“Ju­ra­men­to”

Memorias Porteñas - - Mp - Por FRANCISCO CO­RREA B.

40 nu­dos y olas de 4 a 6 me­tros que pro­du­je­ron es­co­ras má­xi­mas de has­ta 40 gra­dos. Me­dian­te los eco­son­das de que se dis­po­nía a bor­do se ob­tu­vie­ron per­fi­les ba­ti­mé­tri­cos de la Frac­tu­ra de Shac­kle­ton y de la cor­di­lle­ra sub­ma­ri­na que atra­vie­sa el sec­tor.

Pe­ro el tra­ba­jo de in­ves­ti­ga­ción se in­ten­si­fi­có en el área an­tár­ti­ca, es­pe­cial­men­te en el es­tre­cho de Brans­field y en el mar­gen con­ti­nen­tal de la pe­nín­su­la An­tár­ti­ca, ob­te­nién­do­se in­for­ma­ción re­la­ti­va a las ma­sas de agua, cir­cu­la­ción, pro­duc­ti­vi­dad bio­ló­gi­ca y mor­fo­ló­gi­ca de los ca­ño­nes sub­ma­ri­nos for­ma­dos por an­ti­guos gla­cia­les, co­rrien­tes sub­ma­ri­nas o ero­sión de los ice­bergs. To­das las ac­ti­vi­da­des de in­ves­ti­ga­ción se lle­va­ron a ca­bo em­plean­do equi­pos apro­pia­dos pa­ra el efec­to y ab­so­lu­ta­men­te con­fia­bles. La in­for­ma­ción re­co­gi­da per­mi­ti­rá a los cien­tí­fi­cos ecua­to­ria­nos con­tri­buir en un fu­tu­ro cer­cano con nue­vas ideas y al­ter­na­ti­vas a los es­que­mas de cono- ci­mien­to ma­rí­ti­mo es­ta­ble­ci­dos en es­te sec­tor del con­ti­nen­te an­tár­ti­co.

Una de las ta­reas que se eje­cu­tó en es­ta ex­pe­di­ción fue la de se­lec­cio­nar el me­jor si­tio pa­ra la ubi­ca­ción de­fi­ni­ti­va de la Es­ta­ción Cien­tí­fi­ca Ecua­to­ria­na en la An­tár­ti­da. Pa­ra sa­tis­fa­cer es­te re­que­ri­mien­to se vi­si­tó va­rios lu­ga­res ubi­ca­dos en las is­las que for­man el ar­chi­pié­la­go de las Shetland del Sur y el ar­chi­pié­la­go de Pal­mer. Lue­go de pro­fun­dos aná­li­sis fue selecciona­da fi­nal­men­te Pun­ta Fort Wi­lliam, de la is­la Green­wich, ar­chi­pié­la­go de las Shetland del Sur.

An­tes, el je­fe cien­tí­fi­co de la ex­pe­di­ción emi­tió el si­guien­te co­men­ta­rio: “En la XIV Reunión Con­sul­ti­va del Tra­ta­do An­tár­ti­co lle­va­da a ca­bo en Río de Ja­nei­ro el pa­sa­do oc­tu­bre de 1987, se ex­pre­só la preo­cu­pa­ción de que miem­bros de los paí­ses ad­he­ren­tes que es­tán ins­ta­lan­do sus es­ta­cio­nes en la An­tár­ti­da lo es­tán ha­cien­do jun­to a otras ya exis­ten­tes, es­te es el ca­so de la is­la Rey Jorge, que al mo­men­to tie­ne más de una de­ce­na de es­ta­cio­nes y re­fu­gios per­te­ne­cien­tes a 11 paí­ses; de ma­ne­ra que Es­pa­ña, tra­tan­do de sa­lir de es­te sec­tor aca­ba de ins­ta­lar­se en Bahía Sur, en la is­la Li­vings­ton; es de­cir, que al es­co­ger­se Hen­ne­quin de­fi­ni­ti­va­men­te se es­ta­ría aten­tan­do con­tra es­te sen­ti­mien­to ge­ne­ral, que en cier­ta ma­ne­ra tie­ne al­go de ra­zón por­que mu­chos de ellos es­tán ha­cien­do ac­ti­vi­da­des cien­tí­fi­cas si­mi­la­res en el mis­mo sec­tor, pe­ro en cam­bio el es­fuer­zo pa­ra man­te­ner es­ta­cio­nes ale­ja­das al sur es ma­yor, lo que obli­ga a los paí­ses a que­dar­se den­tro de la is­la Rey Jorge”.

“Los otros tres si­tios es­tán en is­las di­fe­ren­tes, dos en el ar­chi­pié­la­go de las Shetland del Sur y uno en Pal­mer. En­tre ellos de­be con­si­de­rar­se que tan­to Bahía Fal­sa co­mo Fort Wi­lliam, se en­cuen­tran a 60 y 40 mi­llas de Ba­se Marsh, que dis­po­ne del úni­co ae­ro­puer­to, y a 30 y 3 mi­llas de Ba­se Prat, con fa­ci­li­da­des lo­gís­ti­cas im­por­tan­tes. Fort Wi­lliam se ubi­ca al nor­te de un ex­ce­len­te fon­dea­de­ro, mien­tras que Bahía Fal­sa no pre­sen­ta es­tas mis­mas ca­rac­te­rís­ti­cas. En el as­pec­to cien­tí­fi­co es­ta­rían equi­li­bra­dos, pe­ro más fu­tu­ro tie­ne el si­tio en is­la Green­wich. Fi­nal­men­te en cuan­to a desa­rro­llos pos­te­rio­res, la am­pli­tud de es­pa­cio en Fort Wi­lliam pue­de in­clu­si­ve so­por­tar una pis­ta pa­ra avio­nes li­ge­ros; de ma­ne­ra que, con to­dos es­tos as­pec­tos que se han co­men­ta­do, es­te si­tio se­ría el más acon­se­ja­do pa­ra la ins­ta­la­ción de la es­ta­ción den­tro del gru­po de las Shetland”.

Du­ran­te el largo pe­ri­plo de 92 días de ope­ra­ción, con 70 días en la mar y un re­co­rri­do de cer­ca de 11.500 mi­llas náu­ti­cas, ofi­cia­les, cien­tí­fi­cos y tri­pu­lan­tes pu­sie­ron de ma­ni­fies­to su gran vo­lun­tad, es­pí­ri­tu de cuer­po y ca­pa­ci­dad pro­fe­sio­nal, lo que per­mi­tió que se man­ten­ga un mar­ca­do op­ti­mis­mo en be­ne­fi­cio del cum­pli­mien­to de la mi­sión im­pues­ta por la Ar­ma­da y el país, y que se con­duz­ca un plan cien­tí­fi­co se­rio y res­pon­sa­ble.

Is­mael Pé­rez Pazmiño: Des­ta­ca­do poe­ta y va­lien­te pe­rio­dis­ta oren­se, de se­ñe­ra par­ti­ci­pa­ción en el queha­cer cul­tu­ral de la re­pú­bli­ca. Na­ció en la ciu­dad de San An­to­nio de Ma­cha­la, ca­pi­tal de la pro­vin­cia de El Oro, el vier­nes 30 de ju­nio de 1876. Hi­jo de José Pé­rez San­tan­der y Ele­na Pazmiño. Huér­fano de pa­dre a los 17 años, por 1885 lo en­con­tra­mos en Gua­ya­quil tra­ba­jan­do du­ra­men­te y au­to­edu­cán­do­se. For­mó fi­las en las Guar­dias Na­cio­na­les pa­ra de­fen­der las con­quis­tas li­be­ra­les de la épo­ca. El 23 de di­ciem­bre de 1901 con­tra­jo ma­tri­mo­nio con su pri­ma se­gun­da, Her­lin­da Cas­tro San­tan­der, a quien de­di­có el poe­ma “Ju­ra­men­to”, que a me­dia­dos de 1939 mu­si­ca­li­za­ra en Gua­ya­quil el com­po­si­tor ma­na­bi­ta Gon­za­lo Ve­ra San­tos, con­vir­tién­do­lo en un pa­si­llo de an­to­lo­gía, éxi­to tan­to de Olim­po Cár­de­nas co­mo de Ju­lio Ja­ra­mi­llo. En 1914 fue dipu­tado su­plen­te por El Oro. Es­cri­bió en va­rios pe­rió­di­cos del país; en “Gua­ya­quil Ar­tís­ti­co” dio a co­no­cer sus cé­le­bres “Chis­pas”, que no eran otra co­sa que pen­sa­mien­tos y cri­te­rios so­bre los acon­te­ci­mien­tos del dia­rio vi­vir. Des­de 1919 co­la­bo­ró en “El Uni­ver­sal”, dia­rio que dos años des­pués com­pró y al que le pu­so el nom­bre de “El Uni­ver­so”, pu­bli­can­do su pri­mer nú­me­ro el 16 de sep­tiem­bre de 1921. Víc­ti­ma del cán­cer, mu­rió en Los Án­ge­les, Es­ta­dos Uni­dos de Amé­ri­ca, el miér­co­les 1 de no­viem­bre de 1944.

De es­te inol­vi­da­ble com­po­si­tor ma­na­bi­ta na­ci­do en Man­ta el 10 de enero de 1917 y fa­lle­ci­do en Gua­ya­quil el 6 de enero de 1989, ya he pu­bli­ca­do da­tos, co­mo la his­to­ria de “Ro­man­ce de mi des­tino”, en “Me­mo­rias por­te­ñas” N°– 49; y “Be­lla pe­que­ñi­ta”, vals com­pues­to en Mi­la­gro, en la ma­ña­na del jue­ves 15 de sep­tiem­bre de 1938 y cu­ya in­for­ma­ción la po­déis en­con­trar en “Me­mo­rias por­te­ñas” N°- 109 del 30 de agos­to del 2015.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Ecuador

© PressReader. All rights reserved.