Tan­que­ro “Atahual­pa” en nues­tros ma­res

Memorias Porteñas - - Portada - Por MA­RIANO SÁNCHEZ BRA­VO (F)

Bu­que cis­ter­na de la cla­se YW83, man­da­do a cons­truir por la Ar­ma­da de los Es­ta­dos Uni­dos de Nor­tea­mé­ri­ca a fi­nes de la Se­gun­da Gue­rra Mun­dial, pa­só a ope­rar du­ran­te la pos­gue­rra co­mo bu­que lo­gís­ti­co, trans­por­tan­do agua pa­ra los bu­ques de com­ba­te. A es­te tan­que­ro de agua se lo de­no­mi­nó YW-131 y es­ta­ba ar­ma­do con dos pie­zas an­ti­aé­reas de 20mm, ubi­ca­das en proa y po­pa.

En tan­to que pa­ra la Ma­ri­na de Gue­rra ecua­to­ria­na, en to­dos los tiem­pos an­te­rio­res al es­ta­ble­ci­mien­to de la ba­se en el área de Puer­to Nue­vo, fue de vi­tal ne­ce­si­dad te­ner un bu­que de pe­que­ño to­ne­la­je, pe­ro con la ca­pa­ci­dad ne­ce­sa­ria pa­ra abas­te­cer de agua a los bu­ques ma­yo­res que per­ma­ne­cían al ancla en sus fon­dea­de­ros en el río Gua­yas, fren­te a la ciu­dad de Gua­ya­quil.

Al pro­du­cir­se el nau­fra­gio del his­tó­ri­co Avi­so “Atahual­pa”, que des­pués de los su­ce­sos de 1941 ha­bía si­do acon­di­cio­na­do en el Ar­se­nal co­mo bu­que des­ti­na­do al Ser­vi­cio de Fa­ros y Bo­yas y de abas­te­ci­mien­to de agua a los bu­ques de la Es­cua­dra, era de ver­da­de­ra ur­gen­cia bus­car su re­em­pla­zo. Por es­ta ra­zón, la Co­man­dan­cia Ge­ne­ral de Ma­ri­na a fi­nes del año de 1962 ini­ció las ges­tio­nes ne­ce­sa­rias an­te el Go­bierno de Es­ta­dos Uni­dos de Nor­tea­mé­ri­ca pa­ra ad­qui­rir un bu­que cis­ter­na, y en el mes de enero del año si­guien­te so­lo se es­pe­ra­ba que se au­to­ri­za­ra al em­ba­ja­dor fir­mar los do­cu­men­tos co­rres­pon­dien­tes en nom­bre del Go­bierno ecua­to­riano pa­ra que se rea­li­za­ra la ce­sión del bu­que cis­ter­na YW-131, de 900 to­ne­la­das, que la Ma­ri­na nor­te­ame­ri­ca­na ha­bía ofre­ci­do ba­jo es­ti­pu­la­cio- nes del Pro­gra­ma de Prés­ta­mos y Arrien­dos, bu­que que se en­con­tra­ba en el puer­to de Oran­ge Te­xas, en con­di­cio­nes de re­ser­va.

En el mes de mar­zo se ha­bía ya de­sig­na­do al per­so­nal que se en­car­ga­ría de reac­ti­var­lo y con­du­cir­lo des­de Oran­ge has­ta Gua­ya­quil. El te­nien­te de fra­ga­ta Ti­to Vi­lla­real fue nom­bra­do co­man­dan­te del YW-131, que des­de el mo­men­to del cam­bio de ban­de­ra recibiría el nom­bre de “Atahual­pa”. Los al­fé­re­ces de na­vío Nel­son Baidal y Gui­ller­mo Due­ñas, el ofi­cial de Mar de 2da. Javier Val­di­vie­so y el al­fé­rez de fra­ga­ta Ru­bén Lan­dá­zu­ri com­ple­ta­ban la ofi­cia­li­dad. En cuan­to al per­so­nal de tri­pu­la­ción, lo con­for­ma­ban 23 hom­bres, in­clu­yen­do a 3 sub­ofi­cia­les.

Es de in­di­car que el bu­que YW-131 ha­bía si­do trans­fe­ri­do a la Ar­ma­da ecua­to­ria­na con fe­cha 5 de fe­bre­ro de 1963, y que fue re­cién el 12 de enero de 1977 la re­cep­ción de­fi­ni­ti­va en con­di­ción de com­pra, cuan­do el bu­que, con el nom­bre de BAE “Atahual­pa”, ya ha­bía ser­vi­do en nues­tra Ar­ma­da por el lap­so de 14 años.

EL BAE “ATAHUAL­PA” PRES­TÓ SER­VI­CIOS DU­RAN­TE 46 AÑOS, EN ES­FOR­ZA­DAS Y CON­TI­NUAS NA­VE­GA­CIO­NES. SI RE­TOR­NA­BA DE GA­LÁ­PA­GOS DES­PUÉS DE EN­TRE­GAR AGUA, DE IN­ME­DIA­TO TE­NÍA QUE ZAR­PAR CON RUM­BO A

SA­LI­NAS.

SUS SER­VI­CIOS EN NUES­TRA AR­MA­DA.

El BAE “Atahual­pa” arri­bó a Gua­ya­quil el 15 de ju­lio de 1963 y des­de aque­lla fe­cha pres­tó ser­vi­cio a nues­tra Ar­ma­da du­ran­te 46 años. Te­nía una ca­pa­ci­dad de car­ga de 930 to­ne­la­das de agua en sus tan­ques, aun­que en oca­sio­nes se su­pe­ra­ba di­cha can­ti­dad, pe­ro ello di­fi­cul­ta­ba su des­pla­za­mien­to.

Du­ran­te los 46 años que per­ma­ne­ció al ser­vi­cio de la Es­cua­dra Na­val, el bu­que más an­ti­guo de nues­tra Es­cua­dra se desem­pe­ñó co­mo bu­que lo­gís­ti­co, rea­li­zan­do re­gu­lar­men­te un pro­me­dio de seis via­jes por año ha­cia la re­gión in­su­lar, pro­ve­yen­do del lí-

qui­do vi­tal a la Se­gun­da Zo­na Na­val y lue­go al Co­man­do de Ope­ra­cio­nes In­su­lar, a la ca­pi­ta­nía de Bal­tra y al re­tén de la is­la Flo­rea­na, así co­mo a las dis­tin­tas po­bla­cio­nes de la cos­ta ecua­to­ria­na, lo­gran­do su­pe­rar más de 330.000 mi­llas náu­ti­cas en un inago­ta­ble cum­pli­mien­to de mi­sio­nes. Adi­cio­nal­men­te pro­veía de agua a la Ba­se Na­val de Sa­li­nas, has­ta que la Pe­nín­su­la de San­ta Ele­na con­tó con el pro­pio su­mi­nis­tro de agua en la década de 1990.

Pres­té ser­vi­cio en di­cha uni­dad con el gra­do de te­nien­te de cor­be­ta, des­de ma­yo de 1976 has­ta oc­tu­bre de 1977, co­mo ofi­cial de ar­ti­lle­ría y ma­nio­bras, y re­cuer­do las ar­duas y con­ti­nuas na­ve­ga­cio­nes, pues zar­pá­ba­mos de Gua­ya­quil, des­de nues­tro atra­ca­de­ro en el ar­se­nal na­val, con los tan­ques a full de agua, es­to es ca­si 1.000 to­ne­la­das del lí­qui­do vi­tal. Na­ve­gá­ba­mos por el río Gua­yas y al pa­sar por Puer­to Roma era tra­di- cio­nal que sus po­bla­do­res sa­lie­ran a nues­tro en­cuen­tro con sus ca­noas, por­tan­do tan­ques de 55 ga­lo­nes a su bor­do. A to­dos les en­tre­gá­ba­mos agua, sin fal­tar nin­gu­na ca­noa, y en oca­sio­nes nos agra­de­cían con unos ata­dos de can­gre­jos, los que ser­vían pa­ra nues­tro al­muer­zo.

Con­ti­nuá­ba­mos la na­ve­ga­ción y al en­trar a mar abier­to el bu­que da­ba una velocidad de 8 nu­dos, y po­nía­mos rum­bo a las is­las Ga­lá­pa­gos. Arri­bá­ba­mos a Bal­tra des­pués de 75 ho­ras de na­ve­ga­ción, apro­xi­ma­da­men­te, en don­de en­tre­gá­ba­mos el agua, lue­go de lo cual em­pren­día­mos el re­torno.

Lue­go de 10 días de di­cha na­ve­ga­ción en­trá­ba­mos al puer­to de Gua­ya­quil. Per­ma­ne­cía­mos po­cos días allí, ya que se­gui­da­men­te cum­plía­mos ope­ra­ción a Sa­li­nas, pa­ra abas­te­cer de agua a la ba­se, que en aque­lla épo­ca ca­re­cía de ella. Re­tor­ná­ba­mos y se or­de­na­ba se­gui­da­men­te nue­va na­ve­ga­ción a Ga­lá­pa­gos; es­ta vez el agua la en­tre­gá­ba­mos a la Se­gun­da Zo­na Na­val, en San Cris­tó­bal, y así en ese rit­mo na­ve­gá­ba­mos to­do el año. El bu­que hi­zo lar­gas y es­for­za­das ope­ra­cio­nes por aquel tiem­po y con­si­de­ro que así cum­plió por al­gu­nas dé­ca­das. En ese lap­so (1976-1977) co­man­da­ron al BAE “Atahual­pa” los te­nien­tes de na­vío Ed­gar Gue­rra Ca­rre­ra y Da­ni­lo Egred He­re­dia.

En 1981 es­ta uni­dad par­ti­ci­pó en el con­flic­to de Pa­quis­ha y en 1995 en el con­flic­to del Ce­ne­pa, cum­plien­do ta­reas de abas­te­ci­mien­to de agua a las uni­da­des de la Es­cua­dra en los di­fe­ren­tes fon­dea­de­ros de gue­rra de nues­tra cos­ta, con el pe­li­gro de ser ata­ca­do por los sub­ma­ri­nos pe­rua­nos, cu­yo ob­je­ti­vo era cor­tar el abas­te­ci­mien­to a los bu­ques ad­ver­sa­rios, por lo que con­si­de­ra­mos que el BAE “Atahual­pa” era un po­ten­cial blan­co pa­ra di­chos sub­ma­ri­nis­tas.

Hay que des­ta­car so­bre­ma­ne­ra su par­ti­ci­pa­ción co­mo bu­que de apo­yo en el in­cen­dio en la is­la Isa­be­la, sir­vien­do co­mo pun­to de reabas­te­ci­mien­to de agua en apo­yo a la po­bla­ción ci­vil, bri­ga­das del Ejér­ci­to, Par­que Na­cio­nal Ga­lá­pa­gos, mé­di­cos, gru­pos de res­ca­te y de to­da la po­bla­ción na­cio­nal y ex­tran­je­ra que unió fuer­zas pa­ra so­bre­lle­var es­ta si­tua­ción de emer­gen­cia na­cio­nal. El BAE “Atahual­pa se man­tu­vo siem­pre lis­to, rea­li­zan­do su úl­ti­ma ope­ra­ción lo­gís­ti­ca a la re­gión in­su­lar el 12 de ma­yo del 2009 y arri­ban­do a Ba­suil, el 27 de ma­yo del mis­mo año, ter­mi­nan­do así su largo tra­ji­nar.

Lue­go de un mi­nu­cio­so aná­li­sis, el man­do na­val to­mó la de­ci­sión de arriar de ma­ne­ra de­fi­ni­ti­va la in­sig­nia de uno de los bu­ques más tra­di­cio­na­les que ha te­ni­do la his­to­ria de la Ar­ma­da del Ecua­dor, el BAE “Atahual­pa”, lo que ocu­rrió el jue­ves 26 de no­viem­bre del 2009 en una so­lem­ne ce­re­mo­nia.

El bu­que ha­bía cum­pli­do fiel­men­te to­das las ta­reas que se le en­co­men­da­ron a lo largo de su his­to­ria. Sus re­cuer­dos des­can­san ya, en su cu­bier­ta ima­gi­na­ria, y en las fir­mes pi­sa­das de tan­tos y tan­tos ofi­cia­les y tri­pu­lan­tes que de­ja­ron su es­fuer­zo, su de­di­ca­ción, su pro­fe­sio­na­lis­mo y so­bre to­do la sa­tis­fac­ción del de­ber cum­pli­do.

El tan­que­ro YW 131, cuan­do pres­ta­ba ser­vi­cio en la Ar­ma­da nor­te­ame­ri­ca­na.

(Arri­ba) El BAE “Atahual­pa” zar­pan­do pa­ra cum­plir una mi­sión (Aba­jo) El te­nien­te de na­vío Ed­gar Gue­rra Ca­rre­ra, co­man­dan­te del “Atahual­pa”, y par­te de su do­ta­ción en 1977.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Ecuador

© PressReader. All rights reserved.