PRI­ME­RAS COM­PA­ÑÍAS DE SE­GU­ROS DEL SI­GLO XX

Memorias Porteñas - - Mp - Por GUI­LLER­MO ARO­SE­ME­NA ARO­SE­ME­NA

En la se­gun­da mi­tad del si­glo XIX em­pre­sa­rios gua­ya­qui­le­ños hi­cie­ron ges­tio­nes pa­ra re­pre­sen­tar a po­de­ro­sas ase­gu­ra­do­ras eu­ro­peas en trans­por­te ma­rí­ti­mo y se­gu­ro con­tra in­cen­dio de mer­ca­de­ría y pro­pie­da­des. En las úl­ti­mas dé­ca­das del mis­mo si­glo na­cie­ron las dos pri­me­ras em­pre­sas ase­gu­ra­do­ras, pe­ro que­bra­ron por el In­cen­dio Gran­de de 1896. Una de ellas, La Na­cio­nal, ha­bía si­do pro­mo­vi­da por el Ban­co de Cré­di­to Hi­po­te­ca­rio, con un ca­pi­tal de 500.000 pe­sos en­tre 129 ac­cio­nis­tas. El In­for­me del Go­ber­na­dor de Gua­yas, 1901, co­men­tó so­bre el sec­tor: “Des­de el gran in­cen­dio de oc­tu­bre de 1896, ve­ni­mos so­por­tan­do ti­pos al­tí­si­mos de se­gu­ro. Como en es­ta ca­tás­tro­fe su­cum­bie­ron las dos com­pa­ñías, ha si­do im­po­si­ble re­or­ga­ni­zar el ne­go­cio, que no ha­bría tam­po­co ha­lla­do con­fian­za de par­te del pú­bli­co. He­mos te­ni­do por tan­to que ase­gu­rar so­lo con com­pa­ñías ex­tran­je­ras por me­dio de sus agen­tes aquí y pa­gar los ti­pos que ellas han fi­ja­do [...]. A es­tos ti­pos las com­pa­ñías agre­gan un re­car­go de 5 % so­bre las pri­mas por los im­pues­tos que pa­gan...”. Ecua­dor in­gre­só al si­glo XX sin le­gis­la­ción pa­ra con­tro­lar es­ta ac­ti­vi­dad, don­de so­lía ha­ber abu­sos. A par­tir de 1909 se co­men­zó a le­gis­lar al apro­bar­se nor­mas muy ele­men­ta­les. Los nue­vos de­cre­tos como los de 1911, 1917, 1933 y pos­te­rio­res fue­ron me­jo­ran­do la or­ga­ni­za­ción y con­trol de las em­pre­sas ase­gu­ra­do­ras. Ser agen­te de ase­gu­ra­do­ras ex­tran­je­ras de­bió ser buen ne­go­cio. Al ini­ciar­se el si­glo XX ha­bía 14 em­pre­sas gua­ya­qui­le­ñas ac­tuan­do de agen­tes.

COM­PA­ÑÍA GUA­YA­QUIL DE SE­GU­ROS CON­TRA IN­CEN­DIO (CGSCI)

Se fun­dó en 1901 con ca­pi­tal de 300.000 su­cres. Al ini­cio tu­vo se­rias di­fi­cul­ta­des, ha­bía des­con­fian­za por la quie­bra de las dos em­pre­sas na­cio­na­les. En los pri­me­ros años del nue­vo si­glo el to­tal de las pri­mas anua­les pa­ga­das a las com­pa­ñías ex­tran­je­ras y Cgsci se re­du­je­ron: en 1900 se pa­ga­ron 650.577 su­cres, a 1904 fue­ron 498.048 su­cres y pa­ra 1907, ape­nas 345.570 su­cres. La cau­sa de la con­si­de­ra­ble re­duc­ción se ha­lla en una pu­bli­ca­ción de 1906, la “...sor­pren­den­te y pro­gre­si­va dis­mi­nu­ción de los se­gu­ros con­tra in­cen­dio efec­tua­dos en Gua­ya­quil por las com­pa­ñías ex­tran­je­ras; y como con­se­cuen­cia de es­ta dis­mi­nu­ción, la de la su­ma que en con­cep­to de pri­mas ha emi­gra­do del país… po­co más de la mi­tad de lo que emi­gró en 1901”. La pu­bli­ca­ción afir­ma que la crea­ción de la Jun­ta de Ca­na­li­za­ción y Pro­vee­do­ra de Agua pa­ra el Cuer­po de Bom­be­ros hi­zo desis­tir a los pro­pie­ta­rios de ase­gu­rar sus pro­pie­da­des “...por las enor­mes pri­mas y con­di­cio­nes es­ta­ble­ci­das por las com­pa­ñías ex­tran­je­ras”. En se­gu­ros de vi­da ha­bía tres com­pa­ñías que emi­tían pó­li­zas: La Equi­ta­ti­va y New York, am­bas de EE. UU., y la Sud Amé­ri­ca de Bra­sil. De las tres, dos te­nían agen­cias en la ciu­dad. La Re­vis­ta Co­mer­cial en la sec­ción Se­gu­ros de Vi­da co­men­ta: “La Equi­ta­ti­va al reanu­dar sus tra­ba­jos en el Ecua­dor ha ob­te­ni­do la más fa­vo­ra­ble aco­gi­da, es es­ta la com­pa­ñía de se­gu­ros más gran­de del mundo y cu­ya his­to­ria es una ver­da­de­ra ga­ran­tía...”.

Cgsci tu­vo me­nos de 20 % del mer­ca­do, el sal­do, las em­pre­sas ex­tran­je­ras. Al com­pa­rar el to­tal de pri­mas pa­ga­das con los pre­su­pues­tos del Es­ta­do de aque­llos años, los va­lo­res son as­tro­nó­mi­ca­men­te al­tos al re­la­cio­nar­los con los pa­ga­dos en 2015. Hay ex­pli­ca­cio­nes: hoy las cons­truc­cio­nes son de ce­men­to y el por­cen­ta­je de la pri­ma de se­gu­ros es con­si­de­ra­ble­men­te in­fe­rior al de un si­glo atrás en ca­sas de ma­de­ra. Cgsci tu­vo ren­ta­bi­li­dad ra­zo­na­ble. El pa­tri­mo­nio au­men­tó de 300.000 en 1901 a 1’627.000 su­cres en 1918, gran par­te por ca­pi­ta­li­za­ción de uti­li­da­des. En 1918, 90 % de los ac­ti­vos eran cé­du­las hi­po­te­ca­rias de in­me­dia­ta rea­li­za­ción pa­ra cu­brir los si­nies­tros. Res­pec­to al to­tal de pri­mas de se­gu­ros de vi­da, los va­lo­res re­cau­da­dos eran me­nos de 1 % del va­lor de las de con­tra in­cen­dios. Tam­bién pa­ga­ban im­pues­to. El go­ber­na­dor su­gi­rió al Go­bierno no co­brar­los: “...El exi­guo pro­duc­to, no me­re­ce ni la pe­na de fi­gu­rar en el pre­su­pues­to na­cio­nal...”. Cgsci de­sa­pa­re­ció a fi­nes de los vein­te, no he en­con­tra­do in­for­ma­ción so­bre el cie­rre.

SUD AMÉ­RI­CA VI­DA

En 1938 Sud Amé­ri­ca Vi­da, con ma­triz fun­da­da en Bra­sil en 1899, es­ta­ble­ció una su­cur­sal en Gua­ya­quil y de­jó de de­pen­der de la de Li­ma. An­te­rior­men­te, Li­sí­ma­co Guz­mán As­pia­zu (MP40) ha­bía ac­tua­do de agen­te. Uno de sus clien­tes, Eloy Al­fa­ro, ha­bía sa­ca­do una pó­li­za de vi­da por 2.000 li­bras es­ter­li­nas. Se ins­ta­ló en el edi­fi­cio Fio­ri, en la ave­ni­da 9 de Oc­tu­bre, de pro­pie­dad de un in­mi­gran­te ita­liano que ha­bía he­cho for­tu­na. El ge­ren­te fun­da­dor fue Ma­rio Ro­ca, ita­liano que emi­gró a Ar­gen­ti­na en 1941, por te­mor a la Lis­ta Ne­gra de la II Gue­rra Mun­dial. Fue re­em­pla­za­do por Isi­dro de Ycaza Pla­za, quien ocu­pa­ba la sub­ge­ren­cia; la ad­mi­nis­tró du­ran­te dé­ca­das, co­men­zan­do con los se­gu­ros Vi­tal Sim­ple y Vi­tal Com­pues­to. En 1952 se tras­la­dó a su edi­fi- cio de sie­te pi­sos al­tos en Ma­le­cón, cons­trui­do por la em­pre­sa da­ne­sa Ch­ris­tia­ni & Niel­sen, que fue premiado por el Mu­ni­ci­pio de Gua­ya­quil. Era el edi­fi­cio más al­to en la ciu­dad. Es­ta obra se con­vir­tió en sím­bo­lo de so­li­dez, se­gu­ri­dad, res­pal­do y sol­ven­cia de Sud Amé­ri­ca Vi­da. En 1940 se cons­ti­tu­yó La Na­cio­nal Com­pa­ñía de Se­gu­ros Ge­ne­ra­les S.A., te­nien­do como prin­ci­pa­les ac­cio­nis­tas al Gru­po Ge­ne­ra­li de Ita­lia y fa­mi­lia Val­dez.

LA UNIÓN COM­PA­ÑÍA NA­CIO­NAL DE SE­GU­ROS S.A. La Unión tie­ne su ori­gen en Wen­zel Gold­baum, ju­dío gra­dua­do de abo­ga­do en la Uni­ver­si­dad de Ber­lín, es­pe­cia­li­za­do en de­re­chos de au­tor pa­ra el ci­ne y la in­dus­tria fo­no­grá­fi­ca. So­bre­sa­lió en su pro­fe­sión, sus pre­ce­den­tes ju­rí­di­cos y ve­re­dic­tos to­da­vía se usan en las cor­tes de jus­ti­cia ale­ma­nas. En 1933 él y su fa­mi­lia via­ja­ron a Fran-

PA­RA 1958 YA OPE­RA­BAN COM­PA­ÑÍA ECUA­TO­RIA­NA DE SE­GU­ROS Y COM­PA­ÑÍA DE SE­GU­ROS ECUA­TO­RIANO-SUI­ZA

cia hu­yen­do de la re­pre­sión na­zi y en 1936 Wen­zel, esposa e hi­jos me­no­res emi­gra­ron a Qui­to. Su nieto, Ro­ber­to Gold­baum Mo­ra­les co­men­ta que op­ta­ron por Ecua­dor por­que “...exis­tían so­la­men­te dos paí­ses sud­ame­ri­ca­nos que emi­tían vi­sas pa­ra emi­gran­tes ale­ma­nes, Ecua­dor y Bra­sil, y en Qui­to se ha­bía es­ta­ble­ci­do Carl Lieb­mann, hi­jo del pro­pie­ta­rio de la Ca­sa Editorial de los tra­ta­dos ju­rí­di­cos de Wen­zel Gold­baum en Ale­ma­nia y fun­da­dor de Su Li­bre­ría”. Fue pro­fe­sor de de­re­cho en la Uni­ver­si­dad Cen­tral de Qui­to y en 1946 re­pre­sen­tó a Ecua­dor en reunio­nes in­ter­na­cio­na­les so­bre de­re­chos de au­tor, como en Na­cio­nes Uni­das, Nue­va York y en una Con­ven­ción en Was­hing­ton DC. Ro­ber­to agre­ga: “Apren­dió cas­te­llano y es­cri­bió de le­yes en su nue­vo idio­ma, ade­más tra­du­jo al ale­mán obras de la li­te­ra­tu­ra es­pa­ño­la e his­pa­noa­me­ri­ca­na. Por su gran pres­ti­gio fue in­clui­do en la en­ci­clo­pe­dia Es­pa­sa – Cal­pe, una de las más im­por­tan­tes en la len­gua es­pa­ño­la”. Su hi­jo, Fe­de­ri­co Ale­xan­der-Katz, aban­do­nó sus es­tu­dios de Me­di­ci­na pa­ra unir­se a la Le­gión Fran­ce­sa y pe­lear con­tra los ale­ma­nes en el nor­te de Áfri­ca du­ran­te la II Gue­rra Mun­dial. En 1941 via­jó a Qui­to pa­ra vi­si­tar a sus pa­dres y her­ma­nos me­no­res. De­ci­dió ra­di­car­se en Ecua­dor y en­tró a tra­ba­jar como pro­fe­sor de Economía en la Uni­ver­si­dad Cen­tral; es­cri­bió artículos so­bre esa ma­te­ria en el dia­rio El Co­mer­cio. En po­co tiem­po se dio cuen­ta de que Ecua­dor era cam­po fér­til pa­ra de­di­car­se al sec­tor se­gu­ros; te­nía ex­pe­rien­cia por ha­ber tra­ba­ja­do en Fran­cia como ven­de­dor de se­gu­ros en L’Union de Pa­rís y lue­go co­rre­dor de rea­se­gu­ros. De­ci­dió pro­mo­ver una com­pa­ñía de se­gu­ros a ni­vel na­cio­nal; en dos años lo ha­bía lo­gra­do. Co­men­zó la pro­mo­ción en Qui­to y con­ti­nuó en Gua­ya­quil; fue du­ra ta­rea, pe­ro quie­nes re­ci­bie­ron su vi­si­ta vie­ron en él a una per­so­na con­fia­ble, trabajador­a y con con­vic­ción. En sus pro­pias pa­la­bras: “La Unión ce­le­bró la es­cri­tu­ra de su fun­da­ción el 21 de abril de 1943, des­pués de dos años de in­ten­sa la­bor de pro­mo­ción [...]. Cien­to trein­ta ac­cio­nis­tas apor­ta­ron un ca­pi­tal ini­cial de 200.000 su­cres, que era el ca­pi­tal mí­ni­mo au­to­ri­za­do por la ley”. Los prin­ci­pa­les ac­cio­nis­tas eran gua­ya­qui­le­ños, en­tre ellos Cle­men­te Ye­ro­vi In­da­bu­ru, pri­mer pre­si­den­te del di­rec­to­rio. Otro, Oc­ta­vio Ro­ca, res­pon­sa­ble de la cuen­ta ban­ca­ria don­de se de­po­si­ta­ba el di­ne­ro mien­tras se le­van­ta­ba el ca­pi­tal, ga­ran­ti­zan­do la in­te­gri­dad de los apor­tes. Ro­ber­to ex­pli­ca por qué su pa­dre no la fun­dó en Qui­to: “Se mo­vi­li­zó a Gua­ya­quil des­de Qui­to pa­ra es­te em­pren­di­mien­to por­que sien­do puer­to, la ac­ti­tud de sus fuer­zas em­pre­sa­ria­les era más pro­gre­sis­ta y re­cep­ti­va que las de Qui­to”. El ini­cio de ope­ra­cio­nes no fue fá­cil, Fe­de­ri­co lo re­su­me: “Los pri­me­ros años re­que­rían enor­me ener­gía, vo­lun­tad y fe in­que­bran­ta­ble pa­ra ob­te­ner que el pú­bli­co con­fíe sus se­gu­ros a una ase­gu­ra­do­ra na­cio­nal, ya que se ha­bía for­ma­do la opi­nión de que los se­gu­ros te­nían que ser con­tra­ta­dos en com­pa­ñías del ex­te­rior...”. Exis­tía la idea de que so­lo las ex­tran­je­ras es­ta­ban en con­di­cio­nes de res­pon­der a los si­nies­tros. En 1943 úni­ca­men­te exis­tían en Ecua­dor los ra­mos de in­cen­dio, trans­por­te y vi­da. En más de me­dio si­glo se ha­bían man­te­ni­do los mis­mos; Ro­ber­to afir­ma: “La ma­yo­ría de los de­más ra­mos de la ac­ti­vi­dad ase­gu­ra­do­ra pri­va­da con­tem­po­rá­nea en el Ecua­dor fue­ron in­tro­du­ci­dos por La Unión.” A los dos me­ses de ope­ra­ción se abrió la ofi­ci­na de Qui­to. En 1950 se tras­la­da­ron a edi­fi­co pro­pio en Ma­le­cón. Ro­ber­to atri­bu­ye la lon­ge­vi­dad de La Unión -va por la ter­ce­ra ge­ne­ra­ción- a: cui­da­do­sa se­lec­ción de ries­go, de­bi­da ta­ri­fi­ca­ción, dis­ci­pli­na ad­mi­nis­tra­ti­va en el gas­to y vo­ca­ción de ser­vi­cio a la so­cie­dad. Tam­bién cree que el mag­ne­tis­mo del ejem­plo de vi­da que les dio Fe­de­ri­co ha he­cho que hi­jos y nie­tos quie­ran emu­lar­lo. Pa­ra él no ha­bía di­fe­ren­cia en­tre pe­que­ño y gran clien­te, vi­si­ta­ba a mu­chos pa­ra en­tre­gar­les las pó­li­zas per­so­nal­men­te. La Unión in­tro­du­jo se­gu­ros pa­ra ac­ci­den­tes per­so­na­les, au­to­mó­vil, fi­de­li­dad, ga­ran­tía y cum­pli­mien­to de con­tra­tos, mor­ta­li­dad del ga­na­do, etc.

Pa­blo, her­mano de Fe­de­ri­co tra­ba­jó en La Unión en los pri­me­ros años de ope­ra­cio­nes, pos­te­rior­men­te via­jó a Pe­rú y Wen­zel lo si­guió, allá mu­rió en 1960. Fe­de­ri­co de­jó la pre­si­den­cia eje­cu­ti­va en mar­zo de 1992 y falleció en ju­nio del mis­mo año.

SUL AMÉ­RI­CA TE­RRES­TRES MA­RÍ­TI­MO E AC­CI­DEN­TES. Na­ció en 1953 pa­ra com­ple­men­tar los ser­vi­cios de Sud Amé­ri­ca Vi­da, su ge­ren­te fun­da­dor fue Luis Al­ber­to Car­bo, quien des­de 1944 ha­bía in­gre­sa­do a tra­ba­jar en esa em­pre­sa; la ma­triz en Bra­sil con­si­de­ró que era la per­so­na in­di­ca­da pa­ra el car­go. La ad­mi­nis­tró du­ran­te al­gu­nas dé­ca­das, lle­gan­do a ser una de las per­so­nas con ma­yor co­no­ci­mien­to en se­gu­ros. Pa­ra el 2000 am­bas su­cur­sa­les bra­si­le­ras se con­vir­tie­ron en em­pre­sas ecua­to­ria­nas, en 2003 un gru­po ve­ne­zo­lano las com­pró y en 2008 se fu­sio­na­ron y se creó La­ti­na Se­gu­ros, como se co­no­ce hoy.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Ecuador

© PressReader. All rights reserved.