ORI­GEN DE LA UNI­VER­SI­DAD DE GUA­YA­QUIL

(4ta par­te)

Memorias Porteñas - - Portada - Por JO­SÉ AN­TO­NIO GÓ­MEZ ITU­RRAL­DE

En fe­bre­ro de 1895 lle­gó a Gua­ya­quil Emi­lio Du­four, traí­do ex­pre­sa­men­te por don Pe­dro Ta­llet pa­ra maes­tro de co­ci­na de su Ho­tel Gran Car­di­nal, ubi­ca­do en la ca­lle Pi­chin­cha No. 50-52-54. Ese mis­mo año, el dia­rio El Glo­bo en su edi­ción del 28 de ma­yo, anun­cia­ba ha­bi­ta­ción más co­mi­da por S/. 1,60 en el Grand Ho­tel Cris­tó­bal Co­lón, de pro­pie­dad de Camilo Dra­go, tam­bién si­tua­do en la ca­lle Pi­chin­cha, en­tre Co­lón y Su­cre” (Guía His­tó­ri­ca de Gua­ya­quil, to­mo 5, 2008).

UN IN­CEN­DIO DES­TRUC­TOR

El 12 de fe­bre­ro de 1896 se pro­du­jo un gran in­cen­dio en la ve­cin­dad de la ac­tual Ca­so­na Uni­ver­si­ta­ria, en el cual se que­ma­ron has­ta los ci­mien­tos los ho­te­les Co­lón y el an­ti­guo Fran­cés. Fue un trá­gi­co pre­lu­dio del “In­cen­dio Gran­de” ocu­rri­do el 5 y 6 de oc­tu­bre de ese año, en que de­sa­pa­re­ció la zo­na re­si­den­cial, co­mer­cial y ban­ca­ria de la ciu­dad y con ella todos los ho­te­les, pen­sio­nes y po­sa­das que se ha­lla­ban des­de la ca­lle Agui­rre ha­cia el nor­te, has­ta Las Pe­ñas, y des­de el ma­le­cón al oes­te.

En es­te te­rri­ble fla­ge­lo des­apa­re­cie­ron los ho­te­les Fran­cés, Co­lón, Gran Ho­tel, Eu­ro­pa, Con­ti­nen­tal, Iris, Gran Car­di­nal (ubi­ca­do en la ca­lle Pi­chin­cha), el Na­cio­nal y el 5 de Ju­nio. El 1 de mar­zo de 1898 se inau­gu­ró el Gran Ho­tel Pa­rís, si­tua­do en Eli­zal­de y Ma­le­cón, que te­nía una ex­ten­sión en la Pla­za Ro­ca­fuer­te (Al­ma­na­que Ecua­to­riano o Guía de Gua­ya­quil de 1900). Es­te fue uno de los pri­me­ros en le­van­tar­se des­pués del gran in­cen­dio. En 1900, la ex­ten­sión que el ho­tel Pa­rís te­nía en la pla­za Ro­ca­fuer­te fue ce­rra­da (dia­rio El gri­to del Pue­blo, 13 de agos­to de 1900). Sin em­bar­go, a la lle­ga­da de Hans Meyer, en 1903, ha­bía al­gu­nos más, como el Gran Ho­tel Ca­li­for­nia, Gua­ya­quil, Cos­mo­po­li­ta, “si­tua­do en­tre las ca­lles de Pi­chin­cha y Pe­dro Car­bo” (ídem, sep­tiem­bre 1 de 1903), y el Gran Vic­to­ria. El 13 de agos­to de 1900, El Gri­to del Pue­blo pu­bli­có: “Se arrien­da el de­par­ta­men­to que ocu­pó el “Ho­tel Pa­rís” en la ca­sa que fue del Dr. Mo­des­to Ja­ra­mi­llo, si­tua­da en la Pla­za Ro­ca­fuer­te”.

OPI­NIÓN DE UN GEÓ­LO­GO ALE­MÁN

El ilus­tre geó­gra­fo y geó­lo­go ale­mán Hans Meyer lle­gó al Ecua­dor en 1902 pa­ra es­tu­diar sus al­tu­ras, y aunque al re­fe­rir­se a nues­tra ur­be no men­cio­na específica­mente nin­gún ho­tel, ano­ta lo si­guien­te: “Dig­na real­men­te de una gran ciu­dad sud­ame­ri­ca­na, es sin em­bar­go, la ca­lle an­cha que co­rre a lo lar­go de la ori­lla del río, el “ma­le­cón”, con su mul­ti­tud de al­ma­ce­nes, ‘pa­la­cios’ y ho­te­les”. Ade­más, des­cri­be real­men­te la fi­na­li­dad cien­tí­fi­ca de su via­je y con cier­ta emo­ción se re­fie­re a la ma­ra­vi­llo­sa va­rie­dad exis­ten­te en un país tan pe­que­ño:

“El via­je que efec­tué en la pri­ma­ve­ra y el ve­rano de 1903 a la Re­pú­bli­ca Sud­ame­ri­ca­na del Ecua­dor te­nía, en lo prin­ci­pal, un fin: el es­tu­dio de las re­gio­nes cu­bier­tas de nie­ve y hielo en la cor­di­lle­ra ecua­to­ria­na. La in­ves­ti­ga­ción de la al­ta zo­na mon­ta­ño­sa pro­me­tía, pre­ci­sa­men­te allí, muy in­tere­san­tes re­sul­ta­dos. Pues tal vez nin­gún otro país del mundo reúne en sí una tal ple­ni­tud de con­tras­tes na­tu­ra­les, ni ofre­ce un nú­me­ro tan im­por­tan­te de pro­ble­mas geo­grá­fi­cos en una co­ne­xión es­pa­cial tan pró­xi­ma, como la re­gión an­di­na del Ecua­dor, al­za­da, cual una to­rre, des­de las cá­li­das lla­nu­ras tro­pi­ca­les has­ta las re­gio­nes de las nie­ves eternas, por la in­men­sa fuer­za vol­cá­ni­ca, edi­fi­ca­do­ra prin­ci­pal de las mon­ta­ñas”.

Y al re­fe­rir­se a nues­tra ur­be di­ce lo si­guien­te: “Como úni­ca ciu­dad co­mer­cial de to­da la cos­ta co­lom­bia­na, ecua­to­ria­na y pe­rua­na del nor­te, Gua­ya­quil es no so­la­men­te el cen­tro eco­nó­mi­co de es­ta enor­me fa­ja, sino la prin­ci­pal ciu­dad in­te­lec­tual del Ecua­dor mis­mo, al con­tra­rio de la ca­pi­tal, Qui­to, que en todos los as­pec­tos, se que­da atrás, por es­tar si­tua­da en el in­te­rior, le­jos del gran in­ter­cam­bio mun­dial. De Gua­ya­quil bro­tan to­das las ideas re­for­mis­tas, pe­ro tam­bién todos los mo­vi­mien­tos re­vo­lu-

A LO LAR­GO DEL SI­GLO XX LA CIU­DAD POR­TUA­RIA PU­DO OFRE­CER A SUS VI­SI­TAN­TES NA­CIO­NA­LES Y EX­TRAN­JE­ROS CÓ­MO­DOS HO­TE­LES AL­GU­NOS DE LOS CUA­LES AÚN FUN­CIO­NAN

Newspapers in Spanish

Newspapers from Ecuador

© PressReader. All rights reserved.