La lu­cha con­tra el suelo pan­ta­no­so en Gua­ya­quil

Memorias Porteñas - - Portada - Por MO­DES­TO CHÁ­VEZ FRAN­CO

La cons­ti­tu­ción na­tu­ral del suelo ba­se de la ciu­dad de Gua­ya­quil ha exi­gi­do, des­de los tiem­pos de su fundación úl­ti­ma y de­fi­ni­ti­va en es­te pa­ra­je, la cons­tan­te coope­ra­ción de sus ce­rros cir­cun­dan­tes y de otros ale­ja­dos co­mo los de Chon­gón y Pas­cua­les, los unos pa­ra pro­por­cio­nar el cas­ca­jo de re­lleno y los otros pa­ra dar sus lá­mi­nas de pie­dra pa­ra el pa­vi­men­to. La te­so­ne­ra la­bor de municipios y ve­ci­nos en esa obra se­cu­lar es la que al pre­sen­te tie­ne ca­si do­mi­na­da la ad­ver­si­dad de la na­tu­ra­le­za y bas­tan­te deseca­do y afir­ma­do el suelo, amu­ra­da la ri­be­ra so­bre el río y cor­ta­da la co­mu­ni­ca­ción vi­si­ble de las aguas ma­ri­nas con las flu­via­les, co­mu­ni­ca­ción cu­yas úl­ti­mas con­quis­tas de la ur­ba­ni­za­ción so­bre la ma­ris­ma son los ac­tua­les re­lle­nos que ha­ce una em­pre­sa ita­lia­na en la ban­da oes­te y la deseca­ción del te­rreno ba­jo lla­ma­do an­tes El Po­tre­ro, La Quin­ta Pa­re­ja y el Ame­ri­can Park, an­tes El Cor­te o El Sa­la­do.

So­lo un pe­que­ño te­rreno pro­lon­ga­ción de las fal­das de las co­li­nas San­ta Ana y El Car­men ha si­do só­li­do, aun­que en cam­bio pa­de­cía la Ciu­dad Vie­ja, y has­ta ha­ce po­co un tan­to la mo­der­ni­za­da, los gran­des des­cen­sos de las aguas de esas co­li­nas en nues­tros co­pio­sos in­vier- nos, ha­cien­do pe­que­ñas ca­ta­ra­tas que anega­ban las dos pla­zo­le­tas, has­ta que las aguas bus­ca­ban cau­ce pa­ra su­mir­se en el río. Allí se fun­dó Gua­ya­quil, por­que pro­ba­ble­men­te los his­pa­nos, ha­bi­tua­dos a sus ciu­da­des en sie­rras o te­rre­nos irre­gu­la­res, ima­gi­na­ron el de­sa­rro­llo de la ciu­dad ha­cia las fal­das y las cum­bres de esas co­li­nas que for­man un se­mi­círcu­lo al va­lle del Gua­yas; y ni la so­ña­ron qui­zá tan ex­ten­sa en el fu­tu­ro ni la ima­gi­na­ron di­la­tán­do­se so­bre el bos­que de man­gles y li­mo que era lo que es hoy su ma­yor in­cre­men­to y ca­si to­ta­li­dad, ga­na­do por el es­fuer­zo al do­mi­nio de las aguas.

Por eso las dos pri­me­ras ca­lles lon­gi­tu­di­na­les: la que lla­ma­ron del Ma­le­cón, por el ma­le­cón que se le hi­zo pa­ra la con­ten­ción del avan­ce de las aguas, y la lla­ma­da ca­lle “Real”, co­mo era de ri­gor en el co­lo­nia­je lla­mar a la me­jor y más an­cha, rec­ta y lar­ga, hoy de la Li­ber­tad o “Pa­na­má” y su pro­lon­ga­ción en “Pi­chin­cha”, han si­do las más al­ti­fi­ca­das y so­li­di­fi­ca­das; y sus trans­ver­sa­les, que eran has­ta el in­cen­dio de 1896 ca­lle­jon­ci­tos os­cu­ros y mal­sa­nos, sin sol por­que las te­chum­bres de las ca­sas se to­ca­ban, co­mo to­da­vía pue­de ver­se en las dos o tres que del mis­mo es­ti­lo sub­sis­ten en­tre las ca­lles “Vi­lla­mil” y “Ma­le­cón”.

La ter­ce­ra ca­lle abier­ta y ga­na­da al fan­gal fue la lla­ma­da ca­lle Nue­va, hoy ave­ni­da “Ro­ca­fuer­te”, que era de tan­to li­mo co­mo que por ella des­agua­ban en el Gua­yas o se in­ter­na­ban de él, cin­co an­chos y pro­fun­dos es­te­ros o bra­zos tra­fi­ca­bles por ca­noas y uti­li­za­dos co­mo ba­ños y la­va­de­ros pú­bli­cos en esos en­ton­ces.

En tan­to que se ga­na­ba el suelo por el re­lleno, con­tem­po­ri­zan­do con el cur­so de los es­te­ros se hi­zo un largo puen­te de ma­de­ra, con ba­ran­da­les y ban­cos, a mo­do de pa­seo, que re­co­rría to­da la lon­gi­tud de la hoy ave­ni­da “Ro­ca­fuer­te”.

Ese puen­te le dio re­nom­bre a Gua­ya­quil que ya era muy vi­si­ta­do por ilus­tres via­je­ros, a más de la fa­ma que te­nía ya co­mo el me­jor de los as­ti­lle­ros na­vie­ros de Su­da­mé­ri­ca en el Pa­cí­fi­co. Tan­to se pro­pa­gó la fa­ma de su buen puen­te, que has­ta hoy qui­zá hay tra­ta­dos de geo­gra­fía po­co re­no­va­dos en sus no­ti­cias, que dis­tin­guen a Gua­ya­quil co­mo po­see­dor de uno de los puen­tes más ex­ten­sos del mun­do, en­ga­ño que traen al­gu­nos ex­tran­je­ros hoy mis­mo, si han tro­pe­za­do en sus lec­tu­ras con una de esas ci­tas anacró­ni­cas.

Los tres es­te­ros se amu­ra­ron des­pués: el fa­mo­so puen­te des­apa­re­ció con el pau­la­tino re­lleno; so­bre ca­da es­te­ro se ex­ten­dió un pe­que­ño puen­te. Así du­ra­ron has­ta el gran in­cen­dio del 96, con los nom­bres de ‘el pri­mer puen­te’, ‘el se­gun­do puen­te’ y ‘el ter­cer puen­te’, con­ta­dos de sur a nor­te.

En la ca­lle “Li­ber­tad” se edi­fi­có tam­bién un nue­vo mer­ca­do que nun­ca desem­pe­ñó su ofi­cio, ya por la cos­tum­bre del pue­blo de ve­nir al Cen­tral, (pa­tios de la Ca­sa Mu­ni­ci­pal), ya tal vez por no es­tar a la ori­lla del río y ca­re­cer, por tan­to, de las fa­ci­li­da­des de ac­ce­so de las na­ves me­no­res pro­vee­do­ras y re­sul­tar mo­ro­so el aca­rreo de los efec­tos. Se le lla­ma­ba la Pla­za Nue­va; pe­ro su aban­dono le dio muy pre­ma­tu­ra­men­te to­do el as­pec­to de ve­jez (hoy ca­lles Pa­na­má y Mar­tí­nez).

El em­pe­que­ñe­ci­mien­to de la co­li­na San­ta Ana, pri­me­ra se­de de la Ciu­dad Vie­ja; el no­ta­ble cer­cén de la del Car­men y los ac­tual­men­te vi­si­bles de los ce­rros del Oes­te, de­la­tan to­da su con­tri­bu­ción de cas­ca­jo pa­ra la con­quis­ta de

to­das las de­más ca­lles al man­glar. Fre­cuen­te­men­te se ocu­rre que la na­tu­ra­le­za mis­ma pu­so a mano esas co­li­nas pa­ra el re­lleno de la ur­be; y hay has­ta quien cree que for­man la dia­de­ma, la jus­ta y pre­ci­sad can­ti­dad de cas­ca­jo que Gua­ya­quil pre­sen­te y fu­tu­ro ne­ce­si­ta­rá pa­ra lle­nar su vas­ta pla­ni­cie ur­ba­ni­za­ble. Pe­ro pro­fa­na­men­te se nos ocu­rre que esas co­li­nas que la ci­ñen son sus me­jo­res mu­ra­llas que qui­zá la han li­bra­do de esos desas­tro­sos vien­tos que a otras po­bla­cio­nes des­tru­yen o de­te­rio­ran. Ellas los afron­tan, los re­sis­ten, los detienen un tan­to has­ta des­viar­los con ese gran se­mi­círcu­lo a mo­do de pei­ne­ta o de los bra­zos abier­tos pa­ra ha­cer­los con­fluir otra vez so­bre el gol­fo y de­bi­li­tar­los en su vas­ta su­per­fi­cie. Qui­zá des­apa­re­ci­das esas pan­ta­llas o ata­ja­vien­tos, los fuer­tes sud­es­tes y otros vien­tos que del mar vie­nen por allí, co­rre­rían des­bri­da­dos so­bre la pla­ni­cie. Qui­zá tam­bién sean ellas las que avi­zo­ra­das por ojos de téc­ni­cos mo­der­nos, ayu­den a re­sol­ver el has­ta hoy di­fí­cil pro­ble­ma del desagüe de la ciu­dad, por me­dio de ins­ta­la­cio­nes en sus cum­bres, ya que en el plano es pro­ble­má­ti­co el ob­te­ner un buen de­cli­ve o una fuer­za ar­ti­fi­cial muy one­ro­sa, ade­más.

Las tres ca­lles pri­me­ras, pues, a con­tar de la ría: “Ma­le­cón”, “Pi­chin­cha” y “Pe­dro Car­bo”, son una su­per­po­si­ción de es­tra­tos en que ca­da lá­mi­na es un pa­vi­men­to o un nue­vo en­sa­yo de él; con­jun­to que, co­mo ho­jas de un ál­bum po­drían his­to­riar nues­tros es­fuer­zos e in­di­car las eta­pas de pro­gre­so en la pú­bli­ca la­bor de la pa­vi­men­ta­ción, des­de el enare­na­do y el hu­mil­de re­lleno de con­chas, el de ba­su­ras, el de cas­ca­jo, el de hor­mi­gón, el de pie­dra tos­ca, el de pie­dra asi­mé­tri­ca acu­ña­da, el de la mis­ma con li­ga de ce­men­to, el de pie­dras la­bra­das cua­dran­gu­la­res, el de for­ma ado­qui­na­da, el de for­ma es­tu­co; el si­mé­tri­co en for­ma de es­pi­na de pescado o an­gu­la­res con­cu­rren­tes so­bre un so­lo eje, has­ta el mo­derno de as­fal­to en va­rias com­bi­na­cio­nes o el de con­cre­to con aca­ba­do de ce­men­to.

Y no han de ser es­tos lo úl­ti­mos que len­ta­men­te se en­gu­lla el in­sa­cia­ble lé­ga­mo del Gua­yas y la ge­la­ti­no­sa sa­ba­na he­re­de­ra de las pri­mi­ti­vas tem­bla­de­ras en que a Ore­lla­na y su pa­trono Santiago el Ma­yor les plu­gó si­tuar a la Per­la del Pa­cí­fi­co.

Es­te rá­pi­do re­cuer­do de an­te­ce­den­tes (que siem­pre es opor­tuno hil­va­nar con el pre­sen­te el pa­sa­do), ha ve­ni­do a co­la­ción con mo­ti­vo de la ac­tual pa­vi­men­ta­ción que nos es­tá vol­vien­do a ba­jar las ca­lles cen­tra­les, con tan­to tra­ba­jo, años y di­ne­ro al­ti­fi­ca­das.

GUA­YA­QUIL SE FUN­DÓ EN LAS LA­DE­RAS DEL CE­RRO DE EL CAR­MEN, SIN PRE­DE­CIR SUS PRI­ME­ROS HA­BI­TAN­TES QUE LA CIU­DAD SE EX­TEN­DE­RÍA POR ZO­NAS PAN­TA­NO­SAS A LO LARGO DEL

GUA­YAS.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Ecuador

© PressReader. All rights reserved.