La cul­tu­ra de so­li­da­ri­dad

Memorias Porteñas - - Mp - Por JOSÉ AN­TO­NIO GÓ­MEZ ITU­RRAL­DE

Es una prác­ti­ca pro­fun­da­men­te arrai­ga­da en to­dos los es­tra­tos de la so­cie­dad gua­ya­qui­le­ña, y se sin­te­ti­za en la crea­ción de mu­chas ins­ti­tu­cio­nes de ser­vi­cio a la co­mu­ni­dad. Así sur­gió la más an­ti­gua… la Jun­ta de Be­ne­fi­cen­cia de Gua­ya­quil.

Son sen­ti­mien­tos hu­ma­ni­ta­rios in­ma­nen­tes a una ma­ne­ra de ser, par­ti­cu­lar ma­nan­tial de ge­ne­ro­si­dad, que en el cur­so de la his­to­ria sur­gie­ron en to­do mo­men­to ple­nos de emo­ción cívica. En el pro­ce­so de de­sa­rro­llo re­pu­bli­cano, pe­se a di­ver­sas y ad­ver­sas cir­cuns­tan­cias que afli­gie­ron a la ciu­da­da­nía, se man­tu­vo esa ca­rac­te­rís­ti­ca. Pe­ro no so­la­men­te co­mo una con­duc­ta so­cial, sino en for­ma in­creí­ble, co­mo re­sul­ta­do del cen­tra­lis­mo ex­clu­yen­te, im­pues­to por una bu­ro­cra­cia in­sen­si­ble a to­do lo que no sa­tis­fi­cie­re sus in­tere­ses mez­qui­nos o vi­sio­nes de pro­vin­cia­lis­tas.

Di­ne­ros que per­te­ne­cien­do al con­glo­me­ra­do hu­mano que su­po­ne ser nues­tra na­cio­na­li­dad úni­ca, que de­bie­ron tras­cen­der a to­do el país pa­ra su de­sa­rro­llo ge­ne­ral y equi­ta­ti­vo, han si­do his­tó­ri­ca­men­te es­ca­mo­tea­dos con el so­lo fin de fi­nan­ciar una vi­da dis­pen­dio­sa e im­pro­duc­ti­va de un Es­ta­do in­sa­cia­ble y obeso, des­de la Co­lo­nia has­ta nues­tros días. Re­sul­ta inau­di­to que la au­to­de­fen­sa asu­mi­da por Gua­ya­quil an­te su avan­ce ha­cia la mo­der­ni­dad, ha­ya si­do ra­zón prin­ci­pal de su pro­gre­so en via­li­dad, sa­lud, edu­ca­ción, etc. Fe­nó­meno su­fri­do es­pe­cial­men­te por las pro­vin­cias del li­to­ral, las más pro­duc­ti­vas, que ha­bien­do sos­te­ni­do al país por 140 años, se vie­ron obli­ga­das a crear sus pro­pios ser­vi­cios a cos­ta de apor­tes lo­ca­les.

La vo­lun­tad ciu­da­da­na de la be­ne­fi­cen­cia en Gua­ya­quil ha si­do muy mar­ca­da y mo­ne­da co­rrien­te en sus hom­bres pú­bli­cos, co­mo Vicente Ro­ca­fuer­te. Gra­cias él y al apor­te ge­ne­ro­so de los gua­ya­qui­le­ños se fun­dó la pri­me­ra so­cie­dad de be­ne­fi­cen­cia en 1842. Vein­te años des­pués, en 1862, el Con­ce­jo Can­to­nal de Gua­ya­quil, pre­si­di­do por don Pe­dro Car­bo, es­ta­ble­ció una se­gun­da Jun­ta de Be­ne­fi­cen­cia en es­ta ciu­dad, co­mo cons­ta en la si­guien­te Re­so­lu­ción Mu­ni­ci­pal: El Con­se­jo Can­to­nal de Gua­ya­quil Con­si­de­ran­do: Que es­ta ciu­dad y los de­más pue­blos del can­tón ca­re­cen to­da­vía de los su­fi­cien­tes es­ta­ble­ci­mien­tos de be­ne­fi­cen­cia; y que con­vie­ne ir adop­ta­do me­di­das pa­ra crear­los y fo­men­tar­los, co­mo lo acon­se­jan los res­pe­tos de la re­li­gión y de la mo­ral. Or­de­na:

Ha­brá una Jun­ta de Be­ne­fi­cen­cia en es­ta ciu­dad, com­pues­ta de ocho miem­bros nom­bra­dos por el Con­ce­jo Can­to­nal.

La Jun­ta nom­bra­rá su pre­si­den­te y vi­ce­pre­si­den­te.

Tam­bién nom­bra­rá un se­cre­ta­rio y un te­so­re­ro, de den­tro o fue­ra de su seno.

Tan­to el en­car­go de miem­bros de la Jun­ta, co­mo los de se­cre­ta­rios y te­so­re­ros, se­rán ser­vi­dos gra­tui­ta­men­te.

La Jun­ta se da­rá un re­gla­men­to pa­ra la di­rec­ción de sus tra­ba­jos.

El ob­je­to de la Jun­ta es el ali­vio de la hu­ma­ni­dad do­lien­te, del des­va­li­do y del huér­fano.

La Jun­ta ha­rá to­do lo po­si­ble pa­ra pro­cu­rar­se los fon­dos ne­ce­sa­rios pa­ra el es­ta­ble­ci­mien­to y con­ser­va­ción de hos­pi­cios y ca­sas en que pue­dan ser re­co­gi­dos y so­co­rri­dos los po­bres y huér­fa­nos, tan­to de la ciu­dad, co­mo de los de­más pue­blos del can­tón, sin per­jui­cio de las can­ti­da­des que el Con­ce­jo Can­to­nal pue­da apro­piar anual­men­te pa­ra esos mis­mos ob­je­tos.

En­tre tan­to se pue­dan es­ta­ble­cer los hos­pi­cios y ca­sas de ca­ri­dad de que tra­ta el ar­tícu­lo an­te­rior, la Jun­ta que­da en­car­ga­da de la re­co­lec­ción y di­rec­ción de los so­co­rros pú­bli­cos, a fin de su­mi­nis­trar si­quie­ra ali­men­tos a aque­llos in­fe­li­ces, que no pu­dien­do tra­ba­jar ab­so­lu­ta­men­te, ne­ce­si­ten vi­vir de la ca­ri­dad pú­bli­ca. La Jun­ta po­drá en con­se­cuen­cia so­li­ci­tar de los ve­ci­nos, que se sus­cri­ban con lo que pue­dan con­tri­buir pa­ra esos so­co­rros.

Cuan­do los fon­dos lo per­mi­tan, se ha­rán tam­bién su­mi­nis­tros a los po­bres, en ves­ti­dos o di­ne­ro.

La Jun­ta ten­drá un lo­cal des­ti­na­do pa­ra el de­pó­si­to de los ali­men­tos y de­más ob­je­tos que se dis­tri­bu­yan a los po­bres.

La dis­tri­bu­ción se ha­rá por un em­plea­do asa­la­ria­do, que ele­gi­rá la Jun­ta, con el nom­bre de “pro­vee­dor de so­co­rros pú­bli­cos”, el cual so­co­rre­rá a las per­so­nas que le pre­sen­ten una pa­pe­le­ta fir­ma­da por el pre­si­den­te y se­cre­ta­rio de la Jun­ta, en que cons­te que el por­ta­dor es real­men­te des­va­li­do.

Des­de que la Jun­ta pue­da so­co­rrer a to­dos los po­bres de la ciu­dad, que­da­rá prohi­bi­do pe­dir li­mos­nas en las ca­lles y ca­sas.

Art. 13o.- La Jun­ta se re­uni­rá en un lo­cal de la ca­sa mu­ni­ci­pal el lu­nes de ca­da se­ma­na, y el 1 de ca­da mes, pa­ra oír los in­for­mes y las cuen­tas del te­so­re­ro y del pro­vee­dor de so­co­rros pú­bli­cos, y pa­ra adop­tar cuan­tas me­di­das crea con­ve­nien­tes so­bre el ra­mo que le es­tá con­fia­do.

Art. 14o.- Los ali­men­tos y de­más ar­tícu­los que se ne­ce­si­ten pa­ra los ob­je­tos de que ha­bla es­ta or­de­nan­za, se com­pra­rán por con­tra­tas al me­jor pos­tor.

Art. 15o.- El 1 de ca­da año la Jun­ta de Be­ne­fi­cen­cia pre­sen­ta­rá al Con­ce­jo Can­to­nal un in­for­me de los fon­dos que ha­ya co­lec­ta­do e in­ver­ti­do de la es­ta­dís­ti­ca de los po­bres del can­tón, y de cuan­to crea con­du­cen­te al es­ta­ble­ci­mien­to, me­jor arre­glo y pro­gre­so de las obras de be­ne­fi­cen­cia de que tra­ta es­ta or­de­nan­za.

Gua­ya­quil a 19 de ma­yo de 1862.

EN EL PUER­TO PRIN­CI­PAL SE CREA­RON, DES­DE QUE FUI­MOS RE­PÚ­BLI­CA, VA­RIAS OR­GA­NI­ZA­CIO­NES

BE­NÉ­FI­CAS CON­TAN­DO CON EL APO­YO DEL MU­NI­CI­PIO Y DE EM­PRE­SA­RIOS.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Ecuador

© PressReader. All rights reserved.