña­na si­guien­te el pre­si­den­te del Con­ce­jo, Sr. En­ri­que Ba­que­ri­zo Mo­reno, jun­to al con­ce­jal co­mi­sio­na­do de tea­tros, Sr. Víc­tor M. Ja­ner, es­tu­vie­ron en el lo­cal si­nies­tra­do, re­vi­san­do las es­truc­tu­ras del edi­fi­cio, con­clu­yen­do que el re­fe­ri­do tea­tro pre­sen­ta­ba gran­des in­con­ve­nien­tes de se­gu­ri­dad, im­po­nién­do­se de in­me­dia­to la or­den de clau­su­ra.

Al ver al gen­tío co­rrer co­mo ga­na­do en­ce­rra­do, no­so­tros nos que­da­mos que­di­tos en un rin­cón, has­ta que fui­mos res­ca­ta­dos sa­nos y sal­vos, gra­cias a Dios.

EL PÁ­NI­CO CUN­DIÓ EN­TRE LOS ASIS­TEN­TES A LA GA­LE­RÍA DE LA SA­LA DE CI­NE AL ANUN­CIAR­SE

UN IN­CEN­DIO Y EN­CON­TRAR­SE CON LAS PUER­TAS CE­RRA­DAS.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Ecuador

© PressReader. All rights reserved.