LA IN­FAN­CIA de nues­tros abue­los

Memorias Porteñas - - Mp - Por ARQ. MEL­VIN HO­YOS

LCa­da épo­ca ha te­ni­do es­cri­to­res que le fue­ron em­ble­má­ti­cos, ar­tis­tas que de­fi­nie­ron el es­pí­ri­tu es­té­ti­co de su tiem­po y cien­tí­fi­cos que con sus des­cu­bri­mien­tos e in­ven­tos le die­ron a su ge­ne­ra­ción un lu­gar en la his­to­ria. Pe­ro así co­mo a tra­vés de la his­to­ria ca­da épo­ca ha es­ta­ble­ci­do su ca­rác­ter en la li­te­ra­tu­ra, en la cien­cia y en las ar­tes, tam­bién lo ha he­cho en las cos­tum­bres, con­ver­ti­das en tra­di­ción den­tro de ella. Por es­te mo­ti­vo, lo que fue pro­pio del queha­cer co­ti­diano ha­ce cien años, si no se hi­zo tra­di­ción, fue ol­vi­da­do o evo­lu­cio­nó a una prác­ti­ca si­mi­lar, mu­chas ve­ces in­fluen­cia­da por los avan­ces tec­no­ló­gi­cos.

Hoy, a más de un si­glo de dis­tan­cia de esa so­cie­dad a la que he­mos de­di­ca­do es­te es­tu­dio, los ni­ños se di­vier­ten ju­gan­do con to­da cla­se de ar­ti­lu­gios elec­tró­ni­cos que ha­cen vo­lar su ima­gi­na­ción a le­ja­nos pla­ne­tas ha­bi­ta­dos por ci­vi­li­za­cio­nes al­ta­men­te desa­rro­lla­das, o le­yen­do (si no vien­do en un DVD) cuen­tos que, so­lo la men­te de Ju­lio Ver­ne pu­do ima­gi­nar en el si­glo XIX. Cien años atrás to­do era más sen­ci­llo y en nues­tra ama­da ciu­dad la ima­gi­na­ción se abría a un mun­do de fan­ta­sía crea­do por Hans Ch­ris­tian Andersen, o al uni­ver­so de ma­ra­vi­llo­sos cuen­tos que pa­ra la mis­ma épo­ca fue­ran es­cri­tos por los Her­ma­nos Grimm.

Cien­tos de au­to­res de­di­ca­ban par­te de su tiem­po a la pro­duc­ción de li­te­ra­tu­ra in­fan­til, ra­zón por la que, den­tro de ella, se da­ban im­por­tan­tes éxi­tos edi­to­ria­les que tras­cen­dían a su tiem­po. Gua­ya­quil con­ta­ba pa­ra ese en­ton­ces con al­gu­nos es­cri­to­res que se de­di­ca­ron a la in­fan­cia, pe­ro en 1890, uno en es­pe­cial co­se­chó sin­gu­la­res éxi­tos con la pu­bli­ca­ción de su re­vis­ta in­fan­til El Áto­mo. Me re­fie­ro es­pe­cí­fi­ca­men­te al Dr. Francisco Mar­tí­nez Agui­rre, mé­di­co y ar­tis­ta de ori­gen flu­mi­nen­se, lla­ma­do a ser, den- tro de nues­tro país, un pio­ne­ro en va­rias dis­ci­pli­nas de la cien­cia y de las ar­tes. El se­ma­na­rio, que ha­bía vis­to la luz el 4 de enero de di­cho año, es­ta­ba ilus­tra­do con ma­ra­vi­llo­sos di­bu­jos y su lec­tu­ra, de tin­te re­li­gio­so, mo­ral y re­crea­ti­vo, es­ta­ba di­ri­gi­da ex­clu­si­va­men­te a una me­jor for­ma­ción de la in­fan­cia. Me­re­ce es­pe­cial aten­ción, ade­más, El Abe­ce­da­rio Mo­ral, com­pues­to por la se­ño­ri­ta Ri­ta Le­cum­be­rri y pu­bli­ca­do en el mis­mo se­ma­na­rio.

Ha­bía pa­ra ese en­ton­ces edi­to­ria­les es­pa­ño­las co­mo la de Sal­va­dor Ca­lle­ja o la de Ra­món So­pe­ña, que con ex­tra­or­di­na­ria vi­sión des­ti­na­ban im­por­tan­tes re­cur­sos pa­ra cu­brir la ne­ce­si­dad de li­te­ra­tu­ra in­fan­til, que en ese en­ton­ces te­nía el mun­do de ha­bla his­pa­na. Se im­pri­mió una gran va­rie­dad de co­lec­cio­nes que con­te­nían cuen­tos de to­das par­tes del mun­do, en ver­sio­nes de la más va­ria­da es­pe­cie, ca­li­dad y ta­ma­ño.

Ca­lle­ja, por ejem­plo, pu­bli­có dos muy am­plias, am­bas en cua­der­nos de bol­si­llo, que lle­va­ban los tí­tu­los de Cha­ra­da (los más, pe­que­ños) y Re­creo In­fan­til, los de ta­ma­ño me­diano. Pe­ro nin­gu­na co­lec­ción lle­gó a ser tan nu­me­ro­sa y de tan­ta ca­li­dad co­mo la de “Cha­ra­da” que, ba­jo el tí­tu­lo de “Ju­gue­tes Ins­truc­ti­vos”, ini­ció su cir­cu­la­ción a fi­nes del si­glo XIX, man­te­nien­do su vi­gen­cia has­ta la se­gun­da década del si­glo XX. Ca­si 300 cuen­tos de pe­que­ño for­ma­to con tí­tu­los ta­les co­mo: “Apren­diz de bu­rro”, “El mé­di­co am­bi­cio­so”, “El tra­je de moda”, “La oru­ga in­cré­du­la”, “El de­ber de per­do­nar” o “Mo­de­lo de ca­ri­ño”, ha­cían las de­li­cias de la ni­ñez, con­vir­tién­do­se en los vehícu­los que lle­va­ban a la in­fan­cia prin­ci­pios éti­cos y mo­ra­les, tan­to co­mo ele­men­tos re­crea­ti­vos que ha­cían des­per­tar su crea­ti­vi­dad y su ima­gi­na­ción.

To­das las li­bre­rías gua­ya­qui­le­ñas te­nían su sec­ción des­ti­na­da a los “cuen­ti­tos” en las vi­tri­nas de sus res­pec­ti­vos mos­tra­do­res, de tal mo­do que es­tu­vie­sen a la al­tu­ra de los ojos de los ni­ños. La Li­bre­ría Es­co­lar, de Aqui­les Maruri, y la Gu­ten­berg, de Uz­cá­te­gui y Com­pa­ñía, eran

LAS DIS­TRAC­CIO­NES EN LAS QUE GAS­TA­BAN SU TIEM­PO LOS NI­ÑOS DE HA­CE CIEN AÑOS ERAN TAN DIS­TIN­TAS A LAS AC­TUA­LES,

QUE AL ANA­LI­ZAR­LAS UNO SE EX­PLI­CA EL POR­QUÉ DE CÓ­MO ERAN NUES­TROS MA­YO­RES Y POR QUÉ VEÍAN EL MUN­DO CO­MO LO HA­CÍAN

ELLOS.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Ecuador

© PressReader. All rights reserved.