MÚ­SI­CA Y HU­MOR di­ciem­bre de 1965

Memorias Porteñas - - Mp - Por ALBERTOSÁN­CHEZVARAS

El mes de di­ciem­bre des­de ha­ce mu­cho tiem­po se ha con­ver­ti­do en el mes de las com­pras y las fies­tas, pe­ro es al­go arries­ga­do mon­tar em­pre­sas de es­pec­tácu­los co­mo los que se ofre­cen en las fies­tas ju­lia­nas y oc­tu­bri­nas. Sin em­bar­go, ha­ce me­dio si­glo, en 1965, Gua­ya­quil tu­vo un ini­cio de di­ciem­bre muy mo­vi­do en el mun­do de la fa­rán­du­la, cuan­do la com­pa­ñía Gó­mez Al­bán, de pro­pie­dad del po­pu­lar Er­nes­to Al­bán “Don Eva­ris­to”, tra­jo a dos es­tre­llas de la mú­si­ca y el hu­mor la­ti­noa­me­ri­ca­nos: el cu­bano Ro­lan­do La Se­rie, le­gen­da­rio can­tan­te, y el uru­gua­yo Juan Verdaguer, el ele­gan­te có­mi­co uru­gua­yo.

El pro­gra­ma se com­ple­men­ta­ba con la es­tam­pa “A vo­lar jo­ven”, en la que con fi­na iro­nía se tra­ta­ba un can­den­te te­ma de ac­tua­li­dad po­lí­ti­ca. Fue tam­bién la opor­tu­ni­dad pa­ra pre­sen­tar a ar­tis­tas na­cio­na­les, co­mo el jo­ven can­tan­te Mil­ton Ray, la or­ques­ta Fal­co­ní Ju­nior, Héc­tor Ga­gliar­do, en­tre otras fi­gu­ras. La car­te­le­ra tu­vo gran éxi­to; pro­gra­ma­da ini­cial­men­te por 4 días, du­ró del 2 al 9 de di­ciem­bre, con pre­cios que va­ria­ron en­tre los 20 su­cres pa­ra la lu­ne­ta y 5 su­cres la ga­le­ría, en tiem­pos en que la co­ti­za­ción del dó­lar era de 19 su­cres.

Eran inol­vi­da­bles las “es­tam­pas qui­te­ñas” de Don Eva­ris­to Co­rral y Chan­cle­ta, per­so­na­je có­mi­co que creó e in­ter­pre­tó Er­nes­to Al­bán Mos­que­ra, quien en ple­na dic­ta­du­ra mi­li­tar se las in­ge­nia­ba, co­mo por su­pues­to lo ha­cía en los go­bier­nos cons­ti­tu­cio­na­les, pa­ra to­mar­le el pelo a quie­nes de­ten­ta­ban el po­der po­lí­ti­co en el país. La cen­su­ra no era un obs­tácu­lo ni un freno pa­ra Don Eva­ris­to, que lan­za­ba sus dar­dos, con fra­ses que re­co­gían la crí­ti­ca po­pu­lar. Por su­pues­to que más de un car­ce­la­zo so­por­tó, ade­más de en­con­trar mu­chas ve­ces ce­rra­das las puer­tas a la pre­sen­ta­ción de su em­pre­sa tea­tral.

En esos días la Jun­ta Mi­li­tar que re­gía los des­ti­nos del país ha­bía su­fri­do una cri­sis in­ter­na que mo­ti­vó la sa­li­da in­tem­pes­ti­va de uno de sus miem­bros, el co­ro­nel de Avia­ción Gui­ller­mo Frei­le Pos­so, quien su­pues­ta- men­te ha­bía que­ri­do des­pla­zar a sus com­pa­ñe­ros y ter­mi­nó des­ti­tui­do. Co­mo los por­me­no­res de es­te in­ci­den­te eran “se­cre­to mi­li­tar”, el pú­bli­co re­ci­bió con mu­cho en­tu­sias­mo el anun­cio de la es­tam­pa “A vo­lar jo­ven”, en la que de­cía “vo­ló Eva­ris­to tan al­to, que tu­vo que dar un sal­to y en sus ma­nio­bras sui­ci­das le fa­lló el pa­ra­caí­das”, en alu­sión di­rec­ta al fa­lli­do in­ten­to del avia­dor que in­ten­tó de­rro­car a la Jun­ta.

Juan Verdaguer fue un có­mi­co uru­gua­yo de gran éxi­to, co­no­ci­do co­mo el “Se­ñor del Buen Hu­mor” o el “Ca­ba­lle­ro del Hu­mor”, pues con su es­ti­lo fino y ele­gan­te, con los lla­ma­dos chis­tes de sa­lón, en los que pri­ma­ban la iro­nía y la su­ti­le­za, ja­más se am­pa­ró en la por­no­gra­fía o la vul­ga­ri­dad pa­ra ha­cer reír. Al­gu­nos lo ca­ta­lo­ga­ban co­mo el có­mi­co se­rio, pues ves­tía tra­jes muy fi­nos, de to­nos dis­cre­tos y su ros­tro an­gu­lo­so se­me­ja­ba más al de un can­tan­te de tan­gos que al de un hu­mo­ris­ta. Ge­ne­ral­men­te pen­sa­ti­vo, se bur­la­ba mu­chas ve­ces de sí mis­mo. El pú­bli­co reía por los ges­tos que ha­cía, en los que da­ba én­fa­sis a una apa­ren­te in­ge­nui­dad fren­te a su re­la­to. Pe­ro sus chis­tes sin du­da per­ma­ne­cen en el tiem­po y en su ho­me­na­je re­cor­da­re­mos al­gu­nos de ellos:

“Fa­lle­ció un hu­mo­ris­ta ami­go en la ma­yor in­di­gen­cia y en­ton­ces con otros co­le­gas de­ci­di­mos ha­cer una co­lec­ta pa­ra su en­tie­rro. Me di­ri­gí a un se­ñor muy ele­gan­te y le pe­dí 10 pe­sos pa­ra en­te­rrar a un hu­mo­ris­ta; él me dio 30, di­cién­do­me: To­me, me­jor en­tie­rre tres”.

“Pa­ra ser có­mi­co hay que ser au­daz… y yo soy au­daz. Hay que ser sim­pá­ti­co… y yo soy au­daz… Hay que ser in­te­li­gen­te… y yo soy au­daz…”.

“El ma­tri­mo­nio es la re­la­ción en­tre dos per­so­nas de di­fe­ren­tes se­xos. Una siem­pre tie­ne la ra­zón. La otra es el ma­ri­do”.

“El ma­tri­mo­nio es la cau­sa nú­me­ro uno de los di­vor­cios. Es­ta­dís­ti­ca­men­te el 100 % de los di­vor­cios co­mien­za en ma­tri­mo­nio”.

“Siem­pre que sa­li­mos, va­mos to­ma­dos de la mano con mi mu­jer… Si la suel­to, na­die la pa­ra com­pran­do”.

Juan Verdaguer na­ció en Mon­te­vi­deo el 30 de ju­lio de 1915. Fue hi­jo de dos acró­ba­tas de cir­co; su ca­rre­ra ar­tís­ti­ca la reali­zó prin­ci­pal­men­te en Ar­gen­ti­na, pe­ro re­co­rrió to­dos los paí­ses de Amé­ri­ca La­ti­na. Mu­rió en Bue­nos Ai­res el 14 de ma­yo de 2001.

El car­tel del es­pec­tácu­lo que se ofre­cía al pú­bli­co gua­ya­qui­le­ño te­nía otra atrac­ción de fa­ma con­ti­nen­tal: el can­tan­te y com­po­si­tor cu­bano Ro­lan­do La Se­rie, uno de los más po­pu­la­res in­tér­pre­tes de los rit­mos ca­ri­be­ños.

De ale­gría con­ta­gio­sa, lle­va­ba el rit­mo en la san­gre, su voz era úni­ca pa­ra las gua­ra­chas, pe­ro tam­bién lle­gó a can­tar tan­gos. Na­ció en San­ta Cla­ra, Cu­ba en 1925 y era ya un ar­tis­ta con­sa­gra­do cuan­do triun­fó la Re­vo­lu­ción de Fi­del Cas­tro en 1959; los ex­ce­sos de los tri­bu­na­les que en­via­ron a cen­te­na­res de per­so­nas al pa­re­dón, hi­cie­ron que rom­pie­ra con el nue­vo ré­gi­men y se exi­lia­ra en 1960, no ha­bien­do re­tor­na­do nun­ca más a su país na­tal. Mu­rió en Co­ral Ga­bles, Flo­ri­da, en 1998.

Fa­mo­so por su fra­se “De pe­lí­cu­la”, que sin­te­ti­za­ba la ad­mi­ra­ción por al­gún he­cho im­por­tan­te o que él con­si­de­ra­ba la pe­na des­ta­car, sen­tó una épo­ca pues la ex­pre­sión for­mó par­te del ar­got po­pu­lar de los jó­ve­nes en mu­chos de nues­tros paí­ses.

Nun­ca le fal­ta­ron ni su go­rri­ta ni la cor­ba­ta de la­zo en su in­du­men­ta­ria, ge­ne­ral­men­te con gua­ya­be­ra o un sa­co ‘sport’. Tu­vo mu­chos se­gui­do­res y ad­mi­ra­do­res, siem­pre se en­tre­gó al pú­bli­co en sus ac­tua­cio­nes y gra­bó in­nu­me­ra­bles dis­cos. (

RO­LAN­DO LA SE­RIE, JUAN VERDAGUER Y EVA­RIS­TO, LAS ATRAC­CIO­NES. RO­TUN­DO ÉXI­TO DE

TA­QUI­LLA.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Ecuador

© PressReader. All rights reserved.