‘Tor­men­tos’

Memorias Porteñas - - Mp - Por FRANCISCO CO­RREA

bu­que de Gua­ya­quil en nues­tro res­ca­te, a pe­sar de lo cual des­de el co­mien­zo y por cuan­to no se sa­bía con cer­te­za el tiem­po que nos to­ca­ría per­ma­ne­cer en esa si­tua­ción, man­tu­vi­mos un ra­cio­na­mien­to de agua, usán­do­la so­la­men­te pa­ra la be­bi­da y la pre­pa­ra­ción de los ali­men­tos. Por me­dio de una pe­que­ña bom­ba portátil to­má­ba­mos agua de mar que usá­ba­mos pa­ra re­fres­car­nos del ca­lor opre­si­vo”.

“Aci­ca­tea­dos por la an­sie­dad de va­riar un tan­to la ali­men­ta­ción y por el he­cho de ver todos los días un sin­nú­me­ro de pe­ces na­dan­do acer­ca de la su­per­fi­cie, jun­to al bu­que, de­ci­di­mos bus­car la for­ma de pes­car­los y es así como con un cu­chi­llo de co­ci­na, un pa­lo de es­co­ba y un pe­da­zo de ca­bo, se im­pro­vi­só un ar­pón, pe­ro no dio buen re­sul­ta­do, pues des­pués de usar­lo unas po­cas ve­ces sin éxi­to, la hoja del cu­chi­llo que era muy del­ga­da, se do­bló”.

“Una no­che ob­ser­va­mos una luz ver­de en el ho­ri­zon­te y pen­san­do que se tra­ta­ba de un bu­que mer­can­te em­pe­za­mos a ha­cer se­ña­les con los re­flec­to­res del bu­que. Cuan­do es­tu­vo a unas 80 a 100 yar­das arrió sus ve­las y una voz de hom­bre pre­gun­tó en in­glés y a gri­tos qué su­ce­día. Le in­di­ca­mos que es­tá­ba­mos a la de­ri­va du­ran­te al­gu­nos días pe­ro que ha­bía­mos co­mu­ni­ca­do nues­tra po­si­ción y que es­tá­ba­mos es­pe­ran­do ayu­da de las au­to­ri­da­des. Por su par­te, él nos in­for­mó que es­ta­ba via­jan­do con su esposa a las is­las Mar­que­sas y desea­ba sa­ber si ha­bía al­go en que nos po­día ayu­dar. Le agra­de­ci­mos y con­tes­ta­mos que no, pues a él le es­pe­ra­ba un via­je más lar­go y aza­ro­so, y era por tan­to inú­til pe­dir­le ayu­da, pues tam­po­co con­ta­ba con equi­po de ra­dio”.

Ha­bían pa­sa­do nue­ve días a la de­ri­va, en cir­cuns­tan­cias ad­ver­sas en que agua y ali­men­tos co­men­za­ba a es­ca­sear. El mar mo­vía la em­bar­ca­ción y el per­so­nal se ma­rea­ba, ade­más la co­mu­ni­ca­ción por ra­dio era ca­si nu­la, no po­dían trans­mi­tir, has­ta que el 13 de mar­zo el BAE “Ca­yam­be” apa­re­ció por el ho­ri­zon­te y lue­go arri­bó tra­yen­do la ayu­da que tan­to ha­bían es­pe­ra­do. En­tre­ga­ron un nue­vo motor de arran­que, el que re­sul­tó de un ti­po li­ge­ra­men­te di­fe­ren­te, por lo que no sir­vió, y por lo tan­to se per­die­ron las es­pe­ran­zas de reanu­dar el cru­ce­ro ocea­no­grá­fi­co. Da­das las cir­cuns­tan­cias, el “Ta­ti” fue re­mol­ca­do por el “Ca­yam­be” has­ta Man­ta, en don­de los es­pe­ra­ban fun­cio­na­rios del Ins­ti­tu­to Ocea­no­grá­fi­co y fa­mi­lia­res, que preo­cu­pa­dos, ha­bían acu­di­do a di­cho puer­to.

El teniente Gon­zá­lez nos da la si­guien­te con­clu­sión al res­pec­to de las in­ves­ti­ga­cio­nes efec­tua­das: “A pe­sar de que el BP “Ta­ti” no pu­do com­ple­tar las im­por­tan­tes me­di­cio­nes que se le ha­bían asig­na­do, los da­tos que se ob­tu­vie­ron, com­ple­men­ta­dos con otros to­ma­dos en la mis­ma épo­ca por va­rios bu­ques ex­tran­je­ros en nues­tras aguas, ta­les como el R/V “Tri­dent” de la Uni­ver­si­dad de Rho­de Is­land y el R/V “Moa­na Wa­ve” de la Uni­ver­si­dad de Ha­wai, así como las ob­ser­va­cio­nes rea­li­za­das por va­rios bu­ques en paí­ses ve­ci­nos, vi­nie­ron a co­rro­bo­rar la teo­ría de que a prin­ci­pios de 1975 se pro­du­jo un fe­nó­meno de ca­rac­te­rís­ti­cas e in­ten­si­dad re­du­ci­das, que afec­ta­ron en for­ma re­la­ti­va­men­te mo­de­ra­da a los paí­ses del área del Pa­cí­fi­co”. Con­cluía así una aven­tu­ra a la que los hom­bres de mar es­tán siem­pre ex­pues­tos.

Víc­tor Ma­nuel Va­len­cia Nieto: En la pro­vin­cia del Pi­chin­cha, can­tón Me­jía y exac­ta­men­te en Ma­cha­chi, el Ecua­dor vio na­cer a su fiel can­tor y cul­ti­va­dor de la bue­na mú­si­ca. Me re­fie­ro a don Víc­tor Ma­nuel Va­len­cia Nieto; es­to ocu­rrió el 24 de di­ciem­bre de 1894. Hi­jo de Ma­nuel Va­len­cia y do­ña Eloí­sa Nieto, ter­mi­na­dos sus es­tu­dios pri­ma­rios pa­só al Ins­ti­tu­to Na­cio­nal “Me­jía”, pa­ra lue­go de gra­duar­se de ba­chi­ller, con­ti­nuar sus es­tu­dios de “ca­lí­gra­fo”, ta­rea en la que tra­ba­jó du­ran­te 28 años en el Mi­nis­te­rio de Re­la­cio­nes Ex­te­rio­res. Fue con­de­co­ra­do por dos oca­sio­nes, sien­do de­cla­ra­do “El me­jor ca­lí­gra­fo de Amé­ri­ca”. Más de se­sen­ta can­cio­nes son su le­ga­do, en­tre pa­si­llos, ya­ra­víes, pa­sa­ca­lles y al­ba­zos. Des­ta­co los pa­si­llos: “Ha­cia el ayer”, “En la cruz”, “Le­jos de ti”, “Es en vano” y “Mi vo­lun­tad”; los al­ba­zos: “Ay no se pue­de”, “Do­len­cias”, “Tor­men­tos”, y el ya­ra­ví “Quie­ro, abo­rrez­co y ol­vi­do”. Va­len­cia Nieto, un com­po­si­tor ecua­to­riano inol­vi­da­ble, mu­rió el sá­ba­do 24 de di­ciem­bre de 1966 a los 72 años de edad. Es­te fa­mo­sí­si­mo al­ba­zo fue com­pues­to en la ciu­dad de Qui­to, en una no­che de abril de 1935.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Ecuador

© PressReader. All rights reserved.