EL DIA­RIO DE ED­WIN KEM­ME­RER: 10 DE OC­TU­BRE DE 1926 A 21 DE MAR­ZO DE 1927

Memorias Porteñas - - Mp - Por GUI­LLER­MO ARO­SE­ME­NA ARO­SE­ME­NA

En MP30 me re­fe­rí a Ed­win Kem­me­rer, co­no­ci­do como Doc­tor Mo­ne­da y su tra­ba­jo en Ecua­dor. Hoy co­men­ta­ré el dia­rio que es­cri­bió des­de que zar­pó de Nue­va York, rum­bo a Ecua­dor, el 10 de oc­tu­bre de 1926, con su esposa y ex­per­tos en di­fe­ren­tes ra­mas, has­ta que ter­mi­nó su tra­ba­jo el 21 de mar­zo de 1927. De­bi­do a una le­tra muy di­fí­cil de leer, su hi­jo Do­nald E. Kem­me­rer lo trans­cri­bió en má­qui­na, de­jan­do en blan­co las le­tras que no en­ten­día. En 64 pá­gi­nas co­men­ta las ex­pe­rien­cias de su tra­ba­jo en di­fe­ren­tes pro­yec­tos de ley, per­so­nas que co­no­ció cuan­do tra­ba­jó en Qui­to, Gua­ya­quil y otras ciu­da­des, tu­ris­mo que hi­zo y deportes que prac­ti­có. Re­tor­nó a su país el 11 de di­ciem­bre a pa­sar Na­vi­da­des, re­gre­só a Ecua­dor vía nues­tra ciu­dad, el 10 de enero de 1927. Des­de su pri­mer via­je, al lle­gar a Gua­ya­quil y Qui­to fue re­ci­bi­do con ho­no­res; se en­con­tra­ban pre­sen­tes el go­ber­na­dor, al­cal­de o fun­cio­na­rios con car­gos equi­va­len­tes, tam­bién ha­bía ban­das. Kem­me­rer fre­cuen­te­men­te no men­cio­na nom­bres de per­so­nas que co­no­ció, so­lo los car­gos, y de los re­pre­sen­tan­tes del sec­tor pri­va­do gua­ya­qui­le­ño con los que tu­vo con­tac­to úni­ca­men­te es­cri­bió el ape­lli­do de Víc­tor Emi­lio Es­tra­da, el de los de­más ha­bía que adi­vi­nar. En la ma­yo­ría de los nom­bres de es­ta­dou­ni­den­ses e in­gle­ses no hu­bo erro­res.

De los cua­tro me­ses que pa­só en Ecua­dor, su es­ta­día en Gua­ya­quil se li­mi­tó a 10 días. Pien­so que la can­ti­dad se com­pen­só con la ca­li­dad. Le­yen­do el dia­rio se co­no­ce que los gua­ya­qui­le­ños es­ta­ban más or­ga­ni­za­dos que los qui­te­ños. Pa­ra las se­sio­nes de tra­ba­jo en nues­tra ciu­dad se crea­ron co­mi­sio­nes de cua­tro o cin­co per­so­nas del sec­tor pri­va­do, ex­per­tas en el área. Kem­me­rer pro­por­cio­na la lis­ta de 56 em­pre­sa­rios y ex­per­tos en te­mas eco­nó­mi­cos, adua­ne­ros, ju­rí­di­cos, mu­ni­ci­pa­les, etc. Los nom­bres cons­tan co­rrec­ta­men­te (sin erro­res), de­bió ha­ber­los re­ci­bi­do por es­cri­to.

El día del zar­pe en Nue­va York, el cón­sul ecua­to­riano fue a des­pe­dir­lo; lle­gó a La Li­ber­tad el 17 del mis­mo mes; en sus pa­la­bras: “...allí cam­bia­mos a una lancha más pe­que­ña, lue­go a una ca­noa y por úl­ti­mo fui­mos lle­va­dos a tie­rra en las es­pal­das de na­ti­vos...”. Se hos­pe­da­ron en un ho­tel don­de le die­ron un ban­que­te. Al día si­guien­te sa­lie­ron tem­prano en la ma­ña­na ha­cia Gua­ya­quil en un au­to en­via­do pa­ra traer­los. En aque­llos años el ca­mino era muy ma­lo y lar­go; al­mor­za­ron en Za­po­tal, en el cam­po pe­tro­le­ro de In­ter­na­tio­nal Pe­tro­leum, sub­si­dia­ria de Stan­dard Oil, de la fa­mi­lia Roc­ke­fe­ller. Lle­ga­ron a Gua­ya­quil a las 19h30 di­rec­ta­men­te a la Go­ber- na­ción, don­de fue­ron re­ci­bi­dos por el go­ber­na­dor, al­tos fun­cio­na­rios y el cón­sul de EE. UU. Lue­go fue aga­sa­ja­do en el Club de la Unión. Al día si­guien­te via­ja­ron en tren a Qui­to. Du­ran­te su pri­me­ra es­ta­día en la ca­pi­tal, el úni­co gua­ya­qui­le­ño que lo visitó fue Es­tra­da, hay va­rias ano­ta­cio­nes so­bre él. El 1 de no­viem­bre: “Es­tra­da vino y tu­vi­mos una lar­ga con­fe­ren­cia con él. Nos im­pre­sio­nó a todos de una ma­ne­ra muy fa­vo­ra­ble, es­tá bien in­for­ma­do, es só­li­do, sin­ce­ro, de men­ta­li­dad abier­ta y fran­co”. Al día si­guien­te: “De nue­vo una lar­ga con­fe­ren­cia con Es­tra­da”. “En la no­che Es­tra­da y Ban­da ce­na­ron con no­so­tros”. Kem­me­rer se re­fie­re a Francisco Ban­da, ecua­to­riano que ha­bía es­tu­dia- do di­plo­ma­cia en Geor­ge­town, res­pon­sa­ble de tra­du­cir le­yes, re­por­tes y do­cu­men­tos ecua­to­ria­nos an­tes del via­je de Kem­me­rer a Ecua­dor. Al día si­guien­te es­cri­be que su esposa re­ci­bió un ra­mo de flo­res de Es­tra­da y el 4 de no­viem­bre to­da la mi­sión fue in­vi­ta­da por él a ce­nar. Hay cla­ra evi­den­cia de que en­tre los ban­que­ros ecua­to­ria­nos con el que más acer­ca­mien­to tu­vo fue con Víc­tor Emi­lio Es­tra­da.

Kem­me­rer y ase­so­res re­gre­sa­ron a Gua­ya­quil el 2 de di­ciem­bre, se hos­pe­da­ron en el Ho­tel Tí­vo­li, en 9 de Oc­tu­bre y Pi­chin­cha. Al día si­guien­te fue­ron a la Go­ber­na­ción, don­de se ade­cua­ron ofi­ci­nas pa­ra él y sus ex­per­tos. El go­ber­na­dor ha­bía con­for­ma­do co­mi-

tés de tra­ba­jo. Lue­go de en­tre­vis­tar­se con las au­to­ri­da­des de Go­bierno: “Tu­vi­mos una reunión con todos los miem­bros de un gran co­mi­té lo­cal, for­ma­do por 20 sub­co­mi­sio­nes, apa­ren­te­men­te era pa­ra in­for­mar­nos y les di un dis­cur­so en es­pa­ñol. Es­tra­da nos visitó y pu­so su au­to a nues­tra dis­po­si­ción”. La ma­ña­na si­guien­te tra­ba­ja­ron en la le­gis­la­ción que es­ta­ba ela­bo­ran­do y en la tar­de tu­vie­ron reunio­nes con los sub­co­mi­tés. En­con­tra­ron el tiem­po pa­ra re­unir­se con los mi­li­ta­res y Con­se­jo Mu­ni­ci­pal. Kem­me­rer ha­ce re­fe­ren­cia a que al­mor­zó con Luis Adriano Di­llon, ban­que­ro y mi­nis­tro de Al­fa­ro en la se­gun­da ad­mi­nis­tra­ción. Kem­me­rer se equi­vo­có de nom­bre al es­cri­bir Luis N. Di­llon, quien era qui­te­ño e ideó­lo­go de la Re­vo­lu­ción Ju­lia­na, ve­ne­ra­do por la ma­yo­ría de los in­te­lec­tua­les de la ca­pi­tal. Al día si­guien­te, do­min­go es­cri­be: “Ju­gué golf con el jo­ven Di­llon [...] en una ex­tra­ña can­cha de ar­ci­lla con tres hue­cos, al cos­ta­do de una co­li­na”. Se­gu­ra­men­te se re­fie­re a Au­gus­to o Ra­fael, uno de los hi­jos de Luis Adriano. En la tar­de, otro de los jó­ve­nes Di­llon los in­vi­tó a ver una pe­lea de bo­xea­do­res.

El lu­nes co­men­za­ron las reunio­nes for­ma­les con ca­da una de las co­mi­sio­nes: Ban­cos de Emi­sión y Ca­ja Cen­tral de Amor­ti­za­ción, Si­tua­ción Ban­ca­ria, Le­yes Ban­ca­rias, Pro­duc­ción Agrí­co­la, Ayu­da a la Pro­duc­ción, Pro­duc­ción In­dus­trial, Im­por­ta­cio­nes, Ta­ri­fas Adua­ne­ras, Fi­nan­zas Pú­bli­cas, Fi­nan­zas Mu­ni­ci­pa­les, en­tre otras, y con­ti­nua­ron has­ta el miér­co­les 8. Hay un li­bro con el con­te­ni­do de las reunio­nes, de­ta­lla las in­ter­ven­cio­nes de los miem­bros de las co­mi­sio­nes. Es­tas eran con­for­ma­das por ex­por­ta­do­res, pe­rio­dis­tas, pro­duc­to­res agrí­co­las, abo­ga­dos, in­dus­tria­les, co­mer­cian­tes y per­so­nas que ha­bían desem­pe­ña­do car­gos pú­bli­cos. Lin­da Ale­xan­der Rodríguez, his­to­ria­do­ra es­ta­dou­ni­den­se y au­to­ra de The Search for Pu­blic Po­licy, ana­li­za es­te pe­río­do y afir­ma que las reunio­nes en Gua­ya­quil con los sec­to­res de la em­pre­sa pri­va­da fue­ron me­jor or­ga­ni­za­das que las de Qui­to, don­de no hu­bo co­mi­sio­nes. Re­be­ca Al­mei­da, his­to­ria­do­ra qui­te­ña en su li­bro Kem­me­rer en el Ecua­dor, cus­tio­na esas reunio­nes: “¿En qué me­di­da los ban­cos par­ti­ci­pa­ron en el di­se­ño de pro­pues­ta mo­ne­ta­ria y del ban­co cen­tral?” Y agre­ga: “¿has­ta qué pun­to el pro­yec­to bus­có no le­sio­nar los in­tere­ses de la ban­ca?”. Ella re­pre­sen­ta el pen­sa­mien­to his­to­ria­dor qui­te­ño, des­co­no­ce que en otros paí­ses como EE.UU., los or­ga­ni­za­do­res de la ban­ca cen­tral, el Fe­de­ral Re­ser­ve Bank, co­no­ci­do como Fed, fue­ron ban­que­ros y miem­bros del sec­tor pri­va­do.En­tre ellos es­ta­ban re­pre­sen­tan­tes de los ban­cos más im­por­tan­tes de Nue­va York, in­clu­yen­do a Paul War­bug, miem- bro de la di­nas­tía de ban­que­ros ale­ma­nes que lle­va su nom­bre; des­pués de los Roths­chield, eran los más im­por­tan­tes en Eu­ro­pa. Ella in­ter­pre­ta como si se tra­ta­ra de un jue­go de su­ma ce­ro, en lu­gar de ga­nar-ga­nar.La his­to­ria­do­ra Ro­dri­guez tie­ne razón en afir­mar que hu­bo me­jor or­ga­ni­za­ción en Gua­ya­quil. En el dia­rio de Kem­me­rer no hay lis­ta de co­mi­sio­nes con nom­bres de re­pre­sen­tan­tes qui­te­ños del sec­tor pri­va­do. Sus reunio­nes fue­ron ma­yo­ri­ta­ria­men­te con mi­nis­tros y ex­mi­nis­tros de Es­ta­do. La em­pre­sa pri­va­da de la ca­pi­tal apor­tó muy po­co, por tra­tar­se de un sec­tor eco­nó­mi­co muy pe­que­ño com­pa­ra­do con el de Gua­ya­quil. Kem­me­rer ha­ce re­fe­ren­cia de vi­si­tas a una que otra em­pre­sa, in­clu­yen­do ha­cien­das. La Cá­ma­ra de Co­mer­cio de Qui­to ape­nas se ha­bía crea­do en 1906, la de Gua­ya­quil, 17 años an­tes.

El mar­tes, des­pués de las reunio­nes con las co­mi­sio­nes, Kem­me­rer es­cri­be que ce­nó con Hi­ram Foley, ge­ren­te de Elec­tric Bond and Share Com­pany; en 1925 ha­bía com­pra­do la Em­pre­sa de Luz y Fuer­za Eléc­tri­ca, fun­da­da en 1904 (MP24). En la no­che, la esposa de Kem­me­rer visitó la ca­sa de Es­tra­da. El miér­co­les se reunie­ron por úl­ti­ma oca­sión con los miem­bros de las co­mi­sio­nes. El jue­ves los es­ta­dou­ni­den­ses tra­ba­ja­ron en los di­fe­ren­tes pro­yec­tos de ley, in­clu­yen­do di­se­ños de for­ma­tos. El vier­nes sa­lie­ron ha­cia Sa­li­nas pa­ra to­mar el bar­co de re­gre­so a EE. UU., don­de pa­sa­rían el fin de año. El via­je fue lar­go, pri­me­ro se da­ñó el au­to y lue­go el chofer se per­dió. Lle­ga­ron a Sa­li­nas y se hos- pe­da­ron en ca­sa de Fo­rest Yo­der, quien ma­ne­ja­ba la fá­bri­ca de cer­ve­zas de Gua­ya­quil. En el dia­rio es­tá es­cri­to Zo­der. De­be ser una de las le­tras que el hi­jo no en­ten­dió co­rrec­ta­men­te. El sá­ba­do fue­ron a La Li­ber­tad pa­ra em­bar­car­se. En­tre los acom­pa­ñan­tes des­de Qui­to es­tu­vo Leo­pol­do Nú­ñez, mi­nis­tro de Ha­cien­da; fue jun­to con ellos has­ta el va­por Es­qui­vo.

Kem­me­rer, su esposa y ex­per­tos re­gre­sa­ron a Ecua­dor el 9 de enero de 1927. A su lle­ga­da tu­vo los mis­mos pro­ble­mas de pér­di­da de tiem­po en tras­la­do de Li­ber­tad a Sa­li­nas y lue­go a Gua­ya­quil. Co­men­ta que usa­ron una lancha de la pe­tro­le­ra in­gle­sa An­glo Ecua­to­ria­na pa­ra lle­var­lo del va­por a La Li­ber­tad. Re­fie­re que en Sa­li­nas lle­ga­ron a la ca­sa de Go­der, nue­va­men­te el hi­jo no ati­na con la le­tra co­rrec­ta, se tra­ta de Yo­der. El lu­nes 10 sa­lie­ron pa­ra Gua­ya­quil, el ca­rro se da­ñó, una par­te del tra­yec­to lo hi­cie­ron en au­to­ca­rril y el res­to en el fe­rro­ca­rril que se en­con­tra­ba en cons­truc­ción (MP69). El mar­tes 10 tie­ne so­lo una en­tra­da: “En Gua­ya­quil to­do el día. Los gri­llos te­rri­bles. Ma­ta­mos do­ce­nas de ellos. Me fue in­di­ca­do que el 31 de di­ciem­bre al­gu­nas de las ca­lles es­ta­ban ne­gras de ellos. Se co­men la ro­pa y la man­chan. El Go­ber­na­dor nos visitó, tam­bién Es­tra­da y Hord. En la no­che ce­na con Es­tra­da”. John Hord fue el pri­mer ex­per­to es­ta­dou­ni­den­se con­tra­ta­do por Ecua­dor, hi­zo gran par­te del tra­ba­jo, he­re­da­do por Kem­me­rer. Tu­vo pro­ble­mas con mi­nis­tros de Es­ta­do por ser muy fran­co; hi­zo se­ve­ras crí­ti­cas que no gus­ta­ron. El miér­co­les 11 sa­lie­ron pa­ra Du­rán en una lancha del dis­tri­bui­dor del au­to Buick, pen­san­do que era la que el go­ber­na­dor le pu­so a su or­den. La­men­ta lo ocu­rri­do y no ha­ber­se des­pe­di­do del go­ber­na­dor, que ha­bía ido al Ma­le­cón.

Al ter­mi­nar su tra­ba­jo en Qui­to la Mi­sión Kem­me­rer re­gre­só a Gua­ya­quil el 18 de mar­zo, des­de el día si­guien­te has­ta el lu­nes 21 de mar­zo, que se em­bar­ca­ron de re­gre­so a Es­ta­dos Uni­dos, tra­ba­ja­ron en la Go­ber­na­ción. No tu­vie­ron se­sio­nes de tra­ba­jo con las co­mi­sio­nes. Las reunio­nes de Kem­me­rer fue­ron so­cia­les; Es­tra­da se hi­zo pre­sen­te en al­gu­nas oca­sio­nes. La esposa de Kem­me­rer visitó la ca­sa de Es­tra­da pa­ra co­no­cer la hi­ja que aca­ba­ba de na­cer. Kem­me­rer ter­mi­na su dia­rio con to­que de re­sen­ti­mien­to: “...los que vi­nie­ron a des­pe­dir­nos fue­ron Es­tra­da, Roddy y unos po­cos em­plea­dos de nues­tra ofi­ci­na. Los ofi­cia­les de Go­bierno y los ban­que­ros bri­lla­ron por su au­sen­cia. An­tes de par­tir vi­mos al go­ber­na­dor. Él es­tu­vo muy cor­dial”. Kem­me­rer de­jó más de 11 pro­yec­tos de ley, en­tre ellos: Ley ge­ne­ral de ban­cos, crea­ción del Ban­co Cen­tral, Su­pe­rin­ten­den­cia de Ban­cos, Con­tra­lo­ría, Ban­co de Fo­men­to y Di­rec­ción de Adua­nas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Ecuador

© PressReader. All rights reserved.