Gar­cía Mo­reno: odia­do y ve­ne­ra­do

Memorias Porteñas - - Portada - Por GUI­LLER­MO ARO­SE­ME­NA ARO­SE­ME­NA

“CA­YÓ, CA­TÓ­LI­COS, IN­MO­LA­DO POR LA PA­TRIA A CU­YO EN­GRAN­DE­CI­MIEN­TO CON­SA­GRÓ SU LA­BO­RIO­SA EXIS­TEN­CIA”.

MA­RIANO CA­SA­NO­VA

Ro­ca­fuer­te, Gar­cía Mo­reno y Eloy Al­fa­ro, ade­más de ser con­si­de­ra­dos por la ma­yo­ría de his­to­ria­do­res co­mo los más im­por­tan­tes pre­si­den­tes ecua­to­ria­nos, tam­bién tie­nen en co­mún, es­pe­cial­men­te los dos úl­ti­mos, el ha­ber re­cu­rri­do a ca­pi­ta­les de em­pre­sa­rios gua­ya­qui­le­ños, pa­ra ha­cer reali­dad sus pro­yec­tos. Sin su apo­yo eco­nó­mi­co, ni Gar­cía Mo­reno, ni Al­fa­ro, hu­bie­ran he­cho lo que lo­gra­ron.

Gar­cía Mo­reno, ve­ne­ra­do por unos y odia­do por otros, con in­te­li­gen­cia su­pe­rior y enor­me ca­pa­ci­dad de tra­ba­jo, tu­vo muy com­ple­ja per­so­na­li­dad; lo que se pro­po­nía, lo ha­cía sin im­por­tar el cos­to. Su au­to­ri­ta­ris­mo pre­va­le­cía so­bre sus vir­tu­des; era tem­pe­ra­men­tal, sus ami­gos se con­vir­tie­ron en enemi­gos y sus enemi­gos en ami­gos. Te­nía es­crú­pu­los en la to­ma de cier­tas de­ci­sio­nes y en otras no. Su vi­da po­lí­ti­ca se ini- ció des­de muy jo­ven, par­ti­ci­pó en la Re­vo­lu­ción Mar­cis­ta de 1845. Por su ac­ti­tud con­tra Flores, en 1847 Vicente Ra­món Ro­ca lo nom­bró go­ber­na­dor de Gua­ya­quil. El 8 de di­ciem­bre del mis­mo año, en una car­ta al mi­nis­tro del In­te­rior le re­por­ta­ba: “Ten­go el ho­nor de par­ti­ci­par a us­ted el com­ple­to res­ta­ble­ci­mien­to de la tran­qui­li­dad pú­bli­ca en es­ta im­por­tan­te pro­vin­cia, ame­na­za­da en días an­te­rio­res por la am­bi­ción cri­mi­nal de un trai­dor y de los que se atre­ven a en­vi­le­cer­se fa­vo­re­cien­do sus pér­fi­dos y san­grien­tos de­sig­nios...”. Se re­fe­ría a Juan José Flores y al mo­vi­mien­to de sus par­ti­da­rios pa­ra traer­lo de re­gre­so al país. En años pos­te­rio­res vi­nie­ron los en­fren­ta­mien­tos con el ge­ne­ral José María Urbina du­ran­te su pre­si­den­cia, de­bi­do a ellos es­tu­vo en el exi­lio. A pe­sar de que le de­cla­ró la gue­rra a la can­di­da­tu­ra pa­ra se­na­dor por Gua­ya­quil, en 1853 Gar­cía Mo­reno fue ele­gi­do. La­men­ta­ble­men­te no pu­do po­se­sio­nar­se por or­den de Urbina, lo to­ma­rían pre­so si des­em­bar­ca­ba de La Bri­llan­te, cor­be­ta fran­ce­sa an­cla­da en la ría, don­de se ha­bía re­fu­gia­do. Di- ri­gió una co­mu­ni­ca­ción al go­ber­na­dor pa­ra que le per­mi­tie­ra de­jar la na­ve, te­ner pro­tec­ción de las le­yes y po­se­sio­nar­se del car­go. Al no ob­te­ner res­pues­ta se di­ri­gió a los gua­ya­qui­le­ños: “Gran­de es el re­co­no­ci­mien­to y gran­des los de­be­res que vues­tra elec­ción me ha im­pues­to. La gra­ti­tud [...]me re­cor­da­rá siem­pre que he si­do nom­bra­do pa­ra de­fen­der los de­re­chos que el po­der usur­pa, pa­ra ata­car los des­ór­de­nes que el po­der pa­tro­ci­na; y cuan­do sea tiem­po ven­dré va­le­ro­sa­men­te a de­fen­der vues­tro man­da­to; una vez que las au­to­ri­da­des im­pi­den des­em­bar­car hoy, sin nin­gún otro mo­ti­vo que la vo­lun­tad sul­tá­ni­ca del pre­si­den­te...”.

En 1857 fue elec­to se­na­dor por Pi­chin­cha y le co­rres­pon­dió de­ba­tir so­bre una pro­pues­ta del em­pre­sa­rio Pe­dro Ze­ga­rra a la Le­gis­la­tu­ra pa­ra pro­por­cio­nar agua po­ta­ble a Gua­ya­quil, a cam­bio de re­cau­dar un im­pues­to de cua­tro reales por car­ga de ca­cao ex­por­ta­do du­ran­te cua­ren­ta años. Ca­da car­ga equi­va­lía a 81 li­bras. Gar­cía Mo­reno se opu­so por con­si­de­rar­la in­jus­ta ya que ha­bía pro­duc­to­res de ca­cao que no vi­vían

en Gua­ya­quil, ade­más la es­ti­mó in­con­ve­nien­te pa­ra los in­tere­ses de la ciu­dad; con una in­ver­sión de 500.000 pe­sos ecua­to­ria­nos, Ze­ga­rra pre­ten­día re­ci­bir 4 mi­llo­nes en cua­ren­ta años. Gar­cía Mo­reno tu­vo men­te ma­te­má­ti­ca, po­cos ma­ne­ja­ban los nú­me­ros me­jor que él, pe­ro cuan­do se tra­ta­ba de ha­cer reali­dad una ini­cia­ti­va de su au­to­ría, se ol­vi­da­ba de ellos. Gar­cía Mo­reno tu­vo rol pro­ta­gó­ni­co en el de­rro­ca­mien­to del ge­ne­ral Gui­ller­mo Fran­co. Su her­mano, Pe­dro Pa­blo, uno de los em­pre­sa­rios más ri­cos de la ciu­dad, le fi­nan­ció la com­pra de ri­fles y mu­ni­cio­nes. Co­mo prós­pe­ro agri­cul­tor y co­mer­cian­te, fue uno de los em­pre­sa­rios gua­ya­qui­le­ños per­ju­di­ca­dos por la in­va­sión pe­rua­na y se que­ja­ba a su her­mano por las pér­di­das in­cu­rri­das. Pa­ra de­ta­lles ver MP75.

Du­ran­te la in­va­sión pe­rua­na los in­gre­sos del Es­ta­do ecua­to­riano dis­mi­nu­ye­ron de un pro­me­dio anual de 1’200.000 pe­sos a 695.000; las re­cau­da­cio­nes de la Adua­na de Gua­ya­quil fue­ron las que más des­cen­die­ron. La con­si­de­ra­ble caí­da fue el de­to­nan­te pa­ra que los opo­si­to­res de Fran­co pro­cla­ma­sen un go­bierno pro­vi­so­rio, re­pre­sen­ta­do por Gar­cía Mo­reno, quien se alió con Juan José Flores pa­ra de­rro­tar a los pe­rua­nos. Una década atrás él se ha­bía ex­pre­sa­do en du­ros tér­mi­nos de Flores por que­rer in­va­dir Gua­ya­quil: “Cuan­do un trai­dor se es­fuer­za en traer del otro la­do de los ma­res de­sola­ción, ser­vi­dum­bre y ex­ter­mi­nio...”. En un pe­rió­di­co con el nom­bre de Dia­blo, pu­bli­ca­do por la im­pren­ta de la uni­ver­si­dad, usó su gran plu­ma pa­ra ata­car a Flores. An­te­rior­men­te lo ha­bía he­cho en otro pe­rió­di­co, El Ven­ga­dor: Flores y sus ban­di­dos, Ex­pe­di­ción pi­rá­ti­ca de Flores, Los Pi­ra­tas Flo­rea­nos, Gue­rra a los Ge­ní­za­ros, en­tre otros. Pe­ro co­mo en po­lí­ti­ca ecua­to­ria­na se ve de to­do, en 1860 Gar­cía Mo­reno le es­cri­bió una car­ta: “He si­do pa­ra us­ted ad­ver­sa­rio po­lí­ti­co con la fran­que­za del ho­nor y con la te­na­ci­dad de una con­vic­ción sin­ce­ra; pe­ro des­de el mo­men­to en que us­ted se ha pre­sen­ta­do de­ci­di­do a ayu­dar­nos en la glo­rio­sa lu­cha que sos­te­ne­mos por la in­de­pen­den­cia e in­te­gri­dad de es­ta Re­pú­bli­ca, le he con­si­de­ra­do co­mo un ami­go y he desea­do lle­ga­ra el día de ma­ni­fes­tar­lo: por pa­trio­tis­mo fui enemi­go de us­ted y por pa­trio­tis­mo he de­ja­do de ser­lo”.

Tan­to los tra­ba­ja­do­res agrí­co­las co­mo los ar­te­sa­nos de Gua­ya­quil fue­ron re­clu­ta­dos, con la dis­mi­nu­ción de la mano de obra dis­mi­nu­yó la pro­duc­ción de ali­men­tos y por la fal­ta del me­dio cir­cu­lan­te des­cen­dió el con­su­mo. Los agri­cul­to­res, que te­nían sus ha­cien­das pró­xi­mas al gol­fo, las aban­do­na­ron y se re­fu­gia­ron en las mon­ta­ñas. Los co­mer­cian­tes no pu­die­ron pa­gar sus deu­das al ven­ci­mien­to y las quiebras de los ne­go­cios se mul­ti­pli­ca­ron.

Gar­cía Mo­reno asu­mió el po­der en 1860, con la eco­no­mía en es­ta­do la­men­ta­ble des­pués del con­flic­to con Pe­rú y la gue­rra ci­vil. El pe­so ecua­to­riano no va­lía na­da, el país es­ta­ba lleno de las peo­res mo­ne­das de la re­gión. Lo ha­bía es­ta­do des­de la pri­me­ra pre­si­den­cia de Juan José Flores. Ro­ca­fuer­te no ha­bía po­di­do so­lu­cio­nar la de­pre­cia­ción de la mo­ne­da, más bien, pa­ra evi­tar que la bue­na fu­ga­ra, or­de­nó ta­la­drar­la y al ha­cer­lo le qui­tó va­lor (MP63). Sin bue­na mo­ne­da, Gar­cía Mo­reno es­ta­ba con­de­na­do a una me­dio­cre ad­mi­nis­tra­ción. La Ca­sa Lu­zá­rra­ga, que ha­bía ac­tua­do de ban­que­ro, que­ría for­ma­li­zar su ac­ti­vi­dad lo­gran­do la au­to­ri­za­ción pa­ra fun­dar un ban­co. Ma­nuel An­to­nio Lu­zá­rra­ga ya no se en­con­tra­ba en Ecua­dor, ha­bía de­ci­di­do re­gre­sar a su país des­pués de vi­vir cer­ca de cua­tro dé­ca­das en Gua­ya­quil; los ne­go­cios ha­bían que­da­do en ma­nos de Juan José, su hi­jo. Pa­ra apro­bar la crea­ción del ban­co, Gar­cía Mo­reno le exi­gió un prés­ta­mo de mo­ne­da fuer­te con el fin de re­ti­rar la ma­la; pri­me­ro re­ci­bió 100.000 y lue­go 500.000 pe­sos. En el con­tra­to fir­ma­do, Gar­cía Mo­reno con­ce­dió al­gu­nos be­ne­fi­cios a fa­vor de Lu­zá­rra­ga; pe­ro al po­co tiem­po de fir­ma­do el con­ve­nio cam­bió ar­bi­tra­ria­men­te las con­di­cio­nes y re­cu­rrió al Ban­co Par­ti­cu­lar, fun­da­do por Il­de­fon­so Co­ro­nel y es­ta­ble­ci­do en Gua­ya­quil a 1861. Tam­bién en­ga­ñó al se­gun­do. Am­bos ban­cos no lle­ga­rían a 1870. Los ac­cio­nis­tas perdieron di­ne­ro y de­ja­ron a otros arries­gar sus ca­pi­ta­les, cons­ti­tu­yen­do nue­vas ins­ti­tu­cio­nes fi­nan­cie­ras (MP81). En la se­gun­da ad­mi­nis­tra­ción, Gar­cía Mo­reno tra­tó de ha­cer lo mis­mo con el Ban­co del Ecua­dor fun­da­do en 1868. La ca­sa ban­ca­ria pa­na­me­ña Pla­nas, Pé­rez & Oba­rrio, fun­da­da en 1886 des­apa­re­ció en 1870, lo mis­mo su­ce­dió con el Ban­co Na­cio­nal que ter­mi­nó fu­sio­nán­do­se con el Ban­co del Ecua­dor. Gar­cía Mo­reno ha­bía lo­gra­do lo que que­ría: mo­ne­da só­li­da pa­ra re­em­pla­zar a la que no te­nía va­lor y así for­ta­le­cer la eco­no­mía; en el ca­mino se ha­bía con­ver­ti­do en se­pul­tu­re­ro de in­ver­sio­nis­tas. Has­ta su ase­si­na­to, el Ban­co del Ecua­dor le hi­zo nue­vos prés­ta­mos. Es in­du­da­ble que los ban­cos gua­ya­qui­le­ños ayu­da­ron a la ad­mi­nis­tra­ción de Gar­cía Mo­reno. En lo ne­ga­ti­vo, fue res­pon­sa­ble di­rec­to de que la ban­ca na­cie­ra con con­flic­tos que tu­vie­ron cos­to­sas re­per­cu­sio­nes.

Gar­cía Mo­reno fue am­bi­va­len­te en te­mas re­la­cio­na­dos con Gua­ya­quil; hay co­men­ta­rios de la épo­ca que afir­ma­ban que te­nía an­ti­pa­tía a la ciu­dad. Se le atri­buía la fra­se de que en Gua­ya­quil so­lo ha­bía dos ca­be­zas bue­nas: la de su ma­dre y la de los plá­ta­nos. Tu­vo en­fren­ta­mien­to con Pe­dro Car­bo cuan­do ocu­pa­ba la Go­ber­na­ción de Gua­ya­quil, por ser el au­tor de re­for­mas a la ley de elec­cio­nes. Gar­cía Mo­reno des­mem­bró la pro­vin­cia de Gua­ya­quil pa­ra crear la de Los Ríos. Cuan­do se unió a Flores pa­ra de­rro­tar a Fran­co, se sin­tió ma­les­tar en Gua­ya­quil y cuan­do triun­fó so­bre Urbina, un co­mu­ni­ca­do de la épo­ca pu­bli­có: “No bien se han ex­tin­gui­do los es­tam­pi­dos del com­ba­te, cuan­do ya el Dr. Ga­briel Gar­cía Mo­reno, en quien se pin­ta el con­do­tie­ro de la reac­ción an­di­na, ha de­cre­ta­do la des­apa­ri­ción de la ban­de­ra mar­cis­ta, que du­ran­te 15 años ha si­do la in­sig­nia del Es­ta­do y ha de­cre­ta­do se ele­ven las tri­co­lo­res ban­das flo­rea­nas en el fron­tis­pi­cio de los edi­fi­cios de Go­bierno”. Urbina, enemi­go eterno de Gar­cía Mo­reno, pre­pa­ró una nue­va in­va­sión y mo­vi­li­zó una flo­ta pa­ra ata­car a Flores, quien por or­den de Gar­cía Mo­reno de­bía en­fren­tar­lo y des­truir­lo, pe­ro fa­lle­ció en el via­je. Urbina se acer­có a Gua­ya­quil fon­dean­do en Jam­be­lí. Muer­to Flores, Gar­cía Mo­reno, to­mó la je­fa­tu­ra del ejér­ci­to y en tres días lle­gó des­de Qui­to a Gua­ya­quil. Él y su ejér­ci­to se lan­za­ron con­tra Urbina y abor­da­ron sus bar­cos, de­rro­tán­do­lo en 1865. Los pri­sio­ne­ros fue­ron juz­ga­dos, al­gu­nos con­de­na­dos a muer­te.

Gar­cía Mo­reno tu­vo ac­ti­tu­des con­tra­dic­to­rias. An­tes de ser pre­si­den­te pe­leó por la li­ber­ta­des; hay nu­me­ro­sas car­tas y ar­tícu­los que lo de­mues­tran, in­clu­yen­do una no­ta que es­cri­bió con mo­ti­vo del fa­lle­ci­mien­to de José Joa­quín Ol­me­do: “La Li­ber­tad, nu­men di­vino que ani­mó siem­pre al ge­nio del Sr. Ol­me­do, le de­bió fer­vien­te cul­to y gran­des sa­cri­fi­cios: aman­te sin­ce­ro y de­sin­te­re­sa­do de la Pa­tria y de la Li­ber­tad que ado­ra­ba, se en­car­gó con va­lor de de­fen­sa y triun­fó de sus bár­ba­ros enemi­gos”. Pe­ro cuan­do lle­gó al po­der se ol­vi­dó de la im­por­tan­cia de ellas. Otra con­tra­dic­ción fue su ju­ra­men­to de no vol­ver a pos­tu­lar­se, pe­ro cuan­do es­ta­ba cer­ca del fi­nal de su man­da­to cam­bió de pen­sar. El Chica­go Tri­bu­ne, pres­ti­gio­so dia­rio es­ta­dou­ni­den­se, el 12 de agos­to de 1882 ana­li­zó lo que fue la pre­si­den­cia de Gar­cía Mo­reno. Me sor­pren­dió leer que el obis­po de Rio­bam­ba, que se en­con­tra­ba en Roma, vi­si­tó al pa­pa Pío IX pa­ra in­ter­ce­der an­te él a nom­bre de Gar­cía Mo­reno y con­se­guir­le una dis­pen­sa pa­ra po­der vio­lar su ju­ra­men­to y par­ti­ci­par en una nue­va cam­pa­ña pre­si­den­cial. La muer­te fre­nó sus am­bi­cio­nes.

Ga­briel Gar­cía Mo­reno lle­va la cruz a cues­tas.

Chica­go Tri­bu­ne co­men­ta la dis­pen­sa so­li­ci­ta­da a Pio IX.

Pe­dro Car­bo..

Newspapers in Spanish

Newspapers from Ecuador

© PressReader. All rights reserved.