LOS ORRAN­TIA

Memorias Porteñas - - News - Por GUI­LLER­MO ARO­SE­ME­NA ARO­SE­ME­NA

Hay fa­mi­lias que ha­cen apor­te ge­ne­ra­cio­nal al país, de­jan un le­ga­do que obli­ga a las nue­vas a su­pe­rar los lo­gros de las an­te­rio­res. El fun­da­dor ge­ne­ral­men­te es per­so­na sin for­tu­na ni po­der, un ciu­da­dano más que no es­tá con­ten­to con su en­torno, quie­re su­pe­rar­se pa­ra dar co­mo­di­dad a su fa­mi­lia y ha­cer al­go por el país. Sus obras per­du­ran en el tiem­po y el nom­bre que­da en pá­gi­nas de pe­rió­di­cos y re­vis­tas, pla­cas, mo­nu­men­tos, bus­tos, ca­lles, ave­ni­das y óleos en ins­ti­tu­cio­nes ti­po fun­da­ción. Por lo me­nos un miem­bro so­bre­sa­le en ca­da ge­ne­ra­ción. Gua­ya­quil tie­ne nu­me­ro­sas fa­mi­lias que cum­plen ta­les con­di­cio­nes. Por fal­ta de co­no­ci­mien­to, o ideo­lo­gía, no to­da la so­cie­dad re­co­no­ce el tra­ba­jo que han he­cho y ha­cen. Po­lí­ti­cos e his­to­ria­do­res de orien­ta­ción socialista a tra­vés de sus es­cri­tos y ac­cio­nes pre­ten­den mi­ni­mi­zar las obras en fa­vor de Gua­ya­quil y el país. Tres ge­ne­ra­cio­nes de Orran­tia han de­ja­do su hue­lla. Tu­ve la suer­te de co­no­cer a los miem­bros de la ter­ce­ra ge­ne­ra­ción. Dis­fru­té con ellos de su con­ver­sa­ción. Con Luis que­ría co­no­cer si Aní­bal Gon­za­les, fun­da­dor del Ban­co del Ecua­dor, y su hi­jo Juan Jo­sé, quien lo ha­bía ma­ne­ja­do en­tre 1868 y 1874, eran sus fa­mi­lia­res y me con­fir­mó que eran abue­lo y bi­sa­bue­lo res­pec­ti­va­men­te. Con Joa­quín, in­ves­ti­ga­ba las ac­ti­vi­da­des em­pre­sa­ria­les de su sue­gro, Luis Eduar­do Bruck­man, ale­mán eco­nó­mi­ca­men­te per­ju­di­ca­do du­ran­te la II Gue­rra Mun­dial. Le con­fis­ca­ron una fá­bri­ca de ja­bo­nes en Man­ta y nun­ca se la de­vol­vie­ron. Juan Jo­sé fue mi tío po­lí­ti­co y al que más tra­té. Con Ma­nuel tu­ve muy po­co con­tac­to.

MA­NUEL ORRAN­TIA BE­NÍ­TEZ-PRI­ME­RA GE­NE­RA­CIÓN

Na­ció en Co­lom­bia, por fac­to­res po­lí­ti­cos y eco­nó­mi­cos emi­gró a Ecua­dor en 1857, a los 22 años de edad, ra­di­cán­do­se en Mon­te­cris­ti, cen­tro prin­ci­pal de pro­duc­ción del som­bre­ro de pa­ja to­qui­lla y ciu­dad don­de vi­vían ex­tran­je­ros de di­fe­ren­tes pro­ce­den­cias. Fue uno más de los ex­tran­je­ros que vi­nie­ron a Gua­ya­quil a bus­car fu­tu­ro. De­bió ha­ber co­men­za­do de em­plea­do, se­gu­ra­men­te tra­ba­jan­do pa­ra co­lom­bia­nos que ya es­ta­ban es­ta­ble­ci­dos en Ma­na­bí o es­pa­ño­les como el pa­dre de Eloy Al­fa­ro. En 1861 de­ci­dió es­ta­ble­cer­se en Gua­ya­quil. Un cen­so de la pa­rro­quia Con­cep­ción lo con­fir­ma. Se co­no­ce que de­bió ha­ber aho­rra­do pues pa­ra 1863 ya te­nía Ma­nuel Orran­tia & Co. Por las pró­xi­mas dé­ca­das él hi­zo no­ti­cias fre­cuen­tes en dia­rios como Los An­des y La Na­ción, ofre­cien­do pro­duc­tos que ven­día, par­ti­ci­pan­do como so­cio fun­da­dor en em­pre­sas, in­for­man­do so­bre sus via­jes al ex­te­rior, fir­man­do con otros em­pre­sa­rios car­tas abier­tas a los go­ber­nan­tes so­bre có­mo so­lu­cio­nar los pro­ble­mas eco­nó­mi­cos, ad­vir­tien­do al pú­bli­co de fal­si­fi­ca­cio­nes de za­pa­tos im­por­ta­dos, etc.

Asom­bra la va­rie­dad de pro­duc­tos im­por­ta­dos y na­cio­na­les que ven­día: am­plia ga­ma

JOAQUIN ORRAN­TIA GO­MEZ, PA­DRE DE LOS ORRAN­TIA GON­ZA­LES, FUE VE­LA­DO EN EL CO­LE­GIO VI­CEN­TE RO­CA­FUER­TE, 1916, DON­DE FUE PRO­FE­SOR DE FRAN­CES

de ves­tua­rios, li­bros, me­di­ci­na, artículos pa­ra la agri­cul­tu­ra, etc. En­tre los he­chos en el país, el sul­fa­to de qui­ni­na fa­bri­ca­do en Cuen­ca por Be­nigno Ma­lo; sa­lía de los ár­bo­les de qui­na de Lo­ja, dro­ga mi­la­gro­sa usa­da des­de la Co­lo­nia pa­ra cu­rar las fie­bres ter­cia­nas (pa­lu­dis­mo). Con­si­de­ran­do sus anun­cios, el añil de­bió ser una im­por­tan­te lí­nea de venta. Era un co­lo­ran­te na­tu­ral, sa­li­do de una flor y se usa­ba pa­ra te­ñir te­las. Fue so­cio fun­da­dor del Ban­co de Ecua­dor, el más im­por­tan­te del país du­ran­te dé­ca­das; Ban­co de Cré­di­to Hi­po­te­ca­rio, Com­pa­ñía de Gas de Gua­ya­quil y El Por­ve­nir; es­ta úl­ti­ma una es­pe­cie de fi­nan­cie­ra. Fue vi­ce­cón­sul de Bra­sil y miem­bro de la Jun­ta de Be­ne­fi­cen­cia. Falleció en Fran­cia, 1912.

LUIS ORRAN­TIA COR­NE­JO-SE­GUN­DA GE­NE­RA­CIÓN

Hi­jo de Ra­fael Orran­tia Be­ní­tez y Ma­ria­na Cor­ne­jo; fue so­brino de Ma­nuel Orran­tia Be­ní­tez, quien se hi­zo car­go de su edu­ca­ción por ha­ber que­da­do huér­fano. Fue edu­ca­do en Eu­ro­pa, don­de pa­só 9 años; re­gre­só a Gua­ya­quil en 1896, con 21 años de edad. In­gre­só a tra­ba­jar en la em­pre­sa de su tío, don­de es­tu­vo po­cos años; op­tó por in­de­pen­di­zar­se y pa­ra 1904 te­nía su pro­pia em­pre­sa, Luis Orran­tia y Co. Tu­vo una ex­tra­or­di­na­ria vi­da em­pre­sa­rial y pú­bli­ca. Se de­di­có al co­mer­cio y ex­por­ta­ción, lo­gran­do ubi­car­se en­tre los gran­des. Fue elec­to pre­si­den­te de la Cá­ma­ra de Co­mer­cio en 1913; co­fun­da­dor de Com­pa­ñía Fé­nix en so­cie­dad con el in­ge­nie­ro Alfredo

Ten­go ab­so­lu­ta fe de que se ha­rá, fi­nal­men­te, jus­ti­cia a Gua­ya­quil, por­que nues­tra ciu­dad siem­pre ha triun­fa­do en sus lu­chas cí­vi­cas...”

Ti­na­je­ro, una de las pri­me­ras em­pre­sas cons­truc­to­ras a ni­vel na­cio­nal. Pre­si­dió al­gu­nas asam­bleas de agri­cul­to­res en de­fen­sa del ca­cao y par­ti­ci­pó en una (19-7-1933) que acor­dó la crea­ción de cá­ma­ras de agri­cul­tu­ra en todos los can­to­nes del país. Fue uno de los ac­cio­nis­tas fun­da­do­res y pri­mer pre­si­den­te del di­rec­to­rio de Pre­vi­so­ra Ca­ja de Aho­rros, lue­go con­ver­ti­da en ban­co. Ocu­pó car­gos en go­bier­nos lo­ca­les y en el cen­tral. Tu­vo nu­me­ro­sas ac­ti­vi­da­des y se dio tiem­po pa­ra to­das. Como pre­si­den­te del Con­ce­jo Mu­ni­ci­pal de Gua­ya­quil im­pul­só el desa­rro­llo de la ciu­dad. En es­te car­go y como con­ce­jal pa­só mu­chos años, des­de 1920 has­ta 1925, y en es­te úl­ti­mo fir­mó el con­tra­to pa­ra la ins­ta­la­ción de la plan­ta eléc­tri­ca que se co­no­ció como Eme­lec. En la cons­truc­ción del Pa­la­cio Mu­ni­ci­pal fue in­vi­ta­do a po­ner la pri­me­ra pie­dra y su­per­vi­só la cons­truc­ción. Fue pre­si­den­te de la Jun­ta Pro­vee­do­ra de Agua al Cuer­po de Bom­be­ros, se­na­dor y diputado en al­gu­nos pe­río­dos le­gis­la­ti­vos. En ac­ti­vi­da­des de vo­lun­ta­ria­do fue pri­mer vi­ce­di­rec­tor de la Jun­ta de Be­ne­fi­cen­cia y lue­go miem­bro de ella du­ran­te lar­go pe­río­do (1920-1943).

LOS HER­MA­NOS ORRAN­TIA GON­ZA­LES-TER­CE­RA GE­NE­RA­CIÓN

Ma­nuel, Joa­quín, Juan Jo­sé y Luis fue­ron hi­jos de Joa­quín Orran­tia Gó­mez y Ma­ría En­ri­que­ta Gon­za­les. El pa­dre mu­rió muy jo­ven, Luis te­nía me­ses de na­ci­do. Ma­ría En­ri­que­ta, tu­vo que asu­mir la crian­za, in­clu­yen­do la edu­ca­ción, la pri­ma­ria en Qui­to y la se­cun­da­ria en Bél­gi­ca. Lle­ga­ron a Gua­ya­quil a enfrentar una te­rri­ble reali­dad. Se­gún Joa­quín, la he­ren­cia fue usa­da por la ma­dre pa­ra cu­brir la edu­ca­ción eu­ro­pea. Ella se apo­ya­ba en la ren­ta de un pe­que­ño in­ge­nio de azú­car y cuan­do es­te co­men­zó a te­ner pro­ble­mas eco­nó­mi­cos, ca­da uno de los hi­jos de­bió tra­ba­jar des­de muy jo­ven y bus­car su fu­tu­ro.

MA­NUEL

Su pri­mer tra­ba­jo fue en el Ban­co La Pre­vi­so­ra, lue­go en la Com­pa­ñía de Es­tan­cos del Ecua­dor. Fi­nal­men­te in­gre­só a tra­ba­jar como asis­ten­te de ge­ren­cia en Pan Ame­ri­can Stan­dard Brands del Ecua­dor pa­ra co­mer­cia­li­zar un pro­duc­to im­por­ta­do des­de Es­ta­dos Uni­dos, que re­vo­lu­cio­na­ría la pa­na­de­ría y pas­te­le­ría: la le­va­du­ra. Como nue­vo pro­duc­to, no fue fá­cil ven­der­lo, pues se tra­ta­ba de in­tro­du­cir­lo en un mer­ca­do que no es­ta­ba acos­tum­bra­do a cam­bios; los maes­tros pa­na­de­ros que­rían uti­li­zar sus pro­pias fór­mu­las. Pos­te­rior­men­te se transformó en Fleish­man Ecua­to­ria­na. En 1940 fue pro­mo­vi­do a ge­ren­te ge­ne­ral y en 1945 se ins­ta­ló la fá­bri­ca. Con los años se in­tro­du­je­ron nue­vos pro­duc­tos. Se re­ti­ró en 1976, des­pués de tra­ba­jar 41 años en la em­pre­sa. Fue di­rec­tor de la Cá­ma­ra de In­dus­trias de Gua­ya­quil por va­rios pe­río­dos.

JOA­QUÍN

Fue ges­tor y lí­der del mo­vi­mien­to cí­vi­co que in­clu­yó em­pre­sa­rios, en­tre ellos Ra­fael Fe­rre­ti -vi­ce­pre­si­den­te de la Cá­ma­ra de Co­mer­cio; miem­bros de di­rec­to­rios, mu­je­res y pue­blo en ge­ne­ral, con­tra los de­sacier­tos de la Jun­ta Mi­li­tar que go­ber­na­ba el país en 1964. Los em­pre­sa­rios de­cre­ta­ron el pri­me­ro y úni­co pa­ro em­pre­sa­rial en la his­to­ria del país, que du­ró va­rios días. Él y más de diez em­pre­sa­rios y pro­fe­sio­na­les como Ga­lo Mar­tí­nez Mer­chán y Ro­ber­to Gil­bert Eli­zal­de fue­ron cap­tu­ra­dos y tras­la­da­dos a Ga­lá­pa­gos. Al día si­guien­te, las mu­je­res gua­ya­qui­le­ñas ves­ti­das de ne­gro, sa­lie­ron a pro­tes­tar en las ca­lles por las de­ten­cio­nes. Fue ac­to de gua­ya­qui­le­ñis­mo en su má­xi­ma ex­pre­sión. Po­cos días des­pués los mi­li­ta­res tu­vie­ron que aban­do­nar el po­der. Co­men­zó tra­ba­jan­do como men­sa­je­ro pa­ra Luis Ver­na­za, lue­go en San Car­los ven­dien­do fun­das, des­pués en Co­man­da­to como bo­de­gue­ro, a don­de lle­vó a su her­mano me­nor Luis, pe­ro re­nun­ció en po­co tiem­po. Pa­só al­gu­nos años ad­mi­nis­tran­do una pe­que­ña ha­cien­da de su esposa lo­ca­li­za­da en Dau­le. De re­gre­so a Gua­ya­quil, Luis No­boa N., con quien se co­no­cía por dé­ca­das, lo con­tra­tó pa­ra ge­ren­ciar Cor­po­ra­ción Au­to­mo­triz, dis­tri­bui­do­ra de au­tos, ca­mio­ne­tas y ca­mio­nes. Tra­ba­jó cer­ca de me­dio si­glo. Fue pre­si­den­te de la Cá­ma­ra de Co­mer­cio de Gua­ya­quil,19721973 y de la Fe­de­ra­ción de Cá­ma­ras de Ecua­dor. En el sec­tor pú­bli­co fue al­cal­de de Gua­ya­quil,1986; con­ce­jal en Dau­le, diputado fun­cio­nal, pre­si­den­te de la Co­mi­sión de Trán­si­to.

LUIS

JUAN JO­SÉ

Fue el úni­co her­mano gra­dua­do de la Uni­ver­si­dad de Gua­ya­quil; per­te­ne­ció a la pri­me­ra pro­mo­ción de in­ge­nie­ros ci­vi­les. Uno de los des­cen­dien­tes de los Orran­tia Gon­za­les me co­men­tó que no ha­bía di­ne­ro pa­ra que todos los her­ma­nos pu­die­ran gra­duar­se de uni­ver­si­dad. Pos­te­rior­men­te ob­tu­vo su maes­tría en la Uni­ver­si­dad de Ca­ro­li­na del Nor­te. Con­tri­bu­yó en la cons­truc­ción del ae­ro­puer­to de Gua­ya­quil y del edi­fi­cio de la Aso­cia­ción Au­to­mo­triz, re­mo­de­la­ción de la iglesia de San Francisco; tam­bién hi­zo edi­fi­cios y ca­sas. Fue gran de­por­tis­ta, des­ta­cán­do­se en te­nis y es­pe­cial­men­te en golf.

Fue uno de los más im­por­tan­tes em­pre­sa­rios de la se­gun­da mi­tad del si­glo XX. Co­men­zan­do de em­plea­do en los años trein­ta, lo­gró con­ver­tir en gran­des cor­po­ra­cio­nes a em­pre­sas fun­da­das por su em­plea­dor. Se ini­ció en 1934 en Com­pa­ñía Ge­ne­ral de Co­mer­cio y Man­da­to S.A. con 100.000 su­cres de ca­pi­tal, fun­da­da por Víc­tor Emi­lio Es­tra­da S. Ori­gi­nal­men­te era una al­ma­ce­ne­ra, lue­go se con­vir­tió en Co­man­da­to, al­ma­cén que re­pre­sen­tó las me­jo­res mar­cas del mundo: Ge­ne­ral Elec­tric, John­son, Tra­ne, Suzuki, etc. Por dé­ca­das fue ge­ren­te ge­ne­ral y so­cio de Emi­lio Es­tra­da Ica­za; cuan­do falleció, Orran­tia pa­só a la Pre­si­den­cia Eje­cu­ti­va. Fue ge­ren­te ge­ne­ral y ac­cio­nis­ta de Dis­tri­bui­do­ra de Au­tos DASA (Ford), una de las más gran­des im­por­ta­do­ras y co­mer­cia­li­za­do­ras de au­tos has­ta los pri­me­ros años de los se­ten­ta. Como pre­si­den­te de Co­man­da­to, fun­dó Ecua­co­lor, la pri­me­ra in­dus­tria pa­ra el desa­rro­llo de fo­to­gra­fías a co­lor. Desa­rro­lló en so­cie­dad las fá­bri­cas de mo­tos Mot­zu­ki, má­qui­nas de co­ser y te­le­vi­so­res (Ice­sa), Elec­tro­do­més­ti­cos Du­rex, hoy Ma­be de Ecua­dor, sub­si­dia­ria de una cor­po­ra­ción de Mé­xi­co; Mue­bles El Bos­que. Fun­dó Du­rex­por­ta. Fue pre­si­den­te de la Cá­ma­ra de Co­mer­cio de Gua­ya­quil y vi­ce­di­rec­tor de la Jun­ta de Be­ne­fi­cen­cia de Gua­ya­quil. En el sec­tor pú­bli­co fue miem­bro de la Jun­ta Mo­ne­ta­ria, diputado fun­cio­nal por el Co­mer­cio en la Asam­blea Cons­ti­tu­yen­te del 97-98, y em­ba­ja­dor an­te el reino de Bél­gi­ca. Fue miem­bro del Co­mi­té de Via­li­dad y pre­si­den­te de la Jun­ta Cí­vi­ca.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Ecuador

© PressReader. All rights reserved.